¿Es mejor dar pecho o biberón al bebé? Semana de la lactancia 2017

01-08-2017 | 🍼 Pequebotica | 58 Comentarios

Hoy, uno de agosto, es buen día para plantearse si es mejor dar pecho o biberón al bebé. ¿Por qué? Porque además de celebrar que más de media España comienza sus vacaciones, celebramos la Semana Mundial de la Lactancia Materna.  En este enlace podéis encontrar información sobre las áreas temáticas en las que se va a desarrollar esta campaña.

En la web podéis descargaros este póster, por si os interesa ponerlo en vuestra farmacia, consulta, etc.

es mejor dar pecho o biberon

 

¿Es mejor darle pecho o biberón?

Y es que parece mentira que a estas alturas de la película sigamos recibiendo este tipo de preguntas. Aunque todo el mundo tiene más o menos claro que la lactancia materna es la mejor opción para el bebé, aún sigue habiendo falsos mitos o miedos. Es frecuente escuchar en la farmacia a muchas madres comentando frases como: «Es que tengo poca leche», «Es que mi leche no alimenta», «No coge peso por mi culpa», «Se queda con hambre», etc.

Salvo raras excepciones (generalmente por enfermedades del niño o de la madre) no hay ningún motivo por el que la madre no pueda dar el pecho al bebé. La composición de la leche materna es bastante similar en todas las mujeres y el hecho de que los pechos «se desinflen» se debe principalmente a una regulación en la frecuencia y cantidad de tomas por parte del bebé. ¡No hay de qué preocuparse!

Estas son cinco buenas razones para dar el pecho a tu hijo

 

  1. Mortalidad infantil.

La leche materna contiene anticuerpos que protegen al bebé frente a posibles enfermedades como diarrea, otitis media o infecciones de las vías respiratorias. Los fallecimientos a causa de estas enfermedades son menores entre niños que toman pecho.

  1. Enfermedades crónicas.

Además de proteger al bebé frente a infecciones, la lactancia materna también puede ayudar a prevenir algunas enfermedades crónicas que no suenan apetecibles como alergias, diabetes, hipertensión, cáncer, enfermedad de Crohn u obesidad. Los bebés alimentados con lactancia materna en exclusiva durante seis meses están expuestos a un menor riesgo de sobrepeso y obesidad.

  1. Desarrollo intelectual y motor.

Por dar pecho a nuestro hijo no vamos a convertirlo en Einstein, pero algunos estudios apuntan a que los niños alimentados al pecho alcanzan mejores resultados en pruebas de desarrollo intelectual y motor, en comparación con los que no son amamantados. No se conocen bien los mecanismos por lo que esto sucede aunque puede estar relacionado con la presencia en la leche materna de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (los famosos omega 3), conocidos por su importancia para el crecimiento y el desarrollo cerebral.

  1. Salud materna.

La lactancia materna estimula la liberación de la oxitocina, una hormona que ayuda a contraer el útero y reducir el sangrado de posparto. Además, las madres que amamantan tienen menor riesgo de sufrir cáncer de mama o cáncer de ovario.

También tiene un efecto de anticonceptivo natural, suprimiendo la menstruación. ¡Ojo! Que nadie se venga arriba con esto que puede acabar como yo, preñada a los cinco meses de parir a mi primogénito.

  1. Economía.

Parece imposible que todas las ventajas anteriormente mencionadas se puedan conseguir con un alimento que es gratis. ¡Gratis! La lactancia materna supone un considerable ahorro en fórmulas artificiales, biberones, esterilizadores y otros artefactos infernales. Indirectamente también puede suponer un ahorro evitando el coste del cuidado de salud del niño enfermo.

es mejor dar pecho o biberón

¿Si no doy el pecho voy a arder en las calderas del infierno?

Siendo objetivos, la leche materna es el mejor alimento para un bebé desde el punto de vista nutricional y es importante animar a las madres a amamantar a sus hijos durante seis meses en exclusiva, tal y como recomienda la OMS.

Dicho esto, si a pesar de considerar toda esta información una madre decide conscientemente alimentar con biberón a su hijo, por los motivos que considere oportunos, su decisión debe ser respetada. En mi opinión, no hay más que hablar.

Las fórmulas infantiles están diseñadas para que los bebés puedan cubrir adecuadamente sus necesidades nutricionales. Trasladar un sentimiento de culpa con miradas asesinas, cuchicheos y reproches velados a una madre que ha elegido libremente, puede generarle una ansiedad que repercuta negativamente también en la salud del bebé.

Todo esto y mucho más en El Moco Radiactivo…

Si sois padres primerizos, os recomiendo echar un vistazo al único, al inigualable, al increíble libro para padres primerizos «El Moco Radiactivo». En él encontraréis información sobre las dudas más frecuentes en lactancia materna. ¿Existe algún «truco» para aumentar la leche materna? ¿Cuáles son los mitos más frecuentes sobre la lactancia materna? ¿Cuál es el mejor biberón? ¿Qué diferencia hay entre las leches de fórmula? ¿A qué edad puedo introducirle la alimentación complementaria? ¡Y mucho más!

Otros posts relacionados que quizá puedan interesarte:

 

 

 

Entradas relacionadas

58 Comentarios

  1. Araceli

    Soy de la opinión que si no me gusta lo que leo, por los motivos que sean, paso de largo.
    Soy madre de tres hijos, trabajadora y con lactancias prolongadas porque para mi no es un suplicio, sino lo mejor

    Responder
  2. Monstruua

    En realidad lo mejor son unos profesionales sanitarios formados alrededor de madres y bebés, así como una red de apoyo a las madres e inversiones en investigación.

    Responder
  3. Vanessa

    Hola, Yo estoy de 37 semanas y me gustaría dar el pecho…en los cursos de preparación al parto me han explicado bien cómo reconocer y poder seguir dando pecho con mastitis e incluso con un absceso, lo que es una ingurgitación, y otras cosas más. Además he leído bibliografía que cuenta de forma detallada la mayoría de los casos (léase Carlos González, un regalo para toda la vida) y he visto algunas charlas (del mismo pediatra español que ha dado conferencias incluso fuera de España, Eduart Punset y el cerebro del bebé, The baby human). Ni en los cursos de preparación al parto, en los libros, en los vídeos o en este artículo se demoniza a nadie. Se habla de la lactancia. Como he dicho quiero dar el pecho a mi hijo; intentaré si tengo grietas engancharlo bien, si tengo mastitis y no le gusta el sabor de ese pecho de leche salada, pues ponerlo en el pecho sano y sacarme la leche del enfermo… y mil cosas más y si, a pesar de todo la salud de mi hijo está en riesgo, pues haré lo necesario para que esté bien alimentado. No veo mayor problema en la alimentación artificial que prepararla correctamente (poca agua puede deshidratarlo y mucha no aportarle los nutrientes que necesita….) En fin. Creo que la idea más importante que puedo extraer de este asunto es que debemos tener desde el principio profesionales que nos guíen adecuadamente, sean cuáles sean nuestras elecciones o imperativos. Y a lo mejor ahí radica el problema: yo no he visto NUNCA (desde la edad en la que puedo acordarme cómo) a nadie dando un pecho; y contados con los dedos de una mano a alguien cambiando un pañal o bañando a un niño…. pero todos salimos adelante. El ensayo y error es innato al desarrollo del ser humano. Yo misma admito que tenía ciertas ideas preconcebidas que a lo largo de estos meses, en los que he ido acercándome al mundo del recién nacido he cambiado, no sé si a mejor o peor, pero sí sé que ahora mi marido y yo tenemos más recursos que el día que el predictor nos dijo que seríamos padres…. Y lo que debe prevalecer por encima de todo es el amor a nuestros hijos. Perdón por la parrafada y gracias Marián por el artículo.

    Responder
  4. la_de_burgos

    A mi, todo lo que nos cuenta la boticaria no me resulta novedoso, ya que tras tres pequeños y buscar información sobre lactancia solo en especialistas un post como este es un buen resumen.
    También creo, que hay que ir preparado tras el parto para que la cosa pueda no ser fácil (y si luego va sobre ruedas, mejor), que los profesionales que te vean los primeros días son clave para que esto funcione y que, sobre todo, hay que querer; que cada uno elija, pero sin culpabilidad, por favor, que bastante maternidad queda por delante…
    En mi opinión para los primeros meses es lo más cómodo, rápido y efectivo, aunque nadie pueda sustituirte.
    Dicho esto, también he de decir que mi cuerpo está mejor sin leche chorreando, pechos duros, durmiendo mejor, etc. pero es una etapa 🙂
    Nota: con mi primer peque estuve seis meses con el sacaleches porque no quiso enganchar…
    Mi consejo: si estás interesada, no te vayas del hospital sin la seguridad de que esto marcha bien.

    Saludos.

    Responder
  5. Ana

    Que científicamente está demostrado que dar el pecho es lo mejor para el bebé y la mamá, en terminos absolutos, de eso nadie puede poner duda.

    El problema que veo es que los seres humanos somos seres complejos y multifactoriales, por lo que creo que en cada caso individual no hay que valorar las cosas en terminos absolutos, de factor en factor, sino en terminos relativos.

    Me planteo una cosa. Aunque nutricionalmente o fisiológicamente es lo mejor, teniendo en cuenta otros factores, psicológicos, sociales, o simplemente englobando otros factores de salud, en ocasiones de manera global puede ser normal llegar a la decision de que no compensa. Pienso en casos de niños que pierden mucho peso o se estancan por temas varios (mal agarre o lo que sea), niños que más allá de los seis meses o el año o más apenas comen otros alimentos y basan su alimentación solo en pecho, o niños que con uno o dos años, no han dormido más de hora y media seguida, porque demandan pecho a cada rato día y noche. ¿El pecho sigue siendo lo mejor para ellos de manera global, a pesar de que les influya en que no coman otras cosas o en que no duerman? ¿La OMS no habla también en sus recomendaciones de la importancia de otros nutrientes aparte de la leche materna, o de la importancia del sueño, especialmente en niños?

    Por temas como este, creo que las situaciones hay que valorarlas de manera global respecto a la salud y bienestar de madre e hijo (como tú bien dices, te informas, valoras tu situación concreta y decides, ya está)

    Siempre digo lo mismo, hoy en día damos mucha importancia a la recomendación de la OMS respecto a lactancia materna, pero menos a otras recomendaciones, como que deberíamos comer cinco raciones de frutas y verduras al día, que no deberíamos comer procesados, que deberíamos disminuir el consumo de carne roja, que deberíamos dormir un número adecuado de horas, o que deberíamos hacer deporte. Todos, niños y mayores. Pero a esas recomendaciones les damos menos importancia.

    Y esto lo escribe una madre que dió pecho largo tiempo a sus hijos (con pocas dificultades, hay que reconocerlo)

    ¡Gracias por leer mi parrafada!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto los términos de uso

Boticaria García es la responsable del tratamiento de tus datos con la finalidad de moderar y publicar los comentarios que realices en el blog, para atender tu solicitud de publicación y avisarte de las respuestas recibidas. En ningún caso se publicará tu correo electrónico, pero sí tu nombre con tu comentario.

Tienes derecho de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión, limitación y portabilidad de tus datos que puedes ejercer en [email protected] Más información en la Política de Privacidad.

EL PRIMER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL SEGUNDO LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL TERCER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA