Cuevas de sal o haloterapia: otra moda sin evidencia científica

Alí Babá y la cueva de la haloterapia

Las cuevas de sal (en fino, haloterapia) son tendencia. Son cuevas artificiales en locales comerciales dentro de la ciudad donde las paredes, el techo y el suelo pueden estar total o parcialmente recubiertos por capas de sal. Además de la bonita estampa hay un halogenerador (la palabra no es broma) que “libera las micro-partículas de cloruro de sodio necesarias para crear el ambiente de las minas de sal”. Así, en mitad de Chamberí.

La intensa campaña de publicidad de alguna franquicia de haloterapia durante este mes, especialmente en redes sociales, está despertando el interés popular. Y no me extraña. Según ellos, son especialistas en el sistema respiratorio. Dicen que entrar en una cueva de sal puede mejorar el asma, la bronquitis crónica, la rinitis alérgica, la neumonía y hasta una gripe cualquiera. El mecanismo de acción, así en resumen, se basa en que los iones negativos de la sal son capaces de limpiar las vías respiratorias. Y si no tienes problemas respiratorios, tranquilo, en el catálogo encontrarás algo que te apañe: ¿quién no tiene dermatitis, acné, estrés, cansancio o simplemente quiere estar más guapo? Para todo esto y más, según ellos, sirven las cuevas.

cuevas de sal haloterapia

No hay evidencia científica de la haloterapia

Aunque se lo imaginan, lo confirmo: no hay ningún tipo de evidencia científica sólida de que la haloterapia sea efectiva. Los estudios a los que se agarran son de baja calidad, hablan de técnicas distintas a las cuevas o están realizados con conflictos de interés.

Por ejemplo, hay estudios sobre la inhalación de aerosoles hipertónicos salinos con una concentración concreta en una pauta controlada para pacientes de fibrosis quística. Pero obviamente, que los resultados en este estudio sean positivos (aunque, ojo, tampoco definitivos) no quiere decir que podamos extrapolarlos a pacientes de otras enfermedades que no estén recibiendo aerosoles y simplemente se metan en una de estas cuevas.

Otro ejemplo es un estudio realizado en tan solo 12 pacientes con fibrosis quística, en el que además ¡sorpresa! hay conflicto de interés ya que uno de los investigadores es miembro directivo de la Asociación de Haloterapia.Y así hasta el infinito y más allá.

Las revisiones rigurosas sobre haloterapia tienen conclusiones claras: no hay estudios de calidad sobre la haloterapia. Ni con la sal de las salinas de Murcia, ni con la sal del Himalaya.

El consejo de la boticaria

¿Mi consejo? Huyan de los cuentos chinos, de los cuentos de Alibabá, de las cuevas extrañas y sobre todo, de los 40 ladrones.

 

Otras fuentes:

 

http://www.murciasalud.es/preevid.php?op=mostrar_pregunta&id=20336&idsec=453

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3937102/

 

Otras pseudoterapias de interés que pueden “interesarte”

Las 7 mentiras del agua cruda

Agua con limón en ayunas: no cura nada

 

Imagen: Wikimedia Commons. Halotherapy Spain

 

NOTA: Este artículo fue publicado el 18 de diciembre de 2018 en el periódico 20minutos.

4 Respuestas a los Comentarios

  • Antonio18 diciembre, 2018 a las 19:47

    Agradecería que alguien comentara en esta web si hay algún remedio casero para eliminarlas varices de las piernas, pero que sea algún remedio que no sea habladurías. Un saludo.

    Responder
  • Nayra18 diciembre, 2018 a las 21:57

    He llegado hasta aquí de pura casualidad, buscando cómo ayudar a mi hermana pequeña que no sabe qué estudiar y coincidiendo con una noticia mientras leia el periódico de lo que organiza el país, y como farmacéutica estoy realmente sorprendida y fascinada con lo que haces, OLÉ ! todo un orgullo y admiración y con este comentario (aunque no tenga nada que ver con el tema) simplemente quiero transmitirte toda mi gratitud por tu trabajo ( jamás comento nada ni uso mucho las redes sociales pero en este caso lo vale todo!)

    un saludo
    Nayra.

    Responder
  • Merce19 diciembre, 2018 a las 00:24

    Estoy de acuerdo en que hay mucha farfolla entre las terapias alternativas y que hay que tener cuidado. Pero no se debe descalificar a todo lo que no sea estricta medicina oficial. A ésta también le salen enanos. Por ejemplo recuerdese la talidomida que se supone que había sido debidamente testada en estudios clínicos. O los siglos que han estado abandonando a mujeres porque sus infartos de miocardio no daban los síntomas típicos que se producen en varones. Durante décadas médicos pioneros pretendían estimular al sistema inmune para hacerle frente a cánceres y les perseguían. Ahora la inmunoterapia empieza a ser parte del arsenal oficial. Un poco más de humildad.

    Yo estoy haciendo un tratamiento en cuevas de sal para problemas de sequedad extrema y daño en vias respiratorias y sin afirmar que sea la purga benito mi impresión es positiva y creo que me ayudan a mantenerme mejor que si no lo siguiera. Recuérdese que la sal y otros oligoelementos son esenciales para regular la funcion de las mucosas, a saber, neutralización de gérmenes, polvos, alérgenos e irritantes químicos y el acondicionamiento del aire inspirado. La medicina oficial no ofrece ningún tratamiento serio y eficaz contra la sequedad de mucosas pertinaz. Por alguna razon inepta consideran como patológico únicamente el exceso de mucosidad y secreciones del aparato respiratorio, (que va desde la nariz hasta las profundidades de los pulmones y que se reparten malamente entre tres o cuatro especialidades médicas) pero no su insuficiencia y deshidratación.
    Desgraciadamente quienes sufrimos de este problema y no somos pocos, tenemos que “buscarnos la vida”. No nos maltraten más aún haciéndonos pasar por pardillos. Hay buena medicina más allá del círculo de influencia anglosajón que actualmente domina el mundo.

    Responder
  • Luis Marcano30 diciembre, 2018 a las 00:41

    Hola Marián

    Muchas de estas modas son un verdadero problema de salud pública

    Bien sean las cuevas de sal, Herbalife o la satanización de las vacunas

    Me alegra encontrar profesionales de la salud como tu que desde tu espacio digital contribuyes a desarticular estos mitos

    Saludos desde Caracas

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.