Tratamiento de las conjuntivitis de piscina

Conjuntivitis de piscina: causas y tratamiento

La conjuntivitis es como el amor, no tiene edad. Lo que sí tiene, en alguna de sus variantes, es horario y fecha en el calendario como decía Simón Díaz en aquella lánguida canción de Caballo Viejo. Una canción muy de chiringuito veraniego casposo, de esos compuestos hombre orquesta y mujer jamona con vestido de lamé, lamentablemente en vías de extinción (en vías de extinción me refiero a los chiringuitos veraniegos casposos, los vestidos de lamé siguen teniendo su público entre mujeres jamonas y no jamonas).

Pero dejemos en el chiringuito las gambas y el brilli-brilli y volvamos a la conjuntivitis. La palabra conjuntivitis es una especie de “cajón desastre” donde cabe todo un universo de afecciones oculares. ¿Quién no se ha mirado al espejo una mañana y se ha autodiagnosticado una conjuntivitis? ¡Y sin necesidad de consultar al Dr. Google! Es más, en el 99% de los casos el diagnóstico “general” será correcto, porque la conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva, la membrana transparente que, entre otras cosas, envuelve “el blanco de los ojos”. Cuando la conjuntiva se inflama por distintas causas se producen síntomas como lagrimeo, enrojecimiento, picor, sensación de cuerpo extraño… Entonces ¿dónde está la complicación? ¿cuál es el truco? Si se trata de una conjuntivitis, ¿por qué no nos ponemos “un colirio” y listo?

conjuntivitis y ojo rojo

 

Un colirio para gobernarlas a todas (las conjuntivitis)

Ya sé que a usted, estimado lector instruido, esto no le sucede, pero créame si le digo que hay muchos, pero muchos congéneres de usted y míos, que ante el primer atisbo de ojo rojo, propio o de sus descendientes, acuden a la farmacia solicitando “un colirio para la conjuntivitis”. Así, sin más.

Y le sorprenderá a usted saber que dichos congéneres se indignan, enfadan e incluso profieren amenazas malsonantes cuando se les explica el “colirio único” aún no se ha inventado. Es más, el colirio único es como Alfonso Armada, ni está ni se le espera.

colirio conjuntivitis

Sirva como muestra esta batería de colirios de laboratorios Alcón que fotografió mi colega Susitravel en una guardia en la que se aburría, para gran divertimento de los farmatuiteros. Los farmatuiteros somos así, de RT fácil y con cualquier cosita nos venimos arriba.

 

 

Tipos de conjuntivitis

La razón por la que el autodiagnóstico no es tan sencillo ni mucho menos recomendable es porque existen tres tipos de conjuntivitis en general y muchísimo subtipos de conjuntivitis en particular:

  • Conjuntivitis infecciosa: La causa puede ser un virus, una bacteria o clamidias. Será necesario que un médico realice el diagnóstico diferencial y en función de ello determine el tratamiento (si procede o no utilizar antibiótico, corticoide, etc.) ya que lo que mata un bicho puede hacerle cosquillas a otro o incluso engordarle, lo cual es peor.

* Por si alguien duda de la importancia de correcto diagnóstico y tratamiento, esta revisión Cochrane indica que en conjuntivitis infecciosas es conveniente el empleo de gotas oculares con antibiótico con el fin de acelerar la resolución de los síntomas y la infección.

  • Conjuntivitis alérgica: Suelen aparecer en primavera-verano y su origen es un alergeno que desencadena la incómoda respuesta. Se puede presentar aisladamente o venir de la mano de una sintomatología general a casusa de la rinitis alérgica, asma, etc. Se trata principalmente con antihistamínicos vía tópica (colirio) o incluso oral.
  • Conjuntivitis irritativa: En este caso no hay alergia ni hay infección: lo que suele haber es una piscina o una playa, un aire acondicionado que provoca sequedad, una radiación UV, o un humo negro como el de Lost (por tabaco o contaminación) que agrede nuestra conjuntiva y la deja hecha un trapo.

conjuntivitis ojos rojos

¿Por qué se nos ponen los ojos rojos en las piscinas? 

No creo que nadie se pueda rasgar las vestiduras si digo que nuestras adoradas piscinas no dejan de ser charcas, mejor o peor conservadas, en las que nos metemos a remojo comunalmente sin ningún tipo de miramiento hacia la higiene ajena.

Con esto quiero decir que nadie nos asegura que nuestro congénere del apartamento del quinto se haya duchado en las últimas horas (quizá días, semanas…) o sí, lo voy a decir, que en un momento dado dicho congénere no haya decidido relajar su vejiga recordando los bailes en el chiringuito mientras silbaba disimuladamente aquello de Simón Díaz y su Caballo Viejo. Siempre con la mirada puesta en lontananza. Y si han sido usted agraciados con un  congénere del apartamento del quinto educado, tampoco se relajen: con toda seguridad su inocente bebé de 9 meses hará el resto.

Para que no tuviéramos que sufrir por ello se inventó el cloro o el agua salina y como peaje, nos quedamos con las conjuntivitis piscineras: si el cloro es “tan agresivo” como para matar bichos, no podemos pretender que nuestas delicadas córneas lo toleren sin más.

¿Cuáles son sus principales síntomas?

El ojo piscinero molesta. Hay sensación de cuerpo extraño, picor, quemazón y lagrimeo. Quizá la característica más llamativa es el “ojo rojo“, debido a que los vasos sanguíneos que irrigan la conjuntiva reaccionan y se dilatan: lo que vulgarmente llamamos “ojos inyectados en sangre”. En este caso no hay legaña, ni amarilla, ni verde ni del color del arcoiris, siendo este un factor diferencial con respecto a las conjuntivitis infecciosas.

¿Cuál es el tratamiento de la conjuntivitis irritativa?

Al no haber “bicho culpable” al que matar, no deben utilizarse antibióticos. Por tanto, si los niños suben de la piscina con los ojos rojos, por favor, nada de echar mano del Tobrex, Tobradex u Oftamowell (que dicho sea de paso tampoco deberían estar a mano ya que si se han usado previamente hay que tirarlos un mes después de su apertura).

Si la molestia es intensa, el médico puede valorar la prescripción de diversos tratamientos, entre los más frecuentes destacan los colirios con antiinflamatorio.

Si la molestia es leve, en la mayoría de los casos la sensación de sequedad, escozor y cuerpo extraño se alivia mediante la aplicación de lágrimas artificiales como por ejemplo Systane o Hyabak. Los remedios de la abuela como “lavar con manzanilla” están desaconsejados puesto que pueden ser caldo de cultivo para posteriores infecciones. Los fans de la manzanilla pueden seguirlo siendo en modo seguro empleando soluciones en monodosis como Camoftan u Optiben Ojos Irritados que contienen camomila en su composición.

Otras medidas aconsejadas son lavar el ojo siempre con toallitas de limpieza específicas como explicamos en el post del orzuelo.

¿Y los vasoconstrictores? ¡Quiero tener el ojo blanco!

No es aconsejable emplear los famosos vasoconstrictores adrenérgicos como epinefrina, fenilefrina, nafazolina, oximetazolina, tetrizolina (pongamos que hablo de Vispring).

¿Por qué? ¡Si funcionan!

Estos colirios comprimen los capilares sanguíneos consiguiendo el efecto deseado (eliminar el “rojo” y favorecer el “blanco”) pero pueden desencadenar un efecto rebote si se usan de manera repetida durante más de tres días (Clínica Mayo dixit). No tratan la causa, sólo ponen un parche con cierto riesgo si no sabemos echar el freno a tiempo. Ojo, esto no quiere decir que no puedan ser de utilidad si inesperadamente tenemos que salir en la tele o ir a trabajar tras una noche de farra. Y no lo digo por experiencia propia.

 

Además de la conjuntivitis irritativa, ¿se puede pescar algún bicho en la piscina?

Como hemos comentado, si el mantenimiento de la piscina es correcto, el cloro se encarga de mantener a las bacterias y virus a raya, sin embargo, ante la pregunta ¿me puedo bañar en la piscina con conjuntivitis? hay que tener en cuenta dos aspectos:

1. Si se padece conjuntivitis irritativa nuestra “capa de defensa” está mermada por lo que las probabilidades de pescar una conjuntivitis infecciosa son mayores, bien sea en el agua o fuera de ella. Deben extremarse las precauciones y emplearse gafas de bucear.

2. Si se padece conjuntivitis infecciosa, el cloro no ayuda a facilitar la recuperación así que en el caso de ir a la piscina también deben utilizarse gafas de bucear y en cualquier caso estaremos minimizando el riesgo de contagio. Ojo con las gafas de bucear, que deben ser de uso personal e intransferible a riesgo de hacer un pan como unas tortas. Y ojo también con toallas, juegos y juguetes ya que la conjuntivitis infecciosa es altamente contagiosa.

 

El consejo de la Boticaria

El ojo rojo es perro ladrador pero, por lo general, poco mordedor. Aunque resulta muy escandaloso, no nos alarmemos si en esta época estival,  una noche cualquiera, levantamos la vista del gazpacho en la terraza del apartamento y nuestro hijo ha mutado en Cíclope, el de X-Men. Por lo general nadie pierde el ojo por unas vacaciones en Torrevieja.

Si la semana pasada hablábamos de cómo elegir unas gafas de sol adecuadas y de por qué no es conveniente comprarlas en los chinos, ha llegado la hora de poner en el sitio que corresponden a las gafas de bucear. El fondo marino es fascinante (el de las piscinas un poco menos pero ¡meh!) y por ello debemos convencer a los más pequeños de que lo verán muchísimo más nítido si utilizan gafas de bucear. De paso, si les (y nos) ahorramos una conjuntivitis, mejor que mejor.

 

Fuentes:

http://www.seicap.es/conjuntivitis.asp

http://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-conjuntivitis-13069628

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0211344906742072

13 Respuestas a los Comentarios

  • Ysa3 Agosto, 2015 a las 20:24

    Hola, Boticaria; llevo 5 años con la menopausia y parece ser que debido a ello y a los antecedentes familiares tengo osteoporosis (más a nivel lumbar que cadera) a pesar de ser activa y hacer siempre ejercicio así como comer bastante bien, añadiendo productos lácteos . Me gustaría saber del medicamento Baltin, si me vendría bien para estos malditos sofocos y demás. He probado isoflavona, pero ná de ná y la verdad que ahora con este calor es insoportable. Muchas gracias por tu atención. Un beso, guapa

    Responder
    • boticariagarcia4 Agosto, 2015 a las 15:43

      Hola Ysa, imagino que te refieres a Boltin, que pertenece al grupo de fármacos denominados “Terapia Hormonal Sustitutiva”. Tiene varias indicaciones y debes consultar con el médico tu intención de tomarlo para que valore si es adecuado en tu caso ya que existen determinadas contraindicaciones. Un saludo!

      Responder
  • Liviadrusa4 Agosto, 2015 a las 11:39

    Boticaria, a raiz del comentario que has hecho sobre los vasoconstrictores me surge una duda relacionada con ellos, no tanto con el hilo del post. Te comento: en mi laboratorio debido a que una compañera dijo que “tal crema le iba estupenda para las varices de araña, que las hacía desaparecer a la segunda aplicación” la gran mayoría de las compañeras la han comprado… Yo creo que es un error y que deberían buscar la causa de las mismas, más que su desaparición milagrosa, pero además después de leerte me pregunto si también puede dar lugar a un efecto rebote (como comentas en el caso de los colirios vasoconstrictores) una vez suspendida su aplicación
    Gracias guapa!

    Responder
    • boticariagarcia4 Agosto, 2015 a las 15:40

      Hola! No conozco ninguna crema para varices que consiga tales maravillosos efectos… ¿Recuerdas el nombre?

      Responder
      • Paula4 Agosto, 2015 a las 22:43

        Boticaria,debe de hablar del Remescar varices .Estan bombardeando con la publi y ha sido la consulta mayoritaria está semana

        Responder
          • Liviadrusa6 Agosto, 2015 a las 12:58

            Muchas gracias boticaria y Paula! En efecto se trata del Remescar! Ya les he pasado a mis compis el post… ¿Así que el efecto milagroso tiene cierta “trampa” visual? Mira, lo mismo que los detergentes blanqueadores que adhiren partículas que reflejan la luz pero que blanquear no blanquean

  • manuel5 Agosto, 2015 a las 21:10

    Hola boticaria
    Te comento brevemente,para mi el “abuso” del colirio es cotidiano.Tras visitas a varios oftalmólogos sin resultado,(me despierto con los ojos enrojecidos),uso habitualmente OJOSBEL,que me comentaron que era bastante inocuo.¿Estás de acuerdo o crees que debería dejarlo?.
    Gracias por tus acertados consejos,un afectuoso saludo

    Responder
    • boticariagarcia1 Septiembre, 2015 a las 17:25

      Hola Manuel, Ojosbel incluye nafazolina en su composición. Se trata de un vasoconstrictor que como comentaba en el post sólo debe ser usado puntualmente por riesgo de “efecto rebote”. Una alternativa puede ser emplear alguno de los colirios que menciono en el post, que sí son realmente inocuos. Un saludo

      Responder
      • manuel8 Septiembre, 2015 a las 21:38

        Muchas gracias por tus consejos.
        Un afectuoso saludo

        Responder
  • Julia7 Agosto, 2015 a las 23:13

    Boticario. Con el verano llegan las fiestas y con ellas las resacas. Me gustaría que me aclarase un tema que a mucha gente nos tiene en ascuas…
    El uso de antiácidos como el omeprazol, provocan que no nos suba tanto el alcohol. Me gustaría que escribiese una entrada con esto, pro sólo con contestarme ya estaría agradecida
    Muchos besos 😘

    Responder
  • Fernando24 Octubre, 2016 a las 18:19

    Hola, boticaria:

    Estamos a lunes, y llevo desde el miércoles de la semana pasada con el ojo derecho “inyectado en sangre” y se me ve un pelín (apenas) más cerrado que el ojo izquierdo, supongo que debido a un poco de inflamación. A lo largo del día me va cambiando; igual parece que está casi bien que, de pronto, otra vez se pone peor. Se me seca un pquito de vez en cuando, para lo cual uso lágrima artifical, y me pica muy poco, rara vez a lo largo del día.

    El jueves fui a ver a mi médico de familia y me recetó Tobrex y diclofenaco en colirio. Llevo desde entonces (hoy es el quinto día de tratamiento) echándomelos y no noto prácticamente mejoría.

    En un principio pensé que me lo había pegado mi gato (no sé ni siquiera si ésto es posible), al cual vi hace un par de semanas con uno de los ojos un poco guiñado durante dos o tres días. Pero estoy pensando ahora que tal vez haya sido de la piscina, a la cual empecé a ir de nuevo hace un par de semanas y la semana pasada tuve que cambiar de gafas de bucear después de que durante una o dos sesiones me estuviera entrando bastante agua (precisamente en el ojo que ahora tengo mal).

    El ojo izquierdo, de momento, no muestra señales de contagio. No ha llegado a salirme lo que es legaña o a pegárseme el ojo durante la noche, aunque el día que decidí ir al médico sí que fue porque al despertarme tenía restos casi hasta la mejilla de como si me hubiese estado llorando el ojo durante la noche. Al explicarle eso a mi doctor, no sé si entendería que el ojo me estaba segregando moco o algo y me puso el tratamiento que me puso, pero ahora no sé si es el correcto o si no me expliqué bien.

    He pedido otra vez cita para el miércoles, que es cuando se cumple la semana de tratamiento, para que me vea de nuevo en caso de que sigue igual, pero me gustaría saber tu opinión. Estoy informándome en varias páginas y, sinceramente, no tengo ni idea de si se trata de una conjuntivitis vírica, bacteriana o de piscina y estoy desesperado, porque no noto mejoría.

    ¡Muchísimas gracias!

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.