Cupping olímpico: un cuento chino

10-08-2016 | ⭐ Actualidad | 85 Comentarios

Confieso que cuando el domingo leí en diagonal sobre esto del cupping en Twitter pensé que se trataba del contraataque de la copa menstrual en un molón gerundio inglés de esos que consiguen que las cosas se pongan de moda. Por mi imaginación volaban ya conversaciones entre treintañeras enfundadas en lycra fosforita de estas que estiran y calientan en la puerta de El Retiro every morning:

– Pues te diré que desde que me he convertido al cupping se me da mejor el running. 

Y resulta que mi imaginación no iba tan desencaminada porque al final, entre copas y sangre anda el juego. El cupping, técnica de la que muchos no teníamos ni flores hasta que hemos visto los moratones en las espaldas de los atletas olímpicos, es una terapia alternativa perteneciente a la medicina tradicional china que data al menos de 2000 años de antigüedad. Y vaya por delante que 2000 años son una pila de años. Que se lo digan a Jordi Hurtado.

¿En qué consiste el cupping?

El mecanismo consiste en aplicar sobre el cuerpo una especie de copas de plástico, de vidrio o incluso también de bambú con aspecto de museo de los horrores que realizan efecto ventosa. La teoría es que aplicando estos cacharritos sobre distintos puntos estratégicos (al estilo acupuntura) se activan ciertos puntos energéticos del cuerpo, desbloqueando y reanudando el flujo de energía vital también conocido como Qi y también la desintoxicación del organismo. Porque sin detox no hay paraíso. 

Sí, han leído bien. He escrito Qi. Resulta que los nadadores olímpicos y los saltadores de potro ahora encomiendan sus medallas al Qi.

cupping

 

Cupping seco, cupping húmedo

Hay distintas modalidades: el cupping seco por succión tal y como se observa en la siguiente foto, y el cupping húmedo también conocido como Hijama o Stanley Kubrick’s cupping en el que adicionalmente a la succión se realizan incisiones para que la sangre mala fluya hacia el exterior.

También hay un tipo de masaje cupping en el que las ventosas hacen succión pero no tan fuerte de modo que pueden irse desplazando. Las posibilidades son infinitas.

cupping

 

De la técnica Stanley Kubrick no adjunto foto porque todas  son muy desagradables y como estamos en verano todavía les puedo pillar a alguno de ustedes desayunando. En su lugar adjunto otra foto, también desagradable aunque les aseguro que menos, sobre lo que me evoca esto de la succión con sangría de serie: las sanguijuelas.

20 min sanguijuela

Y es que esto de las sanguijuelas, la flebotomía y extraer la sangre para eliminar toxinas de forma generalizada ya lo veníamos practicando también desde hace más de 2000 años hasta que en el siglo XIX a un médico francés le dio por analizar si realmente servía para algo o no. Descubrió que no y con ello, entre otras cosas, Pierre Charles Alexandre Louis se convirtió en el padre de la epidemiología.

cupping

 

¿Por qué los nadadores aparecen con moratones en la espalda?

El efecto vacío de las ventosas provoca la equimosis o hematoma. De este modo, al individuo al que se le aplica tan noble arte le queda la zona como cuando el rollete de turno le hacía a tu amiga un chupetón en el cuello siendo adolescente y el lunes iba a clase con un pañuelito de Tous tapando el desaguisado. Nótese que he hablado en tercera persona porque yo jamás never tuve tal cosa en mi adolescencia. Ni chupetones ni pañuelitos de Tous al cuello (bueno, de esto último no esto tan segura).

cupping

¿Hay evidencia científica sobre el cupping?

Vaya por delante que he empleado demasiado tiempo, mucho más del que sería razonable para escribir un post, en investigar sobre la evidencia existente en la cupping therapy. Y no crean que lo he hecho por amor a la ciencia ni por mi compromiso con la divulgación: lo he hecho por mi propio interés.

Así es. Porque por si no lo saben, dentro de mis objetivos para el próximo curso priorizo el de convertirme en deportista de élite (estoy debatiéndome todavía entre un par de disciplinas, el ping-pong y el remo, lo mismo me vengo arriba y elijo las dos). Y si esto de las ventosas, las copas o las bombillas tiene fuste, pues oye, eso que llevo de adelanto. Me interesa.

No les voy a engañar: de los 645 resultados que arroja el buscador de PubMed con artículos sobre «cupping therapy» no me he leído todos, pero sí unos cuantos. He leído con especial interés las revisiones, como ésta en la que se revisan ensayos donde se ha aplicado la técnica del cupping para el herpes zoster, la parálisis facial, la tos y la disnea, el acné, la hernia de disco lumbar, cervical y espondilosis. Los persas llegaron a describir 1001 enfermedades donde podía ser útil. Incluyendo las bondades en el síndrome premenstrual (al final acabamos en un 2×1 con la copa menstrual, lo veo venir).

¿Cuál es el verdadero problema? Que la calidad de los ensayos clínicos aleatorizados es muy pobre con gran posibilidad de sesgo en los mismos. A día de hoy la conclusión es que no hay estudios de calidad con los que poder afirmar si estas terapias son realmente efectivas. Por mucho que haya resultados «esperanzadores», por mucho que todas las revistas sobre medicina alternativa y complementaria lancen las campanas al vuelo, lo cierto es que los estudios tienen una baja calidad metodológica y no se pueden extraer conclusiones de los mismos. Excepto que hay que seguir investigando, pero en condiciones.

Decíamos ayer…

En torno al año 1800 un señor inglés se fundió en la noche londinense la herencia de 7000 libras que le había dejado una tía y tuvo que ponerse a pintar para ganarse la vida. Su especialidad era la caricatura social y precisamente esta sobre cupping fue una de las joyitas que nos dejó. ¿Le pondrán a Phelps bombillas en el culete también? Me quedo con la duda.

20 min cupping vintage

No sé si estarán ustedes de acuerdo conmigo en que nos hemos pasado de rosca con lo retro vintage. Una cosa es que el Dúo Dinámico sea cabeza de cartel en el Sonorama y otra volver a la sangrías y a las teorías humorales hipocráticas.

Y es que cada uno es muy libre de hacer lo que quiera con su Qi… pero me da a mí que en estas olimpiadas, además de sorberles las carnes, a más de uno lo que le han sorbido es el seso.

 

Imágenes: Burns Archive, Commons Wikimedia, Flickr, GTRES

Entradas relacionadas

85 Comentarios

  1. Aida

    Hay que saber LEER. Creo que es básico. Sin sacar de contexto frases ni palabras. Sencillamente leer. A ser posible con la mente un poco abierta y sin el cuchillo en la mano para atacar a la mínima.
    Tan respetable es el que se quiere poner ventosas, el que se quiere poner cintas, el que quiere tomar aspirina o el que prefiere curar sus males en un balneario perdido en los pies de una montaña.

    Cuando alguien tiene que hablar sobre algún tema lo lógico es que se informe. E informarse no es leer dos posts y los mensajes de twitter. Es leer publicaciones médicas, artículos que avalen o desacrediten, comentar con colegas de profesión. Y esto no deja se ser un blog, así que, además de exponer y explicar, uno da su opinión. Y la opinión es algo respetable (aunque he leído comentarios en los que no se ha respetado para nada eso).

    Me gustan tus post, Marián. A veces estoy más de acuerdo o menos en tu opinión (¡faltaría más :p) pero los escribes desde la profesionalidad y se nota que detrás de cada post hay trabajo y mucha lectura (en inglés o en lo que más te apetezca).

    Se puede estar de acuerdo o en desacuerdo pero no hace falta faltar al respeto para demostrar una opinión, y aquí he visto algunas y no me parece justo.

    ¡Un abrazo!

    Responder
  2. Emilio Molina

    Estaría bien reseñar que la técnica, además de pseudoterapéutica, no está extenta de riesgos. No sólo «cuando se hace bien», sino que además en la variante donde se usa fuego para conseguir el vacío, hay un peligro adicional a que las cosas salgan mal…

    Buscad «cupping burns» en imágenes de google. No comáis nada antes.

    Responder
    • Alex

      No claro, y los consentimientos hasta para quitarte un juanete por si te quedas paralítico o peor son puros formalismos porque cualquier intervención esta exenta de peligros… Si se hace mal, y el que lo hace es un timador o un mal profesional (médico, fisioterapeuta, dentista, médico tradicional, médico alternativo, etc), pasan desgracias, y no solo con la cupping sino con todo… A ver si tenemos un poco más de seriedad y comentar con un poco de cabeza e información, ya que la cupping se usa sobretodo para movilizar la sangre que queda en contracturas musculares y lesiones parecidas, similar a lo que hacen los fisios al quitar contracturas pero con esta formula es más fácil descongestionar la zona, luego ya si hay gente que suelta que con ello te arranca los malos espíritus y tu te lo crees pues…. Pero claro, sin tener ni idea de lo que se habla se comenta puta madre….

      Responder
  3. Diantir

    Para puntualizar puntualizar sobre artículos académicos sobre el uso de las ventosas, una de las herramientas de uso común en la medicina tradicional china, coreana, vietnamieta y japonesa, podeís leer:
    http://www.cqvip.com/qk/95999x/200110/5722856.html
    En este estudio clínico, realizado en 2001, se pone de manifiesto que el uso de las ventosas mejora la oxigineción local, mejorando el metabolismo y ayudando a la recuperación de lesiones musculares.

    journal.9med.net/upload/pdf/41/717/40927_8747.pdf
    En este pdf se analiza el uso de las ventosas para el tratamiento de pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica. En las conclusiones podemos leer que el tratamiento con ventosas mejora la sintomatología de dicha enfermedad y, además, mejora la circulación sanguínea y aumenta el flujo.

    http://www.cqvip.com/qk/93962x/200407/10249013.html
    En este artículo se analiza un estudio clínico cobre la aplicación de las ventosas a la recuperación de pacientes que han tenido ACV. En las conclusiones podemos leer que el huso de ventosas acelera la recuperación de pacientes con ACV.

    Es sólo una pequeña muestras de los cientos de artículos sobre el tema publicados en google académico en chino o en japonés.

    Nuestra visión del mundo no es la única. Nuestra forma de ver y entender la medicina no es la única. Nuestra «ciencia occidental» no es la única. Nadie tiene la verdad absoluta.
    Aún juzgamos, despreciando, desde la visión eurocentrista y colonialista.

    Responder
    • Alex

      Así es, pero cuando la gente va con orejeras por todos lados pasan estas cosas….

      Responder
  4. José Antonio

    Estimados todos, yo confieso que de esto del cupping entiendo y sé poco. Y en general, tengo poca idea de todo o casi todo lo referente a la salud y a lo sanitario, salvo lo que uno va cogiendo de aquí y de allá a lo largo de la vida (y tengo ya 56 añitos). Desde un tiempo acá, debo confesar que he aprendido bastante más desde que sigo el blog de boticaria garcía y lo confieso con alegría porque en bastantes ocasiones sus consejos me han ayudado a mí y a mi familia a resolver casos de los que ella plantea.
    Aún a riesgo de resultar pesado, lo repetiré una vez más, tengo poca idea de cuestiones sanitarias… Yo soy filólogo y docente y he constatado que en esta, en teoría, exposición educada y cortés de distintas opiniones y puntos de vista, (sobre todo) uno de los «contertulios» (además de boticaría garcía) da la impresión de estar informado en este tema, puede que muy informado, y maneje o disponga de información con base científica sobre el mencionado asunto, no lo sé, es sólo mi impresión. Lo que sí voy a asegurar, con respeto pero con rotundidad, es que Alex (el tertuliano al que me refiero) debería ser más comedido en sus intervenciones, no en apasionamiento ni en intento de convencer, sino en el uso que hace de expresiones o giros lingüísticos que muestran desdén y enorme carencia de educación. Las formas han de cuidarse, si no se corre el riesgo, frecuentísimo, de no convencer a nadie. Expresiones como: » …y cagarla…», » …ni puta idea…», » …fuera coñas…», «…en vez de soltar esa gilipollez…», «… no hace falta cagar luz…», … «Pero claro sin tener idea de lo que se habla se comenta puta madre…», es porque tu dieta es una puta mierda…», «…para ser boticaria no se en que mundo te mueves…», «…lo que hay que leer…», «… y lo de usar ventosas para un cáncer es una soplapollez…», «… pero claro, confiamos en hacer lo que nos salga del nabo…». ¿?
    Para mí está claro, no puedo seguir los consejos ni recomendaciones de alguien que utiliza tales expresiones para apoyar sus aseveraciones. Mientras tanto, continuare siguiendo los consejos de Boticaria García, de los que me fío infinitamente más, por dos motivos, porque los hace apoyándose en bases científicas (de la medicina moderna, sí, aunque también nos habla de remedios de toda la vida) y porque lo hace con una exquisita educación.
    Por si acaso, ya digo que no voy a contestar a nadie que conteste a este comentario, yo no soy de polémicas, sí de conversar con buenas formas con cualquiera que también las tenga. Perdón por la extensión y saludos a todos.

    Responder
    • Alex

      En ocasiones usar lenguaje coloquial y expresivo, tal vez vulgar si así se considera, sirve para enfatizar las opiniones vertidas y responder así con cierta sorna o ironía a comentarios, que sin usar dicho vocabulario expresado con antelación, ofende a muchos profesionales que trabaja con estos procedimientos, desprestigiando y menospreciando de forma gratuita y desde el más hondo desconocimiento. Por lo tanto, ya que no estamos en un sitio oficial donde la corrección política es necesaria, el usar vulgarismos o alguna que otra palabra mal sonante no me parece causa suficiente para rasgarse las vestiduras ni tachar de mal educado al interlocutor, sobretodo sin saber la educación recibida por el mismo, mientras que sí me parece a resaltar reírse, bularse e incluso faltar al respeto a la gente que da y recibe dichos tratamientos, ya que se les ha tratado por varios usuarios prácticamente como timadores, analfabetos, o estafadores. A esa gente, la cual usando su forma de proceder, voy a tacharles de mal educados por actuar de tal manera, les contesto con este lenguaje como bien ha señalado, y lo seguiré haciendo, porque no por usar la corrección como usted dice, se deja de ofender en ocasiones como he comentado, y no por no usarla, se ofende. Tampoco espero que nadie siga los consejos vertidos en este foro de debate, sería ridículo, y si lo hacen, bajo su responsabilidad, pero usar el castellano, en todas sus vertientes, no debería ser impedimento para al menos, pensar en lo expresado, ya que nos dejaríamos guiar por las apariencias y no nos dejarían ver el fondo de la cuestión, ya que por ese mismo proceder, y disculpándome de ante mano por la comparación, nos perderíamos a uno de nuestros pocos Premios Nobel, don Camilo José Cela, conocido bien por su uso del lenguaje. No nos dejemos guiar por lo tanto de manera tan exagerada por la corrección política y veamos más allá, no prejuzgando de forma tan gratuita.

      Un saludo

      Responder
  5. Pilar

    Perdonadme que me descuelgue con un asunto que no entra en la polémica*. Solo quería decir que la palabra inglesa «evidence» significa ‘prueba’ en español. El asunto no es baladí porque precisamente la ciencia funciona a base de pruebas, no de evidencias; de estas tiran las supercherías, que siempre proclaman cosas del tipo»es evidente que esto es así porque lo he visto yo/le ha funcionado a mi pariente/se hace desde hace mil años… El lenguaje no es neutro, así que me parece conveniente evitar ese falso amigo lingüístico.

    Un saludo

    Responder
    • boticariagarcia

      La segunda definición de «evidencia» en la RAE es «prueba determinante en un proceso». Por tanto la palabra evidencia estaría correctamente empleada en este caso. Saludos.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto los términos de uso

Boticaria García es la responsable del tratamiento de tus datos con la finalidad de moderar y publicar los comentarios que realices en el blog, para atender tu solicitud de publicación y avisarte de las respuestas recibidas. En ningún caso se publicará tu correo electrónico, pero sí tu nombre con tu comentario.

Tienes derecho de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión, limitación y portabilidad de tus datos que puedes ejercer en [email protected] Más información en la Política de Privacidad.

EL PRIMER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL SEGUNDO LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL TERCER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA