10 cosas que deberias saber antes de entrar en una farmacia

16-03-2016 | ⚕️ Salud | 14 Comentarios

Es la una de la noche y estoy de guardia. Hace un rato me ha llamado la policía preguntando si estoy en la farmacia porque una señora se ha presentado en comisaría diciendo que la farmacia de guardia estaba cerrada.  Le he contestado al agente que no sé dónde habrá ido a buscar la farmacia de guardia dicha señora, pero que yo aquí estoy, desde las 21:30h, con mis dos cruces encendidas (la chunga y la de leds) cual caballitos de la feria iluminando el barrio.

Bueno, lo de los caballitos de la feria iluminando el barrio es un licencia literaria que me concedo a mí misma. Con la policía local he sido bastante más correcta.

La cuestión es que en muchas ocasiones los ciudadanos-pacientes desconocen ciertas «normas básicas» que atañen a las farmacias. En este caso, la señora se ha personado en la farmacia un rato después pidiendo disculpas y diciendo que «ella pensaba» que la farmacia de guardia «siempre» era otra.

Pues bien, siendo como digo la una de la mañana y ya que la noche es joven, he decidido escribir un post con algunas cositas básicas, pero importantes, que todo ciudadano debería saber sobre las farmacias:

10 cosas que deberías saber antes de entrar en una farmacia

1. Los turnos nocturnos de guardia de las farmacias son rotativos.

Únicamente se exime de hacer guardias nocturnas a aquellas farmacias en cuya localidad existe una farmacia de 24 horas. Se entiende que como ya hay una farmacia realizando las urgencias nocturnas, las necesidades de la población están cubiertas y el resto de farmacias puede renunciar voluntariamente a las guardias nocturnas. Además, y a efectos prácticos, una vez que existe una farmacia de 24 horas los habitantes del lugar tienen a acudir a ella durante en las urgencias por inercia sin consultar cuál es la farmacia de guardia.

2. Para realizar dispensaciones con receta electrónica es imprescindible presentar la tarjeta electrónica.

No es capricho del farmacéutico que nadie nos enseñe sus credenciales. Es simplemente que para acceder al sistema necesitamos la tarjeta y, al menos en la Comunidad de Madrid, no nos está permitido teclear los datos a mano. Si alguien tiene dudas sobre cómo funciona la receta electrónica, puede hacer consultarlo en el enlace.

3. La receta electrónica únicamente es válida dentro de tu Comunidad Autónoma.

Como dice Susi, si en Semana Santa te vas a Santa Pola, es mejor que te vayas surtido de casa, porque allí a tu tarjeta sólo podrán mirarla con ternura.

4. Es necesario registrar el DNI de la persona que retira un medicamento psicótropo en la farmacia.

No es por poner pegas, ni porque queramos ver sus preciosas fotos de carnet. Palabrita. Los psicótropos son ese grupo de medicamentos entre los que se encuentran los ansiolíticos y los relajantes musculares (las mal llamadas: pastillas para dormir) y para su dispensación se precisa un registro especial. Esto se debe a que es una medicación que puede provocar dependencia y tolerancia y cuyo mal uso puede tener fatales consecuencias para la salud. Por ejemplo, el caso de Asunta, la niña gallega a la que sedaban con Lorazepam.

5. En la práctica, la lista oficial de existencias obligatorias en la farmacia está obsoleta.

Desde 1965 no se ha metido mano en serio a cuáles son los medicamentos y productos sanitarios obligatorios en la farmacia. Exceptuando tres ampollas de cloruro mórfico (que todas las farmacias tenemos, nos caducan, y volvermos a pedir en un absurdo ciclo sin fin), y salvo actuaciones puntuales de alguna comunidad autónoma, no hay gran cosa a la que poder agarrarnos.

Y si no hay una lista oficial de medicamentos, menos aún la hay sobre productos de parafarmacia. Es decir, todos aquellos que se indignan (e incluso piden hojas de reclamaciones) cuando en una guardia en la farmacia no tienen la leche infantil de su niño, pueden seguir haciéndolo, pero perderán el tiempo. Aunque a algunos les cueste creerlo, las farmacias no tienen obligación tener leches infantiles de todas las marcas ni chupetes de todas las marcas, ni todo tipo preservativos.

6. Todos los medicamentos que llevan un circulito en la parte superior derecha están sujetos a prescripción médica, es decir, necesitan receta.

Por mucho que a tu hijo siempre le mande el pediatra un colirio con corticoide y no tengas tiempo para ir al médico, por mucho que tengas un cuñado dentista que te haya dicho que lo mejor para tu flemón es la amoxicilina con clavulánico, sintiéndolo mucho necesitamos una receta que lo avale. Especialmente debemos ser escrupulosos en las dispensaciones de los antibióticos por las resistencias que se generan y de los corticoides por sus efectos secundarios. 

7. Precios. 

a)  Los precios de los medicamentos los marca el Ministerio de Sanidad y son los mismos en todas las farmacias. De verdad de la buena, el omeprazol (que no omeoprazol, por favor) cuesta 2,42€ en la farmacia de tu barrio, en la de Santa Pola y en la de la calle Arenal. De hecho, está prohibido hacer descuentos en los medicamentos sujetos a prescripción por la Ley de Garantías y Uso Racional del Medicamento.

b) Los medicamentos genéricos y los de marca tienen el mismo precio. De esto ya hemos hablado mil y una veces pero el mito sigue rondando la botica. Además son igualmente eficaces, otro mito de los de «y lo que te rondaré morena».

c) Los precios de la parafarmacia son libres y no son los mismos en todas las farmacias. De hecho, pueden variar muchísimo y en este post tenéis la explicación de por qué unas farmacias son más baratas que otras.

d) Los precios de los medicamentos bajan. Aunque no se lo crean ustedes, entre los pocos productos cuyos precios bajan en este país se encuentran los medicamentos sujetos a prescripción médica, que periódicamente sufren bajadas por obra y gracias del Ministerio de Sanidad. Esto, que a priori es una gran noticia, es un arma de doble filo. Al disfrutar en España de algunos de los precios de medicamentos más bajos en Europa, estamos también expuestos al generalizado desabastecimietno de algunos de ellos (si no hay para todos y el laboratorio tiene que decidir a qué país se lo envía, sin duda no lo hará a quien le pague menos por su valiosa mercancía).

8. Las devoluciones de medicamentos están prohibidas.

Y con mayor razón aún si se trata de un medicamento termolábil ya que el farmacéutico no puede garantizar que se haya respetado la cadena de frío una vez que el medicamento abandona la farmacia. Es algo razonable que sin embaro causa mucho enfado entre el respetable. Piénselo ustedes ¿les gustaría que se les dispensara para su hijo una vacuna que otro padre se llevó de la farmacia, la paseó por Madrid, y después decidió devolverla? Estoy segura de que no.

9. Las recetas pueden no ser válidas por múltiples razones.

Algunos de los ejemplos más frecuentes son la ausencia de firma o de los datos del médico, la presencia de tachaduras sin enmienda o escribir incorrectamente el nombre del medicamento. Si esto ocurre el paciente debe volver a consulta para solicitar una enmienda en la receta o una receta nueva ya que nosotros no podemos hacer nada al respecto. Insisto, no es por fastidiar, es que la receta no es válida y es papel mojado (en cristiano, la Seguridad Social no la va a pagar). Tampoco son válidas las recetas caducadas siendo la caducidad máxima en papel de 10 días. La receta electrónica lleva su propio sistema de caducidades personalizado al que hay que prestar gran atención.

10. Internet 

Aunque hablamos de farmacia 1.0, la 2.0 se fusiona irremediablemente. Es importante aclarar que en Internet no se pueden comprar medicamentos sujetos a prescripción médica. Desde el año pasado, además de parafarmacia, sí pueden comprarse los medicamentos publicitarios  que no necesitan receta (como, por ejemplo, los famosos medicamentos para la gripe o para la tos).

 

Y a petición de @susitravel, que se lo ha ganado por darme mil y una ideas para este post y para muchos, haré un 10+1: los farmacéuticos nos ponemos enfermos como cualquiera. Es más, deberíamos ponernos la vacuna de la gripe al ser personal de riesgo por tratar todo el día con enfermos. Por tanto, si nos veis moqueando como a mí hoy, con la voz medio gangosa y ojos vidriosos… en fin, sentíos libres de hacer la coñita como la chica que me ha recomendado entre risas que lo mejor era LetiBalm o la otra que me ha recomendado Pharmagrip, pero vamos, que si no sonreímos no nos lo tengáis demasiado en cuenta. Pensad que esa misma coñita nos la hace cada persona que entra en la farmacia. Trabajos nos manda el Señor.

 

Entradas relacionadas

14 Comentarios

  1. John

    Hola buenas tardes
    Y que hacemos cuando un farmacé[email protected] no nos atiende correctamente, tiene malos modos o mal carácter?nos quejamos a la AEMPS o directamente a consumo?
    Es que hay algunas personas q no se merecen ese puesto de trabajo :((

    Responder
  2. Adrovita

    Muchas gracias por esta información. Pensaba que si que estaba permitido hacer devoluciones de medicamentos si tenias el ticket.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto los términos de uso

Boticaria García es la responsable del tratamiento de tus datos con la finalidad de moderar y publicar los comentarios que realices en el blog, para atender tu solicitud de publicación y avisarte de las respuestas recibidas. En ningún caso se publicará tu correo electrónico, pero sí tu nombre con tu comentario.

Tienes derecho de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión, limitación y portabilidad de tus datos que puedes ejercer en [email protected] Más información en la Política de Privacidad.

EL PRIMER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL SEGUNDO LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL TERCER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA