¿Qué plantas medicinales son seguras en el embarazo?

¿Puedo usar plantas medicinales en el embarazo?

Existe una conciencia importante acerca los riesgos del uso de medicamentos en el embarazo pero las mujeres parecen ser menos conscientes de que algunas plantas también pueden tener acciones farmacológicas potentes. No es algo que debiera extrañarnos ya que históricamente las plantas medicinales se han utilizado por esta razón.

¿Qué es lo que podría suceder? Ciertas especies están contraindicadas ya que pueden estimular las concentraciones del útero aumentando el riesgo de aborto, causar irritación de las paredes del útero o incluso originando malformaciones en el feto. No me miréis mal, no me he levantado hoy con ganas de poner mal cuerpo a nadie, sino simplemente insistir en la idea de que “lo natural” no es inocuo.

plantas medicinales embarazo

Nueva clasificación de fármacos de la FDA

Hoy en día la clasificación de los fármacos en función de su seguridad en el embarazo ha cambiado. La FDA (Food and Drug Administration)ha pasado de la clásica A, B, C, D, y X a un nuevo sistema que podéis consultar en este enlace.

Para quien no tenga claro cómo funcionaba el sistema antes, en función de la relación beneficio-riesgo, la FDA  clasificaba en cinco categorías el potencial de una sustancia para causar defectos de nacimiento si se usa durante el embarazo.

Categoría A: No se ha demostrado un riesgo para el feto en el primer trimestre de embarazo y no hay evidencia de riesgo en los trimestres posteriores. Algunos ejemplos son: levotiroxina, ácido fólico o sulfato de magnesio.

Categoría B: Los estudios de reproducción en animales no muestran ningún riesgo para el feto aunque no hay estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas. Ejemplos de fármacos: metformina, hidroclorotiazida, amoxicilina o pantoprazol.

Categoría C: Los estudios de reproducción en animales muestran un efecto adverso sobre el feto aunque no hay estudios adecuados y bien controlados en humanos. A pesar de los beneficios potenciales se puede justificar el uso de estos fármacos en mujeres embarazadas en determinados casos. Ejemplos de fármacos: tramadol, gabapentina, amlodipino, trazodona o prednisona.

Categoría D: Existe evidencia positiva de riesgo fetal humano basado en datos de reacciones adversas en investigación en seres humanos. También en este caso los beneficios potenciales pueden justificar el uso de los fármacos en mujeres embarazadas a pesar de los riesgos potenciales. Ejemplos de fármacos: lisinopril, alprazolam, losartán, clonazepam, lorazepam

Categoría X: Los estudios en animales o en humanos han demostrado anomalías fetales y hay evidencia positiva de riesgo fetal humano basado en datos de reacciones adversas de la experiencia en investigación o comercialización. Los riesgos que implica el uso del medicamento en mujeres embarazadas superan claramente los beneficios potenciales por lo que deben evitarse por completo. Ejemplos de fármacos: atorvastatina, simvastatina, warfarina, metotrexato, la finasterida.

A partir de ahora, los fámacos ya no estarán clasificados en categorías sino que se elaborará una etiqueta de cada uno con la siguiente información:

  • Registro de la exposición del embarazo
  • Resumen del riesgo
  • Consideraciones clínicas
  • Datos

Lo primero que puede uno pensar cuando observa la nueva normativa es: Menuda complicación, con lo fácil que era una clasificación por letras…

Pues sí, precisamente éste era el problema. Que resultaba demasiado simplista y podía caerse en la trampa de minimizar los riesgos de los fármacos. Además, la clasificación originaba confusión con la clasificación sueca y con la australiana ya que un mismo fármaco podía estar en niveles diferentes de riesgo.

Parece que aquí lo de menos es más resultaba peligroso y han decidido tirar de literatura…

Agradecimientos a Inma Riu, por cierto, por ponerme sobre la pista del cambio de clasificación de la FDA.

¿Qué plantas medicinales son seguras en el embarazo?

Al igual que los fármacos, las plantas medicinales pueden clasificarse en las categorías anteriormente descritas (vamos a tirar aún de las categorías antiguas porque la FDA nos ha dado un margen para adaptarnos…).

Quizá sorprenda saber que pertenecen a la categoría C (efecto teratógeno observado en animales) algunas muy comunes como equinacea, cáscara sagrada, sen o hipérico. También está contraindicado durante la gestación el uso de otras plantas como boldo, cola de caballo, cúrcuma, espino albar, fucus, ginseng, lavanda, lúpulo, melisa, pasiflora o regaliz. ¡Incluso no está aconsejada la alcachofa!

Otros clásicos de ayer, hoy y siempre como la popular valeriana pertenecen a la categoría B y deben evitarse durante el embarazo debido a la ausencia de evidencia sobre su seguridad en esta etapa.

Por no ponerlo todo tan negro,  el empleo de otras especies como plantago ovata (útil en los habituales casos de estreñimiento gestacional) sí está aceptado durante la gestación.

Si hay alguien muy interesado, podéis encontrar más información en un completo documento elaborado por el Colegio de Farmacéuticos de Bizcaia. 

El consejo de la Boticaria

En muchas ocasiones las plantas medicinales no son seguras en el embarazo o no han sido estudiadas lo suficiente como para poder afirmarlo. Por tanto, mi consejo es que no os tiréis a la piscina y consultéis siempre a vuestro médico o farmacéutico sobre cuáles pueden ser las alternativas más seguras.

Una aplicación móvil interesante que puede servir especialmente para tener de consulta en la farmacia es Embamed elaborada por la Asociación para la Investigación, Desarrollo e Innovación en Farmacia Hospitalaria. No es gratis, pero merece la pena.

¡Y seguimos de sorteo!

La semana pasada os comentaba que hemos publicado un libro llamado Las 100 preguntas del embarazo. En el enlace tenéis toda la información para saber cómo descargarlo de forma gratuita. Y si queréis un ejemplar en papel podéis participar en el sorteo de 4 ejemplares en el blog. ¡Allí os espero!

 

Imagen: Wikimedia commons

 

4 Respuestas a los Comentarios

  • Isabel23 Noviembre, 2016 a las 13:12

    Muchas gracias como siempre por tu post. Me surge una duda ¿se pueden tomar durante el embarazo caramelos tipo Ricola ( ya sé que los de regaliz no están permitidos) de limón-melisa, flores de sauco o arándano rojo? seguro que por tu experiencia lo tendrás claro, porque a mí me ha surgido la duda. Gracias de antemano.

    Responder
  • Mi Álter Ego23 Noviembre, 2016 a las 16:53

    Pues está muy bien lo que cuentas. A veces tenemos la tendencia a pensar que lo natural no hace daño. La belladona es natural, oye. Jajaja. Besotes!!!

    Responder
  • Rosana Benitez24 Noviembre, 2016 a las 11:45

    Me encanta la pagina quisiera su ayuda para realizar una tesis sobre automedicacion alternativa

    Responder
  • Esther6 Julio, 2017 a las 13:47

    Página gratuíta para consultas sobre compatibiilidad durante el embarazo y la lactancia de medicamentos (y no sólo medicamentos).
    http://www.e-lactancia.org

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.