Los tickets de compra tienen bisfenol A… pero son seguros

Los tickets de compra tienen bisfenol A… pero son seguros

Los tickets de compra tienen bisfenol A y aunque ya lo sabíamos, es noticia.  Pero no podemos decir que sean cancerígenos como andan alarmando algunos titulares a los que prefiero no dar difusión. Parece que el Apocalipsis está asegurado.

Sí, es noticia que un estudio de la Universidad de Granada ha detectado bisfenol A en los tickets de compra (estos suavecitos y babosillos a los que se les va la tinta con mirarlos) y ya nos ha entrado el canguele. Es oír la palabra cáncer asociada a un elemento de uso contidiano y… ¡MIEDO!

tickets con bisfenol

 

¿Quién es el bisfenol A?

El bisfenol A es un compuesto al que se atribuye cierta actividad estrogénica (y por eso entre otras cosas se retiró de los biberones en 2011 como bien sabemos los farmacéuticos). En este caso el bisfenol se podía liberar al calentar los biberones y se decidió que debido a que muchos niños se alimentan exclusivamente de biberón, su exposición podría ser mayor. Los llamados “disruptores endocrinos” pueden alterar el equilibrio hormonal y ocasionar distintos tipos de cáncer.

¿Qué dicen las autoridades sanitarias sobre los tickets con bisfenol?

Lo del bisfenol en los tickets es nuevo. No. Esto ya lo sabíamos y las autoridades sanitarias lo llevan teniendo en cuenta a la hora de calcular el posible riesgo por exposición a bisfenol.
De hecho, si pinchan ustedes aquí verán un documento muy bien explicado de la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria). En este documento, de 2015, nos explican qué es lo que ocurre con el bisfenol. En esta revisión han tenido en cuenta que además de en plásticos y en el recubrimiento de latas está en los TICKETS (de hecho, lo pone en el primer párrafo), y aún así, dicen que podemos vivir tranquilos.

Conclusión

Que no nos explote la cabeza con esto: los tickets babosos tienen bisfenol (como otros muchos materiales) y está controlado. Que un estudio de Granada haya detectado la presencia de bisfenol en los tickets no es algo que no supiéramos. Eso sí, comernos los tickets o mezclarlos con la comida sigue siendo una mala idea. Pero esto también lo sabíamos ya. La comida con la comida, las cosas con las cosas. Si alquien quiere profundizar en el tema os dejo este interesante post del blog “Ciencias Mixtas”.

En la actualidad el riesgo por exposición por bisfenol A se sigue estudiando. ¿Es posible que, como medida de precaución, en el futuro se decida suprimir también el bisfenol A en los tickets? Lo es. Pero de momento, ¡tranquilidad el el frente! Y por favor, #StopQuimiofobia porque estos titulares solo conducen al terror injustificado.

 

Imagen:

Wikimedia Commomns

12 Respuestas a los Comentarios

  • Jesus16 enero, 2019 a las 12:39

    La Universidad de Granada y en particular el Catedrático Nicolas Olea (https://organics-magazine.com/nicolas-olea-toxicos/) son un referente a nivel europeo en el estudio de los disruptores endocrinos.
    Francia prohibió en 2014 el uso de esos tickets.
    La union europea los prohibirá en 2020, son tóxicos.
    Son una fuente de disruptores endocrinos, y la exposición para el cliente puede ser momentánea (suponiendo que se lave las manos tras entrar en contacto con ellos), pero las cajeras están constantemente recibiendo su dosis de Bisfenol A, que en menor dosis también se absorbe por la piel y por supuesto no se pueden lavar las manos cada vez que tocan uno.
    Que no caigamos fulminados por los venenos que absorbemos poco a poco, no quiere decir que no nos vayan a pasar factura.

    Quimiofobia no, pero desinformacion tampoco.

    Responder
    • copitodenieve16 enero, 2019 a las 19:57

      Buena respuesta y argumentada.

      Responder
    • NostromoADF20 enero, 2019 a las 16:38

      Francia no es ejemplo de nada bueno. Allí siguen creyendo en la magia y en las hadas. Ahora se están planteando la evaluación de la homeopatía y sigue siendo el único país, junto con Argentina donde siguen usando el psicoanálisis. Tampoco les gusta el glifosato, los transgénicos pero de las centrales nucleares no dicen nada muy alto, greenpeace recibió un mensaje alto y claro del gobierno francés. Estás el problema que tienen es el gestionar los residuos nucleares durante unas cuantas décadas.

      Responder
  • Juan16 enero, 2019 a las 19:46

    Nicolás Olea es un magufo.

    Responder
    • Sivoyconlaquetedoy16 enero, 2019 a las 20:40

      ¿Magufo? En serio. Las uñas de los pies que se corta valen mas que esa opinión tan fundada que has vertido.

      Responder
      • NostromoADF20 enero, 2019 a las 16:30

        Nicolás Olea es un charlatán, un asusta niños. Catedrático y con un amplia labor investigadora. Los artículos y entrevistas que le han publicado en Dsalud (panfleto que niega el SIDA y da pábulo a cualquier cosa como la homeopatía) dan muestra de lo que piensa. Últimamente ya no se hace notar tanto para que no se le relacione tanto, pero sigue vendiendo el miedo y su neuras desde su acomodado asiento en la universidad.

        Responder
  • copitodenieve16 enero, 2019 a las 20:13

    No sería la primera vez que la industria banaliza los efectos que determinados productos (tóxicos) pueden tener sobre el organismo humano y después, a largo o medio plazo, llegan las sorpresas; ejemplos a montones.

    Responder
  • Hache2 febrero, 2019 a las 18:18

    Es una cuestión de cantidad. A simple vista puede parecer un parametro poco significativo pero el hecho es que no es lo mismo recibir la cantidad de radiacion procedente del sol durante una hora que por ejemplo la desprendida en el mismo periodo de tiempo por un generador radiológico dental. Con el Bisfenol A pasa lo mismo, que si bien en poca cantidad sus efectos pueden no apreciarse a corto plazo sin que por ello esa sustancia deje de ser nociva. Todo es cuestion de plantearse o averiguar si hay otra formulación que sea menos agresiva al fabricar papel térmico para imprimir tickets. Por cierto esos tickets no se les va la tinta, tan solo se atenua su impresion térmica por efecto de la luz.

    Responder
  • Jason17 febrero, 2019 a las 18:10

    Sea como sea, yo no quiero entrar en contacto con esa sustancia. Y si hay alternativas más seguras, menos contaminantes y que no generan ningún problema ¿POR QUÉ NO USARLAS? Quimiofobia no. Simplemente utilizar tecnologías y productos ni contaminantes, ni con un mínimo potencial de riesgo. ¿Para qué está la ciencia si no es para mejorar la calidad de vida en lugar de dañarla? Hagámoslo mejor. No usemos bisfenol A. Sabemos hacerlo, ¿no?. ¿Entonces? Hagámoslo.

    Responder
  • Estrella21 febrero, 2019 a las 22:37

    Yo vivo en Francia y he pasado la uña a varios tickets de compra de diferentes comercios y sale negro también.

    Responder
    • Hugo12 marzo, 2019 a las 14:44

      Coño, pues claro. Es que lo ponen justo para eso, si no a ver qué se lee…
      ¿Pero a que lo negro no se pega a la uña?

      Responder
  • Juanito10 abril, 2019 a las 01:07

    Sólo mencionar que ya se comercializan los rollos térmicos SIN bisfenol A. Sobre estos, sería interesante un estudio de su producción, coste y medio ambiente.

    -Me ha gustado la puntualización inicial de quien dijo que hay personas constantemente expuestas y son los principales afectados.

    Sólo recordar una cosa… el agua tiene arsénico, por eso yo le doy al vino..hip-hip

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.