Cómo curar una ampolla en el pie: ¿hay que explotarla?

Cómo curar una ampolla en el pie es el quebradero de cabeza de muchos peregrinos que andan estos días en la recta final del Camino de Santiago. Y también el de otras miles de personas que no caminan 25 km a diario pero que, especialmente en estas fechas, sufren ampollas en los pies.

Explotar ampollas en los pies, ¿sí o no?

Hay teorías para todos los gustos y colores. Lo primero que deben ustedes saber es que algo tan prosaico como «explotar una ampolla» en términos médicos se denomina «desbridamiendo de flictenas». Ahí queda eso, por si este verano tienen alguna cena sofisticada donde quieran sacar al pedante que todos llevamos dentro. Repito: «desbridamiento de flictenas».

Están por un lado los que apuestan porque la naturaleza siga su curso y por aprovechar el efecto protector de la piel que recubre la ampolla. Por otro lado, están los que apuntan que la piel que recubre la ampolla ya es una piel muerta porque ha perdido el contacto con la dermis (de ella le separa el liquidito de la ampolla). Por tanto, que esta piel sería frágil y no una barrera perfecta.

La siguiente imagen puede dañar la sensibilidad del lector:

como curar una ampolla en los pies

¿Con qué versión de explotar ampollas o no nos quedamos?

Pues depende, pero si existe riesgo de que la ampolla se «reviente» por sí sola (por ejemplo si tenemos que volver a caminar 25km al día siguiente), lo suyo es hacer una detonación controlada de la bomba (ya saben, un desbridamiento de la flictena).

¿Cómo curamos la ampolla si la explotamos?

Básicamente el procedimiento se resume en 5 pasos:

1- Lavar la zona con agua y jabón.

2. Desinfectarla con clorhexidina. Recordemos que en general, para estas heridas de andar por casa, se prefiere el uso de clorhexidina frente al agua oxigenada, alcohol o Betadine.

3. Pinchar la ampolla con una aguja esterilizada y vaciar su contenido ayudándonos de una gasa o similar.

4. Volver a desinfectar con clorhexidina la zona.

5. Aplicar un apósito, preferiblemente hidrocoloide para favorecer la cicatrización en húmedo. Me refiero a los famosos apósitos de la caja verde como estos, pero también a estos y estos, que son igual de eficaces pero más baratos.

¿Qué es lo que NO debemos hacer con una ampolla?

Siguiendo los sabios consejos del NHS, jamás de los jamases deberemos:

  1. Explotarla apretando con los dedos a lo bruto y descontroladamente.
  2. Arrancar los restos de piel que queden alrededor, por muy tentadores que nos resulten.
  3. No usar el mismo calzado que causó la ampolla hasta que se cure.

Dicho esto, les dejo a ustedes con el vídeo del jueves, donde a Juanolo le ha salido una ampolla y yo intento explotársela… en principio sin mucho éxito.

Imagen:

Wikipedia

Maxpixel

27 Respuestas a los Comentarios

  • Mapoma-Man20 julio, 2017 a las 09:19

    Hay otra versión «low cost» (o más accesible) de esta forma de curar una ampolla en el pié. La aprendí, precísamente, en El Camino de Santiago (en el lejano Año Jacobeo de 1993). Se trata de ‘coserla.

    Primero, se desinfecta bien la zona con agua oxigenada o alcohol; luego, con las manos limpias, se desinfecta también una aguja con un hilo de algodón enhebrado en ella; se atraviesa de lado a lado la ampolla con la aguja e hilo, que va absorbiendo su líquido, drenándola. Luego, se atan ambos extremos del hilo a un lado y otro de la ampolla «deshinchada» y se tapa con tiritas y/o esparadrapo, que deberá renovarse a diario. El hilo se puede quitar al día siguiente, cuando la ampolla se haya convertido en dureza o callo y… ¡Listo para otra caminata de 35 o 40 kms al día siguiente!

    Años después, me aficioné a los maratones y también me ha resultado muy útil.

    Responder
    • Juan Rodriguez20 julio, 2017 a las 09:24

      Totalmente de acuerdo, ese sistema es muy eficaz para que el líquido que genere la ampolla, después de haberla drenado la primera vez se vaya autodrenando cada día.

      Responder
      • DACIL MARTIN MENIX23 julio, 2017 a las 15:57

        a mi me han hecho eso y me ha ido bien

        Responder
    • el tibu te da12 octubre, 2018 a las 13:28

      tu eres tonto del culo

      Responder
  • Juan Rodriguez20 julio, 2017 a las 09:20

    Hola a todos,
    Durante mucho tiempo nos preguntamos por que no existe una opinion generalizada, fiable y práctica de como tratar las ampollas, cuando por fin encontramos un artículo sobre este tema en un medio generalista tan importante como el 20minutos, tratan el tema en plan guasa, de forma que no sirve prácticamente para nada.
    Las ampollas en si, aparte de lo dolorosas e/o incómodas que puedan ser, no son un problema muy importante pero pueden ser la causa inicial de graves problemas, que te pueden obligar a abandonar, en el caso de que no se traten correctamente, las ampollas te obligan a caminar de forma incorrecta, y por lo tanto a descompensar tu forma natural de caminar, pudiendo producir sobrecargas e incluso tendinitis, pudiendo obligarte a abandonar el Camino.
    Según nuestra larga experiencia en el camino, las ampollas bajo ningún concepto de deben tratar en húmedo con las famosas y tan extendidos apositos tipo compeed, sino que se deben seguir todos los pasos de drenaje explicados(lavar muy bien la zona después de vuestra etapa , drenar la ampollas con aguja esterilizada, añadir antiseptico y tapar con aposito estéril seco), a la mañana siguiente antes de caminar, hacer una cura, que básicamente es revisar o cambiar el apósito para proteger las ampollas del roce con nuestro calzado), una vez acabamos nuestra etapa y en la ducha , sacamos todos los apositos lavamos la zona muy bien con jabón y procedemos de la misma forma. Posiblemente las ampollas han generado líquido de nuevo, con lo cual tendremos que volver a drenarlas. Y en este último punto es por lo que usar esos famosos apositos es una barbaridad, cuando los usas y la ampollas vuelven a generar líquido, al arrancar el apósito para drenar las ampollas, arrancarás literalmente la piel de la ampollas y tendrás que caminar en carne viva el día siguiente. Siendo las ampollas, tan comunes en el Camino de Santiago sigo sin entender como por parte de farmacéuticos (farmacias a lo largo del camino) siguen recomendando apositos tipo compeed, el compeed sería una buena alternativa en el caso de que no caminaras al día siguiente como cicatrizante y doble piel, pero tratar las ampollas con apositos húmedos como estos, caminando una etapa al día siguiente, con el sudor y con el calor, provocas todo lo contrario, empeorando día a día la situación. Se deben tratar con apositos secos y evitar la humedad en la medida de lo posible, lavamos la zona, esterilanzo, drenando si fuera necesario, tapar cuando se camine o por las tardes, y dejar al aire cuando se está en reposo para ayudar a cicatrizar, a la mañana siguiente una curilla rápida y tapar para proteger con aposito exterilizado seco, y ya está, de forma natural se cuarta.

    Responder
    • boticariagarcia20 julio, 2017 a las 09:33

      Buenos días Juan, precisamente una de las funciones de los apósitos de hidrocoloide es absorber el exudado y la humedad de forma que no es necesario retirar diariamente el apósito. El apósito debe permanecer durante varios días de manera que se retire cuando la herida ya está cicatrizada. Existe evidencia de que se favorece la epitelización en medio húmedo. Saludos.

      Responder
      • juan rodriguez20 julio, 2017 a las 10:05

        Entiendo perfectamente la teoría, y estoy seguro que funciona en condiciones diarias, pero después en la práctica, cuando tienes que caminar etapas de un mínimo de 20kms al día siguiente, no hay apósitos que absorban el sudar y humedad que generas y acaban reblandeciendo las ampollas y generando liquido, y por lo tanto te obliga a realizar cura y a retirar el apósito con lo que ello conlleva. Lo que está claro es que no hay un método mágico para las ampollas cuando caminas todos los días tantos kilómetros pero lo que tengo claro por experiencia, es con lo que no se debe tratar. He visto casos de gente desesperada tratando de retirar el compeed para drenar una ampolla y acabando por arrancar totalmente la piel, en ese momento estas en un punto de no retorno, y con riesgo incluso de infección al tener herida abierta. Yo entiendo lo eficaz que pueden llegar a ser estos apositos como prevención antes de que la ampollas aparezca en el caso de que sepamos que tenemos un roce localizado o si no vas a someter al pie a otra etapa larga al día siguiente, pero no una vez la ampolla esta ahi y mucho menos, como dije, cuando un peregrino no descansa.
        Es simplemente mi opinión, no quiero ir de experto pero después de 10 años en el camino y muchas curas echas me veo en la obligación de compartir esta experiencia para que cada uno decida lo mejor para si.
        Muchas gracias por contestar…

        Responder
        • Charls Llan5 febrero, 2019 a las 23:30

          Está visto que quieres imponer tu criterio, ambos están equivocados, lo mejor es pinchar la dermis fuera uno o dos milímetros de la ampolla es decir introducir la aguja por el costado, fuera de la aureola o borde rojizo que se forma por la periferie de la ampolla llevando la aguja en forma paralela a la dermis -1 o 2 mm- hasta ingresar a la ampolla, deslizar la aguja hasta el centro de la ampolla, puede verse dentro la trayectoria de la aguja, sin perforar la piel dañada que cubre la lesión, luego extraerla lentamente y junto con la aguja saldrá también el líquido acuoso de la misma. Todo el proceso es indoloro y pueden usarse agujas de hipodérmicas o comunes, eso si…usar las mas finas posible, en casos de emergencia he llegado a usar hasta finas astillas de plantas en el campo. Demás esta decir que todo debe ser desinfectado en grado máximo y de acuerdo a las circunstancias. Practiquen este método, léanlo bien, las molestias desaparecen como por encanto. Lástima que carezco de lo necesario para graficar lo que les acabo de narrar, pero confío en vuestra sensatez y sano criterio. Gracias

          Responder
    • Asunción20 julio, 2017 a las 18:39

      Totalmente de acuerdo con la forma de tratar las ampollas y los apositos (compeed) me parecen caros y no los veo eficaces

      Responder
    • Toni Sierra27 julio, 2017 a las 18:02

      Buenos dias. Permiteme discrepar un poco de tu aseveración. He hecho tres veces el camino de santiago y otras tantas la transpirenaica. Tengo que decir que los apositos hidrocoloides son una maravilla. No entiendo como puedes desaconsejar su uso

      Saludos

      Responder
  • Mark20 julio, 2017 a las 10:29

    Va un español a una farmacia en Londres, entra y pregunta al dependiente alto y claro a ver si le entienden:
    ¿hay ampollas?
    y este le responde:
    Hello, Mister Pollas.

    Responder
    • Estrella25 noviembre, 2018 a las 08:37

      jaja, buenísimo.. ;D

      Responder
  • Fede20 julio, 2017 a las 10:31

    Medicina + cachondeo…. si, da mucha credibilidad a este «blog»

    Responder
  • Armando labronca Segura20 julio, 2017 a las 10:36

    Van dos en una moto y se cae el del medio

    Responder
  • Ignotis parentibus20 julio, 2017 a las 10:44

    Como escuece cuando la atraviesas con la aguja. Lo mejor es dejar que revienten solas.

    Responder
  • leñazo en un dedo, cuidado20 julio, 2017 a las 12:44

    Aunque no tenga que ver mucho con el caso planteado, hace un tiempo el dedo gordo de mi pie sufrió un impacto tremendo contra una pared.
    Al momento le di unos movimientos para enderezarlo y le puse un trozo de madera un lado, atado con esparadrapo.
    A la spocas horas comenzó a salir la sangre interna y se puso morado y apareció un aampolla entre la uña y la primera articulación.
    Una bolsita de sangre. Lo dejé así, cubriendo con una gasa para que no reventara intentando no pisar con ese pie. Al día siguiente la bolsa estaba como a punto de reventar, muy gorda. Tomé una aguja, la punta la mojé en Betadine, luego le di un pequeño pinchazo justo entre la bolsa y la piel sana, al borde, y salió todo. Volví a aplicar betadine en el pinchazo, parte externa, sin romper la piel de la bolsa, ahora pochada. Seguí con el trozo de madera puesto. Y una gasa, un poco , para evitar romper la piel. Al día siguiente volvió a aparecer un poco llena de nuevo y como se salía de vez en cuando sangrasa, volví a apretar un poco y sacar todo, cosa que parece no es buena porque igual es lo que sana. Pero como ya se salía… Y vuelta a limpiar bien con beta. Así estuve como cinco o seis días, sin apenas poner el pie en el suelo. La piel se fue desprendiendo poco a poco y al final la quité y betadine. Se me curó totlamente y el dedo se me dobla como antes, aunque m eha quedado un poco hinchado el nudillo donde flexiona.
    O sea, cuando salga un aampolla y hay atraumatismo, ir al médico. Esto de automedicarse puede provocar mayores desastres. Y si se infecta, ya tenemos más problemas. No todas la spieles son iguales, no todos los organismos responden igual a las heridas y mucho cuidado con los dedos de los pies. Si hay golpe o sangre, médico. No recomiendo la autocuración. Se pasa jodido tantos días así y seguramente con una fédula y tratamiento conveniente y más sabio se puede pasar mejor. A veces, cuando piso fuerte me da un latigazo por dentro que agárrate. Si un dedo no se cura bien puede arrastrarse el problema forever. Hay gente que se ha quedado con dedos inmovilizados de por vida por no acudir rápido al médico después de un impacto o un desgarro.
    Mucho cuidadito con los deditos de pies y manos.
    Pues eso, que no me hagan caso delo que hice y a seguir la snormas de la boticaria, que parecen muy acertadas, y si es graveleñazo, al médico.

    Responder
    • juan rodriguez20 julio, 2017 a las 13:05

      En el día a día, estoy totalmente de acuerdo, pero en el camino de santiago y estamos hablando solamente de ampollas por rozaduras, calor, largas caminatas, etc..si vas al medico obviamenre te va recomendar descansar hasta que este curada, pero seamos realistas, un peregrino no quiere parar, además no es automedicarse, es simplemente seguir unas pautas de cura, dicho esto, en el caso de un traumatismo ya estamos hablando de cosas distintas, y nadie mejor que un médico para decir lo que hay que hacer.

      Responder
  • Susana20 julio, 2017 a las 13:19

    Antes de existir los apósitos hidrocoloides, usábamos la telilla que queda adherida a la cáscara del huevo. Mano de santo y mucho más efectiva que el compeed y similares.

    Responder
    • Estrella25 septiembre, 2017 a las 20:52

      Hola, Susana, esa telilla se llama «hálara», lo descubrí hace mucho y no se me ha olvidado nunca porque me encantó el sonido de la palabra. 😉

      Responder
  • Sele20 julio, 2017 a las 14:29

    Actuación correcta para «desbridar flictena» en el ámbito sanitario que es donde trabajo: limpiar con suero (en casa: agua y jabon, es lo mejor) pinchar la ampolla con una aguja, hacer que salga el liquido, y siempre siempre siempre, retirar la piel. Por qué? Nunca sabemos el estado en que se encuentra la piel debajo de la ampolla. En el caso de hacer una caminata, estará como en la foto…pero cuando la gente se quema y salen ampollas, éstas pueden engañarnos y tener piel muerta debajo. Asi que si no se retira no cura bien. Una vez retirada la piel con suavidad (y hasta donde permita, sin forzar), limpiar bien, secar, y tapar (segun su aspecto, origen, localizacion) se hará con pomada/apósito hidrolocoide, etc. Para eso consultar con médico/enfermeria. Saludos!!

    Responder
    • juan rodriguez20 julio, 2017 a las 16:56

      Seamos un poco sensatos, estamos hablando de unas ampollas por rodadura al caminar, no confundamos a la gente con traumatismos o quemaduras.. que no tienen nada que ver con eso.
      Asegurar de forma tajante que siempre siempre se debe cortar la piel de una ampolla me parece, con todos los respetos , una barbaridad hablando de una ampolla por roce o fricción.
      En fin, que cada uno tome sus propias decisiones, pero me parece totalmente incomprensible que después de todo, uno acabe de leer el artículo con más dudas que respuestas cuando se mezclan unas cosas con otras.

      Responder
      • boticariagarcia20 julio, 2017 a las 17:05

        Así es Juan. Creo que estamos confundiendo los términos. Sele está hablando de un protocolo realizado por especialistas para ampollas por quemaduras. Este protocolo nada tiene que ver con los consejos de autocuidado para pacientes que tienen que curarse por ellos mismos una ampolla debido a una caminata o a un roce de sandalia (y que sin duda no van a ir al médico por una simple ampolla, como se apuntaba en otro de los comentarios). Los comentarios están abiertos al diálogo e intercambio de opiniones, que puede ser muy sano para todos, pero es importante intentar no confundir. Saludos

        Responder
  • José20 julio, 2017 a las 19:20

    Pienso que se están confundiendo los términos:
    Desbridar: Eliminar el tejido dañado y muerto de una herida
    Pinchar: perforar con un objeto punzante
    Desbridar una flictena o ampolla sería eliminar toda la piel dañada. De lo que se habla aquí es de «drenarla», pincharla y vaciar su contenido conservando la piel dañada.
    Saludos

    Responder
    • juan rodriguez20 julio, 2017 a las 21:10

      Totalmente de acuerdo.
      Si la ampolla genera líquido, con drenarla mediante un pinchacito o con hilo y aguja quirúrgica dejando el hilo atado para que autodrene, lavarla bien con
      Jabon y desinfectando con un antiseptico la zona nos es necesario cortar la piel exterior que nos seguirá sirviendo de protección, además, si se hace la cura diariamente la piel exterior se acabará secando y formando callo dejando de causar molestias. Es cuestión de revisar los pies todos los días y hacer las pequeñas curas pertinentes, sin más. Meterse a cortar la piel y dejar nuestro organimo expuesto a infecciones es muy peligroso si no se sabe hacer bien y sobre todo si no puedes guardar reposo en el caso del camino.

      Responder
  • Sociólogo Astral20 julio, 2017 a las 19:31

    A mi me solian salir ampollas en el talón de caminar mucho. cuando llegaba a casa me cortaba la piel suelta con un cutter que previamente habia esterilizado con alcohol a modo de bisturi. una vez la zona afectada libre de la piel me echaba agua oxigenada y despues yodo. esto escocia una barbaridad, pero menos que echarse un chorro de alcohol en la carne viva. despues lo tapaba con gasa y esparadrapo. el resultado era muy bueno. se me curaba el pie muy pronto y dejaba de doler antes, mucho antes que si me esperaba a que se arreglara sola la piel suelta.
    En el apartado de prevención de la ampolla la cosa está confusa ¿que causa la ampolla?¿el calor, el rozamiento, la humedad?¿ será acaso un buen método de prevención mantener el pie seco expolvoreándole polvos talcos como al culo de los bebes o eso será peor?¿porque algunas personas se extienden vaselina en los pies?¿para evitar el rozamiento tal vez? hay muchas incógnitas sin resolver en la prevención de la ampolla.

    Responder
    • Juan rodriguez20 julio, 2017 a las 21:27

      Las ampollas son producidas por muchas causas y como alguien dijo en este post, no todos los pies son iguales, por lo tanto, unos pueden producirseles ampollas por un motivo y a otros por otro , hay incluso gente que hace el camino y no se le producen ampollas aún sin tener ninguna preparación específica.
      Pero en general, las causas más comunes suelen ser, no caminar con el calzado correcto (botas poco usadas por ejemplo), mala selección de calcetines, caminar con pies húmedos ( por sudor o por inclemencias del tiempo)..etc, etc
      La vaselina va muy bien para evitar roces, el talco para eliminar la humedad, pero ningún remedio es infalible, lo mejor es que cada uno se acostumbre a conocer sus pies y sobre todo saber seleccionar su calzado.
      De hay viene la dificultad para recomendar algo para prevenir las ampollas, es un tema muy personal y muy frívolo recomendar algo como definitivo.
      Mi caso personal y que no me fallo en los últimos años, hace años que no tengo ni una ampolla, es caminar con unas buenas sandalias tipo Teva, el pie está aireado, no hay roces , pero nunca recomiendo esto como el calzado definitivo para el camino ya que hay que tener en cuenta que con unas buenas sandalias te olvidas de las ampollas pero no tienes sujeción en el tobillo, yo asumo ese riesgo pero es una decisión personal.

      Responder
  • Victor Diez10 noviembre, 2017 a las 11:15

    Juan Rodriguez. Totalmente de acuerdo. En cialquier caso solo recomendaria apositos humedos para ampollas pequeñas y siempre que se realice cierto reposo del pie. Yo sufri el debastador efecto de usar estos apositos. Me lo recomendaron y a la noche la ampolla se habia hinchado al quitar el aposito para curar pues la ampolla revento la piel entera se fue con el. Como podeis imaginar una carniceria a tijera. Un drama. Acabe el dia con fiebre y pomadas antibioticas. Al dia siguiente pie en alto. Y al otro cojo. Asi dos dias despues pude reanudar marcha. Cojo de un pie y una cura larga ademas de dolorosa.

    Las ampollas se drenan y desinfectan. Lo ideal es que respiren y dejar secar la pieel oara poder retirarla. Usar pomadas antibioticas y aposito para cuidarse de infecciones. Aseo y paciencia. Nunca mas en la vida usare un aposito humedo

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.