Cupping olímpico: un cuento chino

10-08-2016 | ⭐ Actualidad | 85 Comentarios

Confieso que cuando el domingo leí en diagonal sobre esto del cupping en Twitter pensé que se trataba del contraataque de la copa menstrual en un molón gerundio inglés de esos que consiguen que las cosas se pongan de moda. Por mi imaginación volaban ya conversaciones entre treintañeras enfundadas en lycra fosforita de estas que estiran y calientan en la puerta de El Retiro every morning:

– Pues te diré que desde que me he convertido al cupping se me da mejor el running. 

Y resulta que mi imaginación no iba tan desencaminada porque al final, entre copas y sangre anda el juego. El cupping, técnica de la que muchos no teníamos ni flores hasta que hemos visto los moratones en las espaldas de los atletas olímpicos, es una terapia alternativa perteneciente a la medicina tradicional china que data al menos de 2000 años de antigüedad. Y vaya por delante que 2000 años son una pila de años. Que se lo digan a Jordi Hurtado.

¿En qué consiste el cupping?

El mecanismo consiste en aplicar sobre el cuerpo una especie de copas de plástico, de vidrio o incluso también de bambú con aspecto de museo de los horrores que realizan efecto ventosa. La teoría es que aplicando estos cacharritos sobre distintos puntos estratégicos (al estilo acupuntura) se activan ciertos puntos energéticos del cuerpo, desbloqueando y reanudando el flujo de energía vital también conocido como Qi y también la desintoxicación del organismo. Porque sin detox no hay paraíso. 

Sí, han leído bien. He escrito Qi. Resulta que los nadadores olímpicos y los saltadores de potro ahora encomiendan sus medallas al Qi.

cupping

 

Cupping seco, cupping húmedo

Hay distintas modalidades: el cupping seco por succión tal y como se observa en la siguiente foto, y el cupping húmedo también conocido como Hijama o Stanley Kubrick’s cupping en el que adicionalmente a la succión se realizan incisiones para que la sangre mala fluya hacia el exterior.

También hay un tipo de masaje cupping en el que las ventosas hacen succión pero no tan fuerte de modo que pueden irse desplazando. Las posibilidades son infinitas.

cupping

 

De la técnica Stanley Kubrick no adjunto foto porque todas  son muy desagradables y como estamos en verano todavía les puedo pillar a alguno de ustedes desayunando. En su lugar adjunto otra foto, también desagradable aunque les aseguro que menos, sobre lo que me evoca esto de la succión con sangría de serie: las sanguijuelas.

20 min sanguijuela

Y es que esto de las sanguijuelas, la flebotomía y extraer la sangre para eliminar toxinas de forma generalizada ya lo veníamos practicando también desde hace más de 2000 años hasta que en el siglo XIX a un médico francés le dio por analizar si realmente servía para algo o no. Descubrió que no y con ello, entre otras cosas, Pierre Charles Alexandre Louis se convirtió en el padre de la epidemiología.

cupping

 

¿Por qué los nadadores aparecen con moratones en la espalda?

El efecto vacío de las ventosas provoca la equimosis o hematoma. De este modo, al individuo al que se le aplica tan noble arte le queda la zona como cuando el rollete de turno le hacía a tu amiga un chupetón en el cuello siendo adolescente y el lunes iba a clase con un pañuelito de Tous tapando el desaguisado. Nótese que he hablado en tercera persona porque yo jamás never tuve tal cosa en mi adolescencia. Ni chupetones ni pañuelitos de Tous al cuello (bueno, de esto último no esto tan segura).

cupping

¿Hay evidencia científica sobre el cupping?

Vaya por delante que he empleado demasiado tiempo, mucho más del que sería razonable para escribir un post, en investigar sobre la evidencia existente en la cupping therapy. Y no crean que lo he hecho por amor a la ciencia ni por mi compromiso con la divulgación: lo he hecho por mi propio interés.

Así es. Porque por si no lo saben, dentro de mis objetivos para el próximo curso priorizo el de convertirme en deportista de élite (estoy debatiéndome todavía entre un par de disciplinas, el ping-pong y el remo, lo mismo me vengo arriba y elijo las dos). Y si esto de las ventosas, las copas o las bombillas tiene fuste, pues oye, eso que llevo de adelanto. Me interesa.

No les voy a engañar: de los 645 resultados que arroja el buscador de PubMed con artículos sobre «cupping therapy» no me he leído todos, pero sí unos cuantos. He leído con especial interés las revisiones, como ésta en la que se revisan ensayos donde se ha aplicado la técnica del cupping para el herpes zoster, la parálisis facial, la tos y la disnea, el acné, la hernia de disco lumbar, cervical y espondilosis. Los persas llegaron a describir 1001 enfermedades donde podía ser útil. Incluyendo las bondades en el síndrome premenstrual (al final acabamos en un 2×1 con la copa menstrual, lo veo venir).

¿Cuál es el verdadero problema? Que la calidad de los ensayos clínicos aleatorizados es muy pobre con gran posibilidad de sesgo en los mismos. A día de hoy la conclusión es que no hay estudios de calidad con los que poder afirmar si estas terapias son realmente efectivas. Por mucho que haya resultados «esperanzadores», por mucho que todas las revistas sobre medicina alternativa y complementaria lancen las campanas al vuelo, lo cierto es que los estudios tienen una baja calidad metodológica y no se pueden extraer conclusiones de los mismos. Excepto que hay que seguir investigando, pero en condiciones.

Decíamos ayer…

En torno al año 1800 un señor inglés se fundió en la noche londinense la herencia de 7000 libras que le había dejado una tía y tuvo que ponerse a pintar para ganarse la vida. Su especialidad era la caricatura social y precisamente esta sobre cupping fue una de las joyitas que nos dejó. ¿Le pondrán a Phelps bombillas en el culete también? Me quedo con la duda.

20 min cupping vintage

No sé si estarán ustedes de acuerdo conmigo en que nos hemos pasado de rosca con lo retro vintage. Una cosa es que el Dúo Dinámico sea cabeza de cartel en el Sonorama y otra volver a la sangrías y a las teorías humorales hipocráticas.

Y es que cada uno es muy libre de hacer lo que quiera con su Qi… pero me da a mí que en estas olimpiadas, además de sorberles las carnes, a más de uno lo que le han sorbido es el seso.

 

Imágenes: Burns Archive, Commons Wikimedia, Flickr, GTRES

Entradas relacionadas

85 Comentarios

  1. Ana

    Boticaria, gracias por tu trabajo. De verdad que no entiendo a la gente que se dedica a meter cizaña; ánimo, somos muchos quienes esperamos tus post y agradecemos tu tiempo y toda la información valiosa que nos proporcionas

    Responder
  2. FRASCA

    HABIA OIDO LOS BENEFICIOS DE LAS VENTOSAS Y QUISE PROBAR, NO SE CUAL SERA EL RESUTADO, TENGO QUE VOLVER EN UNOS DIAS Y MI PRINCIPAL PREGUNTA ES, ¿ POR-QUE NADIE HACE ALUSION AL DOLOR QUE PRODUCEN AL SER APLICADAS O SOLO ME HA PASADOA MI ?, AGRADEZCO CON ADELANTO CUALQUIER COMENTARIO, PUES ME SIENTO ANGUSTIADA Y NO SE SI DEBO SEGUIR.

    Responder
  3. Franco

    Yo me ise una ventosa en el año 2008 y me llebaron al hospital

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto los términos de uso

Boticaria García es la responsable del tratamiento de tus datos con la finalidad de moderar y publicar los comentarios que realices en el blog, para atender tu solicitud de publicación y avisarte de las respuestas recibidas. En ningún caso se publicará tu correo electrónico, pero sí tu nombre con tu comentario.

Tienes derecho de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión, limitación y portabilidad de tus datos que puedes ejercer en [email protected] Más información en la Política de Privacidad.

EL PRIMER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL SEGUNDO LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL TERCER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA