SEVeM: 7 claves del sistema español de verificación de medicamentos

SEVeM: 7 claves del sistema español de verificación de medicamentos

SEVeM ha venido para quedarse. Aquí las siete claves para entender cómo afecta a la industria, farmacia y pacientes.

  1. ¿Qué es SEVeM?

Sevem son las siglas de Sistema Español de Verificación de Medicamento. A partir de ahora los envases de los medicamentos tienen que incorporar dos dispositivos de seguridad que van a tener que ser verificados por el farmacéutico. IMPORTANTE: aunque el sistema ha empezado a estar operativo el 9 febrero, no está implementado al 100%. Hay que tener en cuenta que hay muchos medicamentos que ya están en el mercado, tienen su periodo de caducidad de hasta cinco años y no podemos quitarlos de un plumazo. Pero ya estamos en marcha.

2. ¿En qué consiste el primer dispositivo de seguridad?

El primer dispositivo es una barrera física para evitar la manipulación del interior del medicamento. Vamos, que nadie pueda toquitear los blísters ni manipularlos. Esto se puede conseguir con algo muy simple, como una pegatina que sella la caja de manera que no se pueda abrir. Otro formato es que el medicamento esté cerrado totalmente por un cartón troquelado de forma que para abrirlo tengas que romper el troquel y no se pueda cerrar de nuevo.

Nada nuevo bajo el sol, ya hay medicamentos que tienen estos sistemas físicos, por ejemplo muchos inhaladores o las insulinas. La novedad es que ahora estos dispositivos los van a tener todos los fármacos. Como vemos en la foto, hay cuatro modelos de barreras físicas para elegir.

sevem

 

 

3. ¿En qué consiste el segundo dispositivo de seguridad?

 

El segundo es lo que llaman un “código bidimensional en formato Datamatrix”, para los amigos, código bidi. Hablamos de ese cuadradito negro con cositas blancas que contiene información y que ya está en muchos elementos de nuestra vida cotidiana, por ejemplo en los billetes de tren, en las entradas de teatro… En estos lugares llega un señor con un lector, lo pasa y listo.

A la izquierda del código bidi aparecerán cuatro datos: el código nacional del medicamento, un número individual de cada fármaco (esto es novedad porque ahora cada fármaco tiene su propio DNI, caja por caja), en tercer lugar el lote y por último la caducidad. Esta información no solo aparece en la caja sino que está recogida dentro del código.

 

sevem

4. ¿Qué parte juega la industria en SEVEM?

A partir de la implantación de este sistema, cada vez que un laboratorio ponga un fármaco en el mercado (tanto si es «de marca» como «genérico»), tiene que incluir estos cuatro datos y el código bidi y lanzar toda esta información a un repositorio Europeo. Aquí empieza la trazabilidad del fármaco.

5. ¿Qué parte juega la farmacia en SEVEM? 

El farmacéutico tiene que hacer dos cosas que antes no hacía. Nos aumenta la faena, pero es por el compromiso con la seguridad con el paciente.

  • En primer lugar verificar. El código se pasa por un escáner y hace una consulta automática con el repositorio nacional para ver si el identificador del envase es auténtico y se puede dispensar. Por suerte los medicamentos ilegales no son un problema en las farmacias en España. El problema de los fármacos ilegales está en Internet, no en las farmacias. Pero aun así nos hemos sumado a este sistema porque garantiza que si por cualquier motivo un fármaco ilegal o robado ha llegado a la farmacia, la información no estará en el repositorio y al pasarlo por el escáner dirá que no se puede dispensar.

Además de mejorar la seguridad, este sistema es útil en la resolución de otras cuestiones cotidianas que hasta ahora se hacen de manera manual o semiautomática como el control de las caducidades o de las alertas sanitarias. Por ejemplo, al verificar un fármaco el ordenador también nos dice si ese medicamento concreto está caducado. O nos dice si este medicamento pertenece a lote de una alerta por retirada (como los valsartanes e irbesartanes de los que hablamos hace poco). En vez de tener que comprobar el farmacéutico manualmente si tiene los lotes, ahora el propio fármaco es el que “pita” y hace saltar las alarmas.

  • En segundo lugar, desactivar. Suena desactivar una bomba pero es más sencillo. Igual que cuando el laboratorio lanza el fármaco al mercado informa al repositorio y empieza la trazabilidad, desactivar significa que el farmacéutico, antes de que el paciente se lleve el fármaco, tiene que informar al repositorio de la dispensación para impedir que el envase pueda ser dispensado de nuevo. Por ejemplo, que no pueda ser dispensado en otra farmacia.

6. ¿Qué parte juega el paciente en SEVEM?

Por decirlo de forma resumida: el paciente va a tener muy difícil «automedicarse». Con este sistema se va a saber de dónde vienen los fármacos, por qué farmacias pasan… es decir, se garantiza la trazabilidad. Y esto va a favorecer que no se hagan dispensaciones sin receta de fármacos que requieren prescripción. Porque al desactivar un fármaco para darlo al paciente el farmacéutico va a tener que vincularlo a una receta. Hasta ahora, si una persona conseguía un antibiótico sin receta, resultaba complicado saber dónde lo habría conseguido. Ahora, con este nuevo sistema,  se podrá saber la vida y milagros del fármaco. Limita la “picaresca».

7. SEVEM… ¿sí o no?

SEVeM sí. Claramente sí. Cualquier mecanismo que refuerce la seguridad y el control sobre la dispensación de los medicamentos es bienvenido. Los farmacéuticos están haciendo durante estos días un gran esfuerzo por adaptar sus sistemas informáticos y sus protocolos a SEVeM. Y un esfuerzo aún mayor explicando a los pacientes que todos los medicamentos que tienen un circulito en su parte superior derecha están sujetos a prescripción y no pueden dispensarse sin receta médica.

Nadie va a quedarse sin su ibuprofeno. Eso sí, al igual que en otros muchos países, ya no podrá conseguir sin receta el de 600 mg, sino el de 400 mg. Que nadie se extrañe si a partir de ahora su farmacéutico, por mucho que le conozca, empieza a pedirle la receta para cosas que antes no le pedía. Es su obligación. Y, además, lo estará haciendo por su seguridad.

 

Fuentes: 

Portalfarma. Preguntas y Respuestas SEVEM

3 Respuestas a los Comentarios

  • Pablo14 febrero, 2019 a las 09:09

    Qué bien! Gracias por publicarlo 🙂 Y esto afecta a los medicamentos sin receta también?

    Responder
  • Atreyu15 febrero, 2019 a las 00:16

    @pablo. Me temo que no, solo para medicamentos con receta.
    Lo que no te dicen es que todavía está muy verde el sistema. Algunos medicamentos vienen con un Datamatrix erroneo, lo cual genera errores y rechazos, Otros medicamentos han salido al mercado sin que el laboratorio active el Datamatrix, lo cual también genera errores en la desactivación en la farmacia. Tampoco te dicen que una vez desactivado el producto, tienes 10 días para reactivarlo, y si no a la basura, porque no se puede vender. En resumen, que es sistema está bien, pero todavía está en pañales. Habrá que ver como evoluciona, y habrá que ver también si realmente evita la falsificación.

    Responder
  • Angel Lado18 abril, 2019 a las 18:25

    ¿Sabemos lo que va a pasar con la generación de consultas médicas para obtener la prescripción de fármacos, habitualmente analgésicos, que los pacientes antes conseguían por su cuenta?. Deberíamos tener en cuenta este problema y diseñar las oportunas soluciones, todavía queda tiempo.

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.