¿Para que sirve el Duphalac?

¿Para qué sirve el Duphalac?

Quizá la respuesta no sea la más elegante pero hoy entre tripas anda el juego: el Duphalac, conocido genéricamente como lactulosa, sirve para dar vidilla a esos intestinos con aspecto de M-30 a la altura del Puente de los Franceses en hora punta, es decir, para ir al baño.

No es el único en su especie pero quizá sí uno de los más conocidos. Otros laxantes osmóticos son el Emportal, Oponaf, Movicol o las Sales de Magnesio de San Pellegrino (también conocidas en mi pueblo como Peregrino en sobres).

para que sirve duphalac

¿Cómo actúan los laxantes osmóticos?

El mecanismo es muy básico ya que como su nombre indica funcionan por ósmosis (del griego osmos, impulso). Es decir, impulsan líquido hacia el interior del intestino.

  • La lactulosa es un azúcar sintético y actúa de dos maneras. Al llegar al colon, las bacterias se ponen manos a la obra y la descomponen en ácidos orgánicos pequeñitos. Por un lado, estos ácidos disminuyen el pH y por otro, atraen el agua que hay fuera del tubo del intestino. Estos dos mecnismos aumentan los movimientos sexys del intestino (conocidos en otros foros más sesudos como peristálticos) y le dan consistencia a las heces. Heces hidratadas, intestinos felices.
  • El macrogol (polietilenglicol) es un enamorado del agua, capaz de formar puentes de hidrógeno con 100 moléculas de agua por cada molécula de polietilenglicol.

¿Es mejor Duphalac o Movicol?

La pregunta no llega a la categoría de ¿paracetamol o ibuprofeno? pero es uno de los greatest hits del mostrador de barrio. El Duphalac está compuesto de lactulosa y el Movicol de macrogol (polietilenglicol) y existen diferencias entre ellos. Esta revisión Cochrane concluyó que el polietilenglicol es mejor que la lactulosa en los resultados de frecuencia de las deposiciones por semana, en la forma de las heces, en el alivio del dolor abdominal y en la necesidad de uso de productos adicionales.

En conclusión: según estos autores para el tratamiento del estreñimiento crónico se debe dar preferencia al uso de polietilenglicol en lugar de la lactulosa. Premio para Movicol.

 

Destino final: colon

Cuando Duphalac y sus primos hermanos entran por la boca tienen claras las coordenadas de destino en su GPS particular: el colon.

Prácticamente no se absorben en el tubo digestivo y guardan todo su potencial para darlo todo en el final del trayecto. En ocasiones el viaje hasta el fin del mundo puede ser largo, por lo que los efectos pueden tardar incluso un día o dos en aparecer.

¿Quién debe usar laxantes osmóticos?

– Sufridores de estreñimiento habitual y crónico cuando el tratamiento dietético y el consumo de fibra no son suficientes, para que puedan dar salida a todo aquello que guardan en su interior.

– Sufridores de hemorroides, fístulas o aquellos que se han sometido recientemente a una intervención quirúrgica en la zona cero. La idea en estos pacientes, junto con otros tratamientos, es ablandar las heces y facilitar el proceso de evacuación sin ver las estrellas.

– Otras indicaciones por ejemplo para el Duphalac, son el megacolon y el tratamiento y prevención de la encefalopatía hepática portosistémica.

¿Quién no debe usar laxantes osmóticos?

Sacamos la bandera con dos tibias y una calavera para aquellos pacientes con obstrucción intestinal, perforación intestinal, enfermedad inflamatoria severa del intestino como enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa.

 ¿Tienen efectos secundarios estos mejores amigos del intestino?

Además de las clásicas reacciones alérgicas que siempre pueden ir de la mano con cualquier fármaco, los efectos indeseables más frecuentes con los laxantes osmóticos son los trastornos gastrointestinales como flatulencia, dolor abdominal, náuseas, y vómitos. En caso de dosis altas puede haber incluso diarrea. Disminuyendo la dosis, estos efectos secundarios mejoran.

¿Cuánto tiempo puedo tomar Duphalac o Movicol?

Si bien es cierto que los fármacos como Duphalac y Movicol están sujetos a prescripción y la pauta la establecerá el médico, también existen otros laxantes osmóticos como Micralax Macrogol con composición similar y que pueden dispensarse sin receta médica.  ¿Significa esto que puedo estar tomando macrogol hasta el día del juicio porque es inocuo y me va fenomenal?

La respuesta es un rotundo no. Este tipo de medicamentos sólo deben ser utilizados cuando uno se siente como Camilo Sexto y siente aquello de:

– !Ya no puedo más! ¡Ya no puedo más!

Les dejo el vídeo por si no lo visualizan bien, aunque si alguna vez han ido de boda familiar supongo que se les estará representando la cara de su cuñada en la pista de baile haciendo un gestito con la mano a la altura de la cara.

 

No debemos abusar de este tipo de fármacos porque nuestro intestino puede acostumbrarse a que le demos el trabajo hecho y hacer huelga de brazos caídos para la próxima. Si no, como con Camilo Sexto, siempre se repetirá la misma historia.

Volviendo a los atascos, aunque el tráfico en algunas rotondas mejora cuando llegan los agentes del orden a poner ídem, lo ideal es que los conductores aprendan a respetar las normas y circulen fluidos sin que nadie les toque el silbato. Tener a la policía demasiado cerca siempre tampoco es bueno y lo sabemos todos.

El consejo de la Boticaria

Seré breve y daré 3:

1- Beber agua. Ante el estreñimiento crónico y especialmente con la toma de estos fármacos es muy importante  para asegurar su eficacia (unos dos litros al día).

2. Tomar fibra, también en cantidades industriales, preferentemente a partir de la alimentación y mediante suplementos si no se alcanza la cantidad suficiente.

3. Mover el culo. El ejercicio ayuda a aumentar el ritmo intestinal: te mueves tú, se mueven tus tripas.

 

14 Respuestas a los Comentarios

  • Cazafarma24 noviembre, 2015 a las 11:19

    We love it! Leer artículos como este es morir de amor.

    Responder
  • Mi Álter Ego24 noviembre, 2015 a las 12:29

    Si bien detesto hablar de estos temas, tengo que admitir que de esto sí que padezco (de algo hay que padecer…), así que tomo nota de tus consejitos. Besotes!!!

    Responder
    • remorada26 noviembre, 2015 a las 18:10

      se nos ha caído un mito! x)

      melancolíaaaaaaa

      Responder
  • María Ramírez24 noviembre, 2015 a las 15:46

    ¿Y el Emuliquen?

    Responder
  • María24 noviembre, 2015 a las 23:43

    De boticaria a Boticaria:, eres genial! Me encanta cómo explicas las cosas, esa mezcla de humor, claridad y lenguaje sencillo me parece lo mejor. Supongo que no te importa que te comparta en mi muro, no veo mejor forma de explicar las inquietudes dije los temas que tratas a mis amigos, y desde luego creo quecdevetiais voy a copiar algunas cosas sobre los laxantes para mis pacientes. Saludos 🙂

    Responder
  • noelia26 noviembre, 2015 a las 11:42

    Conocí y tomé Duphalac durante el embarazo porque si ya normalmente sufro de estreñimiento en el embarazo fué una auténtica pesadilla con almorrana incluida, por supuesto. Sólo puedo decir que fué mi SALVACION!!!

    Responder
  • Galeno8 enero, 2016 a las 15:21

    Impecable abordaje del tema.
    Añado, el Emuliquen en su versión simple es una emulsión de parafina que no se absorbe, da un poco de “forma” al bolo fecal, al cual se incorpora, y tiene un cierto efecto “lubricante”…pero lo mejor son los consejos que da la Boticaria. Los laxantes, para ayudar un poco o en situaciones que lo demanden bajo prescripción. Situaciones de inmovilidad, estreñimiento ocasional,etc.

    Responder
  • Lili3 junio, 2016 a las 17:57

    Hola, tengo 25 años y me diagnosticaron dolico colon y colon irritable, no tengo alternaciones organicas, ni colitis ulcerosa ó demas problemas, mi colon por dentro y por fuera esta bien, solo que es medio largo, por ende sufro de estreñimiento cronico, estoy tomando euro mucil, 2 veces al dia, podria tomar la lactulosa en la noche como complemento? Espero su rpta, saludos.

    Responder
  • Judith6 julio, 2016 a las 23:46

    Hola! Antes de nada comentarte que he llegado a tu blog buscando en Google soluciones para el restreñimiento por el embarazo y me ha encantado! Enhorabuena!
    A mí me han recetado Femlax y parece ser más o menos lo mismo. El único problema que tengo es el sabor! No me lo puedo tomar! Me entran escalofríos y arcadas! Como le comenté a mi madre el sabor es una mezcla entre zumo de manzana y gusto a wc químico. Todos estos productos son a base de sobres a poner en agua? No hay otras opciones? Gracias!

    Responder
  • A. I.25 febrero, 2017 a las 13:09

    Querida colega y tocaya: muy buena entrada y añado, que se le deberían enterar bien los geriátricos. El laxante fármaco estrella en las residencias europeas (estudio SHELTER). De España no tenemos datos porque probablemente se vende – MUY IRREGULARMENTE- sin requerir la receta médica y a los sistemas sanitarios no les interesa medir el uso de aquello que no se financia, ni tampoco vigilar la legalidad de su uso. Hay muchos laxantes en el mercado, algunos pueden ser preferibles según qué condición médica, y un uso prolongado y, sobre todo sin respuesta, o con respuestas intesperadas (como diarrea).
    En personas tan vulnerables como los ancianos de residencias esto se tiene que vigilar especialmente porque un estreñimiento crónico puede causar delirium (que se tratará con neurolépticos, claro, y no con el laxante apropiado o suspendiendo el inapropiado).
    Puedo contar el caso de la residenciageriátrica donde estuvo mi padre, sin asistencia médica propia, sino que seguido externamente por médico de cabecera, tratado con laxantes “según protocolo” por los enfermeros del centro, es decir, lactulosa a gogo (¿protocolo hecho por quién?), por supuesto, excluyendo con ello un diagnóstico específico médico de cada persona, y excluyendo la valoración médica de efecto y complicaciones, y dispensado ilegalmente por la farmacia – sin receta-, ello con deconocimiento, por supuesto, de su médico de cabecera y con mi ignorancia de la irregularidad, a pesar de ser conocedora de la materia.
    Un estreñimiento crónico mal tratado puede complicarse hasta el punto de la muerte directa o indirecta a la complicación. Y ello fue. Lo peor: el dolor que pudo pasar en todo el proceso de más de año y medio, y su impotencia al poder trasmitir su malestar y de ser desoido o minusvalorado cuando lo intentó, a su modo – por sus problemas neurológicos-, porque las personas ancianas con problemas de comunicación son desgraciadamente poco escuchadas y contempladas. En una palabra. Se murió lleno de mierda por dentro y por fuera (con perdón). ¿Que lo digo con rabia? Por supuesto.
    Tengo más anécdotas pero son tristes. Por desgracia no es un caso aislado, me temo.

    Responder
  • jose luis5 mayo, 2017 a las 19:33

    Su artículo tiene una información muy amena y bastante pedagógica.Quien lo haya escrito tiene mi enhorabuena.

    Responder
  • gata loca23 agosto, 2017 a las 11:02

    Me ha encantado tu explicación, amena divertida , didactica y con un sentido del humor maravilloso.
    Yo de mayor quiero ser asi.
    Gracias

    Responder
  • Marina Filguiera García.31 agosto, 2017 a las 20:41

    Bueno, pues he leído con detenimiento todo el texto y, solo quiero darte las gracias por tus claras explicaciones.
    Estoy empezando tomar duphalac y me va fenomenal.

    Un saludo.

    Responder
  • Martin Cid12 octubre, 2017 a las 09:17

    Me han encantado el cachondeo y la ironía de tu artículo. Enhorabuena. Muy bien escrito.

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.