¿Qué es la Dexametasona, para qué sirve y qué relación tiene con el coronavirus?

24-02-2021 | 💊 Medicamentos | 0 Comentarios

La dexametasona no es un medicamento precisamente nuevo. Tanto en las farmacias como en los centros médicos es ya un viejo conocido.

No obstante, la llamada “cortisona” lleva con nosotros desde los años 30 y la dexametasona se viene usando desde la década de 1960 para reducir la inflamación con la que cursan distintas enfermedades

¿Qué es la dexametasona y para qué sirve?

Pero en los últimos tiempos se ha armado mucho revuelo en torno a este fármaco, en relación a su posible eficacia en pacientes con Covid-19.

Así que, hermosa o hermoso, qué te parece si empiezo por contarte en qué consiste la dexametasona y en qué otros casos se prescribe, y tocamos también este tema de su uso en el coronavirus (que ya es cuando menos de segundo de pandemia).

Pues eso, ¡vamos al lío ya mismo!

💊 ¿Qué es la dexametasona y para qué sirve?

La dexametasona es un corticosteroide inflamatorio. Actúa de forma parecida a las hormonas naturales generadas por las glándulas suprarrenales, disminuyendo la inflamación, la hinchazón, el enrojecimiento, el calor y el dolor.

Por sus efectos antiinflamatorios e inmunosupresores se utiliza en diversos tipos de afecciones como las siguientes, entre otras:

  • Edemas cerebrales.
  • Enfermedades pulmonares y respiratorias.
  • Infecciones.
  • Enfermedades autoinmunes y reumáticas.

Nombres comerciales con los que puedes encontrar la dexametasona

Este medicamento se puede presentar con distintas denominaciones comerciales, como:

  • Fortecortin® aunque también existen comercializadas formas genéricas con dexametasona. 
  • Otros específicos que contienen dexametasona en su composición son por ejemplo Dexatavegil®, Hongosan®, Izitan®, Neurodavur plus® o Resorborina®.

¿Existe relación entre la dexametasona y el Covid-19?

Esta duda nos asaltó a todos a mediados de 2020, cuando nos encontrábamos en plena búsqueda y captura de una solución contra esta terrible pandemia y empezamos a leer titulares varios…

Todo comenzó gracias a un ensayo clínico nacional RECOVERY del Reino Unido, donde se comprobó que la dexametasona reducía el número de muertes en una tercera parte de los pacientes de coronavirus que necesitan ventilación.

Igual ocurrió en una quinta parte de los que recibían solo oxígeno.

Sin embargo, no se ha observado hasta ahora beneficio alguno en los casos que no precisan ayuda respiratoria.

Dexametasona y coronavirus

Resumiendo: no estamos ante la panacea universal contra el virus 🤷‍♀️

Sin embargo, sí parece ser eficaz en casos con unas características concretas.

📣 MUY IMPORTANTE

La dexametasona no sería un tratamiento adecuado para pacientes de coronavirus con síntomas leves y en ningún caso debemos automedicarnos.

La OMS desaconseja tratar con corticosteroides a los pacientes con síntomas de esta enfermedad que no sean graves, salvo si ya los están tomando para tratar otras dolencias.

¿Por qué? Entre otras cuestiones porque se trata de un antiinflamatorio potente, que reduce la respuesta inmunitaria y que, paradójicamente, puede aumentar el riesgo de contraer otras infecciones.

¿En qué dosis puede ser útil la dexametasona para tratar el coronavirus?

El comité de medicamentos de uso humano ha concluido que, para el tratamiento de pacientes con COVID-19, la dexametasona puede administrarse por vía oral o administrarse en forma de inyección o infusión (goteo) en por vía intravenosa.

En todos los casos, la dosis recomendada en adultos y adolescentes es de 6 miligramos una vez al día durante un máximo de 10 días, siempre pautada bajo prescripción médica. 

→ Se deben administrar diariamente 6 mg de dexometasona, que equivalen a 160 mg de hidrocortisona (es decir, 50 mg cada 8 horas o 100 mg cada 12 horas), 40 mg de prednisona o 32 mg de metilprednisolona (8 mg cada 6 horas).

¿Qué efectos secundarios puede tener la dexametasona?

❌ Si padeces alguno de estos síntomas y persiste o se vuelve grave, házselo saber a tu médico:

  • Dolor o irritación en el estómago.
  • Dolor de cabeza.
  • Mareos.
  • Vómitos.
  • Agitación.
  • Insomnio.
  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Acné.
  • Facilidad para la aparición de moratones.
  • Aumento en el crecimiento del pelo.
  • Falta o irregularidad en la menstruación.

⚠️ Es fundamental hablar con el médico inmediatamente si aparece alguno de los síntomas siguientes:

  • Erupciones en la piel.
  • Problemas para ver.
  • Inflamación en el rostro, los tobillos o las piernas.
  • Resfriado o infección de larga duración.
  • Haces negras o alquitranadas (con color similar al petróleo).

¿Cómo se toma la dexametasona?

Este medicamento se presenta en comprimidos y solución líquida, por lo que se toma por vía oral y siguiendo estrictamente las instrucciones dadas por el médico.

☝️ Bajo ningún concepto se debe variar la dosis indicada por el profesional, ni la frecuencia de su toma.

A la hora de dejar de tomar dexametasona también es importante hacerlo de la forma señalada por el médico.

⚠️ Esto es ESPECIALMENTE IMPORTANTE y no una simple recomendación ⚠️

Dejar este medicamento de pronto puede causar muchos problemas:

  • Vómitos.
  • Malestar de estómago.
  • Falta de apetito.
  • Confusion.
  • Somnolencia.
  • Dolor de cabeza.
  • Fiebre.
  • Dolor muscular y en las articulaciones.
  • Despellejamiento en la piel.
  • Pérdida de peso.

El médico reducirá la toma de forma gradual, para que el cuerpo se acostumbre al cambio antes de suspenderla completamente, sobre todo en aquellos casos en los que se han tomado dosis importantes de dexametasona durante bastante tiempo.

Al empezar a reducir la toma de este medicamento hay que prestar especial atención a los efectos secundarios, hablando con el médico lo antes posible en caso de tener problemas. Es posible que aún sea necesario tomar una dosis mayor o empezar a tomar este medicamento de nuevo.

PERO INSISTO, ¡Y QUE NO SE OS OLVIDE, HERMOSOS!

Todas estas decisiones tiene que tomarlas única y exclusivamente el médico. No decidas nada por tu cuenta a la hora de tomar dexametasona ni ningún otro medicamento que necesite receta médica.

❌ ¿En qué casos no hay que tomar dexametasona?

Tanto los adultos como los niños suelen poder tomar dexametasona, pero hay determinadas situaciones en las que no se recomienda su uso.

Por ello es importante hacerle saber al médico si se está en alguna de las situaciones siguientes:

  • Se ha tenido anteriormente una reacción alérgica a este o a otro medicamento.
  •  Recientemente se ha estado en contacto con alguien que tenía varicela, sarampión o herpes zóster.
  • En algún momento se ha padecido problemas de salud mental, o los ha tenido un pariente cercano.
  • Se tiene presión arterial alta, insuficiencia cardíaca o hace poco tiempo se ha padecido un ataque cardíaco.
  • En alguna ocasión se ha sufrido de tuberculosis.
  • Se sufre de: diabetes, glaucoma, epilepsia, osteoporosis, tiroides hipoactiva, úlcera de estómago o miastenia gravis. 
  • Hace poco tiempo se ha recibido una vacuna, o hay que ponérsela.
  • Se está embarazada, intentando quedarse en estado o en periodo de lactancia. 

Interacciones de la dexametasona con otros medicamentos

Existen fármacos que pueden alterar la función de la dexametasona y aumentar las posibilidades de padecer efectos segundarios.

En general debes hacer saber a tu médico si estás tomando otros medicamentos, pero particularmente los siguientes:

  • Medicinas para enfermedades del corazón o la sangre (como la Warfarina).
  • Fármacos para la alta presión arterial.
  • Medicamentos diuréticos.
  • Antibióticos como rifampicina y rifatubina.
  • Antimicóticos.
  • Tratamientos para la epilepsia, como carbamazepina, fenitoína, fenobarbitona y primidona.
  • Antiácidos u otros medicamentos contra la acidez estomacal.
  • Intiinflamatorios no esteroideos (AINE) como aspirina en alta dosis para el dolor, diclofenaco o ibuprofeno.
  • Medicamentos para el VIH.
  • Como decíamos antes, también hay que contarle al médico si recientemente se ha recibido una vacuna o se está esperando para ponerse una.

Dexametasona durante el embarazo y la lactancia

Antes vimos que en caso de estar embarazada, creer estarlo o durante la lactancia no es recomendable tomar dexametasona, y hay que poner la situación en conocimiento del médico.

Dexametasona y embarazo

Pero, ¿qué ocurre con la dexametasona en el embarazo y el tiempo de lactancia? Te lo explico:

🤰 Embarazo o sospecha de embarazo

Los esteroides se han relacionado en ocasiones con problemas durante las primeras doce semanas del embarazo. Además no se aconseja tomarla en el resto de la duración del mismo, por el riesgo que conlleva para el desarrollo del bebé.

El médico prescribirá la dexametasona solo en los casos en que bajo su criterio, los beneficios de su toma son mayores que los riesgos que implica. Y como es lógico, los controles aumentarán si se da esta situación.

🤱 Lactancia

En este caso se corre el peligro de que la dexametasona pase a la leche materna, siendo por eso por lo que es aconsejable evitar este medicamente durante la lactancia.

No obstante, una vez más el médico tendrá la última palabra. Este podrá prescribir el medicamento aconsejando a la paciente que espere al menos tres horas después de amamantar al bebé antes de tomarlo.

Y también es posible que se necesite hacer controles al bebé.

 

Fuentes informativas:

https://www.redaccionmedica.com/secciones/sanidad-hoy/dexametasona-precio-usos-farmaco-cura-covid-19-2550

https://cima.aemps.es/cima/dochtml/ft/81414/FT_81414.html

https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/meds/a682792-es.html

https://www.who.int/es/news-room/q-a-detail/coronavirus-disease-covid-19-dexamethasone

https://www.nhs.uk/medicines/dexamethasone-tablets-and-liquid/

Entradas relacionadas

¿Para qué sirve el Duphalac y cómo puedo tomarlo?
¿Para qué sirve el Duphalac y cómo puedo tomarlo?

Quizás el Duplalac no sea el medicamento que más ronde por los botiquines de los españoles. Pero tampoco es un gran desconocido, y de hecho son muchas las personas que llegan a la farmacia con su receta en mano pidiendo este medicamento. Por eso, hoy voy a contarte...

¿Para qué sirve la Fluidasa y cómo puedo tomarla?
¿Para qué sirve la Fluidasa y cómo puedo tomarla?

El otoño trae consigo un viejo conocido al que muchas personas quisieran no tener que volver a ver: la bronquitis. Si eres de esas personas a las que cuando llega esta época del año sienten que "se les cierra los pulmones", quizás ya conozcas la Fluidasa. ✅ Así que...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuevo libro gratuito: «Comida rápida, barata y saludable»

EL PRIMER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL SEGUNDO LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL TERCER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA