Alimentos prohibidos en el embarazo

01-06-2015 | 🥑 Nutrición, 🍼 Pequebotica | 100 Comentarios

Pues cuando yo estaba embarazada de ti comía de todo y mira qué bien has salido.
¿Qué embarazada no ha oído esa frase de boca de su madre?

Y es que los alimentos prohibidos en el embarazo son un «invento» relativamente reciente.

Sin embargo, que en el pasado no se tomaran ciertas precauciones con la alimentación o con los hábitos durante el embarazo no significa que estuviera bien hecho (sólo tenemos que echar un vistazo a los anuncios de los años 50 en la que las enfermeras eran el reclamo publicitario del tabaco).

Vaya por delante que no soy partidaria de prohibir alimentos en general ni en el embarazo en particular.

Como veremos a continuación, hay salvoconductos para tomar casi todos ellos, sin embargo, por desconocimiento o temor se opta por eliminarlos de la dieta.

La consecuencia (además del evidente fastidio en la preñada) es la atribución a este estado fisiológico de buena esperanza cierto matiz innecesario de enfermedad.

¿Por qué hay alimentos prohibidos en el embarazo?

Por dos razones:

1- Porque tienen bichos. Los bichos pueden ser parásitos como en el jamón y la famosa toxoplasmosis o bacterias como en el caso de algunos quesos y la listeriosis.

2- Porque tienen algún componente maligno. Es el caso de la cerveza que contiene alcohol o del paté que contiene vitamina A cuyo consumo en exceso puede ser perjudicial.

¿Cuáles son los «alimentos prohibidos» durante el embarazo?

1. Alcohol

El alcohol es el único «alimento» cuyo consumo debería estar restringido totalmente en la gestación. ¿Qué pasa si me tomo una cerveza durante el embarazo? ¿Puedo tomar una copa de vino estando embarazada? No hay ningún estudio que indique un límite inferior aceptable de alcohol ni confirme la manida expresión de «por una copita de vino no pasa nada».

Aunque a todas luces no tiene los mismos efectos negativos sobre el feto un consumo puntual de alcohol que el alcoholismo de una madre embarazada, no hay motivos que justifiquen el consumo de alcohol en ningún grado. Los tan cacareados «beneficios nutricionales» de la cerveza, por ejemplo, pueden obtenerse sencillamente mediante otros alimentos.

Es importante recordar que aunque para el 90% de los camareros de España no hay distinción cuando se pide, la cerveza SIN y la cerveza 0,0 no son iguales siendo esta última la única que se puede tomar sin riesgo durante el embarazo (y la que no suelen tener en los bares). El hecho de que sepa a pis, con perdón, ya es otra historia.

alimentos prohibidos embarazo

2. Jamón serrano y toxoplasmosis

No poder comer jamón serrano durante el embarazo es quizá la mayor penitencia de la embarazada moderna. Eso sí, si se ha pasado la enfermedad previamente (la seropositividad se detecta en un análisis rutinario) la embarazada se libra de esta terrenal tortura.

No sólo de jamón vive el toxoplasma. En este grupo se incluye el lomo, el chorizo, el salchichón, los carpaccios, los tartares y toda carne cruda que no haya pasado un proceso térmico que mate al bicho. A pesar de que hay estudios recientes (muchos de ellos patrocinados casualmente por la industrua cárnica) que indican que por encima de 24 meses (incluso de 14  meses) el proceso de curado hace imposible la supervivencia del toxoplasma, es necesaria una evidencia mayor.

Por otro lado, aunque esto sea cierto, ¿sabemos cuánto tiempo de curación tiene el jamón que estamos comprando en el supermercado? Como la línea entre jamón del bueno y jamón del malo es complicada (y tampoco nadie nos asegura que en un cinco jotas no haya toxoplasma), hasta que se demuestre lo contrario no hay razón para arriesgar. Sobre todo existiendo una solución: congelar.

alimentos prohibidos embarazo

¿Cuánto tiempo se debe congelar el jamón serrano para que pueda comerlo una embazada?

Teóricamente, con 24 horas a -20º es suficiente para matar al bicho. Como no tenemos equipos de congelación demasiado precisos en casa y suelen rondar los -18º, se recomiendan tres días previos de congelación previo a su consumo.

Y no, no sabe exactamente igual, pero a las reticentes les sorprendería saber lo muchísimo que se parece su sabor. Infinitamente más que la cerveza 0,0 a la cerveza normal…

En este vídeo Juanolo y yo explicamos la cuestión del jamón y el embarazo… ¡no se lo pierdan!

3. Sushi, ahumados y anisakis

Si la carne cruda no se puede comer en el embarazo, el pescado crudo tampoco. Los carpaccios o tartares de pescado están tan desterrados como los de carne, y en este caso el salmón ahumado es el jamón serrano del mundo pez: el ahumado no garantiza la eliminación de anisakis.

En la Comunidad de Madrid recomiendan la congelación de todo el pescado a -18º durante al menos 48 horas. Y esta recomendación es para la población en general, no sólo en embarazadas. Y la última recomendación, desde julio de 2018, es que al menos se congele durante cinco días.

 4. Quesos, embutidos, patés y listeriosis

La listeria es una bacteria que no suele hacer de las suyas en los humanos pero se ceba con las embarazadas particularmente. En este caso no sirve la trampa de congelar, la listeria es muy puñetera y resiste la congelación. Sin embargo, si los quesos están hechos con leche pasteurizada o se han calentado por encima de los 75º (salsa de roquefort a la que vemos hervir, por ejemplo) su consumo es apto.

Además de los quesos, la listeria campa a sus anchas en los fiambres (sobre todo en los que no vienen envasados al vacío y se cortan en el supermercado o la charcutería) y especialmente en las salchichas. En Estados Unidos se hace especial hincapié en que no se tomen perritos calientes si no se está segura de que la carne se haya recalentado a la temperatura adecuada. Otros paraísos de la listeria son los patés y pastas de carne.

alimentos prohibidos embarazo

¿Qué quesos no puedo tomar estando embarazada?

No se deben tomar durante la gestación todos aquellos quesos realizados con leche sin pasteurizar como feta, camembert, brie o los que tienen «moho» como el roquefort. En el etiquetado de todos ellos se indica si están fabricados a partir de leche pasteurizada o no.

5. Pescado azul y metilmercurio

A pesar de que el consumo de omega tres es muy recomendable durante el embarazo y de que su mayor fuente en la alimentación es el pescado azul, hay que tener precaución porque el metilmercurio se puede acumular en los peces y su consumo en exceso puede llegar a ser perjudicial para el feto.

¿Cuáles son los pescados azules más peligrosos y que se deben evitar en el embarazo?

Los más grandes, ya que en ellos la acumulación es mayor. Aquí lo de atún grande, ande o no ande, no nos sirve. El pez espada, el tiburón, el atún rojo o el lucio son aquellos que debemos evitar.

Por otro lado, el consumo de otro tipo de pescado azul como el salmón, atún en lata durante dos veces por semana es más que recomendable. Si no podemos asegurar esta ingesta, son convenientes los suplementos vitamínicos durante el embarazo con omega tres.

6. Patés y vitamina A

La vitamina A se acumula en el hígado y no se elimina su exceso por la orina (como sucede con la vitamina C, por ejemplo, que por muchas naranjas que tomemos nunca será dañina).

El exceso de vitamina A puede ser perjudicial para el feto y por ello se debe limitar el consumo de foie. Esto no quiere decir que el foie esté prohibido en el embarazo. Si nos encontramos frente a un paté que nos apetece podemos tomar algunas tostadas sin problema (sabiendo parar a tiempo y no comiéndonos media tarrina, o la tarrina entera).

7. Ensaladas.

Tanto la verdura como la fruta sin lavar pueden contener infinidad de bichos (uno de los más peligrosos es listeria, el de los quesos). Su consumo es más que recomendable en el embarazo pero debemos asegurarnos de una limpieza previa adecuada lavándolas a conciencia. Puede ser recomendable el uso de desinfectantes como el clásico Amukina.

alimentos prohibidos en el embarazo

8. Café y refrescos excitantes

Hay estudios que recomiendan un máximo de cafeína diario de 300 mg durante el embarazo. Un café (en función de los infinito tipos de cafés que tomamos y nuestras particulares formas de prepararlo) puede llegar a tener 200 mg de cafeína por cada 100 g. Por su parte, los refrescos pueden tener en torno a 40 mg de cafeína.

Lo que es cierto es que la cafeína es una sustancia con propiedades estimulantes que no beneficia al bebé y por tanto las bebidas que la contienen deben ser evitadas en la medida de lo posible.

 

Los grandes olvidados: dulces y comida basura

No podemos negar que suena mucho más exótico decir:

Estoy embarazada y no puedo comer roquefort y foie de oca.

Que decir:

Estoy embarazada y no debo comer donuts y precocinados.

Generalizar está feísimo pero es un hecho que en el embarazo las mujeres tienden a darse caprichos y atacar sin piedad las heladerías en base a tres sólidos argumentos:

1- Los socorridos antojos como causa de fuerza mayor (no vaya a ser que al niño le salga una mancha o a saber qué).

2- El consabido «tengo que comer por dos» al que, medio en broma medio en serio, se sigue recurriendo a pesar de saber que es falso.

3- La resignación: «como ya estoy gorda, un poco más da igual» o «ya me lo quitaré después todo junto».

El exceso de azúcar y de las maravillosas grasas que nos ofrece la industria del bollo o de la comida rápida no son perjudiciales solo para la madre sino también para el futuro niño. Varios estudios muestran que la alimentación durante el embarazo podría influir en el desarrollo físico e intelectual del bebé y estar relacionado con posteriores enfermedades en la etapa adulta.

alimentos prohibidos embarazo

 

 

¿Qué puede comer una embarazada en un restaurante?

Pues de todo… y de nada. Me explico. Siendo puristas, al no tener la certeza de que la verdura se ha lavado convenientemente, por ejemplo, no se deberían tomar ensaladas y al no tener la certeza de que el pescado se haya congelado tampoco se debe tomar sushi. Pero si nos ponemos puristas de verdad, tampoco tenemos la certeza de que la persona que está emplatando se haya lavado las manos después de ir al baño.

Debemos tener sentido común y no convertir la comida fuera de casa en una obsessión. Sin embargo, comer fuera de casa siempre tiene sus riesgos y por ello, especialmente estando embarazada, se deben elegir establecimientos de confianza (yo me olvidaría de los food-trucks, ya sabéis, aunque esto es personal) y elegir alimentos que estén cocinados preferentemente.

alimentos prohibidos embarazo

 

El consejo de la Boticaria

1- Agua: Litros de agua que no falten (sin malgastarla) para lavarnos las manos previamente a la comida y a la manipulación de los alimentos. También para lavar la fruta y la verdura.

2- Frío y calor: Frío para congelar a los bichos y calor para achicharrarlos. Los alimentos que estén cocinados o congelados previamente siempre serán de elección (excepto en el caso de la fruta y la verdura a la que, como hemos comentado, someteremos a infructuroso proceso de limpia y enjuague previo).

3- Una pizca de sensatez: No tiene sentido hacer el gran drama del metilmercurio mientras comemos palmeras de chocolate sin ningún tipo de remordimiento. Con alimentos de calidad,  las adecuadas técnicas culinarias y siguiendo una alimentación equilibrada el riesgo de que exista algún problema se minimiza.

Si tenéis alguna duda en concreto sobre alimentos prohibidos en el embarazo, os animo a que la compartáis en los comentarios puesto que probablemente alguien más la tenga o la haya tenido en alguna ocasión. Podéis encontrar otros consejos para esta etapa en este post sobre como evitar estrías en el embarazo.

 

EL MOCO RADIACTIVO: UN LIBRO PARA PADRES PRIMERIZOS

Si sois padres primerizos, os recomiendo echar un vistazo al único e inigualable libro sobre cuidados del bebé en un tono ameno y con sentido del humor «El Moco Radiactivo». En él encontraréis información sobre las dudas más frecuentes durante el primer año del bebé: ¿qué hago con ese alien llamado cordón umbilical? ¿el color de la caca importa? ¿y el de los mocos? ¿me puedo tomar una cerveza si estoy dando el pecho? ¿cuál es la mejor leche de fórmula para el bebé? ¿y la mejor papilla? ¿es tan malo el azúcar como lo pintan? ¿cuáles son las vacunas que no están incluidas en el calendario y por qué debo ponerlas al bebé? Cuando llega el verano… ¿cuál es el mejor protector solar? ¿y el mejor antimosquitos?

La respuesta a todas estas preguntas y otros cientos más, en El Moco radiactivo. Y además, con ilustraciones más que chulas. Lo sé, se me nota, estoy enamorada de mi niño…

 

 

¡ATENCIÓN!

Si esta entrada os ha resultado útil os pido 15 segundos (literalmente) para hacer click aquí y votarme (BOTICARIA GARCÍA) en unos premios maravillosos sobre madres emprendedoras para los que estoy nominada. No hay que registrarse, sólo hacer click y darle a VOTAR. ¡GRACIAS!

 

 

Fuentes: 

Fuentes:

Swedish National Food Agency. Food and Nutrition Dietary Guidelines

FDA: Food Safety for Moms-To-Be: While You’re Pregnat -Listeria

FDA: Food Safety for Moms-To-Be: While You’re Pregnat -Toxoplasmosis

FDA: Food Safety for Moms-To-Be: While You’re Pregnat- Metilmercurio

Anisakis SaludMadrid www.madrid.org

http://www.fen.org.es/mercadofen/mercadofen_ajus_general.html

 

Entradas relacionadas

100 Comentarios

  1. Carmen

    Hola, me gustaria preguntarte dos cuestiones:
    ¿Se puede consumir vinagre de manzana con masa madre sin pasteurizar? Ya que estoy bastante preocupada porque es el que solemos consumir en casa.
    ¿El queso feta pasteurizado se puede consumir?
    Mil gracias por solventar mis dudas.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto los términos de uso

Boticaria García es la responsable del tratamiento de tus datos con la finalidad de moderar y publicar los comentarios que realices en el blog, para atender tu solicitud de publicación y avisarte de las respuestas recibidas. En ningún caso se publicará tu correo electrónico, pero sí tu nombre con tu comentario.

Tienes derecho de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión, limitación y portabilidad de tus datos que puedes ejercer en [email protected] Más información en la Política de Privacidad.

EL PRIMER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL SEGUNDO LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL TERCER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA