¿Que diferencia hay entre alergia e intolerancia?

La vida moderna, con todas sus ventajas, nos enfrenta a situaciones que hasta hace unas décadas eran desconocidas para el común de los mortales. Hoy en día, quien más y quien menos tiene un hijo, sobrino o pariente en cualquier grado que ha sido diagnosticado con celiaquía, intolerancia a la lactosa o alergia a las proteínas de la leche de vaca, entre otras patologías. ¿Tienen los mismos síntomas? ¿Son igual de peligrosas? ¿Dónde está su origen?

¿Qué diferencia hay entre alergia e intolerancia?

Para empezar, las alergias están mediadas por el sistema inmunológico y las intolerancias por el metabolismo, es decir, los “culpables” son mecanismos muy diferentes.

La alergia se produce cuando el cuerpo entra en contacto con un alergeno, que es una sustancia que a priori debería ser inofensiva (por ejemplo un grano de polen) y sin embargo nuestro organismo lo identifica como una amenaza y lucha contra él. En esta lucha nuestro sistema inmunológico se defiende mediante la inflamación, el lagrimeo, los estornudos, las rojeces, sarpullidos… que son algunos de los síntomas típicos de la alergia. Pueden existir reacciones alérgicas cruzadas por contaminación. Por ejemplo, cuando un alérgico a los cacahuetes toma chocolate que ha sido fabricado en el mismo recipiente donde anteriormente se fabricó chocolate con frutos secos debido a la existencia de trazas. Ya hemos tratado anteriormente cuáles son los medicamentos para la alergia entre los que también se encuentran los corticoides. En el caso de las alergias alimentarias, la prevención evitando los alimentos es fundamental.

La intolerancia surge cuando nuestro cuerpo no es capaz de procesar determinados compuestos de los alimentos, por ejemplo la lactosa de la leche. La lactosa es un disacárido, es decir, un compuesto formado por una molécula de glucosa y otra de galactosa que se dan la manita. Nuestro metabolismo necesita una enzima llamada lactasa para conseguir que ambas moléculas se separen y poderlas absorber por separado. Si por un error metabólico no tenemos lactasa, la lactosa no puede digerirse y acaba en el intestino haciendo bola como pasto para las bacterias originando los síntomas típicos como náuseas, hinchazón abdominal o diarrea entre otros. En este caso puede llegar a desarrollarse cierta tolerancia a la lactosa tomando de forma externa la enzima lactasa (por ejemplo, Lactoben).

Aunque tanto intolerancias como alergias son situaciones indeables en los pacientes, en el corto plazo las alergias son más peligrosas ya que pueden incluso provocar la muerte. Por tanto, el correcto diagnóstico de los sujetos a tiempo es fundamental.

¿Por qué cada vez hay más alérgicos? ¿Es cierta la Teoría de la Higiene?

Pese a estar muy extendida la famosa Teoría de la Higiene (básicamente viene a decir que como ahora vivimos en una especie de burbuja de ambientes limpios, no estamos acostumbrados a tratar con microorganismos y nuestro sistema inmunológico se vuelve tonto e incapaz), lo cierto es que también se apunta a que el exceso de higiene no es el origen de nuestros males. De hecho, la higiene nos ha salvado de muchas enfermedades infecciosas por las que antes caíamos como chinches.

Actualmente se considera que parte del problema está en el proceso de industrialización que se ha vivido en los países desarrollados que nos lleva a vivir en contacto con numerosas sustancias nuevas tales como pinturas, perfumes, detergentes y, sobre todo, la contaminación atmosférica. Las partículas tóxicas de los motores diesel (sí, esos que Carmena quiere desterrar de la faz de Madrid) forman una película que recubre las partículas de polen y las convierte en más alergénicas. La medida es drástica, pero su fundamento lleva.

Otra de las causas es el cambio climático. De este invierno en el que durante enero he podido comer dos domingos seguidos en una terraza del Retiro en mangas de jersey, no puede salir nada bueno. La primavera se adelanta, las nubes se levantan y los periodos de polinización son más amplios, por lo que aumenta la cantidad de tiempo que las personas pueden manifestar los síntomas de alergia.

Un ejemplo de alergia e intolerancia vale más que mil palabras

Imaginemos una persona (no personalicemos, está feo) que es alérgica un equipo de fútbol. Todos conocemos a personas que cuando ven a su equipo rival por la tele (pongamos el Barcelona), sufren una reacción repentina que les conduce a una inflamación de la vena yugular e incluso al enrojecimiento facial con salida de ronchas. Se trata, claramente, de una persona alérgica al F.C. Barcelona.

diferencia alergia intolerancia

Esta alergia no es casual, sino que viene condicionada por varios factores, entre ellos la genética. Al igual que ocurre con las alergias en general, si uno de los padres es alérgico al F.C. Barcelona su hijo tendrá el doble de posibilidades de serlo también. Si los dos padres son alérgicos, las probabilidades aumentan hasta el 80%. Otro de los grandes condicionantes son los factores ambientales: si el niño nace en Hospitalet de Llobregat, tiene más probabilidades de ser del Barcelona que si nace en Móstoles, patria chica de Iker Casillas.

En este caso existe también el riesgo de desarrollar reacciones alérgicas cruzadas. Esto ocurre cuando al sujeto alérgico le produce alergia otra persona, animal o cosa que, sin ser tener ficha en el Club, muestra sus simpatías por el FC Barcelona. Famosos simpatizantes del FC Barcelona (como Zapatero o Serrat) pasan automáticamente a ser también focos de alergia para el sujeto. Del mismo modo, cualquier prenda de ropa o bufanda con el escudo o colores culés, también serán origen de sarpullido en el alérgico.

En el caso de las intolerancias, las reacciones son diferentes. La aparición de un equipo de fútbol rival en la televisión no causa alergia pero sí cierto malestar o temblor estomacal. Yo siempre he sido intolerante al Atlético de Madrid. La cosa no era para que se me hincharse la vena ni sufrir ronchas, pero algún trastorno intestinal me suponía. En mi caso la lactasa exógena para tolerar al Atleti fue casarme con un forofo del club. Tras muchos años compartiendo colchón con el colchonero, tras muchos partidos en el Calderón viéndole sufrir con cierta ternura, una le acaba cogiendo cariño hasta al mismísimo Gil y Gil. Eso sí, teniendo muy presente que los refranes no tienen por qué cumplirse y dos que duermen en el mismo colchón no se vuelven de la misma condición. Ni de coña.

diferencia alergia intolerancia

¿En qué se diferencian las intolerancias de las intoxicaciones?

Aunque los síntomas son parecidos (dolor abdominal, diarrea, vómitos…) la principal diferencia es el carácter puntual de las intoxicaciones. Las intolerancias son sostenidas en el tiempo (aunque algunas pueden mejorar) debido a un problema de nuestro organismo frente a un alimento en concreto. Sin embargo, las intoxicaciones ocurren por la presencia específica de un tóxico ajeno al alimento que normalmente ingerimos sin problemas (por ejemplo, salmonella en la mayonesa).

Este tipo de intoxicación fue, por ejemplo, la que sufrieron algunos hinchas del Real Madrid (entre los que también me encuentro) con la llegada de José Mourinho. El portugués fue origen de problemas para muchos de los simpatizantes de un club, a los que, aun siendo fans del Real Madrid, la presencia de este señor originaba ciertos desajustes intestinales. Y no había sueros, probióticos ni Fortasec, que lo arreglasen. Con su marcha, las tripas de los afectados volvieron a su sitio.
diferencia alergias intolerancias

El consejo de la Boticaria

Es fundamental que todos, empezando por los ciudadanos de a pie e incluyendo por supuesto a los sanitarios, tomemos conciencia del porcentaje de personas que sufren estas patologías actualmente. Especialmente lo tienen difícil los niños, que sin ser conscientes de su problema se encuentran expuestos a sustancias potencialmente dañinas e incluso mortales para ellos en el mismo patio del recreo.

En este sentido, la nueva normativa que obliga a los restaurantes a informar sobre los potenciales alergenos de los alimentos sin envasar es un gran avance, aunque es necesario vigilar su cumplimiento y seguir dando pasos al respecto.

Aunque ahí no hablo de fútbol, si alguien quiere saber más, os dejo el enlace de la entrevista que me hicieron en La Aventura del Saber de La 2  (a partir del minuto 2) sobre las diferencias entre alergia e intolerancia.

 

4 Respuestas a los Comentarios

  • Crisnasa4 Febrero, 2016 a las 10:37

    ¿Y una alergia se puede ir con el tiempo? Te lo digo porque a mi hijo -que es alérgico al cacahuete- el especialista en la última visita le dio el alta y no sé muy bien si ya nunca más hay que mirarle si tiene alergia porque nunca se le irá, o dentro de un tiempo hay que volver a hacerle las pruebas. Gracias

    Responder
  • Mi Álter Ego4 Febrero, 2016 a las 11:25

    Me ha encantado el símil. Jajajaja. Gracias por la info, porque confieso que nunca había tenido yo muy clara la diferencia entre alergia e intolerancia. Besotes!!!

    Responder
  • Carmen4 Febrero, 2016 a las 15:24

    Genial el post y el vídeo!!! Muy muy útil saber de éstas cosas. Gracias!!! Ansiosa por saber de vitaminas 🙂

    Responder
  • Bolsoadicta21 Febrero, 2016 a las 04:00

    jajaja… buenísimo el símil futbolístico. La diferencia entre alergia e intolerancia creo que ha quedado clarísima.

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.