Cuevas de sal o haloterapia: otra moda sin evidencia científica

18-12-2018 | ⚕️ Salud, ⭐ Actualidad | 9 Comentarios

Alí Babá y la cueva de la haloterapia

Las cuevas de sal (en fino, haloterapia) son tendencia. Son cuevas artificiales en locales comerciales dentro de la ciudad donde las paredes, el techo y el suelo pueden estar total o parcialmente recubiertos por capas de sal. Además de la bonita estampa hay un halogenerador (la palabra no es broma) que “libera las micro-partículas de cloruro de sodio necesarias para crear el ambiente de las minas de sal”. Así, en mitad de Chamberí.

La intensa campaña de publicidad de alguna franquicia de haloterapia durante este mes, especialmente en redes sociales, está despertando el interés popular. Y no me extraña. Según ellos, son especialistas en el sistema respiratorio. Dicen que entrar en una cueva de sal puede mejorar el asma, la bronquitis crónica, la rinitis alérgica, la neumonía y hasta una gripe cualquiera. El mecanismo de acción, así en resumen, se basa en que los iones negativos de la sal son capaces de limpiar las vías respiratorias. Y si no tienes problemas respiratorios, tranquilo, en el catálogo encontrarás algo que te apañe: ¿quién no tiene dermatitis, acné, estrés, cansancio o simplemente quiere estar más guapo? Para todo esto y más, según ellos, sirven las cuevas.

cuevas de sal haloterapia

No hay evidencia científica de la haloterapia

Aunque se lo imaginan, lo confirmo: no hay ningún tipo de evidencia científica sólida de que la haloterapia sea efectiva. Los estudios a los que se agarran son de baja calidad, hablan de técnicas distintas a las cuevas o están realizados con conflictos de interés.

Por ejemplo, hay estudios sobre la inhalación de aerosoles hipertónicos salinos con una concentración concreta en una pauta controlada para pacientes de fibrosis quística. Pero obviamente, que los resultados en este estudio sean positivos (aunque, ojo, tampoco definitivos) no quiere decir que podamos extrapolarlos a pacientes de otras enfermedades que no estén recibiendo aerosoles y simplemente se metan en una de estas cuevas.

Otro ejemplo es un estudio realizado en tan solo 12 pacientes con fibrosis quística, en el que además ¡sorpresa! hay conflicto de interés ya que uno de los investigadores es miembro directivo de la Asociación de Haloterapia.Y así hasta el infinito y más allá.

Las revisiones rigurosas sobre haloterapia tienen conclusiones claras: no hay estudios de calidad sobre la haloterapia. Ni con la sal de las salinas de Murcia, ni con la sal del Himalaya.

El consejo de la boticaria

¿Mi consejo? Huyan de los cuentos chinos, de los cuentos de Alibabá, de las cuevas extrañas y sobre todo, de los 40 ladrones.

 

Otras fuentes:

 

http://www.murciasalud.es/preevid.php?op=mostrar_pregunta&id=20336&idsec=453

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3937102/

 

Otras pseudoterapias de interés que pueden «interesarte»

Las 7 mentiras del agua cruda

Agua con limón en ayunas: no cura nada

 

Imagen: Wikimedia Commons. Halotherapy Spain

 

NOTA: Este artículo fue publicado el 18 de diciembre de 2018 en el periódico 20minutos.

Entradas relacionadas

9 Comentarios

  1. Demetrio Vert

    No soy ni he sido partidario de soluciones mágicas, y por lo tanto siempre he creido en la medicina oficial. Ahora bien, conozco perfectamente que en ella misma existe el efecto placebo.
    Siempre he tenido problemas leves dee piel, picores y escozores sin heridas ni ulceraciones, que he ido solucionando yendome al fresco de las montañas en verano, con alguna crema cosmetica y con prendas de algodón cien por cien.
    El caso es que hace ahora un año, en pleno invierno, tuve un brote de escozor en el escroto, cosa que nunca había ocurrido durante el invierno. Desde entonces me han cambiado seis veces los antihistamínicos, me han reetado pomadas corticoides y hasta ansiolíticos antisicóticos, con los efectos secundarios pertinentes (habones, etc.). No solo no he mejorado sino que desde noviembre se me han trasladado los picores a todos el cuerpò. No se ven rojeces (salvo en el escroto) ni nada que induzca a pensar que me estén mordiendo uin centenar de hormigas rojas. Ultimamente he tomado Prednisona por prescripción médica y no ha hecho ningún efecto. Los picores que persisten desde que me despierto hasta que me duermo no solo son una tortura, o por ello mismo, me han abatido. Es un sin vivivir. Por ello, haría cualquier cosa que me alivie de la tortura. Intuyo que a mi avanzada edad ya no hay cura, pero al menos quisiera aliviar los sintomas. Probaré la cueva de sal, porque no me queda otra, con precaución y teniendo en cuenta que seguramente no encontraré el maná esperado. Si alguien pudiese aportarme alguna indicación para mi problema le estaré profundamente agradecido. Su pondran que estoy en contacto poerene con la doctora de cabecera, y que todo le informo detalladamente de lo que pueda probar y de los resultados.
    Gracias por vuestra atención.

    Responder
  2. Brígida

    Me encanta que haya terapias alternativas ,y me hace gracia por lo de alibaba y los 40 ladrones, la industria farmaceúticas han sido y serán unos de los cáncer de la sociedad, pura mafia y la gente como borregos a comprar pastillitas Que la Naturaleza lo DA TODO y no nos enteramos!!!! A le a seguir amasando fortunas de las mentes inconscientes, prefiero ir a aliba ba y los 40 ladrones, que tomar química para pudrir el cuerpo.

    Responder
  3. Macareba

    Estoy totalmente en desacuerdo, también por ignorancia pensaba en un principio lo mismo hasta que lo probé! Y lo probé yo y mi hijo de 2 años y te aseguro que alivia y suelta moco tu misma lo notas estando en la cueva. Si que mi opinión es que antes de hablar probar .

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto los términos de uso

Boticaria García es la responsable del tratamiento de tus datos con la finalidad de moderar y publicar los comentarios que realices en el blog, para atender tu solicitud de publicación y avisarte de las respuestas recibidas. En ningún caso se publicará tu correo electrónico, pero sí tu nombre con tu comentario.

Tienes derecho de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión, limitación y portabilidad de tus datos que puedes ejercer en [email protected] Más información en la Política de Privacidad.

EL PRIMER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL SEGUNDO LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL TERCER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA