Mareo infantil en el coche de papá (cinetosis): causas y tratamiento

11-06-2017 | ⚕️ Salud, 🍼 Pequebotica | 41 Comentarios

Mareo infantil: cuando viajar con niños se complica

Mareo infantil en el coche de papá no es exactamente lo que uno piensa cuando canta aquello de En el coche de papá, vamos todos a pasear…  ¿Qué ocurre si el niño se marea? ¿Hay algo que podamos hacer? Comencemos por entender qué es y cómo se produce.

¿Qué es la cinetosis o mareo infantil?

La cinetosis es el mareo que sufren algunas personas, especialmente los niños, al viajar en coche, en tren, en avión y sobre todo, en barco. Las atracciones de feria (tanto las clásicas como los simuladores) también pueden ser causa de cinetosis

Es un problema que resulta especialmente desagradable ya que, además de las náuseas y sudores fríos que lo caracterizan, es posible que a modo de traca final el paseo en el auto de papá termine en vómito.

cinetosis

¿Por qué ocurre el mareo infantil?

El ser humano está preparado para la vida moderna, pero hasta cierto punto. Los medios de transporte o las tazas voladoras del parque de atracciones no son algo que en principio no entraba en los planes de nuestro organismo.

El sistema nervioso recibe información a partir de los órganos de los sentidos sobre su posición y movimiento. El mareo o cinetosis se produce cuando existe un conflicto entre la información que llega de distintos lugares.

De este modo, si ahora mismo estamos sentados leyendo este post en el móvil, las señales que le llegan al sistema nervioso son las siguientes:

– Ojos: la vista envía la señal de que estamos quietos.

– Sistema músculo-esquelético: tenemos los pies quietos en el suelo (o encima del sofá) y los receptores envían la señal de su posicición.

– Oído interno: el líquido del oído interno no tiene movimiento, es decir, estamos parados.

Todo encaja y, a no ser que yo decida incluir en este post alguna foto terrorífica de mis hijos vomitando en el coche, es muy poco probable que nadie se maree leyéndolo.

¿Qué ocurre si leemos este post en el móvil mientras estamos en el coche?

– Ojos: la vista sigue fija en el móvil y envía la señal de que estamos quietos.

– Sistema músculo-esquelético: los pies también están quietos sobre el suelo del coche.

– Oído interno: el líquido del oído interno, sin embargo, sí sufre alteraciones indicando que hay movimiento.

En este caso hay una conflicto entre las señales que llegan al sistema nervioso. Los ojos y el sistema músculo-esquelético le dicen que estamos parados, pero el oído interno le dice que estamos estamos en movimiento. El sistema nervioso de algún modo «colapsa» y responde mediante el mareo. Conclusión, si vais en el coche leyendo este post, dejad de hacerlo. No quiero sentirme responsable de nada.

En el siguiente vídeo se representa de forma muy gráfica (y peculiar, por qué no decirlo…) cómo sucede el mareo:

¿Quiénes son los más afectados por cinetosis?

El mareo infantil es el más frecuente en niños entre 2 y 12 años (antes de los dos años el sistema nervioso es inmaduro y después de los doce años lo habitual es que la cinetosis disminuya).

Existe un umbral a partir del cual aparece la cinetosis. El umbral es individual (hay niños que se marean y niños que no). Sin embargo, existen algunas causas que disminuyen el umbral, es decir, que favorecen la cinetosis:

La falta de costumbre: cuando los estímulos son desconocidos para el sistema nervioso es más probable que exista la cinetosis. Aunque hay niños (el mío sin ir más lejos) que se marean siempre, lo cierto es que el sistema nervioso aprende a reconocer las distintas señales y a integrarlas como «normales».

Recuerdo que cuando yo era pequeña y hacíamos excursiones con el autobús escolar, los niños menos acostumbrados a viajar eran, por lo general, los más propensos a vomitar.

Hipoglucemia: la falta de azúcar en sangre.

El miedo o estrés: si una persona tiene miedo a volar o a montar en barco porque piensa que se va a marear, lo más probable es que termine mareándose.

¿Cómo reconocer los síntomas de la cinetosis en los niños?

Cuando es uno mismo el que se marea, reconoce fácilmente la sensación, pero ¿cómo reconocer las señales de alarma en los niños?, ¿cuándo debemos parar el coche o sacar la bolsita de emergencia?

Un padre de hijo cinetósico, con máster en limpiar sillitas de auto, sabe si su hijo está mareado al primer golpe de retrovisor. Para primerizos o familiares, están son las cuatro fases que podéis reconocer de forma sencilla:

1. Fase silencio:  los clásicos ¿falta mucho? ¿cuándo llegamos? ¡tengo pis! desaparecen del mapa. Los niños dejan de hablar o como mucho emiten algún lamento.

2. Fase camaleón: a continuación comienza el viraje de color de las criaturas manejándose los tonos pálidos, nudé y verde agua, pasando por la gama de los ocres.

3. Fase sudor: acercándonos al final, las gotitas de sudor empañan su frente y  los ojos se les van a la luna de Valencia.

4. Fase lágrimas: si no andamos hábiles, la cinetosis resulta en tragedia y el desayuno, comida o merienda decora la tapicería en modo deconstruído.

mareo infantil o cinetosis

¿Existe tratamiento para el mareo infantil?

Una vez que aparece la Fase camaleón el ritmo es prácticamente imparable. El mareo no se puede «cortar» fácilmente y por lo tanto lo mejor es la prevención.

7 TRUCOS PARA EVITAR LA CINETOSIS

  1. Comida: es convenientemente evitar viajar inmediatamente después de las comidas. Si logísticamente es imposible, se debe procurar que el niño coma poco y preferentemente sólidos. En cualquier caso, recordad que la hipoglucemia también puede provocar mareo, es decir, tener a las criaturas a pan y agua para evitar que vomiten no sólo no es conveniente sino contrapruducente.

2. Horario: cada padre debe averiguar cuáles son las horas buenas de sus hijos para viajar (que suelen coincidir con las horas de sueño). Mis hijos, por ejemplo, son de largas siestas en el coche. En nuestro caso, los viajes nos resultan más exitosos a medio día tras una comida ligera, que a media tarde aunque apenas hayan merendado.

3. Leer, videojuegos, dibujos: es importante evitar mantener la vista fija en un punto como sucede cuando se lee, se mira la pantalla del móvil, se juega a videojuegos o se mira alguna película. Ver dibujos animados en el coche puede servir a los niños como distracción pero también puede marearles.

En su lugar, intentar distraer a los niños hablando con ellos o cantando Para ser conductor de primera puede ser mucho más útil.

4. Ventilación: bajar las ventanillas cuando los niños entran en Fase silencio o incluso Fase camaleón puede ser de ayuda. Especial precaución con los ambientadores de olor a pachuli que pueden revolver los estómagos más resistentes. Si se viaja en barco, salir a cubierta con frecuencia es aconsejable.

5. Posición: después del conductor (que al tener el control sobre el movimiento no suele marearse) el asiento del copiloto es el mejor para evitar el mareo ya que se observa mejor el movimiento a través del cristal. Como los niños no pueden viajar delante, el asiento ideal para ellos es el central de la parte de atrás. En el caso de viajar en tren o en autobús, es conveniente evitar los asientos que van en el sentido contrario de la marcha. En barco o en avión los asientos de las zonas centrales suelen tener menos movimiento que ir en popa o en la cola.

6. Paradas: es aconsejable que el conductor realice paradas y descansos frecuentes para que niños y adultos «se despejen». Es importante que los niños vayan al baño para evitar que estén incómodos (el estrés favorece el mareo) y que se repongan líquidos (la deshidratación también puede propiciar el mareo por otros motivos).

7. Ser un conductor de primera: la pericia del conductor en las curvas o en los cambios de marcha puede ser determinante para evitar el mareo. Para ser conductor de segunda, ten cuidado con las curvas.

¿Existe algún medicamento que pueda ayudar a prevenir la cinetosis?

El dimenhidrato (Biodramina, Cinfamar) o la meclozina (los chicles Chiclida) son los más utilizados. Se trata de medicamentos EFP para los que no es necesaria receta aunque debe consultarse su conveniencia especialmente en el caso de los niños.

El efecto secundario más frecuente es que pueden producir somnolencia y por tanto no son adecuados para los conductores (aunque en las formulaciones para adultos se haya en combinación con la cafeína).

Para niños existe en forma de jarabe y de ampollas monodosis que resultan muy prácticas. La dosis varía en función de la edad.

No existe ningún dispositivo tipo pulsera (ni si quiera collares de ámbar milagrosos) del que haya evidencia científica frente a la cinetosis.

El consejo de la boticaria

Mi consejo, en general, es seguir los 7 trucos de forma individualizada. Es fundamental conocer a nuestros hijos y adaptar los viajes a su medida ya que, como hemos visto, el umbral del mareo varía enormemente de unas personas a otras. Aunque siempre es preferible evitar el uso de fármacos, el dimenhidrato es un medicamento que ha demostrado su seguridad a lo largo de muchos años y su uso puede ser interesante.

Mi consejo, en particular, por si los 7 trucos y el dimenhidrato nos fallan, es llevar siempre a mano varias bolsas de plástico (de las buenas, sin agujeritos) y toallitas húmedas. Siempre hablamos de las bolsas de plástico pero nos olvidamos de las toallitas. Luego pasa lo que pasa, el que avisa no es traidor.

Desde 1964 llevan algunos pidiendo el famoso «Puente de Valencia a Mallorca» y no hay manera. De momento, mientras exista la cinetosis, viajar en barco y en avión seguirá sin ser maravilloso. E incluso haciendo auto-stop. ¡Suerte!

 

[piopialo vcboxed=»1″]7 trucos para evitar el mareo infantil en el coche de papá[/piopialo]

 

Fuentes:

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/motionsickness.html

Entradas relacionadas

41 Comentarios

  1. lkim16342@gmail.com

    Yo tengo 12 años y tengo cinetosis , en el bus escolar siempre me sientan adelante, con mis amigas , pero yo voy al lado de la ventana por si me mareo y vomito y cuando mis amigas me ven pálida me cargan , me llevan sobre sus rodillas o me hacen dormir para que no vomité

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto los términos de uso

Boticaria García es la responsable del tratamiento de tus datos con la finalidad de moderar y publicar los comentarios que realices en el blog, para atender tu solicitud de publicación y avisarte de las respuestas recibidas. En ningún caso se publicará tu correo electrónico, pero sí tu nombre con tu comentario.

Tienes derecho de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión, limitación y portabilidad de tus datos que puedes ejercer en [email protected] Más información en la Política de Privacidad.

EL PRIMER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL SEGUNDO LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL TERCER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA