Dieta para futbolistas: El caso Messi

Escribir un post sobre la dieta para futbolistas cuatro días después de que el Barcelona haya ganado la Champions es una especie de tortura que me he autoinfligido aún no sé bien por qué. Bueno, sí lo sé. La semana pasada me llamaron de Radio Marca para que diese mi opinión sobre “El caso Messi” y desde entonces no he parado de darle vueltas a la cabeza. ¿Qué está comiendo Messi para haya aumentado significativamente su rendimiento?

Dieta para futbolistas: El caso Messi

Por si hay alguien que entre tanta actualidad política ha descuidado imperdonablemente la deportiva, yo se lo cuento. Leo Messi, la estrella del FC Barcelona, visita desde hace un tiempo a un dietista italiano llamado Giuliano Poser. Y cuando digo que lo visita es que Messi se desplaza hasta un pueblo italiano, como el de Marco, para ir a su consulta.

Al parecer, desde que Messi se ha puesto a las órdenes de este señor, marca goles más bonitos que nunca. ¿Qué estará comiendo Messi?

En principio, el sr. Poser dice algunas generalidades bastante coherentes: hay que tomar frutas y verduras de temporada y eliminar el alcohol y el tabaco. Claro, no pretenderemos que nos revele su magia a la primera de cambio. Pero ¿es que hay magia?

dieta futbolista

La magia del dietista de Messi

Como las meigas, haberla hayla. Independientemente de lo que la dieta Poser clavada en la nevera de Messi le indique que debe comer, la gracia está en que tratamiento incluye distintos tipos de terapias que incluyen la kinesiología o las Flores de Bach. Por si alguien tampoco está al tanto en terapias alternativas, añado que las Flores de Bach son un remedio  para contrarrestar las siete causas psíquicas de la enfermedad (miedo, inseguridad, soledad, etc.) a base de gotitas de extractos florales. De flores que deben recogerse en estado fresco y a ser posible cubiertas de rocío, ahí es nada. Se utilizan especialmente en casos de pánico y ansiedad ante eventos determinados, como un examen (o, por qué no, una competición deportiva).

En definitiva, las instrucciones nutricionales del dietista italiano vienen rodeadas de un halo de terapias psicológicas de dudosa evidencia científica.

Vale, pero a Messi la dieta le funciona

Sí, es cierto que Messi ha aumentado su rendimiento deportivo. Para empezar, ha perdido cuatro kilos lo cual es un buen paso. Mi pregunta es: ¿acaso el Barça no tiene buenos dietistas en su equipo deportivo? ¿No podría haber perdido Messi los cuatro kilos con estos dietistas y ahorrarse el viaje a Italia?

En mi opinión, ése es el quid de la cuestión. Nadie es profeta en su tierra, el exotismo siempre es un plus y quizá los viajes de Messi sean parte del éxito. Así de triste. Recordemos otros exotismos eficaces como la dieta perricone, el cereal teff  y en general todos los productos milagro del mundo.

¿Significa esto que funcionan las Flores de Bach? Por supuesto que no. Pero es muy probable que el equipo de psicoterapeutas del sr. Poser haya sido capaz de conectar con Messi de alguna manera y convencerle de que debía cambiar sus hábitos alimentarios. Aunque luego, a nivel nutricional, las pautas hayan sido similares a las que le han dado sin obtener éxito los dietistas de Barcelona.

La gracia no está en que en Italia a Messi le hayan dicho que coma pera en vez de manzana. La gracia está en que le han debido decir con mucha gracia como debe comer peras en vez de patatas fritas.

Así funciona el mundo.

El consejo de la Boticaria

No se vayan ustedes a Italia. Bueno, si quieren ustedes disfrutar del país, me parece muy apropiado, pero si es para ponerse a dieta les aseguro que no hace falta ninguna.

Los futbolistas de élite (y hablo ahora en general) suelen chicos jóvenes sometidos a mucha presión que sufren como cualquier hijo de vecino, o incluso más. Además, son precisamente eso: jóvenes, y por tanto predispuestos a sucumbir a las tentaciones de una buena juerga o una buena pizza. Saber comunicar con ellos es tan importante como lo que se les quiere comunicar.

Como con tantos otros aspectos sanitarios, quizá la comunicación a la hora de elaborar dietas para futbolistas también falla y debamos hacer un mayor esfuerzo para que nadie tenga que salir de nuestras fronteras buscando un dietista floreado. No perdamos la esperanza. Ni en eso, ni en que el Madrid vuelva a ser campeón de Europa.

 

NOTA: El próximo domingo 14 vuelvo a firmar en la Feria del Libro de 12:00h a 14.00h. Será en la caseta de TopBooks, número 303. ¡Allí os espero!

 

Artículo de interés:

http://es.fifa.com/mm/document/footballdevelopment/medical/51/55/15/nutrition_booklet_s_1838.pdf

4 Respuestas a los Comentarios

  • María10 junio, 2015 a las 08:27

    Yo ni me había enterado de los cuatro kilos de Messi! Y eso que en casa somos del Barça. Yo tengo clara una cosa: Mucha fuerza de voluntad tiene este chico porque yo me voy a Italia y vuelvo con 4 kilos de más y dieta de pizza, macarrones y helado.
    Y con respecto al Madrid, ya se sabe que no hay mal que cien años dure. Por mucho que lo esté deseando mi marido 🙂

    Responder
  • Mi Álter Ego10 junio, 2015 a las 11:47

    Yo tampoco sabía nada de eso. Qué poco puesta estoy en eso del fútbol… Y eso que el otro día vi una foto de mi compatriota Suárez (el de los dientes juguetones) con Messi y ni me percaté de que este último estaba más flaco. La verdad es que el tema de los viajes a Italia me suenan más a snobismo que a otra cosa pero en fin, si a él le funciona aunque sea por efecto placebo…

    ¿Otra vez a firmar? Estás que no paras, hija!!!

    Un besote.

    Responder
  • Ana Cordobés León (@Aenima666)10 junio, 2015 a las 13:34

    Boticaria, el domingo me tienes ahí para que me eches una rúbrica en el libro que tantos buenos ratos me hace pasar en mis largas esperas en los safaris hospitalarios, y así conocerte!!

    Un saludo!

    Responder
  • JUAN LUIS MINGUILLON3 noviembre, 2017 a las 00:20

    interesado en conocer nombre del libro para comprarlo

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.