Pezoneras de plata: mito de la lactancia

 

Las pezoneras de plata ayer causaban sensación en ciertos foros de Twitter. Ya saben ustedes que si a la Boticaria García un producto milagro (o unas pulgas) le dice ven, lo deja todo… y escribe un post.

Su nombre deja poco a la imaginación: se trata de unas pezoneras fabricadas en plata que se ponen a modo de cazuelilla sobre el pezón de la mujer lactante entre toma y toma. El objetivo es, ahora viene lo bueno, proteger los pezones de la aparición de grietas, fisuras ¡e infecciones!

Desde luego imaginación no les falta. Y cuajo tampoco.

 

pezoneras de plata

 

EL TRUCO DE LAS PEZONERAS DE PLATA

 

Se coge a una madre primeriza preocupada por la lactancia (apenas hay nicho de mercado para ésto, me temo) y se le promete lo siguiente:

 

  • Existe un producto que previene las grietas, las infecciones propias de la lactancia materna y que desinfecta naturalmente. Poco menos que la panacea. De cómo lo hace no da muchos argumentos. Si acaso se mencionan las propiedades ancestrales de la plata. Eso de las tradiciones milenarias y ancestrales siempre viste mucho.
  • El producto es natural. Pocas cosas gustan más a una primeriza que utilizar cosas naturales con su bebé.
  • El producto es reciclable y dura toda la vida. Me equivocaba en la línea anterior. Aún hay algo que puede  gustar más a una madre que utilizar productos naturales e inofensivos: ¡el chollo económico! Un chollo de 50-60€.
  • Se le da un halo de seriedad hablando de la OMS y de los beneficios de la lactancia materna (aunque la OMS no recomiende el producto, tú habla de la OMS que algo queda). También se menciona que el producto cumple una directiva europea, la 93/22/CEE, que queda muy solemne. Cumplir la directiva básicamente garantiza que el producto no es tóxico, no que sea efectivo.
  • Apelando a la fibra sensible, se añade que pueden usarse “de generación en generación” o incluso “regalarse a una amiga”. Esto de regalarlo a una amiga me parece especialmente emotivo a la par que higiénico. Sobre todo cuando recomiendan no esterilizarlo sino limpiarlo con un poco de bicarbonato. Y listo. Otros pezones aguardan. Next.
  • El GRAN TRUCO FINAL: Ése me lo reservo para las conclusiones.

 

¿Qué prometen las pezoneras de plata?

 

Todo. Absolutamente todo. La magia es lo que tiene, que no escatima en promesas. ¿Para qué?

 

1. Previene grietas y fisuras.  Intuyo que los fabricantes de estas pezoneras cuando imaginan a las mujeres lactantes piensan en Danielle Rousseau en Lost, abriéndose paso en la selva de la isla con un machete. Así, como si de los famosos conos de Madonna se trataran, estas copas metálicas  protegerían los pezones de la maleza y de las zarpas de los osos polares. Y hasta del humo negro, nunca se sabe.

No, si no es pensando en Danielle Rousseu no lo entiendo porque para prevenir las grietas precisamente hay que evitar la humedad. Todos los fabricantes de discos de lactancia se esmeran en mejorar la transpiración. Además, se recomienda a toda púerpera viviente usar sujetadores de algodón y que, de tener que aplicarse alguna crema como lanolina, se dejen secar los pezones al aire. Sin embargo, al tapar el pezón con una pezonera de plata estamos impidiendo la transpiración.

Esos pezoncillos resguardados en su urna que gritan alborozados ¡Por encima de la pezonera de plata antiséptica, no-pasarán! lo que olvidan es que tampoco pasa el aire. Y eso no es bueno.

Por otro lado, uno de los mayores motivos de aparición de grietas es una mala colocación del bebé en la succión. Y si el bebé está mal colocado, por mucho que te pongas una copa de plata con incrustaciones de esmeraldas precolombinas, las grietas aparecerán igual.

Hablando de esmeraldas precolombinas y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid os dejo una foto de un objeto encontrado en Colombia en el año 1600 a.C. Unos visionarios. Ellos con oro, que siempre hubo clases.

 

 

pezoneras de plata

2. Previenen infecciones. Los fabricantes de las pezoneras de moda hacen referencia a las propiedades antibacterianas y cicatrizantes de la plata. Hasta ahí bien. Todos conocemos medicamentos como Silvederma, con sulfadiazina de plata, útiles para la desinfección y cicatrización de quemaduras. Por otro lado, la tecnología de la plata antiséptica la explican estupendamente en este enlace de la web de Hansaplast. Hansaplast es un laboratorio fabricante de apósitos con este noble metal. Los iones de plata presentes en el parche se liberan al entrar en contacto con la herida, inhiben algunos mecanismos enzimáticos de las bacterias, impiden que proliferen y de éste modo se previene la infección.

Por si alguien lo duda, los parches de Hansaplast “se gastan”. Cuando se han liberado todos los iones de plata, se acabó lo que se daba. Sin embargo, en el caso de estas pezoneras no hay sales de plata, ni tecnología alguna que libere nada. De hecho, si así fuera no estaría indicado en la lactancia porque podría pasar a la leche , al igual que no se recomienda el uso de estas cremas o estos parches para curar las grietas.

Lejos de preguntarse ¿y ahora qué hacemos? los fabricantes de pezoneras de plata hacen de ésto una virtud. Al no liberarse iones, ponderan que no se gasta y que una pezonera de plata es para siempre. Como los diamantes.

 

¿Hay alternativas eficaces a las pezoneras de plata?

 

Por supuesto, más nos vale:

 

Para prevenir las grietas, además de asegurar la correcta postura del bebé, la madre debe procurar una buena hidratación del pezón. Esto se consigue de forma sencilla ya que durante la lactancia las Glándulas sebáceas de Montgomery segregan una sustancia aceitosa que sirve como lubricante natural. También se pueden usar puntualmente cremas con lanolina que no necesitan aclarado si comienzan a notarse molestias.

 

Para prevenir las infecciones hay que hacer algo muy sencillo que los fabricantes de estas pezoneras de plata no mencionan mucho: mantener una buena higiene. El pecho debe lavarse sin utilizar jabones agresivos que resequen la piel. La mejor opción es con suero fisiológico y gasas.

En el desafortunado caso de sufrir una mastitis originada por Staphylococcus aureus (bacteria anaerobia, es decir, que gusta de vivir escasa de oxígeno) dudo mucho que mantener el pezón tapado a cal y canto sea buena cosa.

 

El consejo de la Boticaria

 

Usar pezoneras de plata (a 50€ o 60€ la parejita) no sólo no merece la pena sino que es desaconsejable ya que impide la correcta transpiración del pezón.

Las madres primerizas, entre inexperiencia y hormonas, son un blanco fácil para este tipo de productos milagro. Son receptivas a cualquier objeto que pueda mejorar su bienestar y sobre todo, el de sus hijos. Y si pueden conseguir el bienestar mediante algún artículo mono, como collares o pulseras, mejor que mejor. Ése es EL GRAN TRUCO FINAL:

Y es que, todo hay que decirlo, los fabricantes de pezoneras proponen una ventaja que yo no puedo rebatir: cuando acabe la lactancia puedes ir a un orfebre y que transforme las pezoneras de plata en una joya inolvidable que te recuerde la maravillosa experiencia con tu hijo. Lo dicho, insuperable.

Mi consejo para una mamá usuaria de pezoneras de plata es fundirlas y preparar un bonito broche de plata para el collar de ámbar. El collar de ámbar será, sin duda, su próxima compra de tipo ecológica, natural y ancestral  para el dolor de dientes de su bebé. Al fin y al cabo diamonds are a girl’s best friends. Y la bisutería que no falte.

 

pezoneras de plata

41 Respuestas a los Comentarios

  • Lauraenparis17 septiembre, 2014 a las 10:58

    Chapeau bas, boticaria!!

    Es tan pérfido aprovecharse de los miedos de las madres primerizas, me da mucho coraje!

    Ya puestos a gastar en pezoneras de plata, que regalen a esas madres una matrona que venga a casa, te observe mientras das el pecho y si fuese necesario te corrija la postura y te de consejos. Igual es un poco más caro pero la tranquilida no tiene precio.

    Responder
    • boticariagarcia17 septiembre, 2014 a las 13:53

      Por 60€ yo creo que podrías tener a una matrona en casa un ratito suficiente como para enseñarte. En cualquier caso, la visita a la matrona del centro de salud es gratuita pero muchas veces no se pregunta por miedo o vergüenza. Como en otros muchos temas, hace falta educación sanitaria y romper mitos y tabúes. Besos.

      Responder
    • boticariagarcia17 septiembre, 2014 a las 13:54

      Y cuando pierdan su función, te haces unos pendientes. ¡Listo!

      Responder
  • Eva Sanchez17 septiembre, 2014 a las 11:51

    A mi me ha recordado a esa que salía con Mazinger Z, Afrodita era?
    Cuánta imaginación! !
    Un 10 como siempre, Boticaria

    Responder
    • boticariagarcia17 septiembre, 2014 a las 13:55

      También, también… Afrodita era otra de mis apuestas, pero me acordé de la madre-coraje de Lost y decidí rescatarla de mi olvido. Gracias Eva!

      Responder
  • sarablancos17 septiembre, 2014 a las 11:53

    Jajajaja, me parto yo flipo mucho…y lo peor es que las venderán. Yo ya lo dije ayer en el patio de vecinas (TW) yo me imagino a esa madre lactante con los pezones llenos de grietas tratando de ponerse eso duro y se me abren las carnes oiga…saluditos.

    Responder
    • boticariagarcia17 septiembre, 2014 a las 13:55

      Claro que las venden. Si no la propia madre, como regalo para primerizas no me digas que no queda de lo más cuco… 😉

      Responder
  • Noemí - Three Girls One Beard17 septiembre, 2014 a las 12:07

    Recuerdo cuando leí por primera vez lo de las pezoneras de plata… se lo comenté a mi comadrona en preparto y aún se ríe hoy. Me vi cual striper con esas pezoneras y esas tetas enormes… Un horror! Por suerte para mi bolsillo no piqué. Con el collar de ambar sí… (BUeno, más bien picó la tita de la criatura)

    Responder
    • boticariagarcia17 septiembre, 2014 a las 13:57

      ¡Esa es otra! La apariencia física que se te queda con las cazuelas… por no hablar de lo incómodo que tiene que ser para un bebé ser abrazado/achuchado con eso sin necesidad alguna. Lo del collar de ámbar te lo perdono, pero sólo por esta vez 😛

      Responder
  • Mamá en Bulgaria17 septiembre, 2014 a las 12:08

    Ayer lo leí por Twitter y me estuve descogorciando de risa.. Aunque luego pensé en las madres novatas que pican y se me cortó la risa, que 50 euros es un pastón. Debería darles vergüenza a los que se aprovechan de ellas así!
    Lo del collar de ámbar me parece igual de absurdo aunque probablemente más barato. No me hace nada de gracia poner nada en el cuello de un bebé…

    Responder
    • boticariagarcia17 septiembre, 2014 a las 13:58

      La cuestión es que la gente que los vende probablemente esté incluso convencida de que funcionan. Y del collar de ámbar… pues ya sabes mi opinión. Besos!

      Responder
  • Mi Álter Ego17 septiembre, 2014 a las 12:35

    Jajajaja. Según lo leía me estaba acordando de lo del collar de ámbar… Hay que ver cómo se aprovechan. El mercado de la maternidad (y el de las mascotas, en el que yo caigo como la más pardilla) es una fuente inagotable de productos prescindibles sin los que no podemos vivir. Besotes!!!

    Responder
    • boticariagarcia17 septiembre, 2014 a las 13:59

      ¡Cuéntame productos de milagro para mascotas! Qué universo tan interesante por descubrir…

      Responder
  • María17 septiembre, 2014 a las 12:53

    No me gusta dejar tacos por escrito pero me estoy descojonando…

    Responder
  • Walewska17 septiembre, 2014 a las 13:45

    No pierdes comba con la Desmadres y el collar de ámbar XD Me parto!
    Yo también, he de decir que metí la pata de manera épica y compré unas conchas de silicona supuestamente herméticas (algo parecido a esto). Y tienes toda la razón. Tanta humedad por ahí mastitis no, pero me daban unos sudores fríos por unos calambres que las dejé de usar rápidamente. Eran una cosa que se llamaban lilipadz y la mejor manera de tirar el dinero, todo el día con humedad por ahí no es lo más recomendable para el pezón.
    Así que ya ves, yo también la cago XD

    Responder
    • boticariagarcia17 septiembre, 2014 a las 14:02

      Yo aprovecho la mínima para meter mi cuñita con la señora Desmadres. ¡Faltaría más! Así que la autora de la Biblia Serena de la Puericultura también picó el anzuelo de las cazuelas mágicas… ¡pues por eso eres la jefa! Precisamente hay que equivocarse alguna vez para tener criterio. Un besazo guapísima!

      Responder
  • Rocío17 septiembre, 2014 a las 14:27

    Cuando os leía por Twitter pensaba: vaya que hay pezonera de plata y yo con estos pelos sin enterarme. Ahora que leo tu post lo entiendo todo jajajaja. Me gusta la manera en la que lo cuentas, buen post aunque tengo que decir que el del collar de ámbar gana. Es parecido a cierta pulsera de goma que vendieron durante un tiempo diciendo que te equilibraba en cuerpo y mente y te hacia tener más reflejos….. Entre pezoneras,el collar y la pulsera tenemos el kit completo para poder combatir a las fuerzas del mal.

    Responder
    • boticariagarcia17 septiembre, 2014 a las 22:35

      Esas pulseras maravillosas que todo lo curaban ¿dónde están ahora si tan infalibles eran? El tiempo pone a todos los productos milagro en su sitio. Bueno, a casi todos, ciertamente siempre habrá una madre primeriza para un collar de ámbar…

      Responder
  • María Dolores17 septiembre, 2014 a las 14:55

    Enhorabuena por el análisis del producto. Genial como siempre, boticaria. Por cierto, en relación a este tema, ¿qué opinas de Lactanza hereditum, de Angelini?

    Responder
    • boticariagarcia17 septiembre, 2014 a las 23:07

      Los probióticos están en el punto de mira porque hace unos años la EFSA tumbó muchísimas alegaciones sobre ellos. En concreto, para los probióticos de este producto ocurrió esto http://www.efsa.europa.eu/en/efsajournal/doc/1802.pdf

      ¿Eso quiere decir que no funciona? Quiere decir que la máxima autoridad Europea no lo ha reconocido, aunque haya alguno estudios detrás que lo avalen. Se trata de un tema terriblemente controvertido.

      Un saludo!

      Responder
  • Matronaonline17 septiembre, 2014 a las 15:33

    Laaaa maaadre del cordero, lo que hay que ver! Es increíble cómo se aprovechan muchas empresas de las dudas e inseguridades de las mamás para venderles absurdeces mil…

    Responder
    • boticariagarcia17 septiembre, 2014 a las 23:07

      Y es el ciclo sin fin. Cada minuto que pasa hay una nueva madre primeriza en el mundo 🙂

      Responder
  • maria jose17 septiembre, 2014 a las 17:29

    me ha aparecido muy interesante

    Responder
  • Trimadre18 septiembre, 2014 a las 08:48

    Estoy pensando que también podrías llevar las pezoneras a que te graben en una el nombre del bebé y en otra la fecha de nacimiento. Luego las enmarcas y ala, a decorar el cuarto. Porque para poco más deben servir O_o Muy interensante como siempre!!

    Responder
    • boticariagarcia18 septiembre, 2014 a las 23:07

      Junto con la huella del pie y dejando sitio para enmarcar el primer diente. A mí eso que planteas me ha recordado un poco a los exvotos de las ermitas perdidas de la mano de dios…

      Responder
  • remorada18 septiembre, 2014 a las 10:08

    me parecía bastante tétrico ese primer diente caído engarzado en plata que me guardaron los abuelos paternos (¿el ratón no se lo quiso quedar o qué?) pero el reciclaje de pezoneras me tiene muerta XD

    Responder
    • boticariagarcia18 septiembre, 2014 a las 23:08

      Con ese diente también estamos cerca de hallar el origen de todos tus males. Freud no es nadie a mi lado. Al final te haré la radiografía.

      Responder
  • Planeando ser padres18 septiembre, 2014 a las 11:36

    Yo tuve que usar largo tiempo (2 meses y medio) unas de silicona porque durante la primera semana de lactancia ya se me produjo una erosión del pezón que con tomas tan frecuentes no tuve forma de curar en meses. A mí me salvaron la lactancia, porque semejante dolor era insoportable si mi bichilla mamaba directamente del pezón. Ahora sí, eso de tener unas de plata para recordar eternamente los lagrimones que se me caían por el dolor de esos primeros momentos de la lactancia ¡ni loca pago yo por eso!

    Responder
    • boticariagarcia18 septiembre, 2014 a las 23:09

      Claro, tú estás hablando de pezoneras para la lactancia, que son una cosa útil. Aquí hablamos directamente de Robocop 😛 Yo tampoco me veo llevando a grabar las cazuelillas. Quizá como platillo para poner cacahuetes les daría una segunda vidilla…

      Responder
  • cecilia1 abril, 2015 a las 15:50

    Joer, de lo que se viene a enterar una, 38 años trabajando con niños de todas las edades, 2 años trabajando en maternidad y no había oído lo de las pezoneras de plata, a lo más, de silicona si no tienes pezón. Si es que, esto de internet es como mil enciclopedias. En fin, si es que no para una de aprender. Eso sí, me libraré mucho de recomendarla ¡que asco por dios!

    Responder
  • Raquel1 abril, 2015 a las 17:35

    Me encanta tu analisis!!!! ahora que me siento un poco idiota con el tema del collar de Ambar…. lo peor: no soy primeriza, con el primero no me lo creí, con el segundo si…. que desastre…Lo vendo, alguien lo quiere??? Si que he de decir que yo le debo 6 meses y medio de lactancia materna, a unas pezoneras, normalitas, silicona, normal: 10 euros, eternas y de mi talla (muy importante), pa lo que son: que el bebe no te destroce el susodicho pezoncillo que se esconde según oye un llanto… da igual de tu hijo que de otro. Me ha encantado de verdad, me alegro mucho de haberte descubierto. Por aquí me quedo.

    Responder
  • Patricia9 agosto, 2015 a las 09:35

    Es interesante ver que cada un tira de la idea que más le conviene…pues a esta persona no le interesa que a la gente le venga bien un producto que él no vende, prefiere hacer creer a la gente que sus productos son mejores. Aconsejo a las mamas a leer más, antes de escuchar comentarios de un blog simplemente, los pezones no se deben hidratar con nada, se deben mantener limpios y secos, las cremas de lanolina solamente en un caso extremo, estos discos redondos empapadores que se venden en todas las farmacias son como los salvaslips, en lugar de absorber hacen sudar más y dejan el pezón húmedo, lo que hace que las grietas tarden muchisimo más en cerrar. No soy primeriza, no tengo un negocio como la boticária que quiera vender mi moto, ni me impresiono con comentarios de blogs alarmantes antes de leer bastante e intercambiar ideas con personas de verdad (antes de aconsejarme por internet) y les digo que después de haber tenido grietas durante 3 meses, en 15 días, después de que me hayan regalado pezoneras de plata, me cerraron las grietas. Para quién no sepa, el nitrato de plata es cicatrizante y la verdad que recomiendo a que lo probéis antes de opinar, o dejarse influenciar por quienes no lo han probado y no piensan hacerlo. Os lo recomiendo con mucho cariño, como mujer y madre.

    Responder
    • Boticaria Garcia9 agosto, 2015 a las 11:39

      Hola Patricia,

      Agradezco que compartas tu experiencia pero es importante matizar varias afirmaciones erróneas que haces en él:

      1. Las pezoneras de plata, por desgracia, sí se venden en farmacias y parafarmacias. Si yo tuviera intención de lucrarme con este post como insinúas, hablaría maravillas de un producto que vale 50€ en lugar de hacer lo contrario.
      2. El hecho de que las cremas de lanolina deban aplicarse puntualmente está reflejado en el post, en ningún momento promuevo su uso diario. Por otro lado, discrepo en que el pezón no se deba hidratar con nada. El lubricante natural que ofrecen las glándulas sebáceas del pezón es aconsejable y en caso de no ser suficiente por sequedad en el mismo, están indicadas las cremas adecuadas. La piel del pezón, al igual que la de cualquier superficie corporal debe estar limpia, seca e hidratada (no se debe confundir hidratación con humedad).
      3. En efecto, las sales de plata tienen capacidad antimicrobiana, también lo menciono en el post. Y se aplican en forma tópica como crema o parche principalmente. Lo que sí es tendencioso es pretender confundir a los lectores con este argumento ya que una pezonera de plata no es una sal de plata aplicada tópicamente: la acción se debe a que los iones entran en contacto con la herida y por este motivo los parches o las cremas se gastan. La pezonera de plata no “se gasta” porque no se produce el mismo mecanismo de acción que avala a las sales de plata. Como explico en el post, si se liberaran los iones como sucede con los apósitos de plata, resultaría incompatible con la lactancia.

      4. Completamente de acuerdo: es importante informarse y no basarse en los comentarios de los blogs. Animo a todas las madres a encontrar un artículo científico publicado de forma rigurosa que avale las pezoneras de plata (y no un estudio avalado por el propio laboratorio). Desde aquí le advierto que a día de hoy no lo va a encontrar.

      Un saludo,

      Responder
  • Patricia9 agosto, 2015 a las 11:23

    Ah! Las pezoneras de silicona…. pueden ayudar a curar alguna grieta pero, el agarre del bebé es completamente diferente y tragan mucho más aire al tomar el pecho…luego no será una sorpresa que el bebé cada noche llore con dolor de barriga con los gases que le pueda provocar! Unas no tienen nada que ver con las otras, las pezoneras de plata el bebé no mama con ellas, son solo protectores cicatrizantes! Pensar cuanto cobran las farmacias por hacer propaganda a estas increíbles pezoneras de silicona de usar y tirar (como todo hoy en día…. y luego nos quejamos que los niños ya de tan pequeños son consumistas y que no valoran los juguetes…)

    Responder
  • Aitana15 marzo, 2016 a las 20:15

    Claro que funcionan las pezoneras de plata, doy fe de ello. Tengo un bebe de casi 8 meses, que es un glotón y no he tenido problema. Es mas, amigas que han tenido grietas y heridas, en algo mas de una semana se les ha curado.
    Si son algo antiesteticaa, pero dar de comer a mi bebe sin dolor es mas importante.

    Responder
  • Guilli Torres21 marzo, 2016 a las 17:11

    A mi me funcionaron! ojo que yo no las compré, me las prestó una amiga italiana (allá al parecer se usan mucho porque acá en perú jamás había escuchado sobre ellas) y me funcionaron muy bien. Durante la primera semana de vida de mi bebé estuve sufriendo con las grietas y heridas en los pezones pues mi bebé no se agarraba bien y aunque usaba lanolina el dolor era intolerable al punto que llegue a pensar en dejar la lactancia y sacarme leche para dársela en biberón pero no llegué a eso gracias a que esta amiga me comentó que había atravesado por algo similar con sus dos hijas y esto fue lo único que le funcionó. Al inicio yo pensaba que el bebé tenía que lactar con las pezoneras, no entendía muy bien lo que me decía y me imaginaba mil cosas raras al igual que la mayoría de uds, pero luego entendí que se usan para cubrir al pezón luego de que el bebé termina de lactar. A mi me funcionó y yo si las recomendaría, aunque nose si antes de conocer de este producto me hubiera atrevido a comprarlas y menos por ese precio.

    Responder
  • A mí también me fueron muy bien21 septiembre, 2016 a las 08:48

    A mí me dieron muy buen resultado. Antes de comprarlas pude probarlas y debo decir que me funcionaron desde el primer día.

    Para mí era un suplicio el tener que poner al niño al pecho porque tenía unas grietas terribles y sentía mucho dolor.

    Ya había probado la crema de Lanolina que me aconsejaron en el hospital y tb la matrona y nada…

    Sí que funcionan de verdad y sale más barato que si compras tres botes de crema, pero siendo farmacéutica no te conviene promocionar este producto que realmente ayuda a las madres primerizas. Mi hermana paso por lo mismo que yo y le deje las pezoneras y se acabo el problema…

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.