¿Es peligroso comprar vacunas en el extranjero?

Una de las preguntas más frecuentes que recibo en el consultorio de la Boticaria o en Twitter es si es peligroso comprar una vacuna en el extranjero. La polémica retirada de la vacuna Varivax o el menor precio de las vacunas como Prevenar hace que muchos padres valoren la posibilidad de viajar a Andorra, Portugal, Francia o Gibraltar para conseguirlas (sobre todo los residentes en provincias limítrofes).

 

¿Por qué no es aconsejable comprar una vacuna en el extranjero?

1. En primer lugar porque en España nos regimos por la Ley de Garantías y Uso Racional del Medicamento, una ley que se creo con el objeto de ser un instrumento institucional que le permitiera esperar confiadamente que los problemas relativos a los medicamentos fueran abordados por cuantos agentes sociales se vieran involucrados en su manejo, (industria farmacéutica, profesionales sanitarios, poderes públicos y los propios ciudadanos)

Todas estas palabrotas lo que vienen a decir es que la ley se aprobó para poder controlar algo como lo que ocurrió el año pasado: tras un inesperado brote de paperas se observó que los niños vacunados entre 1995 y 1998 habían recibido una dosis menos efectiva y se procedió a repetir la vacunación de la triple vírica.

La capacidad de actuación de nuestro sistema de salud sobre este tipo de casos se ve muy limitada si se empizan a introducir vacunas sobre las que no existe ningún tipo posible de trazabilidad.

2. En segundo lugar porque, como todos sabemos, las vacunas necesitan unas condiciones especiales de conservación y asegurar el mantenimiento de la cadena de frío es fundamental.

 

comprar vacuna extranjero

 

¿Qué pasa si se rompe la cadena de frío?

La cadena de frío es la gran infravalorada en todas las apasionadas historias de búsqueda y captura de Varivax o Prevenar. Todos saben que está ahí y que las vacunas hay que conservarlas entre 2 ºC y 8 ºC, pero el sentir general es algo así como total, por un ratito no va a pasar nada.

Pero sí pasa. Romper la cadena no es un cuento chino ni un mito como el corte de digestión sino que tiene varias consecuencias:

Pérdida de eficacia. Depende de tres factores:

1. La temperatura a la que haya estado expuesta: no es lo mismo que suba a 10 ºC que meter la vacuna en el coche en verano a 30 ºC.

2. El tiempo que haya estado expuesta: no es lo mismo hacer un trayecto de veinte kilómetros que un señor viaje de trescientos veinte kilómetros.

3. Tipo de vacuna: no todas las vacunas son igual de sensibles a la temperatura. Podría decirse que unas “aguantan” mejor que otras, dentro de que ninguna está preparada para “aguantar”.

La perdida de actividad puede ser con efecto acumulativo o directamente puede tener lugar una inactivación. Por debajo de 0 ºC el deterioro es irreversible en general. Muchas veces nos volvemos locos evitando el exceso de temperatura y de rebote podemos conseguir el efecto contrario: la congelación.

Pérdida de seguridad.

1. Toxidad de los productos de la degradación. Como consecuencia de una temperatura inadecuada se pueden producir sustancias tóxicas para el organismo

2. Aumento de la reactogenicidad de las vacunas. ¿Saben aquello que se suele decir de: a mi niño le ha dado reacción la vacuna? Pues puede suceder corregido y aumentado.

Acortamiento de la fecha de caducidad.

¿Qué podemos hacer para evitar la pérdida de la cadena de frío?

 

Para distancias cortas: en muchas farmacias dispensamos las vacunas con bolsitas isotérmicas, especialmente durante los meses de verano. En cualquier caso, a modo casero, esas bolsas isotérmicas están disponibles en la sección de congelados de cualquier gran superficie y seguro que todos tenemos alguna tenemos por casa.

Para distancias largas: si queremos transportar una vacuna de Varivax desde Andorra o Gibaltrar hasta Madrid, tenemos muy difícil garantizar el intervalo de temperatura entre 2 y 8 ºC con medios caseros.

 

Ya, pero es que el Prevenar es más barato en Francia

Ana, una compañera farmacéutica, hace cuentas en su blog y llega a la conclusión de que el Prevenar francés es unos 19 € más barato que el Prevenar español. Estoy completamente de acuerdo en que 19 € no son despreciables, y más aún cuando hay que administrar tres o cuatro vacunas, pero no olvidemos que hay que pagar el gasoil y los gastos asociados al viaje si no vivimos a tiro de piedra de frontera.

Por otro lado, desaconsejo totalmente la opción de comprar las cuatro dosis de golpe y almacenarlas en la nevera de casa durante un año. La nevera que se abre veinte veces al día y que, además, está expuesta a cortes de luz no es un buen lugar para acumular Prevenar.

 

 Ya, pero es que Varivax no se puede comprar en España

Lo sé, y entiendo la preocupación de los padres por no poder conseguir una vacuna, especialmente en este caso que se ha gestionado de forma tan lamentable. Sin embargo, el fin no justifica los medios cuando los medios también implican riesgo. Para los que seguís intranquilos al respecto, en este post podéis encontrar las razones a favor y en contra de la polémica retirada del Varivax.

 

vacuna gripe

 

Pues hay farmacias que la venden online…

Hay que recordar que en España está absolutamente prohibida la venta on line de medicamentos que precisen receta médica, como por ejemplo las vacunas. Si alguna farmacia Española le ofrece comprar online una vacuna, no sólo no se debe confiar, sino que se debe denunciar.

En cuanto a las farmacias extranjeras que venden medicamentos online en España, habría que conocer cuáles son las leyes de cada país en concreto para saber si la farmacia está actuando correctamente o simplemente está aprovechando la coyuntura para hacer negocio (dudo que en muchos países se pueda enviar online una vacuna sin que medie una receta, como está sucediendo)

En cualquier caso, debemos apelar a nuestro sentido común. Comparto la reflexión de la doctora en derecho Isabel Marín: si es ilegal comprar por internet una droga que no está permitida en España, también debería ser ilegal comprar un medicamento no autorizado en España sin receta. Entre otras cosas, porque no están sujetas a nuestras garantías y todos los posibles perjuicios derivados de su compra (toxicidad, reacciones) recalan sobre nuestro sistema sanitario de salud.

Sé que el sentir común de los padres es “pues a mí si me la venden me da igual todo”. Lo siento, pero todo no da igual. También es frecuente el comentario: “pues si tú no me la quieres conseguir no te preocupes, hay farmacias que están muy dispuestas y hasta me la traen a casa“. Lástima que esos padres no se planteen que siempre hay gente dispuesta a infringir o bordear la ley.

 

El consejo de la Boticaria

En cuanto a la compra de vacunas en el extranjero como Prevenar, que se pueden conseguir en España, y cuya compra fuera es únicamente por precio, deberíamos plantearnos si los 60 € de posible ahorro final (en el mejor de los casos) jusfitican el hecho de que vayamos a poner a nuestros hijos una vacuna sin todas las garantías.

Con respecto a la compra de Varivax, que no se puede conseguir en España, ya expliqué cuáles eran las vías ilegales para conseguir la vacuna y mi rechazo frente a ellas (afortunadamente, algunos coladeros como los que había en las clínicas privadas se han controlado). Soy consciente de que no se puede poner puertas al campo y de que muchos padres, a pesar de las indicaciones del Ministerio de Sanidad, están comprando la vacuna en el extranjero. En estas actuaciones (que vaya por delante, yo no comparto) mi consejo es evitar los riesgos de la rotura de cadena de frío y que el niño sea vacunado allí. Es decir, si nos vamos a Andorra a por Varivax, concertar una cita en una clínica Andorrana y que el niño vuelva con la vacuna puesta.

Y nunca, y en eso sí soy tajante, comprar una vacuna por internet, por muy bonita y de colores que sea la web que nos la venda.

 

Fuentes:

http://www.boe.es/buscar/pdf/2006/BOE-A-2006-13554-consolidado.pdf

http://vacunasaep.org/manual/Cap4_2_Estabilidad_vacunas.pdf

http://www.msal.gov.ar/images/stories/bes/graficos/0000000441cnt-2013-07_manual-cadena-frio-cdf15x15_imprenta.pdf

 

9 Respuestas a los Comentarios

  • Mamá en Bulgaria27 noviembre, 2014 a las 10:13

    Desde luego no hay como prohibir algo para convertirlo en objeto de deseo…

    Yo sólo he transportado una vacuna una vez, por recomendación del pediatra en España. Una de esas que se administra varias veces, y nos dijo que mejor comprarla en España para que se la pusieran al pequeño en Bulgaria, que arriesgarnos a que le pusieran otra marca que no contuviera exactamente lo mismo.
    La llevamos en mano, en una neverita de esas con placas de hielo y un termómetro para comprobar la temperatura.

    Responder
    • boticariagarcia27 noviembre, 2014 a las 11:40

      Hay vacunas cuyas cepas pueden variar en función de cada país, eso lógicamente debe valorarlo individualmente el pediatra. Vuestro caso sin duda es particular porque vivís en Bulgaria y era una dosis repetida, pero en general, el riesgo de que de rompa la cadena de frío en traslados largos es algo a evitar.

      Responder
  • Planeando ser padres27 noviembre, 2014 a las 10:34

    Nosotros no nos hemos arriesgado nunca a comprar vacunas en Andorra, que es lo que tenemos más cerca, porque si ya desconfiamos al llevarlas desde la farmacia al centro de salud que está a 500 metros, como para atravesar los Pirineos de excursión con ella a cuestas. Pero nuestra pediatra sí nos animó a hacerlo. Yo creo que para ese ahorro no merece la pena.

    Responder
    • boticariagarcia27 noviembre, 2014 a las 11:41

      Por el ahorro no se justifica en ningún caso. Por esa regla de tres, tendríamos que animar a comprar los medicamentos que fueran más baratos fuera de España de forma sistemática con todos los riesgos que conlleva.

      Responder
  • Maria Elena27 noviembre, 2014 a las 11:29

    ¿y que hago cuando tengo puesta una dosis de varivax? dejo el tratamiento a medias, eso tampoco es muy lógico, ¿no?

    Responder
  • Mi Álter Ego27 noviembre, 2014 a las 11:48

    Entiendo que se hace con la mejor de las intenciones, buscando lo mejor para los niños, pero a veces no se tiene en cuenta que puede ser peor el remedio que la enfermedad (nunca mejor dicho). Un besote!!!!

    Responder
  • Lauraenparis27 noviembre, 2014 a las 13:26

    Pues supongo que a la farmacia en Francia iran con receta española,no?

    Pregunto esto porque me parece raro que las farmacias francesas vendan las vacunas sin receta.

    Y lo de comprar medicamentos por internet me parece tan peligroso como lo de comprar biberones en los chinos.

    Responder
  • CRISTINA22 septiembre, 2016 a las 10:45

    uy, llevo un agobio… A partir de qué tiempo se considera que se rompe la cadena del frío? Hoy he ido a buscar la Bexsero (una pasta que me ha costado), con mi neverita y mis enfriadores envueltos en un trapo para que no se congelara la vacuna… he tardado 20 minutos en llegar a casa (pasado por la carnicería, que debían de estar a 30º), y cuando he llegado a casa y la he sacado de la neverita, yo que sé si está rota o qué, pero me ha parecido que no estaba nada fría… qué hago? Es peligroso?

    Responder
  • U Cádiz4 mayo, 2017 a las 10:39

    Soy tecnico farmacia y te puedo decir que me han llegado vacunas, insulinas, cremas, etc de nevera pa hacer puchero del almacén de distribución. Asi que ha ponerse las pilas los almacenes que son los primeros que la cadena de frio se las pasan por el forro

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.