Los mejores biberones

No cabe duda de que el mejor biberón es el pecho materno. No hay que prepararlo, no hay que esterilizarlo, tiene termo incorporado y además, es gratis. Sin embargo, por distintos motivos, muchos niños son alimentados con biberón total o parcialmente y es conveniente saber separar el polvo de la paja a la hora de elegirlos.

En torno al séptimo mes de embarazo (o a la séptima semana si la señora es de natural histérico/previsora) se prepara la famosa canastilla y comienzan las dudas sobre cuáles serán los mejores biberones. Siguiendo la máxima de para mi niño lo mejor y lo más caro los padres encuentan un sinfín de posibilidades a su alcance, a cada cual más psicodélica. Hay reactores nucleares con válvulas menos sofisticadas que algún biberón.

 

mejores biberones

 

La 8 preguntas más frecuentes sobre biberones

1. ¿Los mejores biberones son de vidrio o de plástico?

Vidrio: Si buscamos un material que sea realmente inerte, el vidrio es la mejor opción. Un bibe de vidrio no cede sustancias a la leche  y tampoco absorbe la suciedad que puede quedar acumulada. La mayor desventaja del vidrio es su fragilidad ya que se rompe con mirarlo. Un biberón de vidrio descansando inocentemente sobre la mesa, entre eructo y eructo, es el blanco perfecto para el hermano mayor. Además, el vidrio es un material más pesado e incómodo de transportar. A los interesados en usar biberones de vidrio, quizá les convenga saber que existen marcas como Beaba que fabrican fundas de silicona para minimizar los riesgos.

Plástico: El biberón de plástico es el rey del mercado español. Es más ligero y prácticamente irrompible, a prueba de hermanos mayores. También resulta más económico ya que se pueden encontrar biberones de calidad por menos de 8€. Los biberones de plástico se deterioran con facilidad y, al tratarse de un material más poroso, pueden almacenar suciedad. Además, como es frecuente que algunos padres remuevan el bibe con un cuchillo, el interior puede acabar rayado y acumularse restos en las grietas. La solución es sencilla: el recambio frecuente de los biberones siempre que se observe un cambio de color en el mismo. Es decir, cuando el plástico se pone amarillento o blanquecino es hora de sustituirlo.

 

2. ¿Son peligrosos los biberones de plástico por el bisfenol A (BPA)?

Desde el 1 de junio de 2011 está prohibido vender en España biberones fabricados a partir de bisfenol A. Los biberones de policarbonato dejaron de fabricarse y de ahí la famosa leyenda 0% BPA o BPA free que aparece en los envases.

Los antiguos biberones de policarbonato, al calentarse podían desprender el compuesto bisfenol al que se le atribuye cierta actividad estrogénica. Esto quiere decir que existía la posibilidad de que con su uso pudieran desarrollarse alteraciones en el sistema inmunológico, endocrino y reproductor. ¿Significa esto que todos los niños que nacieron antes de 2011 y se alimentaron con biberones de toda la vida estén en peligro de muerte? Que no cunda el pánico.

El bisfenol se utiliza en envases de muchos alimentos y esto hace que la dieta sea la principal fuente de exposición a este potencial tóxico. En enero de 2014 la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) publicó un informe valorando la exposición actual concluyendo que que la exposición a BPA está muy por debajo de la TDI (Ingesta Diaria Tolerable). Por tanto, no supone un riesgo para la salud del feto, lactantes, niños y adultos.

Los bebés alimentados por biberón constituían el mayor grupo de riesgo al estar alimentándose exclusivamente por la leche en contacto con este plástico, y por ello se decidió retirarlo. Ante el mínimo riesgo, mejor utilizar alternativas más seguras como la actual, el polipropileno.

3. ¿Los mejores biberones son de boca ancha o de boca estrecha?

Aunque los dos modelos cumplen iguamente su función, preparar biberones en un biberón de boca ancha resulta bastante más cómodo. La toma de las tres de la mañana es criminal, y si ponemos fácil el proceso de acertar con los cacitos en el bibe, mejor.

Hay un modelo en concreto, Chicco Step-Up, cuya boca es tamaño plaza de toros. Aunque sin duda es la mejor opción para padres somnolientos o con problemas de coordinación, estos biberones tienen una desventaja: su anchura super-size los hace incompatibles con la mayoría de fundas térmicas, esterilizadores y otros trastos varios. No es el fin del mundo, pero el termo que os regale la prima de Barcelona no os va a servir. El que avisa no es traidor.

4. ¿Se pueden comprar esos biberones pequeñitos del hospital que a mi hijo le van tan bien?

Sí, se pueden conseguir. Los comercializa la marca Almirón en packs de 4 minibiberones. Cada biberón cuesta unos 2€. ¿Merece la pena? Sin duda es más cómodo, más higiénico… pero mucho más caro.

Si tenemos en cuenta que un bebé toma unos 7 biberones al día, la broma del minibiberón nos sale por uno 14€ diarios y más de 400€ al mes. Por otro lado, un recién nacido tarda aproximadamente una semana en terminar un bote tradicional de leche Amirón 1, de precio aproximado de 18€, lo que supone unos 70€ al mes. Es decir, un gasto seis veces menor.

 

5. ¿Es mejor usar tetina de látex o silicona?

Seamos sinceros: el látex es dolorosamente feo. Entre una tetina marronácea con inclinaciones pegajosas y una tetina brillante y transparente, la elección parece clara. Sin embargo, ¿por qué sigue triunfando el látex? Una de las razones que lo mantienen en alza es que es más resistente a los desgarros que la silicona. Cuando aparecen los primeros dientes, al morder la silicona ésta puede partirse con el consiguiente riesgo de atragantamiento.

Si, aun así, somos fans de la silicona, para evitar la rotura es conveniente cambiar las tetinas con mayor frecuencia para asegurarnos de que estén en perfecto estado.

6. ¿Los biberones anticólico sirven para algo?

Vaya por delante que si un niño realmente padece cólico del lactante, los padres no deben agarrarse al biberón del Dr. Brown’s como si de una estatuilla de la Virgen de Lourdes se tratara. Sin embargo, este tipo de biberones sí que pueden ser útiles para disminuir los gases, sobre todo en aquellos niños que tienden a comer muy rápido.

Cuando el bebé succiona el biberón se produce una presión negativa en el interior. Debido a ello, en algún momento el bebé para de succionar y dejar pasar aire al interior que se mezcla con la leche. Consecuencia: se forman las típicas burbujas. El sistema de válvulas de estos biberones hace que el aire fluya desde la tetina a través de un tubo hacia el fondo del bibe, impidiendo la formación de burbujas. Insisto. No son mágicos, pero sí ayudan.

Ahora bien, si el bebé no tiene cólicos, ni gases y tras expulsar sus aires se queda frito como un bendito, los beneficios de usar este biberón se diluyen ante su gran inconveniente: la limpieza del “mecanismo”. El biberón consta de varias piezas con múltiples recovecos con los que, doy fe, hay que afanarse en la limpieza para evitar que se acantone la porquería.

 

7. ¿Qué hay de la confusión tetina-pezón?

Hay niños que no hacen distinción entre tetina y pezón y se agarran a uno y otro según proceda. Sin embargo, esto no sucede en muchos bebés que, una vez prueban las tetinas, no quieren volver al pecho materno (el principal motivo es que al bebé le cuesta menos esfuerzo obtener la leche del biberón).

Aunque para evitar esta confusión tetina-pezón tradicionalmente se ha alimentado a los niños con leche directamente de un vasito o de una jeringa, Medela Calma es una alternativa menos laboriosa. Se trata de unos biberones específicamente diseñados para alimentar al bebé con leche materna imitando el sistema de succión del pezón. Al igual que los anti-cólicos, estos biberones tampoco hacen magia, pero pueden ser útiles.

 

8. ¿Es conveniente esterilizar los biberones?

Sí y así lo recomienda la OMS. En nuestro país tenemos la gran suerte de que las gastroenteritis suelen tener desenlaces más o menos felices, sin embargo, la esterilización es clave para prevenir este tipo de episodios al menos durante los primeros meses.

Si alguien piensa que soy una exagerada, le recomiendo que hable con mi madre. Ella, quizá por deformación profesional, no sólo esterilizaba los biberones sino que los envolvía en papel de aluminio y los mantenía en el frigorífico hasta ser usados. Debéis saber que no sólo desarrolló esta técnica allá por 1988 con la alimentación de mi hermano, sino que me obligó a hacer lo mismo con mis dos hijos. Seguro que ahora os explicáis muchas cosas.

 

mejores biberones

 

El consejo de la Boticaria

El consejo de la Boticaria es no perder la cabeza y comprar cincuentamil cascarrias antes de haber empezado a borrar el cuello del útero.  Para empezar, es muy probable que vuestras criaturas se alimenten con leche materna y los biberones críen polvo hasta varios meses después (con lo rápido que cambian las tendencias en diseño de biberón es como para pensárselo). Para continuar, en el caso de que necesitéis un biberón, me apuesto un brazo (y no lo pierdo) a que en un radio muy razonable a vuestra casa tenéis una farmacia de guardia 24 horas dispuesta a venderos uno.

Si vuestras criaturas sufren de gases no es mala idea probar con un biberón anticólico, pero si no, marcas como  Chicco, Nuk o Suavinex tienen biberones tradicionales (y que cumplen perfectamente su papel) por 6-8€. Los mejores biberones no tienen por qué ser caros. Palabrita de Boticaria.

 

Fuentes:

 

http://aesan.msssi.gob.es/AESAN/web/cadena_alimentaria/subdetalle/BisfenolA.shtml

25 Respuestas a los Comentarios

  • Trimadre7 Octubre, 2014 a las 08:48

    Este post me ha generado mucha morriña porque no creo que vuelva a comprar un biberón en mi vida :((
    Un besazo boticaria!

    Responder
    • boticariagarcia7 Octubre, 2014 a las 09:25

      Lo siento querida… pensé que el post de hoy pudiera provocar algún tipo de emoción, pero mira el lado positivo, tampoco tendrás que volver a comprar pañales 🙂

      Responder
  • BlogdeMadre7 Octubre, 2014 a las 08:49

    Qué alegría más grande volver al Armario de la mano de la Boticaria, madre.
    Sobre los biberones sin estrenar permítaseme una aportación. Ideales para llenarlos de arena en el parque y vaciarlos desde lo alto formando cascada. Con un poco de suerte le tienes entretenido 45 minutos.
    Beso, guapa!

    Responder
    • boticariagarcia7 Octubre, 2014 a las 09:38

      El placer es mío, desde que abriste las puertas de ese armario siempre fue mi debilidad. Tres años llevo guardando una batería de biberones de esos radiactivos en el almacén. El delegado del laboratorio, al sustituirlos por los nuevos, me dijo: quédatelos y haz con ellos lo que te parezca. Ale, este fin de semana se vienen todos al Retiro de cabeza. Me los van a quitar de las manos que ni el señor disfrazado de Mickey repartiendo globos. ¡Qué gran idea la tuya!

      Responder
  • martaharias7 Octubre, 2014 a las 10:09

    yo soy fan declarada del Dr. Brown…
    una believer total !!!

    Responder
    • boticariagarcia7 Octubre, 2014 a las 13:45

      Yo lo usé un par de meses con los dos. Después probé con bibes clásicos y, al ver que con ellos no tenían gases tampoco, los cambié. Me hicieron su apaño 🙂

      Responder
  • vanessa7 Octubre, 2014 a las 10:26

    Y si la pequeña en cuestión no quiere bibe…ni chico step-up, ni suavinex, ni avent…ni ná de ná. Con leche de varias marcas, con leche de mami extraida con el sacaleches-aparato de tortura, ni agua!!!! Y ya vamos para los cuatro meses, se nos acaba la baja maternal y ya no se me ocurren cosas jajajaja. Habría algún truco para que mi monigotilla coja el bibe?? Gracias!!!!!

    Responder
    • Silvia7 Octubre, 2014 a las 11:13

      Con mi pequeño nos pasó lo mismo, y cuando ya habíamos tirado la toalla y le dábamos la leche que yo me sacaba con cuchara (madre mía!!!) un día llego a nuestras manos la tetina Medela Calma! Fue genial!!! Ha estado hasta los 16 meses con esa tetina! Es cara pero a nosotros nos salvó!

      Responder
    • boticariagarcia7 Octubre, 2014 a las 16:14

      La tetina Medela Calma que comenta Silvia puede ser un cartucho en la recámara… Mucho ánimo, cuéntanos cómo te va cuando la pruebes. Un saludo!

      Responder
      • vanessa7 Octubre, 2014 a las 20:17

        Muchas gracias!! Me aventuraré a probarla y osbcontaré…

        Responder
  • Irene MoRe7 Octubre, 2014 a las 10:58

    Yo le tengo tirria al papel de aluminio, no me guta nada, no creo que envolviese jamás un biberón en él.
    Y con este segundo hijo, algo esterilizaré, pero mucho menos que con el primero, buena higiene y punto. Como dice una amiga mía que es pediatra ¿pero tú tienes los pechos esterilizados?, pues eso. Un par de meses y luego, agua bien caliente, y esterilización de vez en cuando, que entre teta, gases, sacaleches, esterilizador y demás, no me daba tiempo de nada entre toma y toma.

    Responder
    • boticariagarcia7 Octubre, 2014 a las 13:52

      Lo de los pechos esterilizados es “un clásico” que se suele aportar como argumento pero una cosa no tiene que ver con la otra. La posibilidad de que se acantonen bacterias, uso tras uso, con una mala limpieza en los poros de los bibes es real y esterilizar al menos hasta los 3 meses es muy conveniente.
      Es un latazo, en eso estoy completamente de acuerdo 🙂

      Responder
  • Almudena7 Octubre, 2014 a las 12:17

    Que buena información, yo di pecho a mi hijo y preténdo dárselo a este segundo, pero también me la sacaba y se la daba en biberón, en mi caso solo esterilizamos antes del primer uso y porque el olor a nuevo no me gusta, creo que no volví a esterilizar nada, pero es cierto que es una manera de prevenir posibles enfermedades, comparto la info con mamis primerizas.
    Besos

    Responder
    • boticariagarcia7 Octubre, 2014 a las 13:54

      Muchas gracias Almudena! Me alegro de que te pueda ser útil. El olor a nuevo puede no ser muy apetecible… y pensar que otras mamás u otros dependientes han podido sacarlo del envase y sobetearlo antes, tampoco 😛

      Responder
  • Mi Álter Ego7 Octubre, 2014 a las 12:24

    Es todo un mundo el de los biberones… Me he quedado alucinada con lo de los minibiberones ya listos. La de cosas… Jajajaja. Besotes!!!

    Responder
  • Nunabar7 Octubre, 2014 a las 12:54

    A la mia la tetina medela calma no le mola nada, se estresa muchísimo porque no saca nada. Sólo uso bibes esporádicamente para darle leche que me saco y en casa somos fans declarados de Dr Brown

    Responder
    • boticariagarcia7 Octubre, 2014 a las 13:57

      Con estos biberones al niño le cuesta más trabajo obtener la leche y algunos se desesperan y dejan de comer. Sobre todo si han utilizado otro tipo de biberones previamente. Cada bebé necesita la mejor solución individualmente 🙂

      Responder
  • papiroflash7 Octubre, 2014 a las 16:11

    Como siempre enhorabuena por la capacidad para desarrolar ese mundo que a las madres nos preocupa tanto.
    El BIBERON. Ese” artículo ” tan variopinto que tantos paseos hace echar en la farmacia y que muchas veces es dificil encontrar el que vaya acorde con el vestidito del bebe jajaja
    Esto puede parecer una tontería, pero se podría hacer un master sobre el” ME JUNTA”, en vez de la calidad de los artículos.
    Por eso mis felicitaciones por la forma tan clara de exponer lo importante.

    Responder
  • Mamá en Bulgaria7 Octubre, 2014 a las 16:13

    ¡Alucino con la técnica de tu madre del papel de aluminio!

    A mi el bibe que más me ha gustado es el Avent, además la rosca encaja con las tazas y otros trastos de la marca. Tengo dos y me han aguantado 5 años de mucho uso en perfecto estado.

    Responder
  • Isabel7 Octubre, 2014 a las 20:00

    Hola! Nos ha encantado el post, super completo y con muy buenos consejos (como siempre!)

    Besos

    Responder
  • David16 Junio, 2015 a las 16:17

    Peazo de explicación buena, lo mejor la plaza de toro. Se echa de menos explicaciones sin intenciones ocultas (marcas). Enhorabuena.

    Responder
  • Ricío29 Septiembre, 2015 a las 10:13

    Yo uso unos biberones preciosos y curvos de Difrax. Los compré en Bélgica porque me hizo gracia la forma y el color. Hacen como una S. El sistema anti cólico es diferente. El fondo del biberón va agujereado y tapado con una membrana, muy fácil de desmontar y limpuar. Creo que en España no son muy famosos, no los vi en ninguna farmacia, sólo en el corte inglés!!! Las tetinas son de silicona brillante… Pero buenahija no tiene dientes x ahora.

    Responder
  • Marta18 Marzo, 2016 a las 17:41

    A mí me recomendaron los biberones mam. El sistema anticólicos es mum fácil de limpiar, inclusion el propio biberón se abre por debajo…. Lo mejor, el precio… 7-8€
    Gracias por el post

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.