Tipos de preservativos

En los últimos años han proliferado los anuncios sobre preservativos exóticos coincidiendo especialmente con San Valentín (como si el resto de los días del año se practicara la abstinencia en este país). Sin embargo, mi experiencia al otro lado del mostrador me dice que aún hay muchos individuos que desconocen la existencia de otros tipos de preservativos más allá de los clásicos de “la caja azul”.

Por lo general, las personas entre 20 y 40 años encaran el expositor de anticonceptivos y dedican un rato a observarlos y curiosear. Preguntan por la oferta y la ocasión y no reparan en preguntas sobre los distintos tipos de preservativos y lubricantes. Ellos te explican y tú les explicas. Y tan contentos todos.

A partir de los 40, el proceso de compra se suele aligerar y simplificar bastante. Muchas mujeres, sobre todo rondando la menopausia, sienten cierta vergüenza al tratar estos temas. Si la farmacia está en un pueblo pequeño, este pudor se transforma en pánico por si la vecina, la amiga o la cuñada las descubre preguntando por esos preservativos más o menos exóticos. Es un hecho que las farmacias de los pueblos pequeños venden preservativos… para los habitantes de los pueblos pequeños vecinos.

Probablemente a algunos de los que leáis este post estas actitudes os pueden parecer anacrónicas y trasnochadas. Sin embargo, en el año 2014 el sexo sigue siendo un tabú en muchos ámbitos y la falta de información sobre salud sexual, un grave problema generalizado.

 

tipos de preservativos

 

 

Tipos de preservativos más utilizados en España

Preservativos clásicos

Son los más vendidos, los de toda la vida. Las marcas con mayor presencia en farmacia son Control y Dúrex. Ambos son similares: transparentes, lubricados y fabricados en látex. Sin embargo,  presentan dos milímetros de diferencia en la anchura nominal (54 mm en la marca Control frente a los 56 mm de Dúrex). Es decir, los preservativos Dúrex son ligeramente más anchos que los Control.

Son los preservativos más baratos y en famacia es frecuente encontrar ofertas de dos cajas por diez euros (0,40€ el preservativo). Insisto en el precio porque en ocasiones se utiliza como excusa (especialmente entre adolescentes)  cuando en realidad es posible encontrar una caja de preservativos de calidad por lo que nos cuesta una copa.

 

Preservativos XL

Los preservativos XL (o XXL como los piden los que se tienen por auténticos prodigios de la naturaleza) son similares a los clásicos pero con mayor longitud y anchura nominal. En realidad tampoco son mucho más anchos: 57 mm (en este caso miden igual los de Dúrex que los de Control).

Según una encuesta particular realizada por mí misma durante largos años, el 50% de los hombres que piden preservativos XL rebajan sus pretensiones al ser informados de que los preservativos XL, además de ser más grandes, suelen ser más caros. En cuanto a los fanfarrones que preguntan por la talla XXL, el 100% acaban comprando los clásicos.

 

tipos de preservativos

Preservativos extrafinos

Los preservativos ultrafinos, extrafinos, sensitivos o de contacto total (según tengan a bien publicitarlos los señores de marketing) presentan un 20% menos de grosor que los preservativos clásicos. Su objetivo es ofrecen una experiencia con mayor sensibilidad al usuario garantizando la adecuada seguridad.

 

Preservativos extragruesos

Teóricamente ofrecen una mayor seguridad. Para poder mencionarlo en el envase no basta con ser más gruesos sino que  deben haber superado determinadas pruebas de resistencia. Su uso es poco frecuente.

 

Preservativos extralubricados

Existen situaciones en las que puede venir bien una mayor lubricación, por ejemplo, durante las primeras relaciones sexuales ya que en algunos casos pueden ser más dolorosas. Otras situaciones que pueden requerir mayor lubricación son el postparto o la menopausia (en este caso puede haber una mayor sequedad vaginal debido a la pérdida de estrógenos).

También se pueden utilizar para este fin lubricantes específicos. Es importante recordar que deben ser de base acuosa para no dañar el preservativo y respetar el pH vaginal. No se debe utilizar vaselina, aceite de ningún tipo o la crema de manos que descansa en la mesilla de noche.

 

Preservativos con retardante

En el interior del preservativo contienen benzocaína, un anestésico presente en otros productos como el famoso Hemoal o el Dentispray (para el dolor de muelas). La benzocaína provoca una insensibilización superficial en el pene lo que teóricamente podría arañar algo de tiempo antes de la eyaculación. En algunos casos la insensibilización va acompañada del “despiste” y de un inesperado Game Over.

 

Preservativos con estrías

Aunque visualmente tienen la apariencia de los aparatos de tortura medieval, estos presevativos cuentan con puntitos y estrías dispuestos estratégicamente a lo largo del preservativo para favorecer la excitación femenina.

 

Preservativos con espermicida

Los espermicidas enlentecen el movimiento de los espermatozoides y actúan como un anticonceptivo añadido. Sin embargo, en el año 2003 la OMS alertó de que su uso puede aumentar las lesiones vaginales y por tanto no es conveniente su uso en el contexto de la prevención del VIH.

El espermicida más utilizado es el Nonoxynol-9. Aunque algunos fabricantes retiraron sus preservativos con este componente, Control lo sigue comercializando con el nombre de Control Protect.

 

Preservativos con sabores

No hay techo para la imaginación de los aromas y los sabores en los preservativos. Cuanto más tropical sea la fruta y más afrodisiaco parezca el nombre de la especia, mejor. Los hay que ofrecen incluso un estimulante “efecto escalofrío“. Hay de todo en la viña del Señor.

Aunque el chocolate siempre es un clásico, otra encuesta realizada por mí misma durante largos años arroja resultados reveladores: los sabores exóticos son los de la compra por impulso y los sabores clásicos los de la compra fidelizada. Todavía no hemos descubierto América.

Llama la atención que la preocupación por tema de salud y seguridad alimentaria es tal que alguno de los claims de estos productos hace referencia a la ausencia de azúcares en su composición. Voy a tener el detalle de ahorrarles a ustedes el chascarrillo fácil.

 

Preservativos con colores

Recuerdo los United Condoms of Benetton que aparecieron allá por el año 97 causando gran revuelo. Salvo gracietas puntuales, no son productos que tengan elevada demanda entre los consumidores.

 

Preservativos con efecto calor y frescor

O los amas o los odias. No dejan a nadie indiferente.

 

Preservativos “con calzador”

Sí señores, Control tiene unos preservativos llamados “Easy Way” con una especie de aplicador para colocarlos de forma más sencilla. Tras ver el anuncio los acabo de rebautizar como “Condoms for Dummies”. ¿Qué anuncio? Un anuncio de Control en el que comparan la colocación de un preservativo con envainar una espada medieval y que no tiene desperdicio. Llegado este punto debo decir no sé si aprendo mucho escribiendo estos posts, pero me divierto muchísimo.

 

 

 

Preservativos sin látex

Aunque el porcentaje de personas alérgicas a este material es pequeño, hasta hace poco se quejaban amargamente (y con razón) del elevado precio de los preservativos sin látex. El precio de estos preservativos puede ser de hasta 3€ por unidad (unas 7 u 8 veces más que los preservativos clásicos).

Actualmente encontramos como alternativa los preservativos Real Feel, de Durex. Están fabricados en poliuretano (como la mayoría de los preservativos sin látex) y además presentan menor grosor. Su precio es similar al resto de los preservativos especiales (sabores, estriados, etc.) y oscila entre 0,80€-1€ por unidad. Sin duda es una gran noticia para los alérgicos al látex.

 

Preservativos combinados

Si ya avisábamos de que no había techo para la imaginación en los sabores, tampoco lo hay para las combinaciones de tipos de preservativos. Algunos ejemplos son:

 

Extrafino+Extralubricado

Estriado+Retardado

Efecto calor+Estriado

Efecto frescor+Estriado

– Doble salto mortal+Tirabuzón

 

tipos de preservativos

 

El consejo de la Boticaria

Es posible que no encontréis ningún lugar en el mundo con tantos tipos de preservativos como en la famosa Condomerie de Amsterdam. Se trata de una tienda en la que los profilácticos se exponen en el escaparate colgados de unas cuerdas con pinzas (como si de calcetines secándose al sol se tratase). Al margen de la curiosidad que pueden despertar los preservativos con sabor marsmallow o con forma de molino holandés (con sus aspas incluidas) lo cierto es que la protección en las relaciones sexuales no es asunto de risa.

Prevenir embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual es la principal función de un preservativo. Y por enfermedades de transmisión sexual no me refiero únicamente al SIDA, sino a otras más sencillas de contagiar como puede ser la hepatitis B.

Si alguien quiere divertirse en un tupper-sex con sus amigas, me parece perfecto. Si alguien quiere celebrar una despedida de soltero/a y hacer la gracia con preservativos bizarros, también me parece perfecto (quizá un poco ordinario, pero perfecto).

Ahora bien, llegado el momento de mantener relaciones sexuales y especialmente si no es con la pareja habitual, mi consejo es que los preservativos sean de marcas como las anteriormente mencionadas, que cumplan escrupulosamente los requisitos de fabricación. Y, aunque me acuséis de barrer para casa, que se compren en establecimientos que ofrezcan todas las garantías.

Todos los tipos de preservativos del mundo son muy divertidos para jugar, pero con la salud sexual no se juega.

 

Fuentes:

Siegfried N. Nonoxinol-9 para prevenir el contagio vaginal de la infección por VIH de hombres a mujeres: Comentario de la BSR (última revisión: 25 de septiembre de 2003). La Biblioteca de Salud Reproductiva de la OMS; Ginebra: Organización Mundial de la Salud.

25 Respuestas a los Comentarios

  • Mi Álter Ego29 Septiembre, 2014 a las 11:58

    Yo cada vez alucino más con todas las nuevas variantes que van sacando (aunque lo del molino holandés con aspas me ha dejado muerta. Tengo que investigar a ver si consigo verlo porque ni consigo imaginármelo). El anuncio de los caballeros medievales lo destripé aquí, por si te interesa: http://plagiandoamialterego.blogspot.com.es/2013/10/anuncios-pesadillescos-lxix-novedades.html

    Tontunadas aparte, coincido plenamente contigo en que para esas cosas hay que apostar por calidad. No es algo para jugársela. Besotes!!!

    Responder
  • papiroflash29 Septiembre, 2014 a las 14:04

    Que pasada de post
    Que cantidad e informacion
    Estupenda para las personas que utilizan para su uso y disfrute
    Este artículo que por su versatilidad
    Se utiliza para tantas cosas jocosas y divertidas

    Responder
    • Boticaria Garcia1 Octubre, 2014 a las 11:56

      Me alegro de que te haya gustado. Yo también he aprendido mucho escribiendo el post. Sobre todo lo relacionado a los caballeros medievales… 🙂

      Responder
  • Peggy29 Septiembre, 2014 a las 16:18

    Querida, me imagino que muchos españolitos todavía hacen ascos al preservativo porque la talla estándar les queda grande. Echarán en falta la XS.

    Responder
    • Boticaria Garcia1 Octubre, 2014 a las 11:58

      Lástima que esa talla XS, tan deseada en pitillos, no tenga la misma demanda en preservativos. Me temo que no hay futuro para lo que propones… Como decían en amanece que no es poco “un hombre en la cama es un hombre en la cama”. Y “un hombre en la farmacia es un hombre en la farmacia”. Besos flor!

      Responder
  • Mamá en Bulgaria29 Septiembre, 2014 a las 16:47

    ¡Me parto con tu encuesta particular de fanfarrones!

    Muy informativo el post, como todos, en realidad. Añado que he conseguido lo que llevo un año intentando en vano: que mi marido lea un blog conmigo. Aún se está descogorciando de risa con el anuncio de Control! 🙂

    Responder
    • Boticaria Garcia1 Octubre, 2014 a las 12:35

      Oye, pues nunca es tarde si la dicha es buena (o si el anuncio de Control es “divertido”). ¡Me alegro!

      Responder
  • Paula sd29 Septiembre, 2014 a las 17:14

    Reconozco que mi cara ha pasado de “ajá” a “¿qué me estás contando?”
    Muy educativo, sinceramente. Y te diré que el momento jocoso del post es para mí tu explicación de los retardantes….jajajajaja

    ahora en serio, te doy toda la razón: con la salud no se juega. Y con risas y desdramatización mediante, un post estupendo.

    besos

    Responder
    • Boticaria Garcia1 Octubre, 2014 a las 12:40

      Lo de los retardantes tiene su miga. Después de escuchar a varias personas quejarse amargamente de que el “retardamiento” en su caso acaba siendo total, he considerado conveniente avisar 🙂

      Responder
  • alexurbanpop29 Septiembre, 2014 a las 19:03

    A mi hay una marca de preservativos que siempre me ha dado un poco de escalofríos, y es que no se les ocurrió otro nombre que Family. Eso si me acabo de quedar un poco así porque a mi los que mejor me han salido siempre son los de Control, que nunca he tenido ningún percance con ellos y los de Durex, que son algo más gruesos me han dado algún que otro susto

    Responder
    • Boticaria Garcia1 Octubre, 2014 a las 12:46

      En principio lo que es más ancho en Dúrex es el ancho, sobre el grosor no he encontrado información. La única información relativa al grosor viene en los envases de preservativos finos donde indica que son un 20% más estrechos, pero no he podido encontrar más…

      Responder
  • Izaya (Una Mamá en la Cocina)29 Septiembre, 2014 a las 23:33

    Ains, Boticaria….qué sabiduría,me encantan tus post….de este me encanta lo del momento Game over con el retardante …jijiji

    Responder
    • Boticaria Garcia1 Octubre, 2014 a las 12:47

      Game over, finito, sayonara baby. A veces el remedio puede ser peor que la enfermedad 🙂

      Responder
  • remorada30 Septiembre, 2014 a las 21:18

    cuánta oferta! ya les saldrá rentable producir tanta variedad?

    muy interesante el artículo, más aún la encuesta a pie de botica, y más aún la gente que piensa que no es artículo para monógamos, que lo he visto en twitter! O_O

    Responder
    • Boticaria Garcia1 Octubre, 2014 a las 13:10

      Salvo alguna innovación que realmente es reseñable (como por ejemplo los Real Feel que suponen una mejora considerable para los alérgicos al látex) los preservativos normalmente “son los que son”. Lo que cambia mucho son los estuchados y los nombres. Finísimo, ultrafino, extrafino, contacto total, piel con piel, sensiguay, al final es el mismo preservativo fino con muy pocas variaciones (lubricación extra en algunos y poco más).

      La novedades de preservativos “efecto calor”, o con sabores suelen cambiar bastante de packaging ya que es más una compra por impulso que por fidelidad…

      Al final, indudablemente, el que parte la pana es el clásico

      Responder
  • mirada sexy8 Julio, 2015 a las 18:43

    No conocía los preservativos con calzador, desde luego está claro que cada vez inventan las cosas para que se utilicen de forma más cómoda.

    Responder
  • Reyes2 Diciembre, 2015 a las 12:20

    Mi mas efusiva enhorabuena a este estupendo y divertido blog. Llevo trabajando en Educación Sexual con adolescentes desde hace muchisimo tiempo y este es el lenguaje que les llega. Gracias Boticaria. Te paseare por las aulas de Sevilla. jajajaja

    Responder
  • Diego30 Marzo, 2016 a las 22:16

    mi preocupación siempre ha sido que cuando se banaliza la sexualidad -vamos, compremos un condón y hagamos el amor este fin de semana que luego yo no quiero ni sorpresas ni lios- consigamos el efecto contrario del que originalmente buscábamos provocando estilos de vida sexuales promiscuos e irresponsables. ¿Y que es una vida sexual sana y responsable? La famosa regla ABC nos da algunas pistas:

    Primero la A -como en el cole-: tanto si no quieres contagiarte o contagiar una enfermedad de transmisión sexual como evitar tener un hijo porque prefieres seguir “disfrutando” de tu libertad, abstente. Se puede decir más alto pero no más claro. Repitan conmigo: A de Abstención. Además yo lo he comprobado en mis carnes: cuando hago uso de mi facultad humana de control sobre uno mismo me hago más humano y menos bestia.

    B del inglés “be faithful” que significa “sé fiel”. Pues claro. Ya me lo decían en la facultad: una pegatina que se pega en muchas superficies acaba llena de porquería y termina por no hacer la función para la que ha sido creada: pegar. Pues lo mismo con el sexo. Si me acuesto con muchas parejas, aunque sólo sea desde un punto de vista estadístico, las probabilidades de contagiarme de una enfermedad de transmisión sexual se multiplican.

    Y en tercer lugar, si si, muy en tercer lugar, la C: condón.

    Ya lo decía Pam Stenzel (abro un paréntesis: para los que estén interesados es muy recomendable su serie de videos en youtube sobre “el sexo tiene un precio” o “sex has a price tag”. Cierro paréntesis), Dios perdona siempre, el hombre a veces, pero la naturaleza nunca. Usemos nuestra capacidad sexual de una manera responsable, o sea, de una manera que sea capaz de, una vez tomada una decisión, dar una respuesta adecuada a nuestra decisión: la habilidad de dar respuestas o responsabilidad. Así seremos más hombres y menos animalitos.

    Responder
  • bibiana28 Abril, 2016 a las 19:11

    Me parece de muy mal gusto que llames fanfarrones a aquellos que piden una talla XXL ya que mi pareja la tiene y es un verdadero problema para encontrar preservativos ya que solo los hay normales y en condonerias. No los venden en supermercados ni hay ningun tipo de variedad.

    Responder
  • Juan1 Agosto, 2016 a las 09:18

    Simplemente aclarar, que los XL, en contra de lo que mucha gente piensa, no se suelen comprar por longitud, sino por grosor. Como bien dices, es una pequeña diferencia, no mucha, pero los que los necesitamos notamos una gran diferencia. Además más de uno hemos tenido un “susto” usando los normales, cuando necesitábamos el que es un pelín más ancho.

    ¿Y qué pasa con el condón femenino? Siempre me ha parecido una gran idea, pero no parece que arranque.

    Me encanta tu blog 😉

    Responder
  • Marta26 Septiembre, 2016 a las 19:15

    Un muy buen post sobre preservativos, pero echo en falta una somera mención a los preservativos anales. De hecho, me extraña mucho que haya que recurrir a oscuros sex-shops del centro de Madrid o a páginas web para comprarlos y que no se vendan ya en farmacias, pues como todo el mundo sabe (o debería saber) el sexo anal también es un factor de riesgo para contraer ETS. Hablo desde el conocimiento de que el sexo anal es común entre gays pero también entre parejas hetero. No sé, me sorprende que los boticarios vendamos condones de colores pero no preservativos anales. Quizás los extragruesos sirvieran, pero no sé, el sexo anal no es poco común que se diga (otra cosa es que la gente que lo practica lo quiera reconocer o no ;]).

    Responder
  • julio22 Febrero, 2017 a las 02:03

    ni un pene con el condon¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.