Cereal teff

El cereal teff está de moda. Los Beckham desayunan teff. Me imagino a los cuatro niños, pobrecitos míos: Romeo, Brooklyn, Cruz y Harper Seven, recién levantados, con sus pelos revueltos y sus pijamitas de franela sentados en la mesa. Papá David baja las escaleras y da un beso a Victoria, que, delantal ceñido, se afana en los fogones. Las cuatro criaturas, hambrientas e hipoglucémicas, mueven nerviosas sus piececillos, esos piececillos que aún no rozan el suelo, mientras esperan el desayuno de mamá. Cualquiera imaginaría unos peliculeros huevos revueltos con bacon, quizá unos tazones gigantes de cereales… pero no. A esas cuatro criaturas hambrientas, que bastante tienen ya con llevar puesto el nombre que llevan, les colocan delante unos apetitosos cuencos de porridge de teff con manzana, dátiles y nueces de pecán.

– Cariño, tengo prisa, yo ya si eso como algo de camino al estadio…

– Pero David, ¡si te retiraste del fútbol hace un año!

– ¡Cielos! Es verdad. Bueno, pues ponme, pero poquito.

 

 

cereal teff

¿Qué es el teff?

Detrás de ese nombre tan exótico y misterioso que a nadie le suena (lo cual es parte de su gancho) no hay más trampa ni cartón que un simple cereal que se cultiva en Etiopía desde hace más de 5000 años. En Etiopía, sí, uno de los países más pobres del mundo. Se trata del cereal con el que fabrican esa especie de pan plano o tortilla, llamado injera, que hace las veces de cubiertos ya que ellos comen con las manos. Comer teff está de moda ya que se le atribuyen una serie de propiedades irresistibles que vamos a ir desmontando o corroborando, una a una, según corresponda.

Mitos y verdades sobre el cereal teff

1. No contiene gluten: Verdadero El teff no contiene gluten lo cual lo convierte en una buena alternativa para celíacos o para personas que han decidido eliminar el gluten de su dieta, como los seguidores de la Dieta Paleolítica. Sin embargo, es conveniente recordar que, hasta la fecha, no existe evidencia científica de que sea perjudicial el consumo de gluten en población sana. Por tanto, el hecho de no contener gluten sólo sería una ventaja real para celiacos o intolerantes, y no una ventaja en general.

2. No es calórico: Falso. Esta burrada (no tiene otro nombre) está muy difundida y es rotundamente falsa. 100 g de teff aportan 330 kcal, un aporte muy similar al de otro cereal como el arroz: 359 kcal. Es decir, el teff no es un cereal light, ni aporta diferencialmente menos calorías que otro. Y mucho menos “adelgaza” consumirlo.

3. Es rico en calcio y hierro: Verdadero. 100 g de teff aportan tanto calcio como un yogur, lo cual es un dato para tener en cuenta. En cuanto al hierro, las espinacas tuvieron suerte de que en la época de Popeye no hubiera cereales de moda porque se habrían quedado sin protagonismo. Por cada 100 g, el teff aporta 5,4 mg de hierro frente a los 4 mg de las espinacas.

4. Es rico en vitamina C: Falso. La mayoría de los cereales no contienen vitamina C mientras que el teff contiene 0,2 mg por cada 100 g. Sin embargo, eso no significa que el teff se deba de considerar rico en vitamina C. La  manzana o el plátano, sin ser frutas que especialmente contengan vitamina C, presentan 20 veces la cantidad de vitamina C  del teff. Las frambuesas, por su parte, contienen 300 veces más vitamina C que el teff. Vamos, que con medio mordisquito de cualquier fruta ya superamos con creces esas cantidades.

5. Contiene proteínas y aminoácidos de calidad: Verdadero. Sin embargo, hay que mencionar que la cantidad de proteínas que contiene el teff es inferior al de las legumbres como lentejas o garbanzos, estando también estas legumbres libres de gluten y siendo más accesibles como veremos a continuación.

6. Se puede introducir en nuestra alimentación del mismo modo que el trigo: Falso. Aunque, en la práctica, la harina de teff puede sustituir a al de trigo, sus resultados finales no son comparables. Ni en su capacidad panificadora, ni en su versatilidad en la producción de pastas varias, ni mucho menos, en su sabor. Se trata de un cereal que, al parecer, funciona bien en la elaboración de dulces. Llama la atención que en artículos en los que se promueve el consumo de teff para cuidar la línea se recomienden recetas como tortitas con sirope, galletas de chocolate o gofres con nata. En el campo salado parece no haber mucha vida más allá de la polenta o los panecillos planos de los que ya hemos hablado (injeras). Sin embargo, ¿en el menú de qué españolito de a pie tienen cabida estos alimentos de forma diaria y regular? ¿se sostendría en el tiempo el porridge más allá de una moda?

7. Tiene un índice glucémico bajo: Verdadero. Esto quiere decir que, tras su consumo, se tarda más tiempo en liberar la glucosa a sangre, lo cual es importante para personas diabéticas o deportistas. El teff tiene un índice glucémico bajo y es algo positivo, pero no es una propiedad exclusiva suya. Hay otros cereales (derivados como los espaguetis) o legumbres (como lentejas o judías) cuyo índice glucémico es aún menor que el del teff, y nadie les pone un piso.

8- Si se consume en un país pobre, será barato: Falso. Aunque hay algunos cultivos de teff en Castilla y León, su producción es minoritaria y sus precios elevados. Comparando precios de productos “al uso” en Carrefour con el precio del teff en herbolarios online, vemos que, por ejemplo el kilo de harina de teff supera los 10€ frente al euro de la harina de trigo o los 4€ de harinas sin gluten. En cuanto a los copos, por ejemplo para el desayuno, su precio está en torno a 8€ la caja de medio kilo frente al euro de los copos de avena o los 2€ de los tradicionales copos de maíz. Tampoco podemos dejar de lado la accesiblidad.  No es fácil conseguir el teff ya que únicamente se vende en tiendas especializadas o herbolarios online.

Conclusión de la boticaria

Ciertamente el cereal teff tiene tres ventajas diferenciales con respecto a otros (es apto para celíacos, rico en calcio y hierro) pero también innumerables desventajas (sabor “difícil”, menor versatilidad, elevado precio, difícil acceso). ¿Compensan las ventajas a los inconvenientes? El calcio y el hierro pueden obtenerse de muchos otros alimentos de forma relativamente sencilla, por lo tanto, hoy por hoy, no veo justificación en ensalzarlo. Se trata, simplemente, de un alimento más con el que enriquecer nuestra dieta.

El cereal teff no adelgaza ni ayuda a mantener la línea. Parece que los alimentos que adelgazan son la evolución natural de las plantas que adelgazan. Quizá, en lugar de preguntar a Victoria Beckham o a  Gwyneth Paltrow (otra entusiasta del teff) por lo que comen, habría que preguntarles por lo que no comen, y por la pila de horas diarias que pasan dentro del gimnasio o rodeando sus mansiones a trote ligero.  Los Beckham desayunan teff, y con su pan se lo coman (si su madre les deja). Y sin ajo. Que no les pase nada. En general.

El teff es el cereal de las CELEBRITIES aunque hay grandes mitos a su alrededor ¿sabes cuáles?  -       

Powered by Vcgs-Toolbox

 

Fuentes:

Moreiras O, Carbajal A, Cabrera L, Cuadrado C. Tablas de composición de los alimentos. Editorial Pirámide,

Mínguez Díaz J. Caracterización de la harina de teff para su uso en panificación. Trabajo fin de master. Universidad de Valladolid. 2012

Manual índice glucémico UNED

More over quinoa. Ehiopia’s teff poised to be next big super grain. The Guardian. January 2014.

Desarrollan una nueva galleta funcional para celíacos sin grasas añadidas. Universidad politécnica de Madrid. Julio 2012

 

41 Respuestas a los Comentarios

  • Marta29 abril, 2014 a las 09:30

    No voy a poner en duda tu investigación, pero en el primer párrafo has cometido una fallo enorme, garrafal!! ¿¿Cómo puedes imaginar a Victoria de este modo??? “Victoria, que, delantal ceñido, se afana en los fogones”, venga ya!!! Y preparando teff, en vez de una ensaladita!!!

    Responder
  • Pri29 abril, 2014 a las 09:36

    Vaya, yo pensaba que hoy tocaría ya el remedio mágico contra la celulitis!

    En cuanto al teff, con ese nombre no le auguro gran futuro.

    Responder
    • boticariagarcia30 abril, 2014 a las 15:29

      En principio una de las virtudes que se le atribuyen es el contenido de fibra (8g cada 100g) así que no parece que el estreñimiento sea consecuencia de su consumo, pero indagaré 🙂

      Responder
      • rebeca2 marzo, 2015 a las 21:34

        Acabo de encontrar esta publicación. Has encontrado algo sobre si produce estreñimiento? Gracias!

        Responder
  • Pilar / @todomundopeques29 abril, 2014 a las 09:49

    ¡¡Cómo me gusta que te dediques a esto hermosa!!
    Lo de las modas en la alimentación tiene más peligro que una piraña en un bidé.. ¡¡joé qué tontuna nos da con lo que hacen o dejan de hacer los famosillos!!
    Me ha gustado mucho también el matiz del gluten que ahora parece que tenemos que demonizarlo no se sabe bien por qué (además de por la diferencia de precio entre productos con o sin gluten).
    Lo dicho, que me gusta mucho el post, pero mucho, mucho!!

    PD.- Un pequeñísimo matiz, no hay otros cereales como los espaguettis.. vamos que los espaguettis se hacen de trigo (cereal) eso es así pero.. 🙂

    Responder
    • boticariagarcia3 mayo, 2014 a las 01:44

      Los espaguetis se consideran dentro del grupo de cereales a nivel de “clasificación” y obviamente a eso me refería, pero he modificado el párrafo para que se entienda mejor, gracias.
      En cuanto al gluten, algunos estudios sugieren que perjudica la mucosa intestinal, no sólo en celíacos, pero, como digo, por ahora no hay evidencias que sostengan esa afirmación. Lo que hay son muchas modas, y ganas de diferenciarse o de redescubrir América.
      Me alegro de que te haya gustado el post y el blog en general. ¡Muchas gracias!

      Responder
  • Nerea29 abril, 2014 a las 09:52

    Bueno así hoy ni me da tiempo a registrarme como bloguera, paso porque no estoy pa jaranas. Estoy de pie con mi bombo aplaudiendo cual posesa, poco más tengo que decir…. bueno sí a la Tárrega le pagan un pastón por contar estas mentira-tonterías y muchas más, planteate hacerle la contra en otro sitio y de camino te forras.

    Espero que mi costillo no te lea hoy que me veo de peregrinación para compar el puñetero teff….

    Responder
    • boticariagarcia3 mayo, 2014 a las 01:50

      En este caso, hasta ella misma terminaba, más o menos, diciendo que no se veía comiendo Teff. Y es que hay cosas que resultan indefendibles.
      Gracias por darme la sugerencia para escribir este post, desde luego como fuente de inspiración eres única (desde las trendy mothers a teff… anda que no ha llovido).
      Por último, prométeme que no peregrinarás para comprar cereales trendy. Suena a mandamiento “no peregrinarás a por cereales ajenos”.
      ¡Besitos!

      Responder
  • Confeti en los bolsillos29 abril, 2014 a las 09:58

    Jajajaja, me encanta como lo explicas
    Nunca había oído lo del teff, pero vamos que ya después de leerte ni lo voy a ver, ni oler, ni mucho menos comer jajajaja

    Responder
    • boticariagarcia3 mayo, 2014 a las 01:52

      Chica, si se pone a tiro le puedes dar un bocado… ¡igual hasta te gusta!
      Besitos

      Responder
  • martaharias29 abril, 2014 a las 11:01

    Cómo escribes de bien !!!
    Están genial estos post desmontando productos milagro…
    la verdadera realidad (salvo casos contados) es que para estar delgado hay que comer poco, hacer mucho deporte y tener buena genética…no hay secreto…
    me aburren las famosas y modelos que “solo beben mucha agua” “comen lo que quieren” y duermen “ocho horas” ….

    Responder
    • boticariagarcia3 mayo, 2014 a las 01:56

      Y sin embargo, como lo que comentas resulta aburrido y requiere esfuerzo, seguimos esperando el milagro en forma de píldora, alimento o Doctor americano que nos quite todos los kilos de un plumazo. Cuanto más exótico, más efectivo. Lo has explicado perfectamente, Marta.
      Un beso y ¡gracias!

      Responder
  • Aniinteutonland29 abril, 2014 a las 11:10

    Maravilloso post como siempre! Gracias por ese “desgrane” de las supuestas virtudes del teff.
    Leí hace poco un artículo sobre esto y pensé lo mismo: Por qué sólo recetas con sirope, nata y chocolate…si el bombo que le están pretendiendo dar es para adelgazar…amos…que intentan vendernos o poner de moda unas cosas! Lo del batido verde pase, por aporte de Vitamina E (me pareció entender) y propiedades normales de las verduras, pero esto? Más mover el trasero y menos complicarse la vida 😉

    Responder
    • boticariagarcia4 mayo, 2014 a las 23:32

      Genial tu conclusión de la última frase. La verdad es que las recetas del teff con sirope eran la incongruencia en negro sobre blanco, yo creo que se podía engordar sólo mirando las fotos… jeje. Sobre los batidos, a ver si es posible dedicarle otro post. Es otra de las modas del año y están causando furor. ¡Un beso!

      Responder
  • Gemma/El Sur (@Gemma_311)29 abril, 2014 a las 11:14

    Me ha gustado mucho esta entrada culinaria de hoy.
    Y es que se ha puesto tan de moda las nuevas comidas y dietas, al parecer milagrosas y buenísimas todas que se abandonan a los dos días pero en fin, marketing.
    Lo siento por Victoria, a mi no me gusta esta pareja, ni a la otra rubia que nombraste (o quieres que escriba Guwyalthnerth sabiendo que me trabo con las esdrújulas), pero no me convencen lo que comen que luego va a ser lo que les damos a los cerdos por estas tierras.
    Por cierto, que en centroeuropa sí hacemos buenos desayunos, cereales(avena) con frutas y frutos secos, o unos panecillos de semillas varidos; té, un lácteo tipo nata agria, Kéfir, yogur líquido y si el invierno viene duro, una copita de aguardiente de fruta casero. Si te digo que me levanto bastante temprano para preparalo, pues si.

    Responder
    • boticariagarcia4 mayo, 2014 a las 23:39

      Eso es lo que se llama un desayuno equilibrado (copita de aguardiente aparte, por muy casero y muy casera que sea la fruta… que empezar el día con un chupito no tiene razón de ser, ni aquí, ni en Siberia).
      Las modas, modas son, y lo cierto es que ninguna (o casi ninguna) persiste. ¿Quién lleva ahora la pulsera Power Balance? ¿Quién siguen tomando ahora el salvado por el que todo el mundo perdía la cabeza con la famosa dieta Dukan? Ahora toca ésto. El año que viene otra cosa. Y así, hasta el infinito y más. Besitos y suerte con el madrugón de mañana.

      Responder
  • Matronaonline29 abril, 2014 a las 11:34

    Vaya! no lo había oído nunca… y yo que me quejaba del precio de la harina de espelta!

    Responder
    • boticariagarcia4 mayo, 2014 a las 23:39

      Es caro, pero, además, muy difícil de conseguir por lo que en realidad “el peligro” de volvernos loco con este cereal es mínimo. Besos.

      Responder
  • teresa29 abril, 2014 a las 11:36

    Como me gusta esta faceta tuya el otro dia lo recomende a la asociacion de alergias y una agencia de comunicacion de estos temas. Que poco moderna soy yo con esto de los alimentos, en mi casa siguen tomando choco crispies, pero vamos a mi que los tomen los beckham que estan para darles un bocata de chorizo, plin.
    Otro día cuentame de la Quinoa que eso si que lo comemos a ver si lo tengo que abandonar tambien besos hermosa

    Responder
    • boticariagarcia4 mayo, 2014 a las 23:43

      Gracias por las recomendaciones Teresa, siempre son bienvenidas.
      Otro día me pongo con la quinoa, aunque ya te digo que no, no tienes que abandonarla, igual que tampoco habría que abandonar el Teff si pudiera conseguirse de forma barata y accesible al igual que otros cereales. Es un cereal con buenas propiedades, y su consumo puede ser recomendable, PERO como hemos visto no es cierto toda la bondad que se le atribuye y por tando el precio que se paga por él, a mi juicio, no justifica su consumo al existir otras alternativas con mejor calidad/precio. Y mucho menos, “tenerle fe” cual si de alimento sanador se tratase. ¡Besos!

      Responder
  • MissPeggySue29 abril, 2014 a las 12:21

    IDOLA!!!! Desmontando a Teff

    Responder
    • boticariagarcia4 mayo, 2014 a las 23:43

      ¡Qué ilusión un comentario tuyo! ¡Con lo caros que los vendes! 😉

      Responder
  • Planeando ser padres30 abril, 2014 a las 10:08

    Esta familia ha salido rarita para todo. Vamos, que pudiéndome comer yo un buen pedazo de pan con jamón serrano y aceite de oliva me iba a pasar gustosamente al invento este del teff. Lo que les faltaba a los pobres de Etiopía es que la zángana esta lo ponga de moda y suba su precio y no se lo puedan permitir ellos en su región de origen.

    Responder
    • boticariagarcia4 mayo, 2014 a las 23:45

      No lo había visto así, pero oye, es un enfoque 😉
      Yo mi pan matutino tampoco lo abandono. De hecho, el desayuno es uno de los hábitos más arraigados y complicados de cambiar. Ni teff ni taff, como diría cualquier madre que se precie, jeje. ¡Besos!

      Responder
  • Mi Álter Ego30 abril, 2014 a las 13:09

    Primera vez que oigo hablar de eso… Mira que les gusta “redescubrir” cosas que llevan ahí toda la vida. A lo que llega el snobismo… Un besote!!!

    Responder
    • boticariagarcia4 mayo, 2014 a las 23:46

      El snobismo y el pensamiento mágico, Álter. El pensar que sigue siendo posible adelgazar y estar buena re-buena con un abracadabra. Siempre hay gente dispuesta a creer. Y gente dispuesta a proporcionárselo…

      Responder
  • Paloma1 septiembre, 2014 a las 00:10

    Vivo en Valladolid y nosotros cultivamos Teff un par de años,efectivamente es un cereal,es como un arbustillo pequeño ,muy bonito,cuando falta poco para su cultivo es precioso,amarillo claro y blanca y si le mueve el viento parece la estepa africana,hicimos algun bizcocho con la harina y la verdad estaba bastante malo,mucho mejor la harina de tirigo.El Teff se lo vendiamos a los holandeses que tienen la esclusividad mundial,se lo llevan a Holanda y desde alli lo venden al mundo.

    Responder
    • boticariagarcia3 septiembre, 2014 a las 16:04

      Me parece súper curioso lo que comentas, las vueltas que acaba dando el teff por el mundo… es muy interesante. Gracias por compartirlo en el blog y dejarme esa “estampa” en la mente tan bonita. Un saludo!

      Responder
    • Vicente Suárez3 marzo, 2016 a las 04:03

      Hola Paloma.alguna manera de que me consiguieses semillas de teff.muchisimas gracias

      Responder
  • Liviadrusa10 octubre, 2014 a las 11:42

    Boticaria, tengo que decirte que me encanta tu manera de decir las cosas y de llamarlas por su nombre! Fuera mitos, porque todo depende de cómo se cuente la historia, para ello te contaré una cosa que me pasó este verano con el teff.
    Estuve en Tanzania, fui a subir al Kilimanjaro, y para desayunar nos daban (entre muchas otras cosas como pan, tortillas y salchichas) porridge (gachas de toa la vida) Los guías me contaron que el porridge de “mais” era el secreto de los Tanzanos para subir con soltura, y sin males de altura, tan elevado pico… Tengo que decir que lo comí, como cualquier otra cosa que me pusieran en el plato, que llegué a la cumbre y que además me dejé 3 quilitos allí, me quedé requete estupenda!
    Mi marido vino a decirme algo así como “mira después de todo igual la Paltrow tiene razón y el teff adelgaza” (ironía modo on) Hombre pues igual sí o igual son las 12 horas que caminábamos cada día, la aclimatación corporal de estar a 6000 metros de altitud o los 3 litros de agua que me bebí cada día para evitar el mal de altura (esto último tampoco no va ser responsable de la pérdida de peso)
    Para los interesados los tres quilitos volvieron, nada como una semana en casa de la mamma, y que ésta piense que necesitas recuperar peso, para recuperarlos! Y el orgullo de llegar a 5985m se ha quedado para siempre!

    Responder
  • jesus20 abril, 2015 a las 14:32

    Pues yo lo vendo a 5 euros kilo. De caro , nada de nada. Y no es cierto que sea difícil encontrarlo.

    Responder
    • boticariagarcia23 abril, 2015 a las 23:22

      Puede que en internet no sea difícil encontrarlo pero en los supermercados de barrio a los que acuden el común de los mortales, la cosa se complica. Es más, ni siquiera en grandes superficies es común que lo tengan. Y en cuanto al precio, 5 €/kilo es superior si lo comparamos con muchos cereales de similar valor nutricional, y dicho sea de paso, mucho más accesibles. Me parece una buena alternativa y complemento como consumo esporádico, pero nada más. Un saludo.

      Responder
    • Vicente Suárez3 marzo, 2016 a las 04:08

      Hola Jesús .Alguna manera de poderssuministrar me lo. Muchísimasggracias

      Responder
  • María14 mayo, 2015 a las 12:20

    Estaba buscando una tienda en la que compré harina de teff una vez y me he encontrado con tu entrada en el blog (y como me encantó tu libro no he podido evitar leerlo).

    Todo l oque dices es una verdad como un templo, pero quiero destacar la ventaja que es para los celiacos. Mi hermana es celiaca desde hace 4 años (tiene 35) y ha llevado y lleva fatal lo del pan porque nada se parece a lo que tomaba antes y lo que se parece lleva todas las guarrerías que te puedas imaginar para conservarlo.

    Después de hacer un curso de panes sin gluten se nos abrió el cielo y conseguimos unos panes que parecían con gluten (con su miga y su corteza), llevaban harinas que mezclábamos nosotras con lo que fuera grasas y conservantes raros pero sabían demasiado a garbanzo porque una de las harinas era de garbanzo. Seguíamos con el sabor raro y probamos a sustituir la harina de garbanzo por teff. El pan queda un poco menos hueco pero el sabor es mucho más parecido a un pan de trigo (integral eso sí). Es lo mejor que hemos conseguido en estos años y como dices es caro (aunque lleva en la mezcla otras harinas y almidones más baratas).

    Así que la harina de teff es una alternativa muy muy buena para los celiacos porque, aunque sale cara, puedes hacer panes que se conservan bien, no necesita descongelar y tostar justo antes de comer (con lo que los puede llevar cuando come fuera de casa) y sobre todo, están ricos. Tomarlo solo no se como estará, pero mezclado en la proporción correcta con otras harinas y almidones está bien (y lo digo yo que no soy celiaca y pruebo todo lo que hacemos para comparar con las cosas con gluten).

    Y por supuesto, no entiendo ni entenderé a la gente que come algo porque está de moda, se hace “intolerante” a alimentos sin serlo y se limita tantísimo, sin hacer una dieta más sana (al menos que esté demostrado). Hay otros que tienen esta limitación por obligación y darían lo que fuese por comer cosas que no pueden (como por ejemplo una tapita en un bar sin tener que contar su vida y dar mil explicaciones).

    Un abrazo y gracias por informarnos tan bien (y gracias por tu libro, me reí muchísimo)

    Responder
  • cristina25 julio, 2016 a las 19:08

    salve,
    scrivo in italiano perchè mi è più facile.
    A me sembra tanto un articolo per boigottare questi semi tanto preziosi, buoni e salutari.
    Criticare in questo modo, serve solo a far capire che venendo da un paese africano “povero” non si deve comperare,
    dovresti essere più rispettosa.
    Buon lavoro:
    PS vivo in spagna e il TEFF si trova facilmente e a buon prezzo.

    Responder
    • boticariagarcia26 julio, 2016 a las 16:18

      ¿Ha deducido usted del artículo que animo a no comprarlo por ser un alimento que proviene de un pobre país africano? Si es así, entiendo que tal y como dice en su primera frase, es porque realmente no tiene facilidad con el castellano.
      Insisto en que comprar Teff en España resulta, desgraciadamente, mucho más caro que otros cereales con las mismas o mejores propiedades nutricionales.
      Saluti

      Responder
  • Jose31 agosto, 2017 a las 08:18

    Muchas gracias por desmontar imparcial y profesionalmente otra campaña interesada de mito alimentos, que sólo persiguen la implantación, con falseadades o medias verdades, de nuevos alimentos altamente costosos y con similares propiedades a los tradicionales.

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.