Como detectar piojos

28-04-2013 | 🍼 Pequebotica | 22 Comentarios

Piojos: bichos feos y asquerosos. Parásitos resabiados que no nacieron ayer. Como detectar piojos no es cosa de ahora. Los huevos de piojo más antiguos se encontraron en una cueva del desierto de Judea y datan del año 6900-6300 a. C. También se hallaron rastros de liendres en las momias egipcias y en los restos de personas que murieron durante la erupción del Vesubio.

No vuelan, ni saltan, ni falta que les hace. Con sus seis patitas se bastan para llegar donde quieren. Víctimas del pánico y de la ira maternal, hoy rompo una lanza en favor de estas criaturas demonizadas, injustamente vilipendiadas, puesto que no transmiten enfermedades ni suponen riesgo alguno para la salud pública. Es como tener visita de amigos gorrones, a los que no hay que invitar a cenar sino a irse, pero sin montarles un drama.

Para aprender a eliminar a nuestro enemigo, comencemos por conocerle un poco mejor.

EL CICLO SIN FIN: ¿Qué fue primero, la liendre o el piojo?

La liendre es el huevo, de color blanquecino. Se agarra que ni bailando un chotis a la raíz del pelo. Ahí, al calorcico, tarda unos diez días en convertirse en ninfa, un “piojo pequeñito” que, tras otros diez días alimentándose de sangre humana, evoluciona a adulto. Los piojos adultos son grisáceos y se reproducen al estilo familia real, llegando a poner entre 100 y 300 huevos.

Pueden vivir de 20 a 50 días en la cabeza, pero si se caen, en dos días están muertos. Sin sangre no son nadie. Pequeños vampiros.

¿CUÁL ES SU CRIMEN?

El “picor” de los piojos no se debe al picotazo buscando la sangre, sino a la reacción alérgica que desencadena la saliva que inyectan los bichos al comer. Salvo las molestias debidas a la irritación en la piel, y su posible infección por el rascado, no hay más daños que lamentar.

JUGANDO A DETECTIVES

Ante el rascado insistente del niño, o la nota informativa del colegio avisando del drama, conviene no gritar muy alto e inspeccionar el terreno. Hay que tener en cuenta que el picor sólo aparece en el 20% de los infectados y no es inmediato. Suele aparecer una semana después de la infestación, por lo que la detección basada en los síntomas “llega tarde”.

Los piojos y liendres son animales de costumbres, así que contamos con algunas pistas para detectarlos:

– Mirar primero en la nuca y tras las orejas. Aunque nuestros amigos pueden corretear por donde les plazca, en esas zonas están más a gustito.

– Observar los piojos con el pelo mojado porque se mueven más lentamente y es más sencillo localizarlos.

– Las liendres tienen un aspecto similar a la caspa, pero mientras que la caspa se desprende con el movimiento, las liendres permanecen pegadas (recordemos el chotis).

– Si se aplastan las liendres contra una superficie dura, se oye un chasquido (truco chungo, pero truco al fin y al cabo).

– Usar preferentemente una liendrera, peinando mechón a mechón desde la raíz a las puntas.

– Si se usa un peine, observar las raíces haciendo un barrido centímetro a centímetro.

Y para ser un auténtico profesional, sólo falta aprender a diferenciar las liendres vacías de las llenas:

1- Por el COLOR: Las liendres llenas son blancas y mates, y las vacías traslúcidas.

2- Por la UBICACIÓN: Las liendres llenas se encuentran junto al cuero cabelludo y las vacías en un lugar más alejado. Explicación un poco friki: las liendres se depositan aproximadamente a 1 mm del cuero cabelludo. Teniendo en cuenta que el pelo crece unos 0,4 mm diarios y que tardan unos 7 días en eclosionar, las liendres situadas a más de 3,5 mm del cuero cabelludo, tiene una probabilidad muy alta de estar vacía.

 

como detectar piojos

 

EL DESENLACE

A- Si tras la inspección no se observan piojos ni liendres, ¡enhorabuena! ¡se ha ahorrado usted un disgusto! Permanezca al acecho con inspecciones periódicas y en el caso de alerta en el colegio, puede ser conveniente usar un repelente.

B- Si tras la inspección no se observan piojos, y las liendres están a más de 3,5 mm, probablemente se trate de una infestación antigua y ya estemos fuera de peligro. ¡Enhorabuena! ¡Y no se flagele pensando en lo que pudo haber sido! Retire usted los huevos vacíos con una liendrera y permanezca alerta del mismo modo que en el caso A.

C- Si en la inspección observa piojos saludándole efusivamente y/o liendres lustrosas en la flor de la vida¡enhorabuena también! Tras leer este post sabrá que no se acaba el mundo, lo asumirá con dignidad y procederá a la ejecución de los piojos sin que le tiemble la mano empleando los recursos oportunos. ¡Ah! Y bajo ningún concepto se devanará los sesos pensando cuál de los compañeros de su hijo es el “piojoso” que no se baña. Son cosas que pasan.

Y ahora, aunque hemos aprendido como detectar piojos, os recomiendo no tener que hacerlo jamás y utilizar para ello el mejor repelente de piojos. Si ya está todo perdido y los piojos han hecho acto de presencia, pasaos entonces por este post para conocer cómo matar piojos y cuáles son los mejores pediculicidas.

 

¿CONOCES LA «CANCIÓN DEL PIOJO»?

En este vídeo doy una charla de manera amena sobre piojos, ladillas… ¡que incluye canciones y entrevistas!

 

 

[piopialo vcboxed=»1″]En el año 6000 a. C. ya había piojos ¿sabes cómo reconocerlos sin desmayarte en el intento? [/piopialo]

 

Fuentes:

BONET, R y GARROTE, A. Piojos, prevención y uso de los pediculicidas. Offarm. 2007, vol.26, n.1. pp. 55-62 Disponible en: http://apps.elsevier.es/watermark/ctl_servlet?_f=10&pident_articulo=13097331&pident_usuario=0&pident_revista=4&fichero=4v26n01a13097331pdf001.pdf&ty=99&accion=L&origen=doymafarma&web=www.doymafarma.com&lan=es

ESTEVA, E. Pediculosis. Medidas higiénicas y tratamiento farmacológico. Offarm. 2005, vol.24, n.8. pp. 65-74. Disponible en:

http://apps.elsevier.es/watermark/ctl_servlet?_f=10&pident_articulo=13078577&pident_usuario=0&pident_revista=4&fichero=4v24n08a13078577pdf001.pdf&ty=155&accion=L&origen=doymafarma&web=www.doymafarma.com&lan=es

como detectar piojos

Entradas relacionadas

22 Comentarios

  1. Valeria

    He llegado a este post y otros relacionados buscando información sobre repelentes, y ¡¡me he enganchado!! Jajaja, me encanta la forma de exponer este tema que tanto nos agobia a padres y madres. Ayer me llamaron del cole porque mi querida vástaga tenía visitantes y me comían los demonios. La profe me recomendó el aceite de árbol del té como prevención, pero ya veo que nada de nada. Gracias por la información, y sobre todo, por divulgarla de manera tan divertida y exenta de dramatismo. Lo hace más llevadero. Saludos

    Responder
  2. yolanda delgado

    gracias por los consejos. me gustaría saber si los coleteros anti piojos que tanto están de moda son eficaces,
    gracias

    Responder
  3. Nuri

    Buenas gracias por la información.Tengo una niña de 8 años por primera vez ha cogido piojos exactamente 8 desagradables bichos chicos.Tengo una duda .La limpie revisandola varias veces y pasando le peine además de ponerle loción y champú.Bueno ahí va la duda es posible que en una mañana me vuelva a coger un piojo y tener liendres muertas? Yo creo estar segura de que la limpie por completo y no puede creer que en par de horas vuelva a coger cuando en todos estos años atrás de curso no había cogido.gracias de antemano un saludo

    Responder
  4. Anabel

    Muchas gracias por tu artículo, podrías hacer otro artículo de productos para comparar precios. Saludos.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto los términos de uso

Boticaria García es la responsable del tratamiento de tus datos con la finalidad de moderar y publicar los comentarios que realices en el blog, para atender tu solicitud de publicación y avisarte de las respuestas recibidas. En ningún caso se publicará tu correo electrónico, pero sí tu nombre con tu comentario.

Tienes derecho de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión, limitación y portabilidad de tus datos que puedes ejercer en [email protected] Más información en la Política de Privacidad.

EL PRIMER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL SEGUNDO LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL TERCER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA