Ciguatera: 7 claves de la «nueva» intoxicación por pescado

27-06-2017 | 🥑 Nutrición | 18 Comentarios

Ciguatera: 7 claves sobre la «nueva» intoxicación por consumo de pescado

Cuando ya habíamos conseguido (casi) olvidarnos de la polémica sobre el panga, en los últimos días ha aparecido en los medios de comunicación la noticia de que la ciguatera ha llegado a nuestras vidas. En este post sintetizamos las claves para saber de qué va este nuevo «terror en el hipermercado» que se nos anuncia:

  1. La ciguatera no nació ayer.

    No nos creamos el centro del universo porque la ciguatera es una vieja conocida en otros países. Se considera endémica en las regiones tropicales y subtropicales de la cuenca del Pacífico, el Océano Índico y el Caribe. Se apunta al cambio climático como uno de los posibles responsables de que se haya trasladado este problema a zonas de aguas más frías. La importación Europea de peces «exóticos» contaminados con la ciguatoxina también podría explicar en parte este potencial problema de salud pública.

ciguatera     2. La ciguatera es un pájaro, un avión… ni un bicho.

Algunos titulares dan a entender que el responsable de la ciguatera es una especie de «anisakis» cuando en realidad nada tiene que ver. El compuesto tóxico que organiza el desaguisado es la ciguatoxina, una toxina producida en pequeñas cantidades por algas y dinoflagelados que suelen asociarse con arrecifes de coral.  La cadena trófica es la siguiente: los pececitos que comen las algas se contaminan con la toxina y a estos a su vez se los zampa un pez más grande. Si el pez más grande se atiborra de muchos peces pequeños contaminados, la ciguatoxina se acumula. Los seres humanos están expuestos al final de la cadena alimentaria: cuando un humano come el pez grande con ciguatoxina, se la lleva de recuerdo. Y acaba acordándose de su madre, también.

       3.  La ciguatoxina es «termoestable».

Esto significa que, a diferencia con el anisakis, por seguir con el ejemplo, a esta toxina no puedes destruirla calentándola o congelándola. Si te toca, te tocó. Mala suerte. Además, son incoloras, inodoras e insípidas, lo cual complica aún más su detección.

       4. Los síntomas más comunes son diarrea y «flojera»

Entre 2 y 12 horas tras la ingesta del pescado pueden comenzar a aparecer los síntomas. Estos síntomas son:

  •  Gastrointestinales: diarrea, vómitos, náuseas, cólicos.
  • Neurológicos: alodinia, que es un dolor quemante causado por un estímulo moderadamente frío, picores, disestesia, pérdida de sensibilidad en las extremidades (hormigueo).
  •  Cardiovasculares (pulso irregular, hipotensión arterial y bradicardia).

Los síntomas suelen resolverse en unos días aunque en ocasiones los síntomas pueden persistir durante meses o años, o repetirse periódicamente.  Aunque la mortalidad por ciguatera es baja, la morbilidad es alta y los síntomas pueden ser debilitantes y prolongado.

      5. ¿En qué pescados se encuentra la ciguatera?

Se calcula que más de 400 especies de peces pueden ser vectores de ciguatoxinas. Según el Proyecto Cican (Ciguatera en Canarias) llevado a cabo por el Instituto de Oceanografía, las variedades más susceptibles de ir «con premio» en esta isla son: pez limón, peto, pejerey, picudo, peto, abade, mero o pez espada. En la imagen, una barracuda paseando entre los corales donde habitan las microalgas con toxinas: ¿se contaminará o no se contaminará? Parece que pasa de largo…

ciguatera barracuda

 

      6. ¿Cómo puede prevenirse la intoxicación por ciguatera?

Aunque el riesgo podría ser mayor durante el verano debido a que pueden «florecer» más algas, en realidad la intoxicación puede producirse durante cualquier estación del año. Para disminuir el riesgo de intoxicación pueden seguirse las siguientes pautas:

  • Evitar consumir los pescados de mayor tamaño (al igual que se hace para evitar la contaminación por mercurio, por ejemplo).
  • Evitar comer aquellas partes del pescado donde se acumula principalmente la toxina: vísceras como el hígado, huevos, pieles y cabezas de pescado.
  • Los pescadores deben evitar pescar en zonas donde se sospeche que se encuentra este tipo de microalgas.

       7. La pregunta del millón: ¿debemos preocuparnos por la ciguatera? ¿cuál             es el riesgo real de intoxicación a día de hoy? ¿vamos a morir todos?

Entre 2008 y 2014 se detectaron en España 11 brotes autóctonos de intoxicación por ciguatera (todos ellos en las Islas Canarias) afectando a 96 personas. A estos datos hay que añadir tres últimas intoxicaciones, registradas a fines de 2016 en Tenerife y La Palma.

En abril de 2016, el Ministerio de Sanidad firmó un acuerdo Marco de Colaboración con la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), liderado por España, con el objetivo de determinar el riesgo de intoxicación alimentaria por ciguatera en los países europeos. Puede consultarse el proyecto (de duración 4 años) en la web Risk characterization of ciguatera food poisoning in Europe

En abril de 2017, en la primera reunión de evaluación tras un año de proyecto, se expusieron los primeros resultados. De 500 análisis realizados en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria , (básicamente a medregales y meros) un total de 80 (el 16%) dio positivo por presencia de ciguatoxina. Por ahora no se ha confirmado la presencia en aguas mediterráneas.

No obstante, según recoge el diario ABC, desde la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) se ha emitido un mensaje tranquilizador:  «El riesgo para el consumidor es ínfimo. Son casos anecdóticos, no estamos ante un problema de salud pública»

Se trata en cualquier caso de un problema emergente, uno más que sumar a la lista de los que últimamente traen de la mano la globalización o el cambio climático, ante el que nuestras Autoridades Sanitarias deben emplearse a fondo, tal y como parece que ya están haciendo. Que no cunda el pánico, la ciguatera, por ahora, no debe quitarnos el sueño.

Y entre sueños y pesadillas de esta noche de verano, les dejo con Barracuda de Heart, que hoy viene especialmente al caso:

 

Fuentes bibliográficas:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11078162

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8433404

http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/ciguatera/ciguatera_Flyer_espanol_25JAN2017.pdf

https://www.msssi.gob.es/gabinete/notasPrensa.do?id=3951

https://www.cdc.gov/nceh/ciguatera/

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/002851.htm

El 16% del pescado analizado en las Islas tenía ciguatera

 

Imágenes:

Pixabay

Mapa EEUU: http://www.noaanews.noaa.gov/stories2005/s2416.htm

Entradas relacionadas

18 Comentarios

  1. Licelot

    Quisiera agregar que además de los síntomas mencionados, en mi experiencia personal, hay que agregar sensación de quemazón, ardor y entumecimiento de miembros inferiores que no dejan dormir ni caminar.

    Responder
  2. Maria Velasquez

    Hola a mi me dio todos esos síntomas. Y ahora. se me cae el cabello . Cuentenme a ustedes les salió nuevamente el cabello???

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto los términos de uso

Boticaria García es la responsable del tratamiento de tus datos con la finalidad de moderar y publicar los comentarios que realices en el blog, para atender tu solicitud de publicación y avisarte de las respuestas recibidas. En ningún caso se publicará tu correo electrónico, pero sí tu nombre con tu comentario.

Tienes derecho de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión, limitación y portabilidad de tus datos que puedes ejercer en [email protected] Más información en la Política de Privacidad.

EL PRIMER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL SEGUNDO LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL TERCER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA