Cereal teff

29-04-2014 | ⭐ Actualidad, 🥑 Nutrición | 42 Comentarios

El cereal teff está de moda. Los Beckham desayunan teff. Me imagino a los cuatro niños, pobrecitos míos: Romeo, Brooklyn, Cruz y Harper Seven, recién levantados, con sus pelos revueltos y sus pijamitas de franela sentados en la mesa. Papá David baja las escaleras y da un beso a Victoria, que, delantal ceñido, se afana en los fogones. Las cuatro criaturas, hambrientas e hipoglucémicas, mueven nerviosas sus piececillos, esos piececillos que aún no rozan el suelo, mientras esperan el desayuno de mamá. Cualquiera imaginaría unos peliculeros huevos revueltos con bacon, quizá unos tazones gigantes de cereales… pero no. A esas cuatro criaturas hambrientas, que bastante tienen ya con llevar puesto el nombre que llevan, les colocan delante unos apetitosos cuencos de porridge de teff con manzana, dátiles y nueces de pecán.

– Cariño, tengo prisa, yo ya si eso como algo de camino al estadio…

– Pero David, ¡si te retiraste del fútbol hace un año!

– ¡Cielos! Es verdad. Bueno, pues ponme, pero poquito.

 

 

cereal teff

¿Qué es el teff?

Detrás de ese nombre tan exótico y misterioso que a nadie le suena (lo cual es parte de su gancho) no hay más trampa ni cartón que un simple cereal que se cultiva en Etiopía desde hace más de 5000 años. En Etiopía, sí, uno de los países más pobres del mundo. Se trata del cereal con el que fabrican esa especie de pan plano o tortilla, llamado injera, que hace las veces de cubiertos ya que ellos comen con las manos. Comer teff está de moda ya que se le atribuyen una serie de propiedades irresistibles que vamos a ir desmontando o corroborando, una a una, según corresponda.

Mitos y verdades sobre el cereal teff

1. No contiene gluten: Verdadero El teff no contiene gluten lo cual lo convierte en una buena alternativa para celíacos o para personas que han decidido eliminar el gluten de su dieta, como los seguidores de la Dieta Paleolítica. Sin embargo, es conveniente recordar que, hasta la fecha, no existe evidencia científica de que sea perjudicial el consumo de gluten en población sana. Por tanto, el hecho de no contener gluten sólo sería una ventaja real para celiacos o intolerantes, y no una ventaja en general.

2. No es calórico: Falso. Esta burrada (no tiene otro nombre) está muy difundida y es rotundamente falsa. 100 g de teff aportan 330 kcal, un aporte muy similar al de otro cereal como el arroz: 359 kcal. Es decir, el teff no es un cereal light, ni aporta diferencialmente menos calorías que otro. Y mucho menos «adelgaza» consumirlo.

3. Es rico en calcio y hierro: Verdadero. 100 g de teff aportan tanto calcio como un yogur, lo cual es un dato para tener en cuenta. En cuanto al hierro, las espinacas tuvieron suerte de que en la época de Popeye no hubiera cereales de moda porque se habrían quedado sin protagonismo. Por cada 100 g, el teff aporta 5,4 mg de hierro frente a los 4 mg de las espinacas.

4. Es rico en vitamina C: Falso. La mayoría de los cereales no contienen vitamina C mientras que el teff contiene 0,2 mg por cada 100 g. Sin embargo, eso no significa que el teff se deba de considerar rico en vitamina C. La  manzana o el plátano, sin ser frutas que especialmente contengan vitamina C, presentan 20 veces la cantidad de vitamina C  del teff. Las frambuesas, por su parte, contienen 300 veces más vitamina C que el teff. Vamos, que con medio mordisquito de cualquier fruta ya superamos con creces esas cantidades.

5. Contiene proteínas y aminoácidos de calidad: Verdadero. Sin embargo, hay que mencionar que la cantidad de proteínas que contiene el teff es inferior al de las legumbres como lentejas o garbanzos, estando también estas legumbres libres de gluten y siendo más accesibles como veremos a continuación.

6. Se puede introducir en nuestra alimentación del mismo modo que el trigo: Falso. Aunque, en la práctica, la harina de teff puede sustituir a al de trigo, sus resultados finales no son comparables. Ni en su capacidad panificadora, ni en su versatilidad en la producción de pastas varias, ni mucho menos, en su sabor. Se trata de un cereal que, al parecer, funciona bien en la elaboración de dulces. Llama la atención que en artículos en los que se promueve el consumo de teff para cuidar la línea se recomienden recetas como tortitas con sirope, galletas de chocolate o gofres con nata. En el campo salado parece no haber mucha vida más allá de la polenta o los panecillos planos de los que ya hemos hablado (injeras). Sin embargo, ¿en el menú de qué españolito de a pie tienen cabida estos alimentos de forma diaria y regular? ¿se sostendría en el tiempo el porridge más allá de una moda?

7. Tiene un índice glucémico bajo: Verdadero. Esto quiere decir que, tras su consumo, se tarda más tiempo en liberar la glucosa a sangre, lo cual es importante para personas diabéticas o deportistas. El teff tiene un índice glucémico bajo y es algo positivo, pero no es una propiedad exclusiva suya. Hay otros cereales (derivados como los espaguetis) o legumbres (como lentejas o judías) cuyo índice glucémico es aún menor que el del teff, y nadie les pone un piso.

8- Si se consume en un país pobre, será barato: Falso. Aunque hay algunos cultivos de teff en Castilla y León, su producción es minoritaria y sus precios elevados. Comparando precios de productos «al uso» en Carrefour con el precio del teff en herbolarios online, vemos que, por ejemplo el kilo de harina de teff supera los 10€ frente al euro de la harina de trigo o los 4€ de harinas sin gluten. En cuanto a los copos, por ejemplo para el desayuno, su precio está en torno a 8€ la caja de medio kilo frente al euro de los copos de avena o los 2€ de los tradicionales copos de maíz. Tampoco podemos dejar de lado la accesiblidad.  No es fácil conseguir el teff ya que únicamente se vende en tiendas especializadas o herbolarios online.

Conclusión de la boticaria

Ciertamente el cereal teff tiene tres ventajas diferenciales con respecto a otros (es apto para celíacos, rico en calcio y hierro) pero también innumerables desventajas (sabor «difícil», menor versatilidad, elevado precio, difícil acceso). ¿Compensan las ventajas a los inconvenientes? El calcio y el hierro pueden obtenerse de muchos otros alimentos de forma relativamente sencilla, por lo tanto, hoy por hoy, no veo justificación en ensalzarlo. Se trata, simplemente, de un alimento más con el que enriquecer nuestra dieta.

El cereal teff no adelgaza ni ayuda a mantener la línea. Parece que los alimentos que adelgazan son la evolución natural de las plantas que adelgazan. Quizá, en lugar de preguntar a Victoria Beckham o a  Gwyneth Paltrow (otra entusiasta del teff) por lo que comen, habría que preguntarles por lo que no comen, y por la pila de horas diarias que pasan dentro del gimnasio o rodeando sus mansiones a trote ligero.  Los Beckham desayunan teff, y con su pan se lo coman (si su madre les deja). Y sin ajo. Que no les pase nada. En general.

[piopialo vcboxed=»1″]El teff es el cereal de las CELEBRITIES aunque hay grandes mitos a su alrededor ¿sabes cuáles? [/piopialo]

 

Fuentes:

Moreiras O, Carbajal A, Cabrera L, Cuadrado C. Tablas de composición de los alimentos. Editorial Pirámide,

Mínguez Díaz J. Caracterización de la harina de teff para su uso en panificación. Trabajo fin de master. Universidad de Valladolid. 2012

Manual índice glucémico UNED

More over quinoa. Ehiopia’s teff poised to be next big super grain. The Guardian. January 2014.

Desarrollan una nueva galleta funcional para celíacos sin grasas añadidas. Universidad politécnica de Madrid. Julio 2012

 

Entradas relacionadas

¿Qué hacer para que el ajo no repita? 5 Trucos para conseguirlo
¿Qué hacer para que el ajo no repita? 5 Trucos para conseguirlo

Eso de repetir el ajo es todo un clásico. Pero no un clásico como una pieza de Beethoven o Lo que el viento se llevó, sino de los desagradables. Pero a ver quién es la guapa o el guapo que se toma un gazpacho bien cargadito de ajo, y luego no se tira toda la tarde...

42 Comentarios

  1. Jose

    Muchas gracias por desmontar imparcial y profesionalmente otra campaña interesada de mito alimentos, que sólo persiguen la implantación, con falseadades o medias verdades, de nuevos alimentos altamente costosos y con similares propiedades a los tradicionales.

    Responder
  2. María José García Martínez

    Hola, parece que gran parte de los carbohidratos del TEFF, son almidón resistente, que van al intestino y actúan como probióticos, y no son asimilados como los otros carbohidratos. Un saludo.

    Responder
  3. María José García Martínez

    Hola de nuevo, debí decir, «actuan como prebióticos».
    Saludos.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuevo libro gratuito: «123 preguntas sobre Coronavirus»

EL PRIMER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL SEGUNDO LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA

EL TERCER LIBRO DE BOTICARIA GARCÍA