Mareo infantil en el coche de papá (cinetosis): causas y tratamiento

Mareo infantil: cuando viajar con niños se complica

Mareo infantil en el coche de papá no es exactamente lo que uno piensa cuando canta aquello de En el coche de papá, vamos todos a pasear…  ¿Qué ocurre si el niño se marea? ¿Hay algo que podamos hacer? Comencemos por entender qué es y cómo se produce.

¿Qué es la cinetosis o mareo infantil?

La cinetosis es el mareo que sufren algunas personas, especialmente los niños, al viajar en coche, en tren, en avión y sobre todo, en barco. Las atracciones de feria (tanto las clásicas como los simuladores) también pueden ser causa de cinetosis

Es un problema que resulta especialmente desagradable ya que, además de las náuseas y sudores fríos que lo caracterizan, es posible que a modo de traca final el paseo en el auto de papá termine en vómito.

cinetosis

¿Por qué ocurre el mareo infantil?

El ser humano está preparado para la vida moderna, pero hasta cierto punto. Los medios de transporte o las tazas voladoras del parque de atracciones no son algo que en principio no entraba en los planes de nuestro organismo.

El sistema nervioso recibe información a partir de los órganos de los sentidos sobre su posición y movimiento. El mareo o cinetosis se produce cuando existe un conflicto entre la información que llega de distintos lugares.

De este modo, si ahora mismo estamos sentados leyendo este post en el móvil, las señales que le llegan al sistema nervioso son las siguientes:

– Ojos: la vista envía la señal de que estamos quietos.

– Sistema músculo-esquelético: tenemos los pies quietos en el suelo (o encima del sofá) y los receptores envían la señal de su posicición.

– Oído interno: el líquido del oído interno no tiene movimiento, es decir, estamos parados.

Todo encaja y, a no ser que yo decida incluir en este post alguna foto terrorífica de mis hijos vomitando en el coche, es muy poco probable que nadie se maree leyéndolo.

¿Qué ocurre si leemos este post en el móvil mientras estamos en el coche?

– Ojos: la vista sigue fija en el móvil y envía la señal de que estamos quietos.

– Sistema músculo-esquelético: los pies también están quietos sobre el suelo del coche.

– Oído interno: el líquido del oído interno, sin embargo, sí sufre alteraciones indicando que hay movimiento.

En este caso hay una conflicto entre las señales que llegan al sistema nervioso. Los ojos y el sistema músculo-esquelético le dicen que estamos parados, pero el oído interno le dice que estamos estamos en movimiento. El sistema nervioso de algún modo “colapsa” y responde mediante el mareo. Conclusión, si vais en el coche leyendo este post, dejad de hacerlo. No quiero sentirme responsable de nada.

En el siguiente vídeo se representa de forma muy gráfica (y peculiar, por qué no decirlo…) cómo sucede el mareo:

¿Quiénes son los más afectados por cinetosis?

El mareo infantil es el más frecuente en niños entre 2 y 12 años (antes de los dos años el sistema nervioso es inmaduro y después de los doce años lo habitual es que la cinetosis disminuya).

Existe un umbral a partir del cual aparece la cinetosis. El umbral es individual (hay niños que se marean y niños que no). Sin embargo, existen algunas causas que disminuyen el umbral, es decir, que favorecen la cinetosis:

La falta de costumbre: cuando los estímulos son desconocidos para el sistema nervioso es más probable que exista la cinetosis. Aunque hay niños (el mío sin ir más lejos) que se marean siempre, lo cierto es que el sistema nervioso aprende a reconocer las distintas señales y a integrarlas como “normales”.

Recuerdo que cuando yo era pequeña y hacíamos excursiones con el autobús escolar, los niños menos acostumbrados a viajar eran, por lo general, los más propensos a vomitar.

Hipoglucemia: la falta de azúcar en sangre.

El miedo o estrés: si una persona tiene miedo a volar o a montar en barco porque piensa que se va a marear, lo más probable es que termine mareándose.

¿Cómo reconocer los síntomas de la cinetosis en los niños?

Cuando es uno mismo el que se marea, reconoce fácilmente la sensación, pero ¿cómo reconocer las señales de alarma en los niños?, ¿cuándo debemos parar el coche o sacar la bolsita de emergencia?

Un padre de hijo cinetósico, con máster en limpiar sillitas de auto, sabe si su hijo está mareado al primer golpe de retrovisor. Para primerizos o familiares, están son las cuatro fases que podéis reconocer de forma sencilla:

1. Fase silencio:  los clásicos ¿falta mucho? ¿cuándo llegamos? ¡tengo pis! desaparecen del mapa. Los niños dejan de hablar o como mucho emiten algún lamento.

2. Fase camaleón: a continuación comienza el viraje de color de las criaturas manejándose los tonos pálidos, nudé y verde agua, pasando por la gama de los ocres.

3. Fase sudor: acercándonos al final, las gotitas de sudor empañan su frente y  los ojos se les van a la luna de Valencia.

4. Fase lágrimas: si no andamos hábiles, la cinetosis resulta en tragedia y el desayuno, comida o merienda decora la tapicería en modo deconstruído.

mareo infantil o cinetosis

¿Existe tratamiento para el mareo infantil?

Una vez que aparece la Fase camaleón el ritmo es prácticamente imparable. El mareo no se puede “cortar” fácilmente y por lo tanto lo mejor es la prevención.

7 TRUCOS PARA EVITAR LA CINETOSIS

  1. Comida: es convenientemente evitar viajar inmediatamente después de las comidas. Si logísticamente es imposible, se debe procurar que el niño coma poco y preferentemente sólidos. En cualquier caso, recordad que la hipoglucemia también puede provocar mareo, es decir, tener a las criaturas a pan y agua para evitar que vomiten no sólo no es conveniente sino contrapruducente.

2. Horario: cada padre debe averiguar cuáles son las horas buenas de sus hijos para viajar (que suelen coincidir con las horas de sueño). Mis hijos, por ejemplo, son de largas siestas en el coche. En nuestro caso, los viajes nos resultan más exitosos a medio día tras una comida ligera, que a media tarde aunque apenas hayan merendado.

3. Leer, videojuegos, dibujos: es importante evitar mantener la vista fija en un punto como sucede cuando se lee, se mira la pantalla del móvil, se juega a videojuegos o se mira alguna película. Ver dibujos animados en el coche puede servir a los niños como distracción pero también puede marearles.

En su lugar, intentar distraer a los niños hablando con ellos o cantando Para ser conductor de primera puede ser mucho más útil.

4. Ventilación: bajar las ventanillas cuando los niños entran en Fase silencio o incluso Fase camaleón puede ser de ayuda. Especial precaución con los ambientadores de olor a pachuli que pueden revolver los estómagos más resistentes. Si se viaja en barco, salir a cubierta con frecuencia es aconsejable.

5. Posición: después del conductor (que al tener el control sobre el movimiento no suele marearse) el asiento del copiloto es el mejor para evitar el mareo ya que se observa mejor el movimiento a través del cristal. Como los niños no pueden viajar delante, el asiento ideal para ellos es el central de la parte de atrás. En el caso de viajar en tren o en autobús, es conveniente evitar los asientos que van en el sentido contrario de la marcha. En barco o en avión los asientos de las zonas centrales suelen tener menos movimiento que ir en popa o en la cola.

6. Paradas: es aconsejable que el conductor realice paradas y descansos frecuentes para que niños y adultos “se despejen”. Es importante que los niños vayan al baño para evitar que estén incómodos (el estrés favorece el mareo) y que se repongan líquidos (la deshidratación también puede propiciar el mareo por otros motivos).

7. Ser un conductor de primera: la pericia del conductor en las curvas o en los cambios de marcha puede ser determinante para evitar el mareo. Para ser conductor de segunda, ten cuidado con las curvas.

¿Existe algún medicamento que pueda ayudar a prevenir la cinetosis?

El dimenhidrato (Biodramina, Cinfamar) o la meclozina (los chicles Chiclida) son los más utilizados. Se trata de medicamentos EFP para los que no es necesaria receta aunque debe consultarse su conveniencia especialmente en el caso de los niños.

El efecto secundario más frecuente es que pueden producir somnolencia y por tanto no son adecuados para los conductores (aunque en las formulaciones para adultos se haya en combinación con la cafeína).

Para niños existe en forma de jarabe y de ampollas monodosis que resultan muy prácticas. La dosis varía en función de la edad.

No existe ningún dispositivo tipo pulsera (ni si quiera collares de ámbar milagrosos) del que haya evidencia científica frente a la cinetosis.

El consejo de la boticaria

Mi consejo, en general, es seguir los 7 trucos de forma individualizada. Es fundamental conocer a nuestros hijos y adaptar los viajes a su medida ya que, como hemos visto, el umbral del mareo varía enormemente de unas personas a otras. Aunque siempre es preferible evitar el uso de fármacos, el dimenhidrato es un medicamento que ha demostrado su seguridad a lo largo de muchos años y su uso puede ser interesante.

Mi consejo, en particular, por si los 7 trucos y el dimenhidrato nos fallan, es llevar siempre a mano varias bolsas de plástico (de las buenas, sin agujeritos) y toallitas húmedas. Siempre hablamos de las bolsas de plástico pero nos olvidamos de las toallitas. Luego pasa lo que pasa, el que avisa no es traidor.

Desde 1964 llevan algunos pidiendo el famoso “Puente de Valencia a Mallorca” y no hay manera. De momento, mientras exista la cinetosis, viajar en barco y en avión seguirá sin ser maravilloso. E incluso haciendo auto-stop. ¡Suerte!

 

7 trucos para evitar el mareo infantil en el coche de papá -       

Powered by Vcgs-Toolbox

 

Fuentes:

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/motionsickness.html

33 Respuestas a los Comentarios

  • Alele18 agosto, 2014 a las 10:00

    Ah, un post perfecto para comentar experiencias propias.
    Yo, que hacía viajar a la gordita envuelta en una especie de sari de toallas e incluso fabriqué fundas extra para la silla del coche, pondría un monumento al inventor del cinfamar infantil. Eso y un chupachus en la mano, manita de santo.

    Responder
    • boticariagarcia18 agosto, 2014 a las 15:27

      Las ampollas de cinfamar infantil lo tienen todo, hasta buen sabor (al menos para ellos) 🙂

      Responder
  • Gemma/El Sur (@Gemma_311)18 agosto, 2014 a las 10:58

    Ah! La maladie de la mer que se quejaba Poirot!
    Por que hasta los personajes literarios la padecen y todo.
    Yo tengo un remedio que es la leche y es no tomar lácteos antes de salir. Claro que aquí es más normal desayunar té y si es con limón, mejor. Y mano de santo.
    Encima vivo en un país montańoso y ahora en verano bajamos a la playa casi cada fin de semana y no quieras saber cómo es por aquí, ríete tu de las siete revueltas.
    Otro truco es mirar siempre hacia delante y que vayan chupando un caramelo.
    En los aviones nunca se marean. Hay gente que se marea en el avión?.
    Muy bien escrito el post.
    Greetins from Croatia.

    Responder
    • boticariagarcia18 agosto, 2014 a las 15:29

      Me han hablado (y no para bien) de las carreteras croatas. A mí no me entraba en la cabeza tanta bolsita de papel en los aviones hasta que en un viaje con turbulencias en la cola estuve a punto de hacer uso de ella…

      Responder
  • Mi Álter Ego18 agosto, 2014 a las 11:50

    Yo nunca he sido de marearme en los viajes, por suerte, pero me imagino que tiene que ser incomodísimo que el hecho de irse de viaje suponga una tortura semejante. Menos mal que existen drogas ad-hoc. Jajajaja. Besotes!!!

    Responder
    • boticariagarcia18 agosto, 2014 a las 15:32

      Yo apenas recuerdo viajes malos en coche pero he visto a mi hijo pasar por todos los colores de la gama del verde y da mucha angustia… besitos!

      Responder
  • alexurbanpop18 agosto, 2014 a las 14:08

    A mi eso me pasaba de peque e incluso cuando empecé a ir a la universidad, que es justo cuando se me pasó definitivamente. Tener que coger una autobús todos los días una hora para ir a clase y otra para volver acabaron con cualquier rastro de mareo en vehículos, aunque si que es cierto que cuando me iba haciendo mayor me iba mareando menos en las cosas móviles. Al final lo que hacemos es atontarnos tal y como estamos programados, acabamos por darle al cerebro las ordenes inconscientes necesarias para que ignore al oído interno cuando entramos en fase viaje, justo como los móviles en fase avión.
    Las cosas de la vida moderna…

    Responder
    • boticariagarcia18 agosto, 2014 a las 15:34

      Y aún ahora tenemos “drogas” pero ¿te imaginas en la Edad Media con los carruajes? Esa vida moderna sin biodramina debía de ser aún peor…

      Responder
      • alexurbanpop18 agosto, 2014 a las 18:18

        Jajajaja,teniendo en cuenta que eran pocos los de los carruajes y los que mejor vivían tampoco le debía importar mucho antes que andar dos semanas para ir de una ciudad a otra.

        Responder
        • boticariagarcia18 agosto, 2014 a las 18:25

          Chico, no sé, yo me imagino a esas pobres doncellas con el traqueteo de las llantas rudimentarias y me compadezco… 😛

          Responder
  • Mamá en Bulgaria18 agosto, 2014 a las 14:30

    Para cuando el desastre ya es inevitable, yo suelo llevar un rollo de papel de wc. Cutre pero práctico.. Un paquetito de kleenex no sirve cuando dos niños vomitan a dúo 😉
    Muy ilustrativo el post!

    Responder
    • boticariagarcia22 agosto, 2014 a las 11:52

      Claramente los clínex se quedan cortos. El rollo de papel es un clásico del maletero que nunca falla, pero las toallitas húmedas llegan donde la celulosa seca no alcanza… 😉

      Responder
  • Las Cosillas de Carmen18 agosto, 2014 a las 15:30

    Después de un nada esperado final a un viaje a Almería,además de utilizar todos los trucos que propones decidí utilizar la biodramina y he de decir que hasta ahora he conseguido evitar esos finales pero como resultado la peque en vez de estar somnolienta, la activa y aunque nos agota por lo menos es sólo durante unas horas. También en mi farmacia tengo otro caso como el mío, en el que una niña también experimenta este efecto secundario.

    Muchas gracias por un post tan útil!!

    Responder
    • boticariagarcia22 agosto, 2014 a las 12:11

      Muchas gracias a ti! El curioso caso de la niña activada por la biodramina… 🙂 No te envidio, la verdad es que es lo que mejor viene, ¡agitación en el coche! Un beso!

      Responder
  • Alejandra18 agosto, 2014 a las 23:20

    Y a partir de que edad estan indicados?.Las carreteras croatas son de infarto,y mas si vas con un croata q se las conoce y no conoce el miedo. X cierto,y aunque no venga al caso,mi hija de 2 años se come las uñas,¿hay algun producto que ya pueda usar para quitarle la mania?(se las come que damiedito)

    Responder
    • boticariagarcia22 agosto, 2014 a las 12:15

      La biodramina o el cinfamar se pueden utilizar a partir de 2 años. El Mordex (liquidito con sabor amargo) no está recomendado antes de los 3 años. Aunque es una ayuda, quizá otro tipo de estímulos (recompensas) sean eficaces. Puedes empezar a probar con ello, ¡suerte!

      Responder
  • Irene MoRe19 agosto, 2014 a las 13:36

    Peque ha viajado muy bien hasta este verano, que le dió por vomitar en un par de viajes. Temí que iba a marearse en el coche, como mi hermana o nuestra tía, pero parece que fueron casos puntuales.
    Los trucos que usábamos de pequeños era descalzarnos y algún juego tipo “a ver quién cuenta más coches rojos”. Leyendo tu post creo que tiene su explicación científica, al descalzarte y poner los pies en el suelo es más fácil notar el movimiento del coche, al igual que al fijarte en los coches que vienen de frente.
    Genial post y muy buenos los consejos.

    Responder
    • boticariagarcia19 agosto, 2014 a las 13:58

      Lo hacíais muy bien, la naturaleza nos dota de cierto instinto de vez en cuando… ¿Quien no ha jugado a contar coches rojos?

      Responder
  • remorada20 agosto, 2014 a las 16:48

    yo fui niña vomitona y no me pasó con la edad, me mareo en el metro y en los coches, mas no en el avión ni en el tren. en mi casa me molestaban con mi complejo de perro sacando la cabeza por la ventana abierta, no mucho, no vaya a ser que me decapitaran xD

    por cierto, ahora que el sr torres también te lee me controla las fases, ayer mismo volvimos de noche y me dijo “uy, ya estás en fase 3: sudor frío” habrase visto!

    Responder
    • boticariagarcia22 agosto, 2014 a las 12:17

      Ese señor Torres vale un potosí!!! Tenías que estar preciosa en fase camaleón, la próxima puedes hacerte un selfie 😛 (no me mates!)

      Responder
  • Sony30 agosto, 2014 a las 02:09

    Gracias por el post, veo que mi amiga Sara te planteo el tema pq se lo pedi como favor…. por supuesto q el medicamento funciona, pero mi caso es el de un niño q se marea en 10 km d trayecto y claro para viajes largos le puedes “endrogar” pero para esos trayectos…. lo suyo es pura aprehensión, una vez fue a montar al coche, metio solo la cabeza, olisqueo, “mami el coche huele mal”(coñe q es nuevo) y se dio la vuelta y me vomito…..Supongo que la fase de sugestion viene cuando eres mas mayor y no te mareas pq te crees los remedios de la abuela: “nena, tapate el ombligo con u esparadrapo y a demás ponte perejil”. QUÉ COSAS!

    Responder
  • Mónica29 septiembre, 2014 a las 14:34

    Duda sobre este tema. ¿Realmente ir a contramarcha hace que los niños se mareen más? Mi hija por suerte no se marea y yo la llevo a contramarcha desde que nació por que me parece más seguro hacerlo así. Pero es la eterna discusion con las amigas de los peques que se marean… Que ellas nunca les llevarían a contramarcha (hasta que les obligue la normativa,claro) pq seguro que se marearían aun más.
    Gracias

    Responder
    • boticariagarcia1 octubre, 2014 a las 13:29

      Los bebés menores de un año no suelen marearse tanto como los niños y por ello quizá haya menos diferencias en términos de mareo sobre llevarlos de un modo u otro. Sin embargo, en niños y adultos ir en contramarcha sí que aumenta las posibilidades de mareo. No ver el movimiento contribuye a esa sensación “antinatural” al no percibir los sentidos (como la vista) que el niño se está moviendo cuando en realidad lo está haciendo. Un saludo.

      Responder
  • Carmen25 marzo, 2015 a las 14:36

    A mis 34 años me sigo mareando si no conduzco yo…. 🙁 Trucos? Solo me funcionan el de ir de copiloto o…. descalzarme! No es la panacea, pero algo alivia… ¿Será que pisar descalza transmite algo más de sensación de movimiento?

    Responder
  • JAVIER casal18 julio, 2015 a las 15:56

    Buenas tardes en 15 días vamos a salir en tren hasta galicia desde san sebastian mi hija de 12 años se marea y vomita me gustaría saber por favor algún remedio natural gracias un saludo

    Responder
  • eaqe15 enero, 2016 a las 01:44

    solo duerman y no jodan

    Responder
  • Milagro26 marzo, 2016 a las 06:14

    Hola mi hijo marea terrible apenas se monta en el coche se pone palido, suda y se pone frio aveces parece que se va a desmayar… he tratado de todo pero aun continua y pienso que hasta peor tiene 6 años pero desde bebé ha sido asi… que me recomiendan por favor alguna medicina algo.

    Responder
  • NAYELI30 abril, 2016 a las 19:40

    yo me mareo mucho cuando estoy viajando me mareo de masiado y mas cuando estoy viajando en busito

    Responder
  • Tere7 julio, 2016 a las 21:39

    Mi hijo se ha marcado en el columpio. Se quejó el cuello, vomitó ego se encontraba muy débil, sin poder tenerse en pie y se ha dormido…
    Debo preocuparme? Es normal el mareo en columpios?
    H gracias

    Responder
  • Marina23 julio, 2016 a las 23:35

    Hola! Tengo un bebé de 11 meses. Creo que desde hace 3 empezó a marearse. Iba a contramarcha, sólo veía el asiento y como van medio echados, un día se nos estaba ahogando con el vómito. Desde entonces voy con ella detrás y en cuanto a llegado a los 9kg la hemos puesto en sentido de la marcha, pero aún así se sigue mareando. Todas las semanas cogemos el coche para hacer al menos dos veces 34 km y siempre vomita. Pero ya, vomita con coger el coche e ir al Mercadona. Está siendo un problema, ya que nos limita para hacer muchas cosas. Es un bebé y no entiende que tiene que mirar lejos, no le podemos dar caramelos y el trayecto es por autopista. Intentamos distraerla para que mire coches, canciones…pero es muy difícil. Por favor, algún consejo? Siendo tan pequeña, se le puede dar algo? Intentamos viajar por la noche o en hora de siesta…pero no siempre es posible. Gracias.

    Responder
  • Loli13 febrero, 2017 a las 15:53

    Nuestra peque tiene 21 meses y desde hace tres se marea y vomita siempre, aunque sea un viaje corto o lleve un buen rato sin comer. Lo pasa fatal la pobre…
    A qué edad se les puede dar algo que les ayude a pasar mejor el viaje?
    Gracias

    Responder
  • Caty6 junio, 2017 a las 12:52

    Uf… Mi hijo viajando a contramarcha 5 minutos,se marea. Invertimos en una silla ACM haciendo el esfuerzo que ello supone,y ahora subirse al coche es un trauma. El dimenhidrato está aconsejado en niños de 30 meses ( dos años y medio)? Y para trayectos tan cortos? O sólo queda el recurso de la bolsa y las toallas?

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.