¿Qué es el Nutriscore? ¿Cómo funciona el nuevo semáforo de los alimentos?

El Nutriscore -también conocido como etiquetado frontal de calidad nutricional- se presentó ayer en un acto presidido por la Ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo. A pesar de que la semana pasada 5 pesos pesados de la industria (entre ellos Coca-cola, Pepsico o Unilever) habían presentado la intención de implementar su propio semáforo, desde el Ministerio de Sanidad se ha decidido que el sistema empleado va a ser el Nutriscore. Y además, de forma obligatoria en el plazo aproximado de un año.

1. ¿Qué es el Nutriscore?

El Nutriscore es una herramienta que se ha diseñado con el objetivo de traducir y simplificar el jeroglífico que suponen muchos etiquetados de los alimentos. Se le atribuye coloquialmente el nombre de “semáforo” porque este sistema clasifica los alimentos en cinco colores que evolucionan progresivamente desde el verde (más saludable) hasta el rojo (menos saludable). El símbolo del Nutriscore se colocará de forma frontal en los envases y, de este modo, el consumidor podría conocer de un vistazo si un producto es más saludable o no. En teoría.

nutriscore

2. ¿Cómo decide Nutriscore qué valoración tiene cada alimento?

Como casi todas las cuestiones relevantes en nuestra vida moderna, la decisión se basa en un algoritmo. El sistema distribuye puntos en función de la composición nutricional por cada 100g del producto. El algoritmo valora:

Los elementos considerados como “desfavorables” desde el punto de vista nutricional: composición en calorías, azúcares simples, ácidos grasos saturados y sodio.
Los elementos considerados como “favorables”: proteínas, fibras y porcentaje de frutas, verduras, leguminosas y frutos secos.
El resultado es que las frutas, verduras y los alimentos basados en cereales están en las primeras clases de la puntuación (A, B, C) mientras que los snacks, dulces y salados se sitúan en las últimas (D, E).
nutriscore algoritmo

3. ¿Nutriscore se ha diseñado en base a la evidencia científica?

Sí, aunque el sistema pueda ser mejorable, ha validado científicamente. Este sistema se desarrolló en 2005 por un equipo de investigación de Oxford y fue validado por la FSA (Food Standards Agency). La OMS también ha valorado positivamente Nutriscore. En resumen: han realizado numerosos estudios y han concluido que las personas que consumen alimentos con puntuaciones más altas en Nutriscore, mejoran la calidad de su cesta de la compra.

Algunos estudios muestran que NutriScore genera una mejora nutricional de +9,3% de la media de las cestas de la compra de los participantes, mientras que las mejoras de otros sistemas varían de 2,9 al 6,6%. Y algo importante: esta ventaja del NutriScore se hace visible cuanod se analiza el comportamiento de los consumidores que compran los productos más baratos.

Para conocer los estudios que validan su uso recomiendo visitar este artículo de la Revista Española de Nutrición Comunitaria donde están recogidos y explicados con detalle.

4. Ventajas y desventajas de Nutriscore

En mi opinión, la principal ventaja es que muchos de los alimentos ultraprocesados ricos en azúcares y grasas van a tener puntuaciones del tipo D y E y será fácil identificarlos. Y no es poco. Es decir: una palmera de chocolate va a tener esa baja puntuación por muchos supuestos ingredientes funcionales que quieran añadirle y esto deja menos margen al marketing pseudocientífico. Las declaraciones nutricionales pueden empezar a ser sonrojantes en algunos productos. Podemos ver ejemplos de esta web francesa, ya que en Francia este sistema está actualmente aplicándose.

nutriscore ultraprocesados

 

 

Por el contrario, el inconveniente es que hay algunos productos sobre los que se puede crear confusión. Por ejemplo se está hablando mucho, del aceite de oliva, que pueden tener baja puntuación al tener un elevado porcentaje de grasa. Un producto ultraprocesado puede tener la misma categoría del aceite de oliva y esto puede llevar a confusión. También puede llevar a confusión que algunos productos, como los cereales azucarados, queden “en tierra de nadie”, cuando en realidad su consumo no es aconsejable.

nutriscore cereales

5. ¿Cómo utilizar correctamente Nutriscore?

Para minimizar los inconvenientes de Nutriscore es importante utilizar la puntuación solo para comparar los alimentos dentro de un mismo grupo. Es decir, no comparar la puntuación de un yogur con unos cereales, sino valorar las distintas valoraciones que tengan los yogures por un lado y las distintas valoraciones de los cereales por separado.

Conclusión

Resulta realmente complejo simplificar la valoración de los productos y, a pesar de las posibles confusiones, es evidente que el consumidor demanda un sistema más sencillo que el etiquetado tradicional. En este caso, Nutriscore viene a complementar, no a sustituir el etiquetado. En global: creo que suma más que resta.

Además, no olvidemos que, por ahora, es el sistema que ha salido mejor parado en función de la evidencia: es decir, parece que no tenemos nada mejor. En definitiva, pese a los inconvenientes del sistema, mi valoración es positiva y pienso que es un avance que importante que con el tiempo podrá “afinarse”.

13 Respuestas a los Comentarios

  • Ana rodriguez13 noviembre, 2018 a las 10:10

    Y no seria conveniente que en el super se colocaran los productos en funcion a la clasificacion. Se pecaria menos.

    Responder
    • Susana13 noviembre, 2018 a las 22:21

      Eso no es viable… cuando vas a un supermercado a comprar, vas a comprar por familias y ves todas las opciones que hay de un mismo producto…
      Ejemplo: voy a comprar un paquete de macarrones … y tengo que ir por todos los pasillos, comparando qué marcas venden en ese súper ? Precios, etc? Sería complicar al consumidor y al comerciante claro….

      Responder
  • remorada13 noviembre, 2018 a las 10:51

    En nuestra estancia en Chile vimos que los envasados en el super tenían unos stickers negros y hexagonales que ponían en letras gigantes:

    ALTO EN AZÚCARES
    ALTO EN GRASAS SATURADAS
    ALTO EN SODIO
    ALTO EN CALORIAS

    Los anuncios de los productos más sanos se anunciaban como “libres de sellos” xD porque cuanto más sellos tenían, peor. ¡Huíamos de ellos!

    Lo más interesante es que los límites se iban haciendo más estrictos con el paso del tiempo. Por ejemplo, a la entrada en vigor de la ley un “alto en azúcares” tenía más de 22,5g / 100g, a los 2 años más de 15g y a los 3 años más de 10g.

    Responder
    • Idoya13 noviembre, 2018 a las 12:28

      Esta idea de Chile me parece mucho más efectiva que el semáforo que quieren poner aquí….

      Responder
      • Jessica13 noviembre, 2018 a las 21:27

        Si tambien me sorprendió de chile que prohiben la venta de chocolates o comida con juguetes ej: huevos kinder sorpresa y la caja feliz de macdonald

        Responder
    • Belén14 noviembre, 2018 a las 14:29

      Chile es sorprendentemente top! Nos dan mil vueltas en miles de aspectos. Enhorabuena chilenos!

      Responder
  • Daniel13 noviembre, 2018 a las 12:30

    Pues yo soy escéptico, al final se toman baremos “subjetivos” partimos del axioma de que frutas y verduras siempre son buenas, que no tiene por qué, también que el azúcar es malo siempre, que no tiene por qué, y qué decir de las grasas saturadas ya desmitificadas, pero bueno seguimos con el dogma.

    Como parte positiva, el hecho de que salgan esas puntuaciones en los alimentos hará que mucha gente que no se planteaba el valor nutricional de las cosas, empiece a hacerlo y a informarse por su cuenta.

    Responder
  • Angélica13 noviembre, 2018 a las 14:14

    Una aproximación, imagino que la normativa tendrá que ir cambiando.y lo más importante, no olvidar que no eximirá nunca de darle la vuelta al paquete!!

    Responder
  • Ana P.13 noviembre, 2018 a las 16:32

    A ver qué pasa con algunos alimentos, llenos de calorías y bastante grasa, como son los frutos secos.
    Pero si poco a poco nos vamos formando como consumidores responsables y sabemos elegir… bienvenidas todas las mejoras.

    Responder
  • Belén14 noviembre, 2018 a las 14:27

    Cualquier progreso es bienvenido peeeeeero (entre otros “peros” imagino) deberían hacer visible el código en las publicidades, no sólo en el embalaje, incluso en la etiqueta con el precio que cuelga del expositor.
    No es un gran esfuerzo y adelantaríamos mucho.
    Gracias Boticaria García, no me pierdo ni uno de sus artículos!

    Responder
  • David20 noviembre, 2018 a las 19:45

    Y el aceite de oliva? No, claro. Como que la han cagado con el aceite, en España no lo etiquetarán aunque en Francia sí que está etiquetado con una D.

    Por cierto, cuánto cobra de royalties el titular de la marca Nutriscore? No, por curiosidad.

    Responder
  • Pedro Gómez30 noviembre, 2018 a las 15:55

    Este blog proporciona muy buenos consejos.

    Responder
  • Eva Gosenje7 diciembre, 2018 a las 11:23

    Hola Marián,

    Lo que tengo entendido es que no va a ser obligatorio, porque no puede serlo.
    Y en cuanto al punto 3, creo que se ha mezclado información sobre Nutri-Score (sistema con origen en Francia, en 2015) con información sobre el semáforo original que es el que surgió en Reino Unido en el 2005.

    Gracias por el trabajo que realizas. Un saludo.

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.