Más lentejas y menos quinoa: ¿merece la pena este “superalimento”?

¡JUEVES Y VÍDEO! Ya saben ustedes que Juanolo y yo somos muy de superalimentos. Nos encanta conocerlos todos (y rajar de la mayoría, eso es así). En el capítulo de hoy, metemos mano a la quinoa. Ya sé que para muchos está ya más que pasada de moda, pero para esas personas que viven en el mundo de los humanos y se plantean ahora si incorporarla en sus vidas, va dedicado este vídeo.

También se lo dedicamos a todas aquellas personas que ya tienen cara de quinoa, por si realmente no saben lo que se están llevando a la boca. Antes de que me lapiden, yo confieso: a mí me gusta y la tomamos en casa de vez en cuando. Eso sí, los milagritos, a Fátima.

15 Respuestas a los Comentarios

  • Javier Santos16 noviembre, 2017 a las 10:56

    Muy clarito y divertido el video. Imagino que el peor efecto que puede tener la moda es que al venderse en Europa, a precios altos, posiblemente implique que en su lugar de procedencia, donde para muchos puede que sea alimento básico, simplemente desaparezca.
    Por lo demás, la verdad es que está rica, y no deja de ser un recurso más en la cocina.

    Responder
  • SIMÓN16 noviembre, 2017 a las 11:24

    Buenos días. Están muy bien los videos, pero agradecería que publicaran el artículo como hacían al principio, junto con el vídeo. Me gusta guardarlos. en papel.

    Responder
  • remorada16 noviembre, 2017 a las 11:26

    Boti, tengo una campaña personal para darle a este alimento su nombre correcto: quinua. En inglés, aunque se pronuncia bien, se escribe quinoa y por tomarla de ahí se extiende mal. Incluso en Perú se ha empezado a decir quinoa, es un horror. Como si la gente empezara a decir paela o algo.

    Dicho esto, a mí me encanta desde pequeña y en todas sus formas, pero intento consumir productos de proximidad. En este caso por partida doble, porque es un drama que debido a la alta demanda de la quinua en el hemisferio norte se de preferencia a la exportación. Los precios han subido tanto que las poblaciones altoandinas no pueden acceder a esta fuente de proteínas tan importante.

    Salud-os!

    Responder
    • Mi Álter Ego16 noviembre, 2017 a las 17:30

      No tenía ni idea de que se llamaba quinua. ¡Gracias por desasnarme!

      Ahora que lo pienso, ni siquiera sé si la he probado… Besotes a ambas!!

      Responder
  • Rosa16 noviembre, 2017 a las 12:09

    Está bien el artículo.
    La quinua es un alimento que vino de allá, como la patata y las fabas y dentro de 500 años será otro ingrediente normal y no necesitará tantas explicaciones.
    Por otra parte te comento dos cosas:
    Busca el origen de esas legumbres envasadas en Villarrobledo. Probablemente vengan de Sudamérica o China.
    La quinua también se cultiva ya en España y es más barata pero no está tan rica.
    De comprarla, cómprala del Comercio Justo, no del Carrefour.

    Responder
  • Dolors16 noviembre, 2017 a las 14:00

    Hombre Boticaria, pues nosotros en casa hacemos las tipiquísimas lentejitas con arroz y de postre naranja, así me lo hacia mi abuela y así hago yo ahora en casa, mi hijo encantado la verdad. Por ese motivo no comemos quinua no tenemos costumbre, pero vaya, que mi abuela no comía aguacate y en casa no falta 🙂
    Cómo bien dices imprescindible no es, pero está bien probar y esas cosas no?
    Muy diver como siempre! Gracias

    Responder
  • Jurget16 noviembre, 2017 a las 15:54

    Todo aquello que se llame “super-alimento” huyo de él y estaría bien dedicar un vídeo a ello.

    Por otra parte, la moda en el “primer mundo” de la quinoa (u otro alimento) suele ser la desgracia para los tercermundistas.
    La quinoa era un alimento base para las poblaciones cuyo precio era irrisorio, pero como los blanquitos somos así de guays, lo que era un alimento base se convirtió en un negocio subiendo precios y dejando sin acceso a la población.

    Queda muy fashion decir que como ensaladas de quinoa porque me cuido y soy moderna, cuando lo que estas haciendo es dejar sin alimento a una familia.

    https://www.gurusblog.com/archives/quinua-hambre-precio/20/01/2015/

    Responder
    • Porcupine22 noviembre, 2017 a las 17:27

      Consumir productos de otros países contribuye a enriquecer a esos países. No veo nada de malo en que los campesinos peruanos o bolivianos consigan más dinero por sus cultivos.

      Es posible que dejen de consumir quinua porque prefieran venderla para obtener más beneficio, comprar arroz, lentejas o pollo y tener un sobrante que mejore sus vidas, en lugar de vivir en la miseria y comer quinua todos los días.

      Responder
      • Jurget22 noviembre, 2017 a las 19:48

        Jajajajaja!!! ¿Me lo estas diciendo en serio?
        ¿Qué se van a enriquecer la gente pobre y llana?
        Jajajajaja!!! Las cosas que hay que leer, los Africanos que recogen Chufa se están haciendo de oro también, anda que….

        Responder
        • boticariagarcia22 noviembre, 2017 a las 19:51

          Precisamente lo que se suele conseguir es lo contrario: en este caso concretamente que se encarezca el consumo de la quinoa y resulte menos accesible para la población local. Por otro lado, no hay que olvidar las emisiones que generan los transportes de estos productos y su impacto medioambiental. Buen intento, pero no… Realmente los supuestos beneficios no superan el daño real que se crea. Saludos

          Responder
          • Jurget22 noviembre, 2017 a las 19:57

            Para quien le interese, buscar en google “Chufas de Sangre”.

            Saludos.

          • Porcupine24 noviembre, 2017 a las 12:06

            Compro la parte del daño medioambiental, pero no la otra.

            La exportación de quinoa tiene beneficios reales para Bolivia y Perú, aunque también tiene sus problemas. Pero parece que los datos dicen que el beneficio es mayor.

            No puedo pegar enlaces, así que pongo una referencia para buscar en Google: el artículo de The Guardian (no muy sospechoso de neoliberalismo) “Quinoa isn’t a threat to food security. It’s improving Peruvian farmers’ lives” de 2016, basándose en el informe “Trade in Quinoa: Impact on the Welfare of Peruvian Communities” del International Trade Centre, la agencia de cooperación técnica de la ONU con los países en vías de desarrollo, lo explica bastante bien…

            ¡Saludos!

      • T15 marzo, 2018 a las 00:28

        Creo que, dejando de lado lo obvio de ser mucho más comprometido con el medio ambiente comer alimentos de proximidad… creo que es bastante obvio que comprar alimentos a paises “en vias de desarrollo” o, al menos, no tan “avanzados” nunca favorece a sus labradores locales. A todo caso favorecerá a alguna gran empresa que se dedique a la exportación, ¿pero a los locales?

        Mira el ejemplo, naranjas de marruecos, si ya en valencia se pagan a precio de RISA a los agricultores (y tanto es así que hay muchos campos abandonados…), acaso crees que a los pobres marroquíes se les va a pagar mucho mejor?! Por qué iban a comprarlas a marruecos si no es xq sale INCLUSO más barato que comprarlo a los locales,?!?! Y, si los locales ya casi regalan las naranjas, crees que comprarlas a marruecos les va realmente a enriquecer? Al local labrador marroquí, digo yo, no a la empresa y empresario que se dedica a la exportación.

        Segundo ejemplo. Mira toda la fiesta de la soja que hay, que la gente está que no caga con la soja (ahora ya se ha relajado un poquito el movimiento) pero aún así… mira tú qué bien, desforestando el amazonas para plantar soja. Muy lógico, respetuoso con el medioambiente y vegano todo. Y no, los locales no se estan precisamente enriqueciendo desforestando su selva, son las empresas extranjeras que van y arrasan con lo que pillan.

        Responder
  • chifus18 noviembre, 2017 a las 12:59

    ¿ y que hay de malo en variar lo mas posible el menu ?

    si sale cara se come menos y ya está

    pero ademas creo que no se puede comparar lentejas y quinioa
    cada una es lo que es auqnue las dos sean vegetales con mucha proteina

    Responder
    • T15 marzo, 2018 a las 00:37

      Puedes variarlo de mil maneras utilizando productos de proximidad. Si quieres gastarte más dinero para comer un alimento más insípido que te aporta lo mismo y contamina más (generalmente, puesto que generalmente es importado), y así de paso contribuir a las modas estas que aparecen…

      Fíjate! Apuesto a que hay muchísimas comidas de la gastronomía española que no conoces. Has comido grelos? Has comido borrajas? Has comido hervido de ortigas? Conoces lo que es una longaniza tierna? Conoces las diferencias entre los chorizos del norte y los del sur de españa? Sabes que son las rosquilletas o el arrós al forn? (si no conoces este último te lo recomiendo con mucho ahínco, una comida bastante calorífica pero absurdamente fácil de hacer y con todas las proteinas que el cuerpo necesita (legumbres y arroz)). Estoy seguro que con una altisima probabilidad incluso existen frutas españolas que no conoces!

      Y bueno, las zanahorias sí las conoces, verdad? Sabías que las hojas de las zanahorias tienen 7 veces más vitamina K que las zanahorias? Además de muchas otras cosas…

      Creo que no hace falta irse tan lejos para comer una dieta variada y sana…

      Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.