Protección solar en niños: 7 errores muy frecuentes

¿Por qué es especialmente importante proteger a los niños del sol?

Porque el sol recibido durante la infancia y la adolescencia se relaciona con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel. Voy a dar un par de datos escalofriantes:

– Una sola quemadura solar con ampollas en la piel de un niño aumenta más del doble las posibilidades de desarrollar un melanoma en el futuro.
– Los niños que han sufrido más de tres quemaduras tienen diez veces más riesgo de padecer melanoma en el futuro.

A pesar de que nos sabemos supuestamente la teoría y que cada año se insiste en la importancia de la fotoprotección, hay cosas que seguimos haciendo mal, especialmente en los pequeños, y es hora de darles un repasito…

protector solar niños

 

1. No se debe poner fotoprotector a un recién nacido

Aunque algunos envases indiquen “a partir de cero meses”, la recomendación general es no aplicar fotoprotector a menores de seis meses. La función barrera de la piel es inmadura y los filtros solares y otros componentes podrían absorberse.

2. En menores de 3 años, filtros físicos

La Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) recomienda que en menores de 3 años solo se empleen filtros físicos para minimizar el riesgo de alergias. Tampoco se deben utilizar aquellos que contengan perfumes. Es especialmente interesante utilizar filtros físicos en aquellos bebés que sufran dermatitis. En el siguiente enlace os explico la diferencia entre filtros físicos y químicos y cuáles son algunos ejemplos en el mercado.

A pesar de ello, los fotoprotectores más utilizados son aquellos que contienen una mezcla entre filtros físicos y químicos y su uso es seguro.

 

3. Camisetas mojadas: si no tienen protección, tan incómodas como innecesarias.

¿Quién no ha visto a un niño en la orilla del mar, con la camiseta puesta y medio pegada al cuerpo por el agua y la arena?

Existe un sistema de clasificación sobre la protección que nos ofrece la ropa en función del material que la componga. Se mide en unidades UPF. Según esta clasificación, las prendas que mayor protección ofrecen son prendas recias como los vaqueros tipo Levis 501 con 100 UPF y las que menos, las prendas delicaditas y transparentes como las medias de lycra, con un 2 UPF.

Si estás pensando en dejar a tu hijo en la playa con la camiseta puesta para protegerlo, conviene saber que una camiseta normal de algodón tienen un índice de 12 UPF, es decir, protege menos que una crema solar con factor bajo de 15 SPF. Si la camiseta se moja la protección baja al 8 UPF, así que puedes valorar tú mismo su efectividad.

La solución es la ropa con factor de protección solar. Hay prendas que incorporan entre sus fibras partículas que evitan la transmisión de los rayos UV. Este tipo de ropa ofrece una protección solar adicional a la del propio tejido. En el etiquetado debemos buscar las siglas UPF (Ultra Violet Protection Factor) que es un índice de protección estandarizada y normalizada a nivel mundial seguido del número que indique el factor de protección. En las clásicas camisetas para la playa lo ideal es que sea UPF 50+. Debe cumplir la norma EN 13758-2.

 

4. Hasta los 3 años, nada de sol.

Los niños menores de tres años no deben exponerse directamente al sol y esto quiere decir que no deben pisar la playa en las llamadas “horas centrales del día”. El mejor momento para bajar con niños a la playa es a primera hora de la mañana, antes de las 11:00h-12:00h o a última de la tarde, a eso de las 18:00h cuando ya ha bajado el sol.

Lejos de lo que puedas creer, ¡esto es una gran noticia! Cuando uno se acostumbra a estos horarios descubre sus grandes ventajas: a esa hora las playas están medio vacías y no hay que matarse por encontrar medio metro cuadrado donde poner la toalla. Es liberador levantar la vista y distinguir a tu hijo en la orilla sin necesidad de ponerle un chaleco reflectante para distinguirlo de la multitud.

Si bajas a la playa a las 19:00h, piensa que jamás volverás a escuchar cómo rumia patatas fritas el señor que se te siente a la derecha en braga náutica. No verás señores en braga náutica comiendo patatas fritas en un radio menor de 5 metros. Para mí el argumento es suficiente.

protector solar niños

 

5. ¿Sombrillas tipo iglú para cocer a bebés? No, gracias

En los últimos años las «tiendas de campaña para bebés» florecen como las setas en las playas. Podría valorarse como mejor opción que una sombrilla, ya que evitan el reflejo del sol en
la arena; pero lo cierto es que ahí dentro, a la una de la tarde, la criatura se cuece en su propio jugo. Insisto: lo adecuado es bajar a la playa cuando ya no haga falta usar la maravillosa tienda de
campaña.

6. Fotoprotección y vitamina D, esa gran polémica.

A pesar de que cada año desde distintos medios de comunicación se nos intente meter el miedo en el cuerpo, la realidad es que no hay motivo para preocuparse. Se trata de un tema controvertido sobre el que escribí un post hace tiempo por si alguien tiene interés. El resumen-resumido es que, en realidad, utilizamos unas cantidades de fotoprotector mucho menores de las aconsejadas para obtener la protección real que se indica en el envase. Además nuestros hijos pasan muchas horas sin fotoprotección en los centros escolares (este es otro tema que daría para mucho) y por tanto no están aislados del sol como se nos hace pensar.

7. No deben usarse fotoprotectores de adultos en bebés

No es aconsejable. Los bebés tienen la piel más finita y delicada y los fotoprotectores pediátricos se formulan evitando en su composición los tipos de filtros solares que, a pesar de ser seguros, puedan resultar más alergénicos para ellos. También se evita en su composición la presencia de perfumes o alcohol.

Otra característica de los fotoprotectores pediátricos es que se formulan para ser más resistentes al agua o a la arena, aunque a pesar de ello sigue siendo conveniente reaplicarlos cada dos horas y cada vez que se sale del agua.

**Si queréis seguir profundizando en la protección solar, qué significan los numeritos 15, 30, 50+, o curiosidades como la diferencia entre water-ressistant y water-proof, ¡o por qué no se deben utilizar los fotoprotectores de un año para otro! podéis seguir leyendo por aquí.

¡LA FERIA DEL LIBRO EMPIEZA HOY! 

*Podéis encontrar todos estos consejos sobre protección solar en niños (y muchos más) en EL MOCO RADIACTIVO, libro que, por cierto (qué natural me está quedando todo) estaré firmando en la Feria del Libro en las siguientes fechas y lugares:

  • Domingo 28 de mayo: 19:00h a 21:00h Casa del libro. Caseta 320/321
    Domingo 4 de junio 19:00h a 21:00h La Esfera de los libros. Caseta 174
    Sábado 10 de junio 12:00h a 14:00h Librería Letras.

Fuente:

Asociación Española de Dermatología y Venereología. 50 dudas sobre el sol.

Ilustraciones: 

Lucreativo

Wikimedia Commons

6 Respuestas a los Comentarios

  • marisa26 mayo, 2017 a las 10:50

    ¿la alergia al sol es “contagiosa”?
    hereditaria quería decir, ya no me dejan, pero he sido una madre terriblemente machacona con el ponte la gorra, ponte la camiseta… aayysss, lo que sufrimos las madres y ahora me entero que la camiseta daba igual

    Responder
  • Myriam26 mayo, 2017 a las 13:35

    Hola. Estoy perpleja ya que le estoy poniendo a mi niña de 4 meses fotoprotector pediátrico recomendado por la farmacéutica. Pero: si no se puede: ¿Qué le pongo? El consejo de no sacarles en horas punta está genial pero es que a las 16.30 h recogemos a su hermano del cole. Y por la mañana hay que comprar etc. Y vivimos en Madrid con 34 gradetes hoy. Mil gracias de antemano, fantástico post.

    Responder
    • Ana26 mayo, 2017 a las 17:25

      Yo con mi hija usaba gorrito y sombrilla en el cochecito.
      Y si no podía evitar el sol en las piernas, le ponía una gasita holgada, solo en las piernas

      Responder
      • Myriam30 mayo, 2017 a las 09:25

        Hola! Sí claro, yo también le pongo gorrito y además sombrilla, ahora bien, me parece imposible estar esquivando el sol todo el día. Me han recomendado una crema de Isdin con base mineral, que sí puede usarse desde el inicio. Se la compraré. Muchas gracias 🙂

        Responder
  • qmariate26 mayo, 2017 a las 17:31

    Genial post. ¡Gracias! Creo que está clarísimo. Ademas, totalmente de acuerdo, jajaja, en las ventajas adicionales que expones de huir de las horas centrales del dia. ¡Intentaré acercarme un dia a que me firmes el libro!

    Responder
  • Vanesa10 julio, 2017 a las 17:45

    Me encantan tus post tan divulgativos. Me preguntaba que opinas sobre la suplementación con vitamina D en bebes durante el verano cuando ya les baña bastante el sol (aunque no sea de manera directa). Muchas gracias !

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.