Saturnismo o intoxicación por plomo: ¿es cosa del pasado?

Saturnismo o plumbismo: ¿qué es?

El saturnismo es un nombre con un aire poético para definir la intoxicación por plomo. Muchos pintores a lo largo de la historia (al final cotillearemos) han sufrido esta enfermedad debido a la composición de los pigmentos con los que pintaban sus obras.

¿Por qué se llama “saturnismo” a la intoxicación por plomo?

Consulté al gran experto, Fernando Navarro, que es un “diccionarista”, médico y traductor médico y me explicó que antiguamente se conocían siete cuerpos celestiales y, relacionados con ellos, siete días de la semana y siete metales: Luna-lunes-plata, Marte-martes-hierro, Mercurio-miércoles-mercurio, Júpiter-jueves-estaño, Venus-viernes-cobre, Saturno-sábado-plomo y Sol-domingo-oro”. En este punto no puedo resistirme a compartir la canción de Los Planetas de Enrique y Ana.

La asociación de Saturno con el plomo, vendría de los alquimistas medievales: ellos no explicaban el motivo de sus asociaciones, pero en este caso parece probable que fuera: planeta más lento con metal más pesado.

Hay otras teorías poco probables circulando por ahí sobre que el saturnismo viene de las saturnales (ojo, no confundir con bacanales), que eran fiestas romanas en las que se bebía vino de ánforas con plomo y de ahí viene asociar la enfermedad.

¿Desde cuando existe esta enfermedad?

Si los romanos ya tomaban vino en ánforas recubiertas de plomo, el saturnismo es algo que viene de lejos y que ha afectado a muchas personas más allá de los pintores por los pigmentos… Hipócrates fue el primero en definir la enfermedad como dolor cólico, fatiga, palidez, pérdida de peso, espasmos nerviosos… Son síntomas similares a los que se refirieron más adelante otros médicos. Hay un tratado publicado en 1796 titulado “Tratado sobre el cólico de Madrid” de Ignacio María Ruiz de Luzuriaga. Hablaba de la “perlesía”, que era temblor, se podría decir que parecido al parkinson (esto era algo que padeció Renoir). Y también de ceguera, acúfenos, sordera… que como sabemos, padeció Goya.
Y en 1843 aparece definido como “cólico del pintor” en el London Medical and Surgical Journal. Aquí ya se empieza a sospechar, porque tanto dolor estomacal agudo sin evidencia de enfermedad intestinal no cuadra mucho y se llega a la conclusión de que el origen era una afección nerviosa de los intestinos cuando se absorbe plomo. Realmente una vez dentro del cuerpo, el plomo se distribuye hasta alcanzar el cerebro, el hígado, los riñones y los huesos, y dientes. Hay un signo característico que son las encías negras.

¿Cómo se producen las intoxicaciones por plomo actualmente?

Las personas se pueden exponer al plomo en su puesto de trabajo o en su entorno, a través de:

• La ingestión de polvo, agua o alimentos contaminados (por ejemplo, agua canalizada a través de tuberías de plomo o alimentos envasados en recipientes con esmalte de plomo o soldados con este metal).

• La inhalación de partículas de plomo generadas por la combustión de materiales que contienen este metal (esto puede suceder en la industria, la gasolina…) pero también por inhalación por decapado de pintura con plomo.

¿Cuál es el tratamiento en la intoxicación por plomo?

Lo primero que debe hacerse es aislar al paciente de la fuente de plomo. En el tratamiento de intoxicaciones agudas se practica lavado gástrico. La eficacia puede comprobarse mediante una radiografía simple de abdomen debido a que el plomo es radio-opaco. Los quelantes indicados en la intoxicación por plomo son el BAL seguido por la pauta de administración de EDTA cálcido disódico iniciada 4 horas después.

El plomo: actualmente prohibido en la fabricación de pigmentos

Puesta a realizar una investigación exhaustiva, además de con Fernando Navarro hablé con Fátima Casaseca, una escritora española que estudió en Alemania y se quedó a vivir porque emparentó con la familia que dirige Pigmentos Kremer, una empresa que se dedica a hacer pigmentos de forma artesanal. Fátima me comentó el blanco de plomo era un material muy común para las ventanas porque protege la madera y es muy resistente a las inclemencias del tiempo. Antes era de circulación libre, pero ahora en la UE prohibido y sólo se puede comprar la pintura si acreditas permiso de restaurador (a OMS tiene una Alianza Mundial para Eliminar el Uso del Plomo en la Pintura). Sin embargo, Fátima me contaba que en Alemania en los últimos años cuando la gente ha lijado y repintado sus ventanas muchos se han intoxicado porque acaban respirando el plomo.

El marido de Fátima, David comentó que hay pigmentos con los que hay que tener mucho cuidado al manipular porque se obtienen a partir del sulfuro de arsénico. Él me derivó a un artículo de la Universidad de Harvard en el que se habla de la “belleza mortal” de algunos pigmentos como el polvo cristalino de acetoarsenito de cobre, un brillante tono de verde esmeralda, del fondo vibrante del “Autorretrato dedicado a Paul Gauguin” del Museo Fogg de Vincent van Gogh. Muy bonito pero también era altamente tóxico. Como decíamos con el blanco de plomo, muchos de estos compuestos están restringidos actualmente.

¿Y el minio? También tiene plomo y se ha empleado muchísimo esta pintura en el pasado para proteger. ¿También está prohibido?

El minio o rojo Saturno es tetróxido de plomo. También está prohibida la formulación con plomo por su toxicidad. Lo que se puede comprar ahora es minio sintético. Tiene una historia curiosa también relacionada con la pintura artística. Se dice que el nombre Minio viene del río Miño, porque se obtenía en las márgenes del río de forma natural. Con el minio, color bermellón, se pintaban los códices medievales y de ahí deriva la palabra “miniatura”, por los dibujos pequeños.

¿Quiénes fueron pintores afectados por saturnismo a lo largo de la historia?

Caravaggio:

Usaba antimoniato de plomo para su famoso color amarillo de Nápoles como en “Cesto de frutas” que es una de las primeras naturalezas muertas. No se sabía bien de qué había muerto pero recientemente se analizaron los huesos con carbono 14 y tenía plumbosis o saturnismo. Parece que murió de eso unido a una insolación. También tenía sífilis, malaria… Era una joyita Caravaggio.

Goya:

Además de los aerosoles por la descarga en su taller de las grandes cantidades de pigmentos que encargaba (más de 45 kg de albayalde -carbonato de plomo, blanco de plomo- en un año), aplicaba a veces los pigmentos con los dedos directamente sobre el lienzo. Con ese pigmento pintó los vestidos blancos como el de la condesa de Chinchón. Le prescribieron acudir a los baños de Trillo, que entonces se recomendaba para curarse del saturnismo y hay un autorretrato de goya siendo atendido por su doctor (Lo de Saturno devorando a su hijo, por cierto, no tiene nada que ver con el saturnismo).

Van Gogh:

Usaba constantemente amarillo de Nápoles, como Caravaggio, pero no hay evidencia clara de que tuviera saturnismo. Se cree que por un lado, le daba bien a la absenta y esto le producía un halo amarillo alrededor de los objetos y también intoxicación por digitalis, que era una planta que se usaba para la epilepsia a finales del XIX (porque aparece en dos de sus cuadros) esta planta produce xantopsia (el halo amarillo).

PAra terminar cerrando el círculo con el principio y la vuelta a la infancia, Corazón de plomo, de Parchís.

 

Fuentes:

Ferrer, A.. (2003). Intoxicación por metales. Anales del Sistema Sanitario de Navarra, 26(Supl. 1), 141-153. Recuperado en 12 de mayo de 2017, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1137-66272003000200008&lng=es&tlng=es.

González Luque, F.J. y Montejo González, A.L. (2004): Vincent van Gogh y los colores tóxicos de Saturno. Relato autobiográfico de un envenenamiento por plomo. Salamanca.

Luque, F. J. G., & González, A. L. M. (1997). Implicación del saturnismo en la psicopatología de Vincent van Gogh. Actas Luso Esp Neurol Psiquiatr Cienc Afines, 25(5), 309-26.

Pila Pérez, Rafael, Pila Peláez, Rafael, Holguín Prieto, Víctor A, & López Peláez, Lisel. (2009). Intoxicación por plomo. Reporte de un caso. Revista Archivo Médico de Camagüey, 13(1) Recuperado en 11 de mayo de 2017, de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1025-02552009000100016&lng=es&tlng=es.

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.