¿Qué es el té Kombucha? Conoce todos sus riesgos y beneficios

20-04-2021 | 🥑 Nutrición | 44 Comentarios

La kombucha es un té que se puso de moda hace algún tiempo.

Pero como tantas modas, tiene más de «cuento» que de otra cosa. Una tontuna como cualquier otra, vaya.

Pero como todavía suena por ahí eso del té kombucha y sus efectos, hoy voy he decidido hablaros un poquito de este tema.

¡Venga hermosas, que empezamos!

¿Qué es la kombucha?

Muy sencillo: la respuesta corta es “un té que no sirve para mucho”.

Tras ese nombre (que podría significar cualquier cosa) se encuentran curiosos ingredientes: un té al que se añade azúcar y posteriormente se fermenta con un puñadito de bacterias y levaduras.

No os penséis que son unas bacterias y levaduras cualquiera…

👉 Atienden al nombre de scoby y se encuentran recogidas en un disco de aspecto «complicado» al que prefiero no adjetivar para que cada cual juzgue…

Lo sé, juzgar está feísimo y seguro que vosotras sois seres impecables que no lo hacéis.

Pero por si acaso hay alguien tan irreverente como yo, aquí dejo la foto:

Kombucha de Mercadona

Como ves su aspecto es similar al de un algodón que se ha empapado en agua sucia…La verdad.

Pues esta «delicia» llegó al Viejo Continente a comienzos del siglo XX, y se han hecho muchas investigaciones.
El resultado: no es un hongo parecido al que fermente la cerveza por ejemplo, sino una colonia simbiótica de hongos gelatinosos y bacterias que actúan de forma coordinada, conocida como «zooglea».

¿Pero qué es un scoby?

Lo que veis en la imagen: un disco viscoso con colonias de bacterias y levaduras que se zamparán el azúcar añadido al té.

Fermentarán hasta producir ácido láctico y… ¡Sorpresa! Un poquito de alcohol.
En función de cómo vaya la fermentación, la graduación alcohólica será mayor o menor en la kombucha final.

¿Cómo puedo conseguir un scoby?

Puedes venirte arriba y comprárselo al señor Amazon por precios que oscilan entre los 10 y los 40 euros.

Sin embargo, lo normal es que los scobys (¿scobies?) rulen entre los aficionados a la kombucha y se regalen de unos a otros.

Es algo similar a lo que ocurre con la masa madre, que va de mano en mano…

❌ Pero con una pequeña diferencia: el pan luego se mete en el horno a 250º, mientras que la kombucha te la comes con todos sus bichos. De hecho, esta es precisamente la gracia.

¿Cuál es la composición de la kombucha?

Té, azúcar (entre el 2-7%) y bacterias vivas. Como resultado de la fermentación alcohólica, algunas versiones pueden contener trazas de alcohol que van desde el 0,5 al 2%.

También contiene dióxido de carbono (burbujitas) como consecuencia de la fermentación.

Y ahora viene la pregunta: ¿un 7% de azúcar es mucho o poco? Un refresco estándar tiene en torno a unos 10% así que juzgad de nuevo vosotras (si vuestra moral os deja juzgar, claro).

👉 Un 7% de azúcar significa que una ingesta de 300ml de kombucha al día supone 21 gramos de azúcar (recordemos que la OMS recomienda no superar los 25 diarios). Y ojo que por ahí venden botellas de 400ml.

Té kombucha

Y lo siento, pero aunque algunos fabricantes se empeñen en decir lo contrario, el azúcar de la kombucha es un azúcar libre, ya que se ha añadido al té y se encuentra en disolución.

De beneficioso no tiene nada.

Propiedades de la kombucha

Las jaleadísimas bacterias vivas son «la razón de ser de la kombucha».

Un análisis microbiológico mostró que son bacterias vivas del género gluconoacetobacter y lactobacillus (primas hermanas de las de los yogures) y también levaduras como Zygosaccharomyces.

A estos bichos vivientes se les atribuyen propiedades que rozan la inmortalidad: propiedades antienvejecimiento (incluso quita las canas), mejora de la artritis, bajada de la presión arterial…

Y, por supuesto, las joyas de la corona: estimulación del sistema inmunológico y prevención del cáncer.

Un superalimento que no prometa prevenir o vencer al cáncer no merece ser llamado superalimento. 

Lamentablemente, estas «alegaciones» sobre la salud, aunque molonas, no han sido sustentadas por la evidencia científica, que no concede a la kombucha mayores bondades que los beneficios gastrointestinales que se podrían obtener consumiendo otros probióticos.

❌ En resumen: no hay evidencia científica publicada sobre los efectos beneficiosos de esta bebida a partir de ensayos clínicos en humanos.

Kombucha casera: ¿mejor que la comercial?

Hay dos maneras de consumir kombucha:

  • Comercial: La opción «rápida» es comprarla preparada. En España ya se puede encontrar en lugares tan populares como los famosos «grandes almacenes». En este caso la regla de oro sería no comprar kombucha pasteurizada  porque ocurriría lo mismo que ocurre cuando pasteurizamos el yogur: nos cargaríamos a los bichitos (bichitos que aun no sabemos si sirven para mucho, pero como les tenemos fe, mejor no matarlos). Para los curiosos, el precio de los botellines de 400 ml es de 2,50 euros. No es especialmente caro (aunque recordemos que hablamos de algo tan simple como té con azúcar y un fermento).
  • Casera: La opción lenta es la DIY: fabríquese usted mismo su kombucha con el té, el azúcar y el scoby. El proceso de fermentación no es cosa de un rato como ocurre con el yogur: aquí puede durar entre 10 y 30 días.

✔️ En mi opinión, y dado que no hay evidencia sobre los beneficios probióticos de la kombucha, si alguien quiere beberla la mejor opción «nutricionalmente hablando» será la que contenga menor porcentaje de alcohol (0% a ser posible) y menor porcentaje de azúcar (algo difícil de cuantificar en la casera).

En cuanto al dilema ¿casera o comercial? No es por ser aguafiestas, pero la producción casera de kombucha no está exenta de riesgos…

¿Cuál es el riesgo de consumir kombucha?

Por un lado, se han reportado casos de acidosis láctica en consumidores de kombucha. Por otro, aunque resulte incomprensible, la fermentación de nuestro apuesto amigo scoby resulta apetecible para más microorganismos, además de las «bacterias vivas buenas».

Algún que otro bicho malo oportunista como el hongo aspergillus también se pirra por unirse a la fiesta. Y si no hemos extremado las precauciones de higiene, creedme que no duda en unirse.

Aspergillus, para quien no lo conozca, es un hongo que puede crecer en la kombucha y que tiene como hobby atacar el cerebro cebándose especialmente con las personas con sistemas inmunes debilitados.

¿Kombucha sí, kombucha no?

Dado que los prometedores beneficios de la kombucha están por demostrar y se trata de un alimento que contiene azúcar e incluso trazas de alcohol, hoy por hoy no veo ningún motivo para recomendar esta bebida.

❌ Ni comercial, ni casera. DE NINGÚN TIPO. Antes bien, mi consejo es no jugar con fuego en las preparaciones caseras, ya que nos podemos llevar un disgusto.

En cualquier caso, a estas alturas de mi vida todo lo relacionado con los superalimentos se resume en una sola pregunta: ¿lo ha promocionado Gwyneth Paltrow?

En EEUU, el mercado de la kombucha movió 600 millones de dólares en 2016…

Y sí, Gwyneth Paltrow, al igual que otras muchas celebrities, ha salido con una botellita de kombucha en la mano, así que no hay más que hablar. Falacia ad hominem, lo sé…

Pero por sus obras les conoceréis y Gwyneth va dando señas de identidad por donde pasa.

Y a todo esto… ¿a qué sabe la kombucha?

Sobre gustos no hay nada escrito pero a mí personalmente (y por lo visto soy poco original porque muchos opinan lo mismo) me sabe a sidra.

Con sus burbujitas.

Mi conclusión sobre la kombucha

Hoy en día no hay motivos para ponerse a buscar scobys (¿scobies?) por el mundo. Si queréis cuidar vuestra microbiota, consumid fibra soluble, dadle al yogur normal y dejaos de experimentos.

¡Ah! Y si lo que buscáis es un milagro….

Mejor el agua de Fátima que la kombucha.

Palabrita de boticaria 👩‍🔬

Entradas relacionadas

Agua con limón: Mitos y realidades de tomarlo en ayunas
Agua con limón: Mitos y realidades de tomarlo en ayunas

Muchas personas tienen la costumbre de tomar un vaso de agua con limón antes de desayunar, por los efectos curativos que se le atribuye a esta solución. ¿Son verdaderas o no esas creencias? Si sientes curiosidad quédate por aquí, porque hoy voy a contarte qué hay de...

44 Comentarios

  1. María Martínez

    A ver,
    -Beber Kombucha no es un experimento ya que es un alimento tradicional de la zona caucásica. Hayan financiado o no estudios sobre ella, su uso extendido y milenario avala su consumo.
    -Se trata de un té con azúcar fermentado con bacterias probióticas, como las del yogur, kefir o chucrut, cuyos efectos beneficiosos están fuera de toda duda.
    – Cierto q la fermentació, al transformar el azúcar, puede añadir cierta cantidad de alcohol, pero es muy baja, tanto, que legalmente no tienen ni que significarla en la etiqueta, por supuesto mucho menos que una cervecita.
    -como se ha puesto de moda, algunas marcas comerciales nuevas seguramente le añadan algo de azúcar al final para hacerla más comercial, eso es lo que habría que regular por ley, el azúcar residual, porque se trataría de una adulteración.
    – Yo compro Kombucha a unas alemanas de Vejer con el saber q trajeron de su tierra (fueron las primeras) y todos los registros de sanidad al día. Y por supuesto sin pasterizar.
    -El riesgo de infección por bacterias y hongos adventicios está presente en toda la industria alimentaria, mirad el reciente caso de la listeriosis, pero la culpa no es de la carne mechada, sino de la falta de escrúpulos y control sanitario que puedan darse en una circunstancia determinada. Nadie deja de tomar conservas y el riesgo de botulismo es real!
    – Yo en esta polémica lo que veo es cierta prevención contra la Kombucha porque puede llevar a que los consumidores se pregunten sobre qué estamos bebiendo, qué son los refrescos, y que la Coca Cola y similares queden en desventaja por sus ingredientes y sus efectos en el organismo. Sería interesante que la boticaria García hiciera un artículo sobre las consecuencias de su consumo habitual a medio y largo plazo, sobre todo en los niños.

    Responder
    • Nacho J

      Buenos días,
      iba a escribir todo un «articulo» rebatiendo cada una de las sandeces que contiene éste, pero tendría que ser tan extenso, mas de lo que me temo va a ser esto, ya que incluiría referencias a estudios y artículos serios (escritos por los que SÍ conocen la kombucha), que he desistido.
      Me voy a limitar a hacer una critica solamente.
      Es muy atrevido escribir de algo que no se conoce ni se ha tenido un mínimo de interés en conocer, de otra manera no se explica la manera de simplificar y banalizar algo que, aunque solo sea por su antigüedad y la dedicación que se le ha prestado el mundo científico, merece un trato mas riguroso.
      Ofrecer un solo estudio de una sola persona afectada por acidosis láctica, presuntamente ocasionada por la kombucha, es querer demonizar esta bebida a toda costa; es tanto como despotricar por el consumo de cualquier elemento que haya sido afectado por un hongo toxico (no podríamos tomar queso, pan, en fin, ningún alimento fermentado) ya que todos son susceptibles de contaminarse.
      Ridiculizar a la kombucha porque hay algunos (con el mismo criterio que la autora de este articulo) diga que cura el cáncer y no hacerse eco de lo que dicen los que realmente conocen y saben de kombucha que dicen precisamente que no se espere milagros de ésta, esto es manipular o trivializar el tema.
      Si porque la kombucha sea también un negocio y la publiciten famosos va a desmerecer el favor de los consumidores, ¿qué tendríamos que decir del negocio de la industria farmacéutica, incluyendo las oficinas de farmacia? ¿son los medicamentos una estafa?
      Una vez mas, asustar al respetable con el hongo aspergillus cuando la probabilidad, que no la posibilidad, de que te toque es remota, como lo es también que te ataque al cerebro si no tienes el sistema inmunológico deprimido (y entonces te puede pasar de todo con todo) es un despropósito.
      Como remate (por no alargarme mas de lo que estoy haciendo) concluir que sabe a sidra, demuestra lo limitado del conocimiento de esta bebida cuando se fermenta con infinita variedad de frutas y otros alimentos, que les confiere gustos para todos los ídem.
      Soy hijo de farmacéutica, de los años 40, de las que hacían formulas magistrales y sabían de química. Hecho de menos como hubiera reaccionado a este articulo.
      Lo que no me he perdido son las varias sonrisas de mi hijo, biólogo, cuando se lo he dado a leer.
      Para quien quiera contrastar esta información, puede leerse, entre otros, el Gran Libro de la kombucha de Hanna Crum y Alex LaGory (también en español).

      PD. No vendo ni tengo ningún interés comercial en la kombucha. Solo la elaboro para mí y mi familia.

      Responder
    • Nacho J

      No sé porqué mi comentario se ha colocado como respuesta a otro, cuando estaba dirigido a la autora del articulo.

      Responder
      • Rosi

        La Kombucha me dió calidad de vida. Recibí Radioterapia y braquiterapia, visite a todos los digestivos de la provincia de Málaga, tenía secuelas que no sabían tratar, me mandaron todo tipo de probióticos y cuando descubrí la kombucha empecé a mejorar. Para mí es mi medicamento, la fabrico yo, la dejo fermentar bastantes dias para que tenga el minimo de azucar (uso panela y azucar de coco).
        Es un elixir para los intestinos, la recomiendo 100%, austan con los hongos , pero si se contamina se ve claramente, lo tiras todo y punto.
        REGALO SCOBYS TENGO MUCHOS, SALIDABLES Y BONITOS.

        Responder
        • Mar

          Hola Rosi me interesa información sobre cómo hacerlo. Mi correo es [email protected]

          Responder
      • Rosi

        De acuerdo en todo
        La kombucha es barata y demasiado buena para la salud. Interesa mas vender pastillas.
        Si se contamina con el hongo se ve claramente, se tira y ya esta.
        Llevo un año fabricandome mi kombucha y nunca me paso.
        Me parece una necedad hablar desde el desconocimiento,

        Responder
    • Mar

      Pues yo empecé a tomarlo y me sienta genial. Soy celiaca y la flora intestinal no la tengo muy bien por eso lo tomo. Está bueno y me sienta bien así que no veo el problema. Lo compro hecho ya eso sí y sin pasteurizar de sabor jengibre y limón y sólo lleva 2%de azúcar el que yo compro. Los efectos milagrosos pues no sé, no está demostrado pero para el intestino sí que es bueno y me siento menos hinchada y sin dolores de barriga como antes así que algo tendrá de beneficioso. Ya que para la celiaquia no hay medicamentos o los tienes que mirar con lupa porque muchos llevan gluten y el médico los manda sin mirar. Hay muchos médicos que no tienen ni idea de la celiaquia todavía.

      Responder
  2. Ana Maria

    kombucha – Cali Colombia VENTA: 3207830677

    Responder
  3. GARBO

    Buenas Boticaria García, hasta hoy no había oído hablar del Kèfir de agua, me ha resultado sorprendente ver como ese microorganismo es regalado cuando su amo tiene una gran cantidad de estos microorganismo. Lo primero que se me ha venido a la cabeza son las condiciones de higiene en las que ha estado el susodicho y si realmente ese susodicho es un Kèfir y no algo más peligroso para la salud.

    Responder
    • Patricia

      …. Y los quesos…. Mohosos, llenos de levaduras, con leche sin pasteurizar….. fermentaciones largas, cortas, secas …. Húmedas….
      Es que … creo que demonizar productos por moda es lo menos profesional que se puede hacer!!

      Responder
      • Rosi

        De acuerdo contigo, perdio credibilidad esta señora

        Responder
  4. TEAMUNDI

    ¡Qué buen post! Sin duda, hay que tener especial cuidado con los ingredientes que ingerimos para nuestro organismo, muchos pueden ser perjudiciales para el cuerpo y la salud. Por ello, nosotros siempre apostamos por el uso de ingredientes y productos naturales, como por ejemplo tés. Aportan grandes nutrientes y beneficios al cuerpo y son bastante buenos para una vida saludable, además del maravilloso sabor que tienen.

    Responder
  5. Patricia

    Tienes algun dato de aumento en la presion arterial por beber kambucha?

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuevo libro gratuito: «Comida rápida, barata y saludable»

EL PRIMER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL SEGUNDO LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL TERCER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA