Ibuprofeno y riesgo cardiovascular

Hace menos de un año escribí un post acerca de si era más conveniente usar una dosis de ibuprofeno de 600 mg o de 400 mg. Corría el mes de junio y en el post advertía de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) acababa de iniciar una nueva evaluación acerca del riesgo cardiovascular del ibuprofeno en altas dosis.

La semana pasada me llamaron de La Ser para preguntarme acerca de ello. Ese día había saltado a los medios la noticia de que la EMA iba a hacer públicas las conclusiones de su estudio y como nos gusta un buen titular más que comer con los dedos, empezaron a sonar las alarmas de nuevo sobre si tomar ibuprofeno era malísimo y sobre si íbamos a morir todos por el módico precio de 1,97 € (que es lo que cuesta una caja de ibuprofeno genérico de 40 comprimidos).

Los señores de la Ser me pillaron sin desayunar, pero les comenté que en 2005 la EMA ya había realizado un estudio parecido que concluyó que el riesgo cardiovascular aumentaba a partir de lo 2400 mg diarios, siendo ésta una dosis  superior a la habitual. Y que por favor no cundiera el pánico hasta no conocer los resultados de la nueva revisión. Aquí tenéis el podcast de la entrevista en Hoy por Hoy por si alguien quiere escucharlo.

ibuprofeno riesgo cardiovascular

¿Qué dice la EMA sobre el riesgo cardiovascular del ibuprofeno?

Pues bien, la nueva evaluación de la EMA ha terminado. Ayer 13 de abril se hicieron públicos los resultados y hay dos conclusiones:

1- No se deben administrar dosis altas de ibuprofeno a pacientes con patología cardiovascular grave como insuficiencia cardiaca, cardiopatía isquémica establecida, enfermedad arterial periférica o enfermedad cerebrovascular

2- Antes de iniciar tratamiento a largo plazo con ibuprofeno hay que valorar los factores de riesgo cardiovascular asociados del paciente. Estos factores de riesgo pueden ser el tabaquismo, la hipertensión arterial, la diabetes o el colesterol alto.

 

¿Algo nuevo bajo el sol?

En realidad no es nada muy diferente a lo que sabíamos ya, aunque se hace énfasis en ello. El ibuprofeno pertenece al grupo de los antiinflamatorios no esteroideos (AINES) que se han ido revisando a lo largo de los años (2005, 2006 y 2012). Estos estudios han confirmado que el grupo de los AINES se asocia a un pequeño aumento en el riesgo de trombos arteriales (también conocidos como trompos en mi pueblo).  Precisamente hace poco explicábamos en este blog para qué servía el Voltarén (diclofenaco) y comentábamos que el riesgo cardiovascular asociado al diclofenaco era mayor que al ibuprofeno y naproxeno.

¿Y qué es una dosis alta de ibuprofeno?

Se consideran dosis altas de ibuprofeno el consumo igual o superior a  2400 mg diarios. ¿Eso es mucho o poco? Si tenemos en cuenta que el ibuprofeno “sin receta” es de 400 mg y la posología habitual es tres veces al día, en el mundo ideal de Aladdin lo habitual sería tomar una dosis diaria de 1200 mg, es decir, la mitad de la dosis considerada como potencialmente peligrosa. En el estudio se menciona explícitamente que no se ve aumentado el riesgo cardiovascular hasta los 1200 mg/día.

En el mundo “real” la mayoría tiene en casa ibuprofeno de 600 mg y  la dosis habitual en este caso sería de 1800 mg/día (600 mg por tres tomas). Esta dosis aún está lejos de los 2400 mg que se señalan como eje del mal.

 ¿Por qué tomamos en España ibuprofeno de 600 mg?

Fundamentalmente por dos razones.

1- Somos de matar moscas a cañonazos. En este país en las consultas médicas se prescribe ibuprofeno de 600 mg mayoritariamente (no es por generalizar, los datos están ahí) y por tanto hay una mejorable educación sanitaria a este respecto en la población. Cuando en la farmacia intentamos dispensar ibuprofeno de 400 mg, muchas veces el paciente lo rechaza argumentando que 400 mg es una dosis infantil. Nada más lejos de la realidad: hay estudios que muestran que, para la mayoría de los usos que damos al ibuprofeno, la eficacia de 400 mg es la misma que la de 600 mg minimizándose los efectos secundarios gastrointestinales al usar la dosis menor.

2- La pela es la pela. Ya hice las cuentas de la vieja en el post del año pasado y también me entretuve contándolo en la radio para el asombro del personal. El comprimido de ibuprofeno de 600 mg cuesta 0,05 € mientras que el comprimido de ibuprofeno de 400 mg sin receta (Nurofen, por ejemplo) cuesta unos 0,50 €. Sí, lo han leído bien, comprar ibuprofeno “legalmente sin receta” de 400 mg cuesta 10 veces más que comprar el de 600 mg.  Ahora les invito a explicárselo detrás del mostrador a algún paciente y ya verán qué divertido. Cualquier farmacéutico al que le pregunten (léase el post de Irune) les dirá lo mismo.

 Entonces, ¿hay peligro con el ibuprofeno o no? ¿qué debemos hacer?

Ante los titulares alarmistas, siempre hay que rascar un poquito. Y si no, acordémonos de aquello que nos puso los vellos de punta sobre los efectos secundarios del omeprazol y la demencia y que al final ha quedado en agua de borrajas.

Es cierto que los AINES en general y el ibuprofeno en particular están asociados a eventos tromboembólicos, pero especialmente en sujetos de riesgo y a altas dosis que no son las habituales entre la población. Por lo tanto, tranquilidad en el frente mientras se sigan las indicaciones del médico y del farmacéutico. Las personas sanas que toman ibuprofeno de forma esporádica cuando les duele la cabeza, la regla o las muelas, no tienen por qué tener sudores fríos.

En cualquier caso son interesantes las recomendaciones de la EMA que insta a utilizar siempre la dosis más baja y durante el menor tiempo posible para controlar los síntomas.

El consejo de la boticaria

Para poder seguir las recomendaciones de la EMA (utilizar siempre la dosis más baja posible) deberíamos hacer un esfuerzo en todos los eslabones de la cadena:

1- Administración: estableciendo una política lógica de precios que no haga sentir tonto al paciente obligándole pagar hasta 10 veces más por la misma molécula en una dosis menor. A los políticos les parecerá una tontería, pero si desciendieran a los infiernos un ratito y le intentaran explicar este sindiós a un paciente, aunque fuera una sola vez, otro gallo cantaría.

2- Médicos: favoreciendo la prescripción de ibuprofeno de 400 mg en lugar del de 600 mg siempre que esta prescripción sea la adecuada para el paciente.

3- Farmacéuticos: no escurramos el bulto, los farmacéuticos deberíamos cerrar filas y negarnos todos a dispensar ibuprofeno de 600 mg sin receta para evitar la sobredosificación. Que por otra parte, es nuestra obligación.

4- Pacientes: los pacientes también tienen la responsabilidad de hacer un uso racional del medicamento, solicitando ibuprofeno de 400 mg (OTC) en lugar de ibuprofeno de 60o mg, y sobre todo, respetando las posologías indicadas por su médico o farmacéutico. Que un medicamento pueda comprarse sin receta no significa que sea inocuo, ni mucho menos.

Ojalá el próximo año todos hayamos hecho un ejercicio de responsabilidad y pueda escribir un post más bonito sobre el ibuprofeno y riesgo cardiovascular. Hasta entonces, tranquilidad y prudencia. Y por si alguien se ha quedado con ganas de más ibuprofeno, os dejo un post curioso en el que se explica por qué el ibuprofeno es muy listo y sabe siempre dónde tiene que actuar.

 

Fuentes:

Nota informativa de la AEMPS. 14/04/2015

 

 

20 Respuestas a los Comentarios

  • Farmacia Andraca14 Abril, 2015 a las 09:15

    Gracias por la mención, Marian! Y por aclarar las cosas… Es cierto que un titular alarmista les gusta más a los periodistas que a un tonto un lápiz, y así hemos llegado donde hemos llegado. Pero siempre tenemos a nuestra boticaria de cabecera para poner los puntos sobre las íes y lo que no son las íes. Y efectivamente, no escurramos el bulto y por muy cansino que sea explicar lo mismo una y otra vez en el mostrador, debemos ejercer de lo que somos, agentes de salud, y procurar que todos nuestros pacientes se pasen al buen uso de los medicamentos. Un gustazo leerte, siempre. Besitos!

    Responder
    • boticariagarcia24 Abril, 2015 a las 00:27

      El placer es mío, me gustó mucho tu post. Entre todos con nuestras pequeñas aportaciones podemos conseguir mucho, aunque, por supuesto, siempre esté quien escurra el bulto como ya hemos visto en Twitter. Santa paciencia la nuestra 🙂

      Responder
  • Mi Álter Ego14 Abril, 2015 a las 10:49

    Pero qué bien hablas, Boticaria. Eres una estrella de los medios. A mí me gustaría saber por qué de vez en cuando se desatan estas paranoias con algún medicamento. Un besote.

    Responder
  • mili_kelvin14 Abril, 2015 a las 11:47

    Sé que te escuché en el programa de tu primo el otro y sé que me encantó. Sé que por eso estoy aquí.
    Sé que tengo un trabajo ingente por delante porque he leído dos artículos y tengo la necesidad vital de leer el resto.
    Lo que desconozco es cómo he logrado llegar a los 36 sin este blog.
    Un ENHORABUENA por este trabajo tan inmenso como tu arte de escribir y tus traducciones de los prospectos.
    Tienes un lector más

    Responder
    • boticariagarcia24 Abril, 2015 a las 00:25

      Hola mili! Mil gracias por tus palabras, que son un estímulo para seguir con este blog. Dale caña a los posts que tienes toda la colección de primavera-verano pasada sin estrenar! Un besazo!

      Responder
  • Elena14 Abril, 2015 a las 11:53

    Yo de verdad que te agradezco mucho tu trabajo aclarando este tipo de cosas.
    Muchas gracias boticaria

    Responder
  • Blanca14 Abril, 2015 a las 15:01

    Felicidades, compañera!! Te sigo desde hace tiempo y la forma de explicar las cosas y muchos puntos de vista, hacen que me sienta muy identificada contigo!
    Yo ya he atendido al teléfono a pacientes alarmados con la noticia del ibuprofeno en los medios. Si juntamos el sensacionalismo del que hablas con los hipocondríacos, sale esto, parecido a lo que ocurrió con el omeprazol en su momento…
    Paciencia y modo loro ON hasta que se pase el boom…nuestro trabajo, en parte, es esto…

    (Y porque no se han leído el prospecto entero jejejeje)

    Responder
    • boticariagarcia24 Abril, 2015 a las 00:23

      Calla!! No hables del prospecto que no terminamos nunca!! Jajaja. Gracias por comentar y por tus amables palabras. Estoy segura de que nos entenderíamos con un café (o una caña) delante. Un abrazo!

      Responder
  • Belén14 Abril, 2015 a las 19:56

    Mil gracias Boticaria, pero tengo una pregunta, ¿y el que contiene arginina? es el que yo suelo utilizar. ¿podemos aplicar todo esto?

    Bss

    Responder
  • bea15 Abril, 2015 a las 09:37

    yo no soy usuaria habitual de ibuprofeno (para los dolores de cabeza me voy más al paracetamol) pero lo tendré en cuenta por si surge la necesidad, y para reducir la dosis supongo que es tan sencillo como tomarte poco más de 1/2 comprimido de 600 ¿no?

    Responder
    • boticariagarcia24 Abril, 2015 a las 00:22

      No se debe partir los comprimidos de ibuprofeno ya que llevan un recubrimiento para absorberse correctamente. Para reducir la dosis, lo mejor es comprar el de 400 mg directamente y hacer las cosas bien 🙂

      Responder
  • Cristina16 Abril, 2015 a las 16:33

    Muy buena explicacion! Quiero compartirlo y no puedo!

    Responder
  • Babilonia16 Abril, 2015 a las 21:05

    Pues si ya los españoles emigraran a Polonia, se iban a morir de la indignación. Me pilló la regla en Varsovia y cuando fui con toda mi buena voluntad a pedir ibuprofeno a una farmacia me dieron… ¡Ibuprofeno de 200mg! Por cierto, tenía 22 años en aquel entonces y tengo sobrepeso.

    Lo más gracioso de todo es que se me quitó el dolor. Así que sí, matamos moscas a cañonazos. Que el ibuprofeno no es Satán ni mucho menos, pero como me dijo mi amigo David, el que se acaba de licenciar en medicina, “nada en medicina es inocuo; hasta una radiografía tiene consecuencias. Eso sí, el beneficio supera al riesgo. Eso es lo que hay que tener en cuenta”. Así que si con el ibuprofeno pasa igual, haremos como con el Ariel, que a veces usando menos cantidad la ropa te queda igual de limpia.

    De todas formas, yo siempre he sido más de san Antalgin para la regla y para la resaca. Ya se sabe, noches de desenfreno, mañanas de… naproxeno :D.

    Aprovecho que es la primera vez que te comento aquí para decirte que me gusta mucho tu blog y el del Gremlin, al que llegué muy tarde a través de La Madre Tigre. Enhorabuena por el libro, a ver si consigo hacerme con él. Un abrazo,

    Cristina

    Responder
    • boticariagarcia24 Abril, 2015 a las 00:15

      Hola Cristina! Gracias por comentar por aquí tu experiencia (por cierto, el naproxeno tiene menos efectos secundarios así que bien por ti). Y oye! Qué bien que vengas de parte de La Tigre!! Un placer conocerte!

      Responder
  • La señora de arriba a la izquierda21 Abril, 2015 a las 19:14

    Señora mía,

    Desde aquí le hago saber que el botiquín casero es un reservorio de calma para el dolor… Y el dolor, señora, es como la culpa…. Se gradúa según el usuario.

    Gracias por este magnífico post: cerebral y técnico.

    Suya,

    Responder
    • boticariagarcia21 Abril, 2015 a las 19:18

      Y el usuario, siempre, es un sujeto subjetivo, que necesita información para contextualizar su escala. Hablando en cristiano, para echar el freno con aquello de “borrico grande, ande o no ande”. Qué tiempos aquellos los del borrico, por cierto… Y aquí lo dejo, que será mejor. Gracias por el comentario.

      Responder
  • Natalia3 Mayo, 2015 a las 00:28

    Acabo de descubrir tu blog y me parece fantástico. Con respecto a esta histeria sobre el Ibuprofeno, ¿no nos damos cuenta de que los medicamentos son malos si abusamos de ellos?, todos tienen en mayor o menor medida efectos secundarios, ¿no nos leemos los prospectos?, yo me los leo enteritos. Soy la típica persona que en su casa tiene Ibuprofeno y Paracetamol, tengo que tomar el primero porque el segundo me hace daño al estómago, en especial si es genérico (según mi médico de cabecera por algún excipiente porque no soy alérgica al paracetamol) pero tengo muy claro que solamente los puedo tomar cuando no me queda más remedio, ¿no sabemos que los medicamentos no son caramelos?.

    Me hace gracia que en Londres en Boots tienen (o tenían) todos estos medicamentos en estanterías como las de los supermercados para que la gente los cogiera, pero no eran de más de 400mg, y el Paracetamol de menos de 600mg.

    Un saludo 🙂

    Responder
    • boticariagarcia5 Mayo, 2015 a las 23:10

      En estos países no sólo están en las estanterías sino que, según pude comprobar esta Navidad en NYC, hay envases de 1000 comprimidos de paracetamol. ¡1000 comprimidos! De acuerdo con que las dosis sean menores, pero ¿cuánto tarda una persona en tomar 1000 comprimidos? Me dejó impactada. Un saludo y gracias por tus amables palabras.

      Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.