El fraude de la carne polaca salpica a España: claves del caso

El fraude de la carne polaca salpica a España

Ante las noticias sobre el fraude de la carne polaca, aclaramos cómo se ha producido la retirada y cuáles son los posibles riesgos.

1. ¿Por qué la carne polaca es noticia?

Según este informe publicado por la AESAN, se ha detectado que en una empresa polaca no se cumplieron los procesos de inspección post-mortem durante los días 10, 11, 12 y 14 de enero de 2019. Ante este hecho, las autoridades polacas procedieron a cesar la autorización de la empresa para la comercialización de carne.

2. ¿En qué consiste la inspección post mortem?

La inspección post-mortem de las canales es parte de un proceso más amplio de la revisión de los animales y de su carne para identificar si son aptas para que podamos comérnoslas los humanos sin morir en el intento. El proceso completo incluye la monitorización en la granja, la inspección ante-mortem y la implantación de protocolos en mataderos.

Los objetivos de la inspección post- mortem son asegurar que la carne es sana, libre de enfermedades, y que no plantea riesgo para a la salud pública. La decisión de si la carne es apta o no para consumo humano requiere de mucha habilidad por parte del inspector. Además, se deben tomar en consideración los resultados de la inspección ante-mortem, y como la información disponible sobre el historial de enfermedades del ganado y especialmente de la región de origen de los animales. En resumen: es un proceso de control que se han saltado a la torera y por tanto existe el riesgo de que la carne se encuentre en mal estado.

3. ¿La carne polaca se exportó a otros países?

Sí, la carne viajó desde Polonia a Estonia, Finlandia, Francia, Hungría, Lituania, Portugal, Rumanía, Suecia y España. Y dentro de España, 367,58 kg concretamente a: Islas Baleares, País Vasco y Madrid.

4. ¿Es posible retirar esta carne en España?

Sí, los listados de distribución suministrados a través del sistema de alerta europeo incluyen las empresas destinatarias en España, nombre de producto enviado y fechas de envío. Por tanto, es posible localizar donde está la carne afectada. En las comunidades autónomas indicadas se tomarán las medidas para su eliminación.

5. ¿Cómo se ha destapado el fraude?

Según RTVE, el fraude se ha destapado gracias a que el fin de semana pasado el canal de televisión polaco TVN2 emitió un reportaje de investigación sobre un matadero de la región de Mazóvia (Polonia).  La cadena difundió imágenes en las que los trabajadores del matadero retiraban heridas y tumores a la carne… carne que después ponían a la venta. Este reportaje parece haber sido el detonante de la posterior investigación y confirmación por parte de las autoridades sanitarias de que, efectivamente, algo olía a podrido en aquel matadero.

6. ¿Cuál es el riesgo de consumir esta carne?

El informe de AESAN no especifica cuáles son los posibles problemas. Simplemente indica que es una carne que no ha sido sometida a la inspección post mortem. El riesgo de alerta se clasifica como “no decidido”.

En general, el mayor peligro suele ser microbiológico. Los bichos más frecuentes son la Escherichia coli o la Salmonella. En los lugares donde son prevalentes las enfermedades como tuberculosis o erisipela o infestaciones parasitarias como cisticercosis o fasciolasis, se recomienda la incisión y la palpación por parte de la inspección post-mortem para detectar la enfermedad. La regla general es que el inspector debe valorar de forma local el riesgo de enfermedad. Tras el caso de “las vacas locas” (encefaopatía espongiforme) también se han propuesto otros mecanismos para reducir el riesgo.

En definitiva: la inspección post-mortem es una parte crítica para garantizar la seguridad alimentaria de las reses. No realizarla implica el riesgo de que estos bichos, u otros, campen a sus anchas en la carne. Afortunadamente, como decíamos, gracias al sistema de trazabilidad es posible localizar la carne afectada. Aunque ahora suene muy chungo, lo más probable es que este caso de “las vacas polacas”, quede solo en un susto.

5 Respuestas a los Comentarios

  • LETICIA G2 febrero, 2019 a las 09:50

    Yo lo que veo en este caso, es que han pillado esa remesa en ese momento concreto (el de la grabación del vídeo de investigación). Pero antes o después de esa grabación, y en otros mataderos no grabados, hacen con los productos que consumimos lo que quieren, todo por dinero. Sólo que esta vez nos hemos enterado, pero ¿y todas las veces que no nos enteramos?

    Responder
  • Hache2 febrero, 2019 a las 14:05

    Vamos a ver, ese titular de que “Salpica” a España parece cogido con papel de fumar, porque entre otros tambien salpicaria a otros como Estonia, Finlandia, Francia, Hungria, Lituania, Portugal, Rumania y Suecia, sin descartar a Polonia, pais origen de la mercancia y principal salpicador que segun redactais parece que solo pasaba por ahí.

    Responder
  • Li2 febrero, 2019 a las 15:30

    La expresión “salpica” tiene una connotación negativa en este caso, al dar a entender que en España alguien era cómplice de dicho fraude. Si no es el caso y en España se recibía esta carne como buena y con plenas garantías sanitarias, no debería usarse tal expresión.

    Responder
  • petre3 febrero, 2019 a las 05:24

    Preocupados por la salud publica, mas que el dinero ganado, los proveedores españolas seguro que a retirado y distruido la carne:han picado toda y han envasado en banderidas pequeñas….de 250gr y 500 gr.Otra mentira grandisima de los sinvergüenza es la cantidad de carne entrada en España:367,58kg!!!!!La cosa tiene cojones! Es decir DOS VACAS ASCQUEROSAS!Desde cuando las exportaciones de carne entre empresas tan grandes se hacen con dos vacas? Hijos de gran puta atormentados por satan!!!Quien puede creer una mentira tan grande?? Polonia exporta milis y miles de toneladas y en España ha llegado solo 367Kg ademas 58gramos!!Quien puede creer esto??!!

    Responder
  • Ahriman3 febrero, 2019 a las 19:27

    Pasaros a lo vegano…

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.