Camarero, una de ibuprofeno

Esta tarde, a eso de la hora de la siesta, @EnfrmraSaturada me ha etiquetado en este tweet:

tuit saturada 2

Es una foto que lleva todo el día (quizá varios días) circulando por la red. Sin la sagacidad de Sherlock, podemos deducir que a uno de los cuatro comensales le dolía la cabeza o similar, pidió al camarero un analgésico y éste se lo dio. Esta es una situación que, aunque ilegal, puede parecer frecuente en bares y restaurantes (o al menos hasta hace poco). Lo que nunca ha sido tan frecuente y por lo que se ha revolucionado el patio, es porque, además, dicha “unidosis” fuera cobrada posteriormente en la factura.

Sí, recuerda a aquella canción del anuncio de la ONCE, aquella de “tengo gambas, tengo chopitos, tengo croquetas, tengo jamón”. O a aquello de “Camarerooo, oé”. Venga, que no me resisto a intentarlo:

– ¡¡Camareroooo, una de Rovi!! 

– ¿Una de Rovi?

– Ro-vi, ro-vá, cada día me estriño más, roví-roví, roví-rová…

Y esta para farmafrikis…

– ¡¡Camarerooooo, una de Daflón!! 

– ¿Una de Daflón?

– Sufreee Daflón… devuélveme mis venas… o se retorcerán…

Bien, una vez echada por tierra toda la solemnidad que había ganado siendo la pregonera de mi pueblo (del post con vídeo y fotos no os libra nadie, que lo sepáis), escribo este “Pregunta a la Boticaria express” después de que unos cuantos me lo hayan preguntado, para confirmar que sí, que con la Ley de Garantías y Uso Racional del Medicamento en la mano este “sucedido” es ilegal ya que en su título I, artículo 3, se cita lo siguiente:

6. La custodia, conservación y dispensación de medicamentos de uso humano corresponderá exclusivamente:

a) A las oficinas de farmacia abiertas al público, legalmente autorizadas.

b) A los servicios de farmacia de los hospitales, de los centros de salud y de las estructuras de atención primaria del Sistema Nacional de Salud para su aplicación dentro de dichas instituciones o para los medicamentos que exijan una particular vigilancia, supervisión y control del equipo multidisciplinar de atención a la salud, de conformidad con la calificación otorgada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios para tales medicamentos.

c) En el ámbito del Sistema Nacional de Salud, además de los medicamentos especificados en el párrafo b), corresponderá a los servicios de farmacia de los hospitales la custodia, conservación y dispensación de los medicamentos de uso humano en los que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad acuerde establecer reservas singulares, limitando su dispensación sin necesidad de visado a los pacientes no hospitalizados.

Pues sí, parece que los bares y restaurantes no pueden custodiar, conservar ni dispensar medicamentos de uso humano. Y no sólo eso, sino que el hecho de hacerlo resulta una infracción grave por la que te puede caer un puro. No sólo al que lo vende, sino también al que lo compra.

Artículo 111. Infracciones en materia de medicamentos.

b) Infracciones graves:

17.ª Suministrar, adquirir o vender medicamentos a entidades no autorizadas para la realización de tales actividades.

23.ª Dispensar o suministrar medicamentos en establecimientos distintos a los autorizados.

¿Y a cuánto asciende la broma?

Artículo 114. Sanciones.

Grado mínimo: Desde 30.001 a 60.000 euros.

Grado medio: Desde 60.001 a 78.000 euros.

Grado máximo: Desde 78.001 a 90.000 euros.

Aunque se aplicara un grado mínimo, 30.000€ no está mal por la tontería. ¿Exagerado? Depende. No sé puede poner puertas al campo, pero yo pienso que al menos hay que intentarlo.

aspirina

Dejando a un lado por un momento el hecho de que se haya cobrado, y que incluso parezca práctica habitual en la casa ya que viene reflejado en la minuta como “Aspirina Gelocatil” (les ha faltado poner “Aspirina Gelocatil y varios”), ningún establecimiento que no figure entre los citados en la ley puede suministrar medicamentos. Del mismo modo, todos los que tenemos hijos sabemos bien que en las guarderías o colegios se exige la presentación de receta médica para administrar un medicamento a un niño, o que incluso con la receta rehúsan hacerlo y son los padres los que deben acudir a las horas correspondientes al colegio para administrársela a sus hijos.

El nunca ha pasado nada, ya no sirve. En primer lugar porque sí pasa. Incluso las Aspirinas y los Gelocatiles tienen contraindicaciones y efectos secundarios (de hecho el paracetamol o ibuprofeno tienen bastantes) y,  llegado el caso, nadie dudará en exigir responsabilidades. El hábito de denuncia, sin llegar en este país al extremo americano, ya empieza a incorporarse a nuestras costumbres tanto como la siesta. Para los bares y restaurantes, en el fondo, es un alivio poder acogerse a esta ley ya que muerto el perro, se acabó la rabia. La cortesía puede salir cara, aunque se cobre a 0,25€.

Por otro lado, no está de más insistir en que los medicamentos no pueden venderse en porciones, a gusto del consumidor, ni siquiera en las farmacias. Esta misma mañana una señora me insistía en comprar un cartucho de insulina por separado, porque estaba de vacaciones y “con uno suelto se apañaba”. Cualquier medicamento que se ponga a la venta debe contar con las siguientes características, y desde luego una pastillita recortada de un blíster o un “cartucho suelto” no lo hacen.

Artículo 15. Garantías de información.

4. En el etiquetado figurarán los datos del medicamento, como la denominación del principio activo, del titular de la autorización, vía de administración, cantidad contenida, número de lote de fabricación, fecha de caducidad, precauciones de conservación, condiciones de dispensación y demás datos que reglamentariamente se determinen. En cada embalaje figurarán codificados los datos del Código Nacional del Medicamento, el lote y unidad que permitan su identificación de forma individualizada por medios mecánicos, electrónicos e informáticos, en la forma que se determine reglamentariamente.

Y si a alguien del gremio hostelero se le ocurre argumentar que los clientes lo demandan y es una cortesía que hay que tener con ellos le recuerdo que hay más clientes que demandan fumar en los restaurantes que clientes que demandan Aspirinas, y sin embargo, la ley prohibe fumar y se aplica sin contemplaciones. Pues con las Aspirinas, Gelocatiles (y varios), lo mismo. Por su propia seguridad y la de sus clientes.  

17 Respuestas a los Comentarios

  • Mamá en Bulgaria24 Agosto, 2015 a las 19:56

    Curioso…
    En Bulgaria las farmacias sí que venden medicamentos en “raciones” pequeñas. Puedes pedir dos sobres de algo que venga en caja de 20, o medio blíster de pastillas. Después de siete años aún no me he acostumbrado.

    Responder
    • boticariagarcia26 Agosto, 2015 a las 01:16

      Puede que la razón de que en España no sea así, como apuntan por ahí abajo, es el bajo precio de los medicamentos más susceptibles de dispensarse en monodosis como los antiinflamatorios o antiácidos. Mientras el coste de estos comprimidos o cápsulas oscile entre los 0,05€ y los 0,10€ como ocurre aquí (ni un chicle cuesta eso), la elaboración monodosis es complicada (al menos si se pretende que se envasen en las farmacias). En definitiva: cuestan más las puntillas que el manto.

      Responder
  • Pills24 Agosto, 2015 a las 21:19

    Impecable, un post de coleccionista.
    Enhorabuena!!

    Responder
  • Mi Álter Ego24 Agosto, 2015 a las 21:27

    Alucinada me dejas… Pensé que este tipo de cosas solo se daban en países como mi querido Uruguay, donde en la farmacia se puede comprar un blíster de aspirinas (bueno, ahora también se puede comprar marihuana) y los antiácidos se venden hasta en los quiosquitos de chucherías (tanto mate, es lo que tiene…).

    Besotes!!!

    Responder
    • boticariagarcia26 Agosto, 2015 a las 01:20

      Yo creo que no se trata de una tónica generalizada y que precisamente por esto ha llamado tanto la atención. Sin embargo, no quita para que sea una acción ilegal y deba ser conocida para evitar que se reproduzca en otros lugares. Lo de la marihuana en tu país no lo sabía! Cómo estáis!!!

      Responder
  • papaLobo25 Agosto, 2015 a las 08:12

    Pues creo que como siempre, con esa maravillosa costumbre de legislar por vía del calentón, seguimos pasándonos tres pueblos.
    Que en en el país de “No puedes enseñar una teta pero te regalo un kalasnikov por la compra de una docena de hamburguesas king-size” se demande hasta por respirar no es más que considerar al usuario de a pie como un completo gilipollas en vez abogar por un “véngase leído de casa”, pero en fin, sigo con la esperanza de que esto un día cambie.
    De lo de la NO dispensación en paquetes menores de lis actuales de múltiplos de 100 de ciertos medicamentos de uso puntual: aspirina, paracetamol, antiácidos y cosas así, no lo entiendo pues si voy por la calle y me duele la cabeza lo que necesito es una dosis, no una caja. No sé, tanto uso racional de medicamentos y luego no puedes comprar lo que necesitas.
    Respecto a cobrar o no algo, he visto cobrar hasta el agua de grifo y poner cubiertos en la mesa, así que ya no me extraña.

    Saludos

    Responder
    • boticariagarcia26 Agosto, 2015 a las 01:25

      Dicen que la esperanza es lo último que se pierde, así que siga usted soñando Sr. Lobo… Por cierto, las hamburguesas con las que regalan kalasnikovs estoy segura que las venden en food-trucks. Vamos, no me cabe la menor duda.
      En cuanto al tema de las unidosis, la clave está en lo que comenta Alejandro algo más debajo. El embalaje de un comprimido de 0,05€, con todos los requisitos que menciono en el post, cuesta más que el propio comprimido en sí. Mientras una caja de paracetamol de 500 mg cueste 0,68€ (insisto, apenas quedan paquetes de chicle que cuesten eso) veo complicado que este sistema se ponga en marcha.
      Saluditos.

      Responder
  • bea25 Agosto, 2015 a las 11:10

    sobre las ventajas de que en un establecimiento te “presten” un medicamento o algo del botiquín no digo nada, porque si es ilegal lo mejor es no saber nada al respecto 😉

    Pero, en cambio, no entiendo por qué no se pueden comprar medicamentos por unidades, de manera que si necesitas un medicamento de forma puntual, deberían prescribir y vender la cantidad exacta (a lo mejor un analgésico siempre viene bien en el botiquín de casa, pero los resto de antibiótico ¿para qué los queremos?)

    Responder
    • Alejandro26 Agosto, 2015 a las 00:03

      Sabes porque no se venden en unidosis? Porque actualmente España es el país de la Unión Europea que mas barato vende los medicamentos. Hoy en día una caja de 40 pastillas de paracetamol cuesta 2,50€ y te sirve para 40 tomas, suele llevar al menos dos años de caducidad y a veces hasta 5 años y un prospecto. A ese precio la pastilla sale por 0’06cent. Mas o menos como una chucheria para niños. ¿ ves lógico que una pastilla para tu salud que te quita el dolor de cabeza y que pasa cientos de controles de calidad cueste lo mismo que una gominola hecha de azúcar? No tiene sentido.
      Omeprazol 28 caps—2,42€, ibuprofeno 40comp —1,97€….así es imposible vender por unidosis. Dispararía el coste muchísimo. Además a día de hoy casi todos los envases de medicamentos están adaptados a las necesidades del tratamiento. No suelen sobrar pastillas o no deberían sobrar. Otra cosa es que te manden un tratamiento por 10 días y al 5 día te encuentres bien y abandones el tratamiento. Eso es problema del paciente y una absoluta falta de adherencia al tratamiento…en fin es un sinsentido.

      Responder
      • papaLobo26 Agosto, 2015 a las 13:09

        A ver, creo que está muy claro que no cuesta lo mismo comprar una unidad que 200, véase sin ir más lejos la cajas de leche o los famosos packs que si sólo quieres una unidad te sale más caro que comprando el pack, pero ese es un problema del usuario.
        Es como los preservativos. Si me compro una caja, cada unidad saldrá más barata que si compro un preservativo por separado, pero salvo que seas Nacho Vidal no te vas a fundir una caja en una noche de apretón.

        Responder
        • boticariagarcia1 Septiembre, 2015 a las 15:12

          Sr. Lobo, el precio efectivamente es un problema del usuario, que no va a estar dispuesto a pagar el coste que supone la unidosis. Si 20 comprimidos de Paracetamol valen 0,68€. ¿Crees que alguien va a pagar 0,25€ por un solo comprimido? Y para los pocos que estarían dispuestos, a ninguna empresa o farmacia puede compensar la inversión que requiere en aparatos y material montar un dispositivo unidosis. Esa inversión no es problema del usuario. A día de hoy es inviable.

          Responder
  • Carolina López Moya25 Agosto, 2015 a las 15:50

    Qué curioso! nunca lo había visto. Pero no mezclemos churras con merinas.

    1. Los bares no pueden vender medicamentos. Si un cliente pide un paracetamol y por cortesía lo dan, no lo deben cobrar. Es como si le pides a un compañero de trabajo una aspirina porque tienes dolor de cabeza, es algo privado.

    2. El debate sobre las pastillas a granel es otro. Es indiferente para la crítica al bar, que no puede VENDER medicamentos bajo ningún concepto, ya sea una pastilla o una caja completa y sin estrenar.

    Espero que además de la anécdota, se le caiga el pelo al dueño del bar.

    Responder
  • Garpe25 Agosto, 2015 a las 23:49

    Existen presentaciones unidosis de algunos farmacos en este país (ya ), en otros paises la forma de dispensar faramcos es la cantidad exacta del faramaco x que el paciente va a necesitar….aqui en el nuestro, esto es casi una utopia..con el gremio de las farmacias y la industria farmaceutica hemos topado …amigo Sancho…incluso sigue existeiendo reticencias para dispensar genericos en según y que circunstancias…aunque menos mal que se va caminando por aqui, aunque sea lentamente…

    Responder
  • Jose27 Agosto, 2015 a las 13:54

    Fantástico artículo. Este acto es ilegal, la foto lo deja claro y no sancionar a este establecimiento sería vergonzoso. A parte de esto, sobre el debate que se ha abierto, está claro que con los precios españoles es inviable el tema de las monodosis, que ya se ha intentado y que, en cualquier caso, la mayoría de envases están ajustados a los tratamientos tipo. Mención a parte paracetamol o aspirinas, por ejemplo, que siempre va bien tener a mano. ¿Qu´´e se haría? Deme 3 aspirinas. Y al día siguiente ir a por otras 3 (“es que normalmente se me pasa con 3 y esta vez me está durando más,…). No es práctico. Y sobre el útlimo comentario ¿gremio de farmacias y la industria farmacéutica? Son dos grupos con los intereses más distintos de lo que se pudiera pensar. ¿Reticencias a dispensar genérico? En todo caso las reticencias son del paciente, que quiere la marca,…

    Responder
  • agus2 Septiembre, 2015 a las 09:59

    es el articulo 2 no el 3 de la Ley 29/2006 de 26 de Julio de garantias y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios

    Responder
    • agus2 Septiembre, 2015 a las 10:11

      perdón en la ley de 2015 que sustituye a la anterior de 2006 es el art. 3

      Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.