Boticaria pregonera

Hace un tiempo, un sábado cualquiera, estaba yo en El Retiro con mi marido y mis hijos montada en un carrito-bicicleta de estos con cuatro asientos en los que pedalean los padres y los niños van felices gritando: “más rápidoooo”.

De pronto sonó el teléfono y paramos el carro para que atendiera la llamada. Me alejé un poco porque mis hijos, como niños que son, no dejaban de hacer ruido. Cuando colgué, me di la vuelta, estuve unos segundos mirando las barquitas del estanque sin saber muy bien qué hacer y volví con mi familia.

– Cariño, me llamaban del ayuntamiento de Belmonte. Creo que voy a ser la pregonera de las fiestas, así que vas a tener que pedalear tú solito hasta la tienda del alquiler de bicis a devolver el trasto éste porque a mí me tiemblan las piernas.

A partir de ahí, la montaña rusa. Minutos después del shock inicial, me puse muy contenta. ¡Pregonera! El subidón me duró varios días hasta que, de pronto, caí en la cuenta de que ser pregonera implicaba un pequeño detalle: escribir un pregón. Después de llevar tiempo curtiéndome en el formato blog, estrenarme con el libro e incluso hacer mis pinitos con los monólogos, pensaba que tenía todos los registros de este año cubiertos… pero no. Faltaba el registro pregón, y pintaba ser el más difícil de todos.

pregon marian boticaria garcia

Mi amiga Isa, siempre al quite, decidió enviarme inspiración con vídeos de otros pregoneros castellanos. Por ejemplo el de Joaquín Reyes, que en Albacete se destapó literalmente con el traje regional manchego bajo su camisa para delirio de los presentes. En mi caso lo de hacer un stripteasse no era una opción, así que seguí buscando. Llegué a personarme incluso en el pregón de otro pueblo, para palpar el ambiente. El pregonero, que pretendería ser amable, mostró su agradecimiento “a esas hembras que parieron con dolor, o incluso murieron en el parto, ésas eran hembras de verdad“. Para rematar, terminó lanzando un ¡¡VIVA!! a su propio pueblo, que no era el pueblo donde daba el pregón. No me inspiré mucho, pero sirvió para que mi marido me tranquilizara:

– Querida, con poquito que tú hagas, mejoras lo que acaba de decir este señor. ¡Y fíjate que le han aplaudido mucho!

Le hice caso, me tranquilicé y escribí el pregón. Eso sí, cuando empecé a hablar detrás del atril, volvió a temblarme la pierna derecha, al igual que el día de la bici en El Retiro. Mi sistema nervioso simpático es así, un chico de costumbres. Aquí os dejo el enlace por si alguien quiere entretenerse en alguna siesta.

Ha sido el acto más especial en el que he participado nunca. Llevo seis meses poniéndome detrás de un micrófono para hablar de mi libro, para hablar de salud… al tendido. A gente que no conozco de nada. Gente muy amable porque me escucha desde su casa, eso sí, pero a la que no conozco de nada. El pasado viernes, sin embargo, me dejaron un micrófono para hablar delante de 600 vecinos, familiares y amigos cuyas caras conocía y reconocía desde ahí arriba. Y esta vez no hablé de mi libro, ni de salud, ni de farmacia… sino fundamentalmente de sentimientos y de infancia que al final, como decía Delibes, es la verdadera patria.

Tras la resaca de emociones del viernes, el domingo continuó la fiesta y tuve la suerte de presentar El Paciente Impaciente en mi tierra, en el Palacio del Infante don Juan Manuel, un edificio histórico recientemente restaurado y convertido en hotel con spa.

boticaria garcia paciente impaciente

La alcaldesa, Angustias Alcázar, y el teniente alcalde, Ricardo Cuevas, presidieron la presentación. Desde aquí mi agradecimiento por todos los detalles que han tenido conmigo durante este año y permitirme “jugar en casa”.

 

boticaria garcia paciente impaciente

Teniendo en cuenta que la tarde del domingo en Belmonte había toros y que el Real Madrid jugaba su primer partido de liga, la asistencia fue increíble. Y mucho más el cariño recibido por todo el mundo (y eso que algunos no sabían que eran protagonistas de algunos capítulos del libro…).

http://colegiatadebelmonte.blogspot.com.es/

Amigos, vecinos… la gente que me ayudó a crecer. Todos estaban allí.

boticaria garcia paciente impaciente

Por si fuera poco, pude rememorar viejos tiempos representando un teatrillo sobre el libro con mi gran amiga Eva, con quien tantas veces me subí a las tablas de pequeña. Risas, risas y muchas más risas con Boticaria y Canderlaria. Que la gente nos felicitara por haberles hecho reír fue lo mejor de la tarde. Y los besos apretaos de las señoras de mi pueblo, también.

Esta tarde en una entrevista con Molo Cebrián comentábamos que frente a la fugacidad de las redes sociales, un blog siempre es un lugar donde acudir para recordar tiempos pasados que merecieron ponerse por escrito. El fin de semana pasado para mí fue muy especial, así que disculpen ustedes el tono más personal del post. Si no les ha gustado, no se preocupen, volveré la próxima semana para hablar de juanetes, varicela, antihemorroidales o lo que se me ocurra. Al igual que mi sistema nervioso simpático, yo también soy chica de costumbres.

El consejo de la Boticaria

El consejo de la Boticaria de hoy no puede ser más claro: visiten ustedes Belmonte.

– Belmonte tiene un castillo medieval espectacular, donde además los niños pueden aprender como era la vida en la Edad Media y en el siglo XIX, ya que cada planta recrea uno de los ambientes.

– Belmonte tiene una colegiata con poco que envidiar a muchas catedrales (no exagero, hay que entrar y verla) cuya visita bien vale el viaje, a pesar de que la sombra del castillo sea tan alargada.

– Belmonte tiene muchas calles, plazas, rincones donde perderse… y numerosos bares, restaurantes, hoteles con encanto y casas rurales para recomponer el cuerpo y alma.

Belmonte mola, y todo el que ha pisado por allí lo sabe.

foto pregon

 

*Agradecimientos a Eva y Rober (ya, tengo un don para coleccionar “Evas especiales” en mi vida) por las fotos tan chulas que hicieron tarde del pregón. Eva también tiene un don para hacerme fotos en noches importantes… aunque algunas no sean publicables en este blog, ¿verdad querida? 

11 Respuestas a los Comentarios

  • Mi Álter Ego28 Agosto, 2015 a las 21:47

    Estás que lo tiras!!! Y con placa y todo, qué nivelazo… Me ha encantado la emoción que le has puesto al pregón. No te hizo falta quitarte la ropa ni elogiar a las parturientas. Jajajaja. Y que sepas que me he visto también el vídeo de tu momento teatral. Si es que eres una todoterreno. Un besote!!!

    Responder
    • boticariagarcia1 Septiembre, 2015 a las 13:36

      ¡La placa es un puntazo Álter! Lástima no tener chimenea para poder lucirla como merece. El momento teatral me hizo mucha ilusión, fue revival total con mi amiga. ¡Al próximo te espero en directo! Un besazo

      Responder
  • Aina29 Agosto, 2015 a las 07:52

    Enhorabuena!! Lo hiciste genial!!

    Responder
    • boticariagarcia1 Septiembre, 2015 a las 13:37

      ¡Muchísimas gracias Aina! Fue muy muy especial, algo para el recuerdo.

      Responder
  • Javier29 Agosto, 2015 a las 20:15

    Es que eres una máquina!!

    Responder
    • boticariagarcia1 Septiembre, 2015 a las 13:37

      ¡Gracias Javier! Y ahora a seguir con la fiesta que tenemos mucho por delante, ¿verdad?… ¡que el ritmo no pare!

      Responder
  • Andaira30 Agosto, 2015 a las 20:31

    Pero qué grande que eres oño!
    Siempre es un gustazo y una gozada leerte. Ya lo sabes
    Te envío un besazo grande ‘mami’

    Responder
    • boticariagarcia1 Septiembre, 2015 a las 13:38

      ¡Pero qué ven mis ojos! La única e inigualable Andaira pasando por aquí… ¡esto sí que no me lo esperaba! Gracias por tu cariño, siempre. Besazo

      Responder
  • remorada2 Septiembre, 2015 a las 12:47

    VIVAAAAAAAAAAAAAAAAAA!

    Boti, me tienes ganada, pero cuando empezaste con el censo se me hinchó el corazón, me encantan estas cosas! y yo también quiero aprender a jugar al duro! lo único que me ha echado para atrás son las loas al Madrid, pero sabiendo que tu pueblo tiene peña cadista (xD) me lo apunto como futuro destino ^^

    Responder
    • boticariagarcia2 Septiembre, 2015 a las 15:44

      No se puede ser perfecto Remorada… Y no lo digo por mí, sino por ti que eres culé, jajaja. Gracias por “tragarte” el pregón a pesar de no ser de la tierra. Lo del censo es muy curioso y me dejé muchos datos en el tintero por no alargarme, pero había para una tesis!! Y en cuanto a lo de jugar al duro, yo te enseño cuando quieras… Solo necesitamos unos vasos, cantidades industriales de calimocho y un duro de los de antes. ¿Crees que podemos reunir los materiales? Besazo amiga 🙂

      Responder
  • Eva2 Septiembre, 2015 a las 20:02

    Aquí Eva la de las fotos, ya ves que si me invocas me aparezco… aunque sea unos días más tarde! Gracias a mi síndrome de Diógenes analógico y digital efectivamente tengo material en abundancia, aunque en los últimos años solamente generamos contenido del que se puede enseñar… un rollo, vaya 🙂
    Confirmo que Belmonte mola, yo también soy fan sin haber nacido allí, que tiene más mérito. Si es que tiene castillo y colegiata (colegiata, que no es nada románica), no se le puede pedir más!

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.