Vacunación internacional sin cita previa: trucos

Vacunación internacional sin cita previa: trucos y apaños

Imagine la situación: de pronto a usted le surge un viaje para dentro de un meses a un país para el que se necesitan una serie de vacunas.  Cuando entra en la página web del Ministerio de Sanidad para pedir cita previa, se encuentra con esto:

 

vacunacion internacional

Ante tal panorama, usted decide llamar al número de teléfono que ofrece para tal fin el Ayuntamiento de Madrid en su web del centro más cercano a su domicilio.

La respuesta es la misma: no hay citas previas a la fecha del viaje con margen suficiente para que las vacunas sean efectivas. Usted explica la situación pero la única solución que le dan es que llame cada día, varias veces al día, al mismo número de teléfono por si acaso alguien ha cancelado la cita y justo en ese momento queda una libre. Todo muy lógico.

Ante la lógica pregunta ¿Y si no cancela nadie? la señorita al otro lado del teléfono contesta: “Actualmente no hay citas disponibles, no le puedo decir otra cosa”. 

Por si alguien lo está pensando, se lo confirmo: La semana pasada yo me encontré en esta situación y tras un periplo por tierra mar y aire (Internet, teléfono y ventanilla), al final lo conseguí. Porque por si alguien lo duda, a mí a persistente (quien dice persistente dice cansina o coñazo) no me gana nadie.

Consejos para conseguir las vacunas para el extranjero sin cita previa (en Madrid)

1. Llamar por teléfono uno a uno a los 4 centros que se incluyen en la citada página web o visitar una a una sus webs de cita previa:

  1. La unidad de vacunación internacional del Hospital Carlos III.  91 779 26 59
  2. La unidad de vacunación internacional del Hospital 12 de octubre.  914 532 672 ó 914 532 780.
  3. El centro de la calle Francisco Silvela, 57. 91 272 94 41 / 42 / 43
  4. El centro de la calle Montesa.  91 529 82 10

Peinando los centros uno a uno, se pueden arañar algunos días aunque en mi caso las fechas que me ofrecían seguían sin ser suficientes. Por eso pasé al punto 2:

2. Hacer cola en Francisco Silvela a las 4 de la mañana.

En el centro de la calle Montesa me comentaron que había una “vía alternativa”: en el centro de Francisco Silvela todas las mañanas vacunan a las 10-12 primeras personas que hay haciendo cola aunque no tengan cita. Sí, como ocurre en algunas comisarías con el DNI. Para ello, el personal me indicó que prácticamente había que pasar la noche en la puerta puesto que muchas personas guardaban cola desde las 4 o las 5 de la mañana. Aunque la medida me pareció desesperada, realmente en una situación desesperada es algo a lo que agarrarse.

Después de que me lo comentaran en Montesa, me acerqué a Francisco Silvela para que me confirmaran que era cierto y realmente así es.

3. Presentarte a las bravas con el billete de avión suplicando.

Aunque me han comentado que “suele funcionar”, no es una opción aconsejable. Evidentemente no hay una garantía al respecto (si no, para qué queremos un sistema de cita previa) y podemos encontrarnos con la desagradable sorpresa de salir de allí como entramos, sin vacunar. Nunca debe llegar a ser una opción. 

 4. La sanidad privada no siempre es una opción

Si alguien está pensando “pues si a mí me ocurre eso, me pongo las vacunas en un hospital privado, por lo que valga y me quedo tranquilo”. Eso también lo pensé yo, y llamé oportunamente a un hospital privado con departamento de vacunación internacional. PERO resulta que los centros privados no disponen de autorización para la vacuna de la fiebre amarilla, siendo esta importante para viajar a muchos países.

5. ¿Pedir cita en otra comunidad autónoma?

También lo intenté, como con los pasaportes y los DNIs… y me daban para fechas posteriores a las de Madrid

6. Tener suerte…

Esto fue lo que me sucedió a mí. Cuando ya me veía pasando la noche con el saco de dormir como una “Vacunalieber” esperando para su concierto, en Francisco Silvela, me informaron de que justo la tarde anterior se habían abierto nuevas citas. Disculpen que yo no me hubiera enterado. Para ello, como comentaba, hay que estar llamando constantemente al teléfono o visitando la web, algo poco compatible con la vida laboral y personal de las personas.

La cuestión es que “excepcionalmente” se habían abierto varias citas y aunque hasta ahora solo daban fecha para septiembre, de pronto había fechas disponibles en julio. Pedí mi cita y la de mi acompañante (sólo hace falta dar nombre, apellidos, DNI y fecha de nacimiento) y me fui de allí aliviada.

Si hubiera estado llamando cada diez minutos o “refrescando” la página web también lo hubiera conseguido. De hecho, en el centro de Montesa me llegaron a explicar cómo podía instalarme  en el escritorio un botón para “refrescar” las páginas automáticamente.

vacunacion internacional

Conclusión de la boticaria

Me parece absolutamente increíble que a las alturas de película en las que vivimos yo haya tenido que perder dos mañanas: una en web/teléfono y otra haciendo un recorrido presencial por varios centros, para conseguir la cita. Y que además, la haya conseguido por pura suerte, en palabras de la persona que me atendió “esto de que se hayan abierto citas es excepcional, cógela rápido porque probablemente se agoten a lo largo del día”. 

Me parece también de locos que la gente tenga que pasar la noche a la intemperie esperando para vacunarse.

Ya, ya sé que esto se evita haciendo las cosas con antelación, pero en mi caso yo no viajaba de una semana para otra. Mi plazo era de casi dos meses y con este margen era imposible conseguir una fecha con margen suficiente para que las vacunas sean efectivas. Estamos hablando de vacunación internacional, de adquirir la inmunidad frente a enfermedades mortales en un contexto en el que los viajes a países con este tipo enfermedades es algo que está a la orden del día.

Señores del Ministerio de Sanidad, de la Comunidad de Madrid o a quien corresponda: Nadie se pone estas vacunas por puro placer sino por necesidad (además hay que efectuar un pago, así que no hay un abuso del servicio). A la vista está que se pueden hacer mejor las cosas, así que por favor, denle una vueltecita…

**Si alguien quiere ampliar información sobre cuáles son las vacunas más frecuentes y precios, tiene la info en el post sobre vacunas en el extranjero.

Imagen:

Wikimedia Commons

 

.

10 Respuestas a los Comentarios

  • Walewska4 julio, 2017 a las 12:36

    Estaba viéndote con tu saco y tu termo en Francisco Silvela y me estaba dando la ternura. No habrá sucedido, pero en mi mente te he visto ahí y ya quedará para siempre 😉

    Responder
  • Mary4 julio, 2017 a las 14:40

    Hola,
    Recientemente he ido al centro de Francisco Silvela (tenia cita desde abirl) y aún así, hay ciertas vacunas que no te las ponen alli si no son obligatorias en el pais de destino (que sí recomendadas, ya que ellos mismos te las recomiendan). Con la hoja que te dan tienes que ir a tu centro de salud para que te vacunen o te la receten en caso de tener que tomarla por vía oral (Y suerte si no hay desabastecimiento de la vacuna!)… Así que otra mañana/día más perdido.
    Ánimo y suerte!

    Responder
  • Carlos4 julio, 2017 a las 15:03

    El problema que tienes, querida bloguera, es tu apellido. Si, así como lo lees, tu problema es tu apellido.
    Si te apellidas Heredia, Mutombo, Abdellah, Walter, Munteanu tienes todas las puertas abiertas, pero apellidandote Garcia NO TIENES UNA MIERDA.
    Comprobado por mi mismo en el Nuevo Hospital Del Este, en Arganda Del Rey.

    Responder
  • lamunia4 julio, 2017 a las 15:49

    El año pasado decidí irme a Kenia de vacaciones solidarias. Lo decidí en junio y me iba el 28 de julio. Drama. Llamando a todos los números llamables, implorando en los hospitales, farmacias, consultas privadas… nada. Al final me presenté en Francisco Silvela (a las 9 de la mañana, nada de saco de dormir) con el billete de avión y me hicieron un huequillo. Final feliz, wiiiii….

    Responder
  • Laura4 julio, 2017 a las 15:56

    Luego está la segunda parte. ¿Te tuvieron que poner el año pasado alguna vacuna que tenía un “recordatorio” a los 6 meses?

    Pues espera sentado poder volver a ponértela, porque no hago más que llamar y siempre me dicen que hay desabastecimiento…

    Responder
  • Mi Álter Ego4 julio, 2017 a las 16:54

    Nunca me hubiera dado por pensar que fuese tan complicado vacunarse para un viaje… Nunca he viajado a un sitio que requiera vacunas especiales pero es bueno saberlo. Por cierto, ¿a qué exótico destino te diriges, si no es indiscreción? Besotes!!!

    Responder
  • Profeta5 julio, 2017 a las 02:16

    Jajajajajajajajaja.
    Vacunad a vuestra PUTA MADRE.
    Todo será restablecido en Cristo, dónde no existen vacunas ni perros que las fomentan y sacan partido millonario.

    Amén!!!

    Responder
    • Lourdes5 julio, 2017 a las 02:32

      Que te pasa? Das miedito

      Responder
  • Profeta5 julio, 2017 a las 02:41

    Albert Rivera, otro cerdo más del club bilderberg que nada bueno aporta mi a la sociedad y sobre todo a la Cristiandad y a sus hijos.

    Puerco, conocerás la ira del Señor `por Judas.

    Amén!

    Amén!

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.