Nueva recomendación: adiós a los zumos en niños menores de un año.

¿Zumos en pequeñines? No, gracias.

Ayer nos desayunábamos con una noticia que ha causado cierto revuelo. La Academia Americana de Pediatría publicaba nuevas recomendaciones con respecto a la ingesta de zumos en niños menores de un año. La recomendación no deja lugar a dudas ni a matices: los niños menores de un año no deberían incluir zumos de fruta en su dieta. Ni siquiera los zumos de fruta 100% natural. Los mayores del año pueden tomar zumos, pero sin pasarse (luego veremos las cantidades aconsejadas).

Los nutricionistas llevamos tiempo, mucho tiempo, insistiendo en la importancia de limitar el consumo de azúcares en los niños. Yo personalmente vengo dando la tabarra sobre el problema del azúcar por tierra, mar y aire. Es decir, por blogs, radio y tele. Y entre otros, un gran problema es la confusión del respetable sobre lo que es azúcar y lo que no. Por algún motivo hay quien se resiste a creer que tomar azúcar moreno o panela es muy distinto a tomar azúcar blanco o que tomar un zumo de fruta es muy parecido a tomar la fruta entera. Pero no es cierto. Ni lo primero ni lo segundo.

¿Qué dice la OMS sobre los zumos de fruta y el azúcar?

Antes de que la Academia Americana de Pediatría actualizara ayer sus recomendaciones (por cierto ya tocaba, porque desde las últimas eran de 2001), la OMS en 2015 publicó un documento “para todos los públicos” al que les aconsejo que echen un vistazo titulado: Nota informativa sobre la ingesta de azúcares recomendada en la directriz de la OMS para adultos y niños. Aquí les dejo un pantallazo subrayadito con lo que entiende la OMS por azúcares libres y con la clara distinción entre el azúcar que se encuentra en las frutas enteras y el que se encuentra en los zumos.

 

zumos niños

Como colofón, la OMS añade en el documento que los niños con niveles más altos de bebidas azucaradas tienen niveles más probabilidades de padecer sobrepeso y obesidad.

¿Cuáles son las nuevas recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría sobre zumos en niños?

Como comentábamos al principio, la AAP deja claro que hasta que el niño no cumpla un año de vida está desaconsejado ofrecerle zumos de fruta. Hasta ahora, esta restricción sólo se aconsejaba en los seis primeros meses de vida. Además, los pediatras han tenido la amabilidad de “mojarse” y regalarnos una tabla con las cantidades recomendadas para no tener que andar haciéndonos líos sobre qué es un consumo “ocasional”, lo cual se agradece bastante.

zumo niños

Como lo de las onzas y las cups aquí no lo entendemos muy bien, en cristiano podríamos decir que los niños de uno a tres años podrían tomar hasta 120 ml diarios de zumo de fruta, los niños de 4 a 6 años, 180 ml diarios y los niños de 7 a 18 años, 240 ml diarios.

Es decir: tampoco nos rasguemos las vestiduras porque los zumos no están proscritos a partir del año. No hay que demonizarlos ni hacer el signo de vade retro si se cruza uno en nuestro camino, pero siempre es preferente el consumo de la fruta en su forma fresca y entera.

¿Por qué es mejor consumir la fruta en su forma entera y verdadera?

Entre todas las razones vamos a centranos en cuatro:

    1. La fibra : Al hacer zumo tiramos a la basura la pulpa, y con ella una gran cantidad de fibra soluble e insoluble. Ya sabemos que no toda la fibra es igual y que además hay fibra más allá del kiwi. Por si acaso, se lo recordamos Juanolo y yo en este vídeo.

2. El azúcar: Al eliminar la fibra perdemos la matriz que “retiene” el azúcar y éste se pasa a sangre de forma mucho más rápida
3. La saciedad: Pruebe usted a tomarse tres naranjas con cuchillo y tenedor y tres naranjas en zumo… ¿se queda uno igual de saciado? Pues imagine una criatura.
4. Las kilocalorías: Por la misma razón que en el apartado anterior, no hay necesidad de aumentar el consumo de kcal, siendo esto lo que sucede cuando aumentamos el número de piezas necesarias para hacer el zumo.

A esas razones podríamos añadir otras, como la contribución que hace al buen desarrollo mandibular la masticación.

¿Todos los zumos “de bote” son iguales?

Estamos todos tan enfrascados metiendo mano a los zumos naturales que ya hasta nos hemos olvidado que los de zumos de bote, los de pajita y tetrabrick, lo siguen petando en nuestros parques y recreos cada día. Por si alguien lo duda, la Academia Americana de Pediatría habla de limitar los zumos naturales porque lo de los zumos de bote, supuestamente, lo deberíamos tener todos claro meridiano.

Hace ya tres añitos escribí este post sobre los zumos de bote con la intención de, llegado el caso, ayudar a elegir el “menos malo” de los zumos del supermercado. Es importante recordar que desde abril de 2015, por obra y gracia del Real Decreto 781/2013 del 11 de octubre, si en el envase pone la palabra “ZUMO”, se trata de un zumo 100% fruta, sin azúcares añadidos. Esto ocurre igual en toda Europa.

Si por el contrario no pone “zumo” en el envase, veremos muy probablemente la palabra “azúcar” en su listado de ingredientes. Si es un néctar, este azúcar puede estar presente en un 20% casi sin proponérselo. En cualquier caso, insisto, los zumos de bote, sean del tipo que sean, son totalmente prescindibles dentro de la dieta.

Conclusión:

La polémica está servida. Pero mientras los defensores del “no puede ser tan malo” y “toda la vida se ha hecho así” siguen a lo suyo, les recuerdo la opinión de la Academia Americana de Pediatría: los bebés menores de un año no deben tomar zumos y a partir de esta edad, su consumo debe limitarse y la de la OMS: los azúcares presentes en los zumos de fruta se consideran azúcares libres. Y es que hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad.

¡Ah! Y por si alguien lo está pensando, los pediatras americanos, en otro arrebato de crueldad sin precedentes, no aceptan como excusa que a los niños no les guste la fruta. Vienen a decir algo que es bastante de cajón: que hay multitud de variedades y que si a un niño no le gusta una fruta, le gustará otra. En realidad, sólo es cuestión de probar y dedicar algo más de tiempo que lo que nos lleva pinchar la pajita en el tetrabrick.

Nadie dijo que fuera fácil, pero amigos, que todos nuestros problemas fueran estos.

*Por si han llegado ustedes hasta aquí leyendo en diagonal, dejo también el vídeo de la Asociación Americana de Pediatría donde la Dra. Patricia Braun se lo explica todo divinamente:

 

¡ATENCIÓN!

Como todos ustedes saben, el próximo fin de semana comienza la feria del libro en Madrid. Estaré firmando Mocos Radiactivos y Pacientes Impacientes los siguientes días:

  •          Domingo 28/05 de 19 a 21. Casa del Libro (casetas 320/321)
  •          Domingo 04/06 de 19 a 21. La Esfera de los Libros (caseta 174)

 

Imagen: Public Domain Pictures

5 Respuestas a los Comentarios

  • Nuria23 mayo, 2017 a las 08:40

    Hola,

    Con los sobres de pure de fruta (sin nada más añadido) o los purés de fruta en general (plátano o melocotón machacado por ejemplo) ¿pasa lo mismo?

    Gracias, empiezo mi batalla contra el azúcar..

    Responder
    • boticariagarcia25 mayo, 2017 a las 01:33

      Buenos días Nuria,

      Tomar la fruta en su forma original sigue aportando ventajas con respecto a los purés ya que aunque los purés conserven la fibra, con la pieza original se retrasa la absorción de los azúcares al tener que “disgregarse” el alimento, también hay una mayor sensación de saciedad, desarrollo mandibular, etc. Además, al tratarse de un alimento procesado, si no se han añadido conservantes es de esperar que por el camino haya perdido micronutrientes con respecto a los que se podrían obtener en la fruta sin triturar y envasar.

      ¡Un saludo!

      Responder
  • Luna23 mayo, 2017 a las 10:29

    Hola:

    Yo antes de saber estas recomendaciones a mi hija le daba de higos a brevas un “zumo” del mercadona de la zona infantil que pone “+4 meses”. A la niña le encanta pero se lo espaciamos mucho, porque no me gusta saturarla de azucar (en toda su alimentación). ¿Hice mal con ella?. La verdad nunca ha estado sobrepasada de peso, al contrario, tenemos lucha constante en cuanto a que engorde porque siempre anda con estadios, en que su peso, se mantiene durante dos meses o asi sin engordar ni 10 gramos o pierde 100 o 150 gramos; he de decir que es una niña activa y le encanta jugar pero me preocupa ahora esto.

    Gracias

    Responder
    • boticariagarcia25 mayo, 2017 a las 01:37

      Hola Luna,

      No hay que perder la perspectiva con todas estas noticias: estamos hablando de zumos, no de veneno. Se trata de dar la mejor recomendación pero el consumo puntual de zumos que comentas no tiene mayor relevancia. Siempre que puedas, fruta entera y a correr 😉

      Un saludo

      Responder
  • AMAIA19 julio, 2017 a las 09:24

    Quisiera saber si se produce el mismo problema al batir la fruta?, es decir, mantienes la pieza entera pero pasa a ser mas liquida.
    gracias.

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.