Remedios para la resaca

12-08-2014 | ⚕️ Salud | 25 Comentarios

Junto con la Navidad ,o el día de tu cumpleaños, no hay mejor momento para hablar de remedios para la resaca que en esta semana grande del verano, la conocida como «semana del puente de la Virgen».

¿De qué Virgen? Pues yo creo que del 90% de las vírgenes.

Cualquier español que se precie tiene un pueblo, o un primo que tiene un pueblo, en el que se celebran ferias y fiestas durante esta semana.

Y para consagrar las fiestas en honor de Ntra. Sra. de Nuestro Pueblo, los españoles bebemos.

A ser posible hasta el agua de los floreros. Bebemos vino (y sus variantes festivo-frutales como la sangría y la cuerva), bebemos cerveza, manzanilla, sidra, cava y, por encima de todas las cosas, bebemos el mejor invento español después de la fregona: el cubata.

Alguno dirá que cubatas se sirven en todo el mundo, pero no. El auténtico cubata, el que no escatima tres o cuatro dedos de alcohol sobre tres o cuatro hielos como puños, sólo se sirve en condiciones en territorio nacional.

remedios para la resaca

¿Qué ocurre cuando bebemos alcohol?

El alcohol en el organismo se metaboliza en varias fases hasta dejar de ser una sustancia tóxica. En el estómago, mediante la enzima alcohol deshidrogenasa (ADH) se transforma el alcohol en acetaldehído, que es el responsable de la mayoría de los efectos indeseables. Después, el aldehído se metaboliza en el hígado mediante la enzima aldehído deshidrogenasa (ALDH) dando lugar a acetato, que es inofensivo.

¿Qué ocurre cuando bebemos MUCHO alcohol?

Cuando bebemos mucho alcohol, las enzimas ALDH del hígado no dan abasto para para metabolizar todo el acetaldehído existente y es entonces cuando empieza a liarse parda. Si seguimos consumiendo mayor cantidad de alcohol, mayor cantidad de acetaldehído que se pone a la cola para ser eliminado sin éxito. Comienza la fiesta.

10 mitos sobre el alcohol y la resaca

1- Mezclar es lo peor. Falso: lo importante es la cantidad final de alcohol ingerido, independientemente de donde proceda. Lo que suele suceder es que cuando mezclamos, la cantidad final de alcohol es elevada. Queridos todos, en un clásico: «cañas+vino+cava+chupito+copazo» la culpa no la tiene mezclar 5 bebidas, la culpa es la suma de los 5 lingotazos de alcohol que llevamos en el cuerpo.

2- Las mujeres toleran el alcohol peor que los hombres. Verdadero: aunque algunas sean capaces de beberse el nilo, las mujeres tenemos menor cantidad de enzimas metabólicas que los hombres. Además, las concentraciones sanguíneas de alcohol son mayores en la mujer, ya que tenemos mayor cantidad de grasa subcutánea y un volumen sanguíneo menor. Vamos, que además de la tendencia a las curvas, nuestra distribución de la grasa nos hace estas gracietas.

3- Es importante hacer mucho pis para eliminar el alcohol. Falso: únicamente un 5% del alcohol se elimina a través de la orina, sudor o aliento. Es decir, por mucho que vayamos al baño, el tajo sigue estando en el hígado, no en los riñones. El alcohol aumenta la diuresis, cuando bebemos mucho, aumentan las ganas de orinar pero, en contra de lo que creemos, no estamos eliminando alcohol, sino agua. A partir de ahora, cada vez que vayáis al baño en esas circunstancias pensad que la orina de esta noche es la deshidratación de mañana. Tan feo como suena.

4- Tomar combinados con bebidas carbonatadas hace que el alcohol «suba antes». Verdadero: las bebidas gaseosas pueden acelerar la absorción del alcohol. ¡Ojo! Unos científicos chinos (de la China) afirman que el Sprite acelera la eliminación del alcohol, pero ¡ojo otra vez! no han podido demostrarlo de-verdad-de-la-buena. Como consumidora ocasional durante largos años de whisky con Sprite hasta que el gintonic nos separó, me voy a permitir poner en cuarentena este estudio de los científicos chinos (de la China).

5- Lo mejor para la resaca es seguir bebiendo algo de alcohol al día siguiente. Falso: por mucho que algunos se empeñen, semejante no cura a semejante. En una resaca puntual no hay síndrome de abstinencia y seguir bebiendo alcohol lo único que hará será empeorar nuestro cuerpo jota.

6- Las bebidas «claras» dan mejores resacas que las oscuras. Verdadero: el colocón de vodka o ginebra tiene mejor perspectiva que el de ron o whisky debido a que éstos incluyen derivados de su fermentación que también pueden provocar dolor de cabeza.

7. Un café bien cargado ayuda a mejorar la resaca. Falso: el café no aumenta la velocidad de eliminación del alcohol. Por el contrario, al reducir el sueño tras una larga noche de juerga, puede ser peligroso al hacernos pensar que estamos en condiciones de conducir cuando en realidad no lo estamos.

8. Antes de beber hay que cenar algo rico en grasas para que «haga una película» en el estómago. Verdadero: «Películas» de ciencia-ficción aparte, lo cierto es que una comida rica en grasas puede retrasar la absorción del alcohol y por tanto mitigar sus efectos secundarios.

9- Tomar vitaminas del grupo B ayuda a metabolizar mejor el alcohol. Falso (y ya lo siento): a pesar de que todos nos hemos agarrado con fe en algún momento de nuestras vidas al Benadón (vitamina B6), no está demostrado que su consumo realmente acelere la metabolización del alcohol. A pesar de que no hay evidencia de que la vitamina B6 sirva como antídoto, actualmente se sigue inyectando en los centros de salud ante una intoxicación etílica con el objetivo de mejorar la sintomatología neuromuscular. Actualmente se habla de la Metadoxina (un derivado de la B6) como posible alternativa.

10. Nuestro estado anímico durante la ingesta de alcohol afecta a la resaca. Verdadero: El alcohol actúa directamente sobre el sistema nervioso y una situación emocionalmente inestable mientras se ingiere alcohol puede influir en la posterior resaca.

Fuera del decálogo, aún habría un undécimo mito sobre el alcohol y es que hay quien piensa que el alcohol no aporta calorías. Siento decepcionar a quien lo piense porque el alcohol engorda y en el enlace podéis encontar cómo y cuánto.

Los mejores remedios contra la resaca 

1- Ser responsable. Si bien es cierto que entre los efectos del alcohol se encuentra, irónicamente, el volvernos algo más irresponsables y perder cierta perspectiva sobre la realidad, con la cantidad de primaveras que todos llevamos a nuestras espaldas, lo suyo es que sepamos echar el freno cuando empecemos a notar que dicha «perspectiva» comienza a difuminarse.

2. No beber con el estómago vacío. Algún día mi amiga Ana y yo escribiremos una trilogía: «La noche que salimos por Alonso sin cenar», «Historias del taxi de vuelta» y, como tercer volumen, el best-seller que nos encumbrará «Amanece en el colegio mayor el día después».

3. Hidratarse. Beber agua como si no hubiera un mañana. Muchos de los desagradables efectos del alcohol son consecuencia de la deshidratación: dolor de cabeza, náuseas, debilidad… y sí, la lengua estropajosa y las ganas de asaltar una fuente al despertar, también. En el fondo, para salir de copas hay que prepararse como para salir con la bici: hidratarse previamente puesto que se van a perder líquidos, e hidratarse después para reponerlos.

4. Tomar hidratos de carbono. El alcohol disminuye la glucosa en sangre. Tomar hidratos de carbono contribuye a mejorar algunos síntomas de la bajada de azúcar como la fatiga o la debilidad. Es decir, que los macarrones que nos tomábamos en mi casa a las ocho de la mañana en plena feria cuando cerraban los bares ahora cobran todo el sentido del mundo.

4. Analgésicos. A pesar de que el ibuprofeno pueda dañar la mucosa intestinal, el órgano que sale perdiendo en una resaca es el hígado. Por tanto, es preferible el uso de ibuprofeno a paracetamol. Antes de decidirse por uno de los dos analgésicos más populares de la galaxia, es importante saber en qué se diferencian el ibuprofeno y paracetamol.

5. Antiácidos. Si nos «rasca» el estómago a consecuencia de nuestros excesos, se pueden tomar protectores o antiácidos como Álmax, Rennie, Alquén (ranitidina) o incluso Gaviscón para propensos al reflujo.

El consejo de la boticaria

Como decía mi abuela: «por la noche caballos, por la mañana gorrinos». Los que no vemos la hora de tomarnos la penúltima, solemos tener el defecto de querer dormir por las mañanas para recuperarnos. Y es que no existen píldoras mágicas, dormir la mona con una botella de agua junto a la cama es el mejor remedio para la resaca.

Las fiestas, fiestas son, pero aunque a todos nos gusta divertirnos, es importante recordar que más allá de los remedios para la resaca, el consumo de alcohol siempre entraña riesgos y debe realizarse con moderación. El coche siempre en el garaje y ante la duda ¿cómo estaré mañana si me tomo otra?, no tomarla siempre será la mejor decisión.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8043313

http://www.independent.co.uk/news/uk/hangover-cure-finally-found-sprite-8866828.html

Entradas relacionadas

El Mosquito Tigre del Dengue: ¿es tan peligroso como dicen?
El Mosquito Tigre del Dengue: ¿es tan peligroso como dicen?

El mosquito tigre era un señor completamente desconocido para nosotros, los mortales veraneantes españoles, hasta que hace unos años una avanzadilla decidió abandonar Italia y dar el salto a la península ibérica. Concretamente a Cataluña. Corría el año 2004. Un mal...

25 Comentarios

  1. SUSAN

    Buenos dias, es verdad que si me tomo una pastilla de benadon antes de empezar a tomar bebidas alcoholicas evita a que me embriague rapido?

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuevo libro gratuito: «123 preguntas sobre Coronavirus»

EL PRIMER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL SEGUNDO LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL TERCER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA