Nieve y proteccion solar

 

Les confieso que a mí la nieve me gusta lo justito, sin grandes alharacas. Ni me fascina bañarme en el mar ni tampoco trepar por las cumbres. Soy manchega y de secano: a mí con pasear por un monte pelado y mojarme los tobillos en un riachuelo me vale para cumplir con la madre naturaleza.

Lo de esquiar me pilló mayor y por imperativo del que hoy es mi señor esposo. Si unimos mi poco amor por madrugar a mi intrínseca torpeza, no les costará imaginar que lo de bajar pistas rodando no sea mi deporte favorito. En realidad, mi deporte favorito es el ping-pong, así que para qué vamos a hablar más.

Para todos aquellos que tienen pensado pasar unos días de las vacaciones practicando este sufrido deporte, aquí van unos consejos enfocados a protegerse del sol.

nieve 1

 

 

 

¿Por qué hay que protegerse del sol especialmente en la nieve?

En las pistas de esquí confluyen dos factores:

1- Cuanto más subimos, más fuerte pega el sol. Cada 1000 metros de altura los daños que provocan los rayos del sol aumentan en un 15%.

2- El efecto espejo de la nieve. La nieve es capaz de reflejar el 80% de los rayos ultravioletas.

Si la protección solar en condiciones normales siempre es importante, ante estas condiciones lo es mucho más.

 

OJOS: Los bastones son contingentes pero las gafas de sol son necesarias

Las gafas de sol se hacen imprescindibles en la nieve fundamentalmente por dos motivos:

1- El sol también quema las capas del ojo. Se puede producir una inflamación de la córnea y la conjuntiva (oftalmia y queratoconjuntivitis) capaz de arruinarnos el fin de semana ya que se precisan veinticuatro horas de reposo en la oscuridad (incluso con los ojos vendados en ocasiones). También podrían producirse daños en la retina y en el cristalino, así que, precaución.

2- Puede entrarnos algo en el ojo. Aunque no bajemos las pistas como bólidos, existe la posibilidad de que algún cuerpo extraño (un inocente copito de nieve) impacte en nuestro ojo y nos provoque una herida.

¿Qué requisitos debe tener la gafa de sol para esquiar?

La nieve es un escenario ideal para el postureo pero recordad los motivos por los que las gafas de sol del chino son de mala calidad y peligrosas. En la nieve, aún más si cabe, debemos asegurarnos de que las gafas que llevamos sean bonitas, no sólo por fuera, sino por dentro. Deben cumplir estos requisitos:

Tener categoría 3 o 4 (bloquean el 95% de las radiaciones). Los cristales espejo que reflejan el sol son un plus y una reminiscencia retro divina, pero lo fundamental es que tengan la categoría adecuada. Los chinos también venden gafas-espejo que pueden ser una bomba.

Cubrir los laterales (evita que se cuele el sol por la rendija y además les echamos una mano a nuestras sufridas patas de gallo).

Ser de policarbonato y a ser posible de materiales flexibles (si sois torpes como yo, es importante que las gafas no se partan cada vez que os estampéis contra el suelo, tanto por salud como por economía).

Los niños también deben llevar gafas de sol, no sólo porque queden monísimos, sino porque lo necesitan incluso más que los adultos.

 

LABIOS: ¿Boquita de piñón o de pasa?

Nos pintamos la cara de crema como un indio sioux pero ¡ay! nos dejamos los labios. En las pistas no se debe utilizar vaselina sino un cacao con protección solar y llevarlo siempre en el bolsillo del chaquetón. Las cremas reparadoras son muy útiles después, pero no durante. A los devotos de la vaselina les diría que muy bien, siempre que se la apliquen después. A partir de las seis de la tarde las vaselinas cherry son bienvenidas, pero antes no, gracias.

En lugar de los cacaos con protección sí pueden utilizarse las barras de protección de 50+, de formato similar pero algo más gorditas que los cacaos, sirven tanto para la cara como para los labios. Aunque usemos un protector solar en crema para la cara antes de empezar el día, estas barras son una forma muy cómoda de matar dos pájaros de un tiro cuando nos damos repasitos en el telesilla.

Si hemos sufrido algún herpes labial recientemente, la protección labial es aún más importante ya que puede reactivarse con el sol.

CARA: El codiciado moreno de esquiar

¡Cuánto se presume volviendo moreno de esquiar en enero! En el colmo del postureo (antes se llemaba simplemente tontería) hay incluso quien toma el sol con las gafas puestas de forma milimétricamente estudiada para que le quede marca. Creo que no hace falta que os cuente una vez más la importancia de la protección solar, pero si hace falta, aquí tenéis diez consejos sobre fotoprotección. Esos famosos baños a pelo de vitamina D en la nieve son aún más difíciles de controlar.

No hace falta volverse loco buscando el fotoprotector donde ponga “nieve” en el envase. Es suficiente con un buen fotoprotector 50+ aplicado cada dos horas. Los envases abiertos tienen una caducidad de doce meses así que si lo empezasteis en verano, podéis aprovechar. Únicamente os aconsejo que no os llevéis el formato familiar, ya que en el bolsillo no os cabe y las posibilidades de reaplicación son nulas. Algunas marcas aconsejables son Isdín, Avene, La Roche Posay, Vichy, Ladival…

Acordaos de no cocinar vuestras orejas a la plancha y de no separaros de vuestro gorro si no tenéis la cabeza demasiado poblada.

 

proteccion solar nieve

MANOS: Con el frío se resienten.

Llámese Neutrógena (que realmente es una de las mejores cuando las manos están hechas una pena) o llámese X, es conveniente utilizar crema de manos en la nieve. Las manos sufren la hostilidad a la que las sometemos sin darnos cuenta: ahora me pongo los guantes y las recuezo, ahora me los quito y dejo las manos a menos tres grados para ponerme la crema (eso en el mejor de los casos, lo normal es quitárselos para hacerse un selfie), ahora me caigo y se me llenan de hielo (ese es mi caso)… Un sinvivir para las pobres. Independientemente de los consejos para el sol, tengamos un poco de compasión con nuestras manos.

 

El consejo de la Boticaria

Aquí van tres, muy concretos:

– Compra el protector solar de 50+ que te parezca más cómodo, por cualquiera de las razones que te parezcan oportunas. Ponérselo en la nieve es un engorro y psicológicamente un “formato amigo” como la barra siempre ayuda.

– Ojo con los copazos. Si bebes no conduzcas, pero tampoco esquíes. Es peligroso para ti y para el resto.

– Descansa para comer. Esos esquiadores ansiosos que comen en el telesilla para no perder ni una bajada deben saber que aunque el corte de digestión es un mito, hacer ejercicio de tal intensidad con el estómago lleno tampoco es aconsejable.

 

 

5 Respuestas a los Comentarios

  • Maria18 Diciembre, 2014 a las 10:34

    Extraordinario tu post como siempre ¡¡ Como experta esquiadora (jeje) digo Amén a todas tus indicaciones, y si encima, como es mi caso, esquiáis en Sierra Nevada, multiplicad la protección por 10, porque allí directamente te fríes…

    Responder
  • Mamá en Bulgaria18 Diciembre, 2014 a las 11:44

    Esta vez le voy a pasar el post íntegro a mi marido, que en cuanto puede se escapa a lanzarse en picado por las pistas a pelo, sin protección solar ni nada. Cada año se churrusca, y al año siguiente vuelve a caer en lo mismo.

    Responder
  • Mi Álter Ego18 Diciembre, 2014 a las 11:51

    Yo creo que nunca me va a convencer nadie de ir a rebozarme en la nieve pero, oye, nunca se sabe así que me apunto tus consejitos.

    En cuanto a lo del postureo (ex-tontería), recuerdo que una vez vi a una conocida en invierno y le dije que la veía muy morena de repente. Me dijo que había estado esquiando pero tenía un sospechoso color ladrillo que más bien me sonaba a sesión de rayos (y no tenía marca de gafas así que, o había puesto en riesgo sus retinas o me estaba mintiendo vilmente). Un besote!!!!

    Responder
  • remorada20 Diciembre, 2014 a las 19:57

    nononono, el sr torres y yo nacimos a pie de playa, la nieve para otros!

    Responder
  • Carmen23 Diciembre, 2014 a las 16:01

    Un artículo estupendo, como esquiadora te doy la razón en todo! La gente se piensa que en la nieve como hace frío no te quemas! la mayoría de la gente pasa de la protección solar y labial.
    Y ánimo a las que no os gusta la nieve, es un deporte maravilloso que te hace desconectar totalmente, sólo tenéis que ir bien equipadas para no pasar frío y enganchar a un buem profe que saque lo mejor de vosotras mismas, disfrutaréis!
    Felices fiestas

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.