Los mejores y peores posts de 2015

Continuando con la tradición, he aquí mi examen de conciencia anual cuáles han sido los posts con más y menos salero del año. Si alguien tiene algo que añadir, para bien o para mal, que hable antes de que empiece 2016…

mejores peores posts 2015

1. El favorito del público:

Es un post que tiene ya cierta solera pero sorprendentemente se encuentra en el top 3 de los más visitados y posee el maillot verde de la regularidad: cómo eliminar callos en los pies. Pensará usted que vaya porquería de post (y yo asiento resignada dándole la razón) pero prefiero pensar que las durezas son un problema de masas a las que he aportado algo de consuelo. Que sí, que el que no se consuela es porque no quiere. Un post de callos. Qué lástima.

2. El más útil:

Teniendo en cuenta las hordas de embarazas que asaltan al Dr. Google cada día, no es de extrañar que el post que más agradecimientos reporta es el de los alimentos prohibidos en el embarazoAgradecimientos y trabajo, porque la cantidad de mails que recibo de embarazados (sí, en masculino) atormentados por haberse comido una brizna de perejil sin pasar por Amukina, es para nota.

3. El que más dolió:

Nada como decirle al respetable que la dieta Perricone es un bluff y que las dietas depurativas son innecesarias. Porque lo son. Y si alguien quiere profundizar en los motivos, puede escuchar la entrevista en la radio que me hizo la guapísima de María Villardón.

4. El de los trolls:

Sepan ustedes que yo lo intento con todas mis fuerzas pero ni esforzándome consigo un post que levante tantas ampollas como el que dediqué hace ya un par de años al uso de collar de ámbar para la dentición. Es imposible desbancarlo, cada día que pasa Google lo quiere más y las fans del ámbar menos. Si se hubiera imaginado Mónica la cola que traería quizá ni me lo hubiera explicado nunca…

5. El más polémico:

Un buen día se me ocurrió contar por qué unas farmacias son más baratas que otras y aunque mis compañeros boticarios acogieron el post como agua de mayo, siempre hay santotomases de la vida que no quieren creer y dan guerra porque para algo vinieron al mundo.  También estuvo entretenido cuando allá por abril una empresa dio a entender que cualquiera podía conseguir recetas de medicamentos a golpe de click y me dediqué a analizar los motivos por los que, hoy por hoy, no veía demasiado futuro al invento.

6. El más comentado:

Me llena de orgullo máximo y satisfacción plena que el post más comentado del año haya sido el que dediqué a anunciar a bombo  y platillo la presentación de El Paciente Impaciente. El libro, mi primogénito de papel que tantos buenos momentos me ha hecho pasar este año, ha sido el punto de partida para numerosos proyectos profesionales y sobre todo, experiencias personales. Y sí, desde el día que lo anuncié muchos de vosotros ya lo acogisteis con alegría así que sólo puedo daros las gracias.

AR CONFETI

7. El más compartido:

Camarero, una de ibuprofeno. Ese era el título del post en el que explicaba por qué aquello que pasó en verano (encontrarse en la factura del restaurante el coste de un ibuprofeno entre las cervezas y las gambas) no era legal. Tampoco tiene mucho mérito, todos necesitamos algo que echarnos a la boca en las siestas de verano y era un post facilón de RT-gatillo. También se compartió mucho en redes el post que escribí para el Día Mundial del Farmacéutico en el que designé como protagonista absoluta de nuestra onomástica (para bien o para mal) a Leticia Sabater.

8. El más interesante en su momento: 

Ibuprofeno y riesgo vascular. A raíz de este post que escribí para desdramatizar lo que parecía una muerte segura si osábamos tomarnos un triste ibuprofeno para el dolor de cabeza, me contactaron para repetir la cantinela en diversas radios como La Ser e incluso le dedicamos buena parte de una de las entrevistas en La 2. Sin duda era un tema que despertó gran interés y como la boticaria ya se tenía aprendido el rollo, pues ale, a soltarlo por el mundo.

9. El post revelación:

Una escribe un post feo, pero feo tirando a orco, sobre golondrinos en la axila o tratamiento del orzuelo y resulta que la gente empatiza como si hablase de crianza natural o vaya usted a saber qué. ¡Y cómo le gusta al respetable compartir y definir sus orzuelos y golondrinos! ¡Qué maravilla! ¡Qué descripciones! ¡Ríase usted de Tolkien pormenorizando la tierra media!

10. El gran ignorado:

Para qué negar que las 10 curiosidades sobre las castañas ha sido el post más castaña del año. Y ciertamente aprendí mucho escribiéndolo pero le faltaba ese nosequé que quéseyo. Que no, que no cuajó. Quizá por quitar hierro al asunto podríamos alegar que hecho de publicar un post sobre castañas cuando íbamos aún en manga corta tuvo algo que ver…

11. El peor: 

El de los premios bitácoras. Además no sólo hubo un post sino que fueron dos. Ya me lo dijo la Tigre: no te presentes a los Bitácoras que vamos a sufrir todos. Y ella, que sólo me amenaza cuando ve que después va a poderme calzar un te-lo-dije mayúsculo, no se equivocaba. Lo de la Tigre y los Bitácoras fue como esos letreros luminosos que te avisan de que hay un radar para que luego te sientas doblemente gilipollas: primero porque tú ya sabías que ahí también había un radar, y segundo porque encima ella te lo había advertido. Y a pesar de todo, yo fui y aceleré. En fin, que mil perdones por haber dado la coña pidiendo los votos para acabar terminando en cuarto puesto, que es el peor puesto en el que una podía quedar: el diploma olímpico. Nadar para morir en la orilla. Caca de la vaca, vaya.

12. El más visitado en un sólo día:

Desde octubre, el trending topic de la blogosfera maternal, que es el lugar donde crecí (momento intenso), ha sido el desabastecimiento de la vacuna de la meningitis B, conocida para los amigos como Bexsero. El post explicando las alternativas (con cierto componente ilegal) para conseguirla, lógicamente tuvo buena acogida entre las auténticas desperate housewives y llegó a alcanzar prácticamente las 20.000 visitas en apenas unas horas.

 

Y hasta aquí la selección de mis doce campanadas del año. Un año al que solo debo agradecimiento ya que se han cumplido muchos más sueños de los que nunca han pasado por mi cabeza (y tengo la cabeza muy grande). Hablando de sueños, también pasará a la historia por ser el año en el que he pasado más sueño que en toda mi vida junta. Porque esto del pluriempleo, damas y caballeros, una lo lleva a base de reloj no marques las horas.

Me quedo con muchos momentos en 2015… pero voy a elegir sólo dos, por lo especial y por haberlos podido compartir con toda mi familia: aquella tarde de junio en el Teatro del Círculo de Bellas Artes en la que me subí a un escenario preciososísimo a hacer un monólogo sobre el libro (algo que se ha repetido en seis provincias españolas, y todo gracias a Teva). Y por supuesto, el pregón de mi pueblo,  algo que yo creía reservado a señores que peinaban canas y que tuve la suerte de poder hacer a mis 33 agostos.

Y venga, sí,  que no hay dos momentos sin tres, no va a tener precio lo que va a disfrutar mañana mi abuela cuando Ramón García salga a dar las uvas y le diga a toda la familia: ¿sabéis que este señor entrevista a mi nieta?

Queridos todos, gracias por acompañarme un año más, a los nuevos y a los que venís desde la Era Gremlin. Gracias a la revista AR por hacer que me sienta de la familia, a todos los que inconscientemente habéis confiado en mí para llevarme a soltar mi rollo a algún sarao (laboratorios, empresas, Colegios de Farmacéuticos…), gracias por supuesto a los que habéis comprado el libro y a Cinfa por llevarlo a las boticas de los confines de la tierra, a La Esfera por seguir confiando en mí (habrá sorpresa en 2016), a toda la gente que he conocido este año por esos mundos de dios y de la radio y la tele como Rafa y Molo y que ya son amigos, por supuesto a mis amigos de siempre, que se han chupado las presentaciones, que me han acompañado a la feria del libro, que me han escuchado en la radio hasta que a la vigesimoquinta vez que conté la anécdota del supositorio me mandaron a la mierda… y sobre, todo a las que me aguantan, digieren mis enajenaciones y que me ponen la cabeza en su sitio a golpe de whatsapp y por supuesto, de gin tonics. Más gin tonics es lo que falta en el mundo. Por último, gracias a mis padres por, como dicen ellos, estar para todos los amenes, apoyarme cada día (y cada noche de guardia que me ha pillado de bolos). Y a Javi, porque es el único hombre en la faz de la tierra que me hubiera aguantado este año y, además, está dispuesto a repetir.

 

¡FELIZ 2016 A TODOS!

 

 

9 Respuestas a los Comentarios

  • María Monedero30 Diciembre, 2015 a las 13:33

    Pues… ¿qué te puedo decir? Me encanta el formato que has dado a esta tradición, con lo mejor y lo peor ;). En mi blog es la primera vez.que me apunto a hacer algo parecido; pero la verdad, el año que viene y con tu permiso me gustaría hacer algo más parecido al tuyo.

    Y por lo demás… ¿qué puedo decir? Me encanta lo informada y lo bien que dices las cosas, ya me gustas (digo me gusta tu blog) desde hace tiempo y estoy segura de que seguirás haciéndolo (seguirá haciéndolo, ejem, ejem) en 2016 y mucho tiempo más.

    ¡Un abrazo, felicidades por ese 2015 y muy feliz 2016! 🙂

    Responder
  • Ricardo30 Diciembre, 2015 a las 14:50

    Felicitaciones boticaria, estoy encantado de haberme tropezado con tu blog y te doy las gracias por la información que nos ofreces y por la forma de dárnosla. Espero que sigas ahí mucho tiempo.
    Por cierto, te voté en los premios bitácoras y no pienso que fuera un error presentarte. Me hubiese gustado que ganaras.
    Te deseo a ti y a los tuyos lo mejor para el 16.

    Responder
  • Irene30 Diciembre, 2015 a las 18:32

    Pues yo he pasado un 2015 muy ameno leyendo tus posts!
    Y bueno, además de entretenida, informada. Mis favoritos personales; el de la cándida, el de los piojos y el de la copa menstrual.
    Espero un 2016 con muchos más posts y muchas bendiciones para ti.

    Responder
  • José Antonio30 Diciembre, 2015 a las 18:45

    Estimada boticaria, no dejan de sorprenderme tus posts, tratan cosas serias, de diario, de una manera tan desenfadada… Feliz 2016 y que sigas descubriéndonos muchas más cosas.

    Responder
  • Let30 Diciembre, 2015 a las 22:50

    Para mí hubiera querido yo tu 2015, morena. Me alegro infinito de que este año haya ido tan bien y me apunto lo de la sorpresa de 2016 (también lo quiero firmado, por favor xD), a ver si consigues retirarme a Javi (aunque no creo que se deje). Un beso fuerte y feliz año nuevo.

    Responder
  • Jazmina31 Diciembre, 2015 a las 17:52

    Premios para todos los gustos, sí señor jaja. ¡Feliz año!.

    Responder
  • Mo4 Enero, 2016 a las 11:42

    Me gusta mucho tu balance, con lo bueno y lo menos bueno! 😉
    Por cierto, no sé si te dije, pero por mi cumple me regalaron tu libro. 😀
    Besotes y Feliz 2106!

    Responder
  • remorada5 Enero, 2016 a las 22:18

    un gran año, Boti, a ver con qué sorpresa nos sales en 2016! 😀

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.