Guía completa del huevo: propiedades, mitos y cómo elegirlos

31-05-2021 | Nutrición | 0 Comentarios

Hay alimentos que de pronto se ponen de moda, como la espirulina o el té matcha y todo el mundo cree erróneamente que les va a solucionar la vida.

Pero hay otros que están ahí desde siempre y tienen una mala fama inmerecida ¡los pobres!

Guía completa del huevo: propiedades, mitos y cómo elegirlos

👉 Y hoy voy a hablaros de uno de ellos: mi querido huevo.

Ese que tan bueno está frito y con patatas o que te hace una tortilla que te mueres de gusto.

Así que toma nota porque voy a explicarte por qué tienes que mirar con mejores ojos al huevo.

¡Vamos allá!

🥚 ¿Por qué soy una fiel defensora del huevo y sus propiedades?

No todo en la vida es brócoli, así que hoy voy a hacer una defensa apasionada del huevo. Y es que ahí donde lo veis, tan poquita cosa y frágil, tiene las tres b: bueno, bonito y barato.

✅ Es bueno porque contiene la proteína de más calidad. A la proteína del huevo se le considera la «proteína patrón», que es como el Cristiano Ronaldo de las proteínas, y con la que se comparan todas.

✅ Bonito también es, no lo neguemos. Cuando tú ves un plato con huevos te entra el subidón, ¿a que sí? Unos huevos fritos, una tortilla da patatas…Nada que ver con el brócoli, seamos sinceros.

✅ Y finamente lo mejor: es barato. Porque un huevo viene a costar entre 20 y 30 céntimos. Eso significa que por poco más de medio euro te comes un par de huevos fritos y te quedas como un rey.

Ya lo veis, pocos alimentos dan tanto de sí por tan poco. Quizás por eso precisamente es por lo que lo valoremos menos.

Huevos con patatas

Mitos sobre las propiedades del huevo y su consumición

Pues con lo que vale nuestro amigo el huevo (y no me refiero a su precio, como ya sabéis), y resulta que se cuentan muchas cosas sobre él que no son ciertas. Os explico de cuáles se trata:

❌ No se pueden comer más de tres huevos  a la semana

No es así. Se trata de un mito surgido en 1973, cuando la American Heart Association aconsejó limitar su consumo a tres por semana.

Pero después se han realizado estudios que han puesto en evidencia que esta recomendación no tiene sentido alguno, ya que el colesterol de la dieta no es responsable último del colesterol en sangre.

Resumiendo: aunque este mito sigue por ahí en circulación, no hay ningún problema en comer huevos todos los días, siempre y cuando se cocinen de manera saludable.

❌ Se deben lavar los huevos

¡No por Dios! ¡Todo lo contrario! Los huevos son porosos, y si los lavas, corres el riesgo de arrastrar la suciedad hacia el interior.

Cuando te encuentres algún «cuerpo extraño» por fuera del huevo, lo único que debes hacer es retirarlo con un trapo o servilleta.

❌ El huevo marrón es más nutritivo que el blanco

Para nada. El color que tenga el huevo va a depender de la raza de la gallina, pero no influye en que sea más nutritivo ni menos.

❌ Los huevos crudos alimentan más

Tampoco esto es cierto. Tomar huevos sin cocinarlos es una práctica que siguen algunos deportistas, convencidos de que de esta forma les aportan más proteínas.

Pero…¡Se equivocan! Los huevos tienen las mismas proteínas crudos que cocidos, con la diferencia de que el organismo tiene la capacidad de absorber el doble de proteínas de estos últimos que de los que no están cocinados. Encima.

⚠️ A lo que tenemos que añadir que tomar huevos sin cocer puede provocar alguna enfermedad como la salmonelosis, que se evita de una forma tan sencillita como pasarlos por el fuego ⚠️

❌ Tienen que estar refrigerados, sí o también

Es cierto, y sin embargo sorprende ver que en las tiendas no ocurre así. Esto se debe a que en realidad lo que se tiene que evitar a toda costa son los cambios de temperatura.

Por ello, una vez que los huevos están fríos, no hay que tenerlos demasiado tiempo a temperatura ambiente. En ese caso «sudarán» y como son muy porosos, la humedad puede penetrar en su interior por la cáscara, y hacer que florezcan bacterias o moho.

Radiografía del huevo perfecto: ¿cómo elegimos el huevo perfecto?

Si quieres elegir el huevo perfecto tienes que abrir la caja y fijarte en el código alfanumérico que tienen los huevos impreso. A nivel nutricional todos los huevos tienen más o menos el mismo valor; la diferencia está en la forma de cría.

☝️ EL CONSEJITO DEL DÍA: 

Elige los huevos de categoría 0 y 1, ya que son de las gallinas que han tenido la suerte de vez la luz del Sol.

Código alfanumérico de un huevo

Por supuesto hay que tener en cuenta la fecha de puesta y de consumo preferente, que encontraremos arriba y abajo del huevo.

Fecha de puesta y de consumo de un huevo

Y ahora vamos a ver cómo interpretar el código alfanumérico del que estamos hablando:

Primer dígito

Indica la forma de cría de la gallina:

  • Número 0: huevos de producción ecológica.
  • Número 1: gallinas camperas.
  • Número 2: gallinas criadas en suelo.
  • Número 3: gallinas criadas en jaulas.

Letras

Se refieren al código del estado miembro de la Unión Europea del que procede el huevo.

Resto de dígitos

Sirven para identificar la granja de producción:

  • Los dos primeros se refieren al código de la provincia.
  • Los tres siguientes son el código del municipio en el que se encuentra la granja.
  • Los dígitos siguientes identifican cada granja dentro de un mismo municipio.

Letra final

Puede aparecer una letra al final del código, que implica cada manada de gallinas dentro de una misma granja.

Consumo preferente

Este marcado es opcional, y no puede superar los 28 días desde que se puso el huevo.

Fecha de puesta

También es un marcado opcional, y se refiere al día, mes y año en que fue puesto el huevo.

¿De qué tipo son los “Huevos de gallinas criadas en el suelo”?

Hay envases en los que se anuncia como algo grandioso que los huevos son de gallinas criadas en el suelo. Pues bien, es importante que no confundamos «criados en el suelo» con «camperos».

Los huevos criados en el suelo pertenecen a la categoría 2, y proceden de gallinas que no han visto la luz del Sol.

¿Cómo evitamos la salmonella en el huevo?

Lo sé, estaréis pensando que el huevo es mi niño bonito, pero es que tengo que defenderlo.

Para empezar la salmonella no es algo exclusivo de los huevos, sino que se trata de una bacteria que también es amiga de las aves, la leche, etc.

Pero claro, las aves se cocinan, los lácteos se pasteurizan, y sin embargo hay entre nosotros una cierta tendencia a comer huevo crudo.

Pasa así en la mayonesa, en las tortillas de El Bierzo sin cuajar que están de miedo…

👉 Dicho esto, la salmonella puede «vivir feliz» entre 5 y 50 grados aproximadamente.

Pero entre 30 y 37 grados, una temperatura totalmente normal durante los meses de verano, entra en todo su apogeo y comienza a criar.

Razón por la cual es fundamental no dejar a temperatura ambiente los alimentos con huevo.

Yema de huevo

Ahora la pregunta es…¿A qué temperatura se mata a la salmonella? Por ley los alimentos se tienen que cocinar garantizando que se llegue a 75 grados en el centro del producto.

Después se deben conservar al menos a 65 grados o a menos de 8 grados si van a servirse en frío. Y como esto no es fácil de garantizar en ocasiones, en los bares y restaurantes se emplea la famosa «huevina», que es el huevo pasteurizado, para tener garantías de que el bicho no está.

Ahora un dilema…La yema cuaja entre 65 y 70 grados.

Entonces, si la yema cuaja a menos de 75 grados, pero para matar a la salmonella hay que calentar el huevo a 75 grados…

¿Qué hay del huevo frito?

Podría parecer un misterio sin resolver, pero resuelto está. La yema del huevo frito podría ser un punto de riesgo, especialmente si los huevos no se han manipulado correctamente antes.

Por ello, durante el embarazo lo mejor es que si te comes un huevo frito, lo hagas «vuelta y vuelta» para que cuaje la yema y asegurarte de que el bicho no va dentro. Vuestro gozo a un pozo, lo sé.

¿Cómo se puede saber si un huevo está malo?

Siempre se ha dicho que se eche en un vaso de agua y que si el huevo flota, no ha que comerlo porque ya ha caducado. Pero, ¿es eso realmente así?

Veamos: el principal compuesto del huevo es el agua. Y a medida que el tiempo pasa, parte de este agua se escapa en forma de vapor mediante los poros de la cáscara.

Esto provoca dos efectos: que el huevo pesa menos, y que aumenta el tamaño de la «cámara de aire» en su interior. Por lo cual, según pasa el tiempo, el huevo tiene más aire dentro y puede flotar si se echa en un vaso de agua.

👉 Ahora bien, que no hay que enredar con experimentos caseros, ni tampoco con apps ni gadgets, porque los huevos tienen una fecha de consumo preferente que es a los 28 días de la puesta.

Pasado este tiempo, no hay que consumirlos.

Además, tanto la fecha de puesta como la de consumo van marcadas a veces en el propio huevo, lo que facilita las cosas si tenemos los huevos sueltos.

La polémica del huevo frito congelado, ¿realmente esto es necesario?

En la prensa apareció hace tiempo la foto de un huevo frito congelado, y claro, surgió el debate.

Pero la realidad es que no, no se trata de comprar huevos fritos congelados para su consumo en casa.

Fue una idea de una empresa española, que diseñó este producto pero pensando en el mundo de la hostelería.

Los huevos fritos congelados consiguieron mucha popularidad desde que una famosa cadena de hamburguesas escogió a esta empresa como proveedor de su peculiar invento.

Despejando vuestras posibles dudas, la yema queda muy cremosa después de haber estado congelada, pero líquida no. Y en lo que a sabor y textura se refiere, no hay color en comparación con un huevo frito tradicional.

✅ Pero si hablamos de conseguir una mayor eficiencia y seguridad alimentaria en la hostelería, en ese sentido no está nada malo lo de los huevos fritos congelados.

Claves a tener en cuenta sobre los huevos

Recapitulando algunas de las cosas que ya hemos dicho, y añadiendo alguna nueva, hay algunas cosas que no debéis olvidar sobre los huevos:

✔️ Lo mejor es elegir la categoría 0 o 1. Esto no es un tópico, es así.

✔️ Desde un punto de vista nutricional, los huevos de todas las categorías son similares.

✔️ Si te apetece, puedes comer huevos todos los días.

✔️ No hay que lavar los huevos porque de hecho esto es peligroso. Puedes meter la «porquería» dentro a través de sus poros.

✔️ Los huevos «caducan» cuando pasan 28 días de la puesta. Así que por lo que cuesta un huevo, no os la juguéis.

Y hasta aquí todo lo que tenía que contaros sobre nuestro amigo el huevo, hermosas.

Espero que a partir de ahora lo miréis con menos recelo al pobre, ¡que tiene mucho que ofrecer y por muy poco!

Entradas relacionadas

¿Qué es el té Kombucha? Conoce todos sus riesgos y beneficios
¿Qué es el té Kombucha? Conoce todos sus riesgos y beneficios

La kombucha es un té que se puso de moda hace algún tiempo. Pero como tantas modas, tiene más de "cuento" que de otra cosa. Una tontuna como cualquier otra, vaya. Pero como todavía suena por ahí eso del té kombucha y sus efectos, hoy voy he decidido hablaros un...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuevo libro gratuito: «123 preguntas sobre Coronavirus»

EL PRIMER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL SEGUNDO LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL TERCER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA