¿Cual es la mejor dieta depurativa?

Este lunes 31 de agosto nos sabe en realidad a corticoles, a uno de enero, a volver a empezar. La báscula ha arrojado su veredicto esta mañana y para muchos la condena tiene un nombre: dieta depurativa. Tras los excesos del verano, hay quien piensa que urge compensar a nuestro organismo con un plan de ataque nutricional. Bueno, quizá lo de “plan de ataque” sea demasiado ambicioso: si puede ser con unos zumitos de colores, mejor.

¿Cuál es la mejor dieta depurativa?

– ¿La de la piña (para la niña) con enzimas digestivas?

– ¿La del limón (para bajar una talla de pantalón) con antioxidantes anticancerígenos?

– ¿La de la alcachofa (para no quedarte fofa) por sus propiedades coleréticas y colagogas?

– ¿O mejor nos compramos hechos ya los zumitos (que llevan de todo un poquito) por un módico precio?

Hoy, por ser lunes y muy dura la vuelta a la realidad, vamos a empezar poniéndolo fácil: NINGUNA. Basta con leer las promesas de sus promotores para observar que cumplen todos los requisitos de los productos milagro. No hay evidencia científica de que las dietas depurativas cumplan sus promesas (la revisión más reciente sobre el tema es ésta del Journal of Human Nutrition and Dietetics del pasado diciembre de 2014).

dieta depurativa

¿Por qué no son eficaces la dietas detox?

La teoría nos la han contado a todos: como llevamos días, semanas o meses al libre albedrío nutricional, nuestro organismo necesita depurarse, limpiarse, purificarse, purgarse y así con todos los atractivos sinónimos que puedan ustedes encontrar. Supuestamente, estamos cargaditos de toxinas.

Para llevar a cabo la limpieza general, contamos con la impagable ayuda (bueno, lo de impagable es discutible) de ciertos recursos naturales que, bien procesados y envueltos con un lazo, presentan unas propiedades desincrustantes que ni Calgonit (el único recomendado por los fabricantes, ya saben).

La práctica es otro cantar de los cantares: nuestro cuerpo, que no se fía de nadie (y visto lo visto, hace muy bien) tiene previsto su propio sistema de limpieza. Sí, nuestro organismo es tan autosuficiente como esos hornos pirolíticos que se limpian solos, pero sin necesidad de ponernos a 500 grados.

¿Cómo se depura nuestro organismo?

Como están debajo de las lorzas, no los vemos, pero conviene recordar que unos dos kilos de los que no nos sobran corresponden al hígado y a los riñones: nuestros órganos detox por excelencia. También tenemos pulmones, intestinos, piel y un sistema linfático que ayudan en la engorrosa tarea de deshacernos de la porquería.

Si bien es cierto que nuestros riñones tienen un sistema de “filtros”, hoy quiero lanzar un mensaje tranquilizador: a estas alturas nadie tiene ya el rebozado de los calamares atascando las nefronas. Tampoco hay ninguna gamba de Huelva obstruyendo el conducto colédoco, por lo que no necesitamos una alcachofa en forma de lanza para darle el empujón.

Tenemos la gran suerte de que nuestros órganos, ellos solitos, lo hacen fenomenal. Si alguien lo duda, le recomiendo que eche un vistazo al Tratado de Fisiología del Dr. Guyton. Aunque claro, hoy en día se prefiere la ciencia-ficción (o mejor dicho, pseudociencia-ficción) a los clásicos.

 Entonces, ¿no hay que desintoxicarse?

En principio, si en la playa no nos hemos tomado accidentalmente medio litro de lejía o nos hemos dado a las drogas, no.

No tenemos que hacer ninguna dieta detox porque no estamos intoxicados. Es cierto que algunos alimentos pueden contener sustancias nocivas y podríamos intoxicarnos con metales pesados si, por ejemplo, consumimos elevadas cantidades de ciertos pescados azules. Pero dudo que sea el caso, porque además de tomar ventresca con tomate, salmón marinado o atún rojo en el chiringuito, también nos gusta pedir otras cosas.

En cualquier caso, si sufriéramos algún tipo de intoxicación de este tipo, la solución tampoco pasaría por tomar zumitos de colores sino por el hospital.

¿Por qué nos sentimos mejor cuando hacemos una dieta depurativa?

Fundamentalmente por razones psicológicas y físicas:

Psicológicas: Tenemos a Pepito Grillo susurrándonos al oído lo mal que nos hemos portado. Quien no tiene a Pepito Grillo, tiene una cremallera que no sube o un botón que le estalla, que para el caso es lo mismo o incluso más eficaz.

El hecho de seguir una dieta depurativa es una suerte de expiación, de penitencia. Eso sí, sin propósito alguno de enmienda en el medio y largo plazo. La mala noticia es que este tipo de dietas agresivas sostenidas en el tiempo se asocian a la apatía y la irritabilidad, así que las alegrías son pocas en la casa del depurado.

Físicas: El mero hecho de dejar de tomar alcohol, de comer alimentos procesados y con un elevado componente graso (esa playera rutina de desayunar porras, comer paella, cenar tortillas de camarones y después helado, copa, café y puro), claramente ayuda a sentirnos más ligeros.

mejor dieta depurativa

Ya, pero con los zumos detox adelgazas… 

¿En qué quedamos, amigos? ¿Queremos depurarnos o adelgazar? Yo lo tengo meridianamente claro. A los españolitos y españolitas de a pie lo de depurarnos nos importa poco tirando a nada. Lo que queremos es perder peso y estas dietas detox son una metáfora. Una excusa para el mismo fin.

Y sí, adelgazan al igual que tú mismo te exprimes zumos en casa y te dedicas a beberlos en exclusiva. Adelgazan igual que si dejas de comer tres días. Adelgazan, como la dieta del potito, de la sopa, del pomelo o del sirope de arce. Adelgazan, pero de mentira, y con potenciales contraindicaciones y efectos secundarios.

¿Pueden ser perjudiciales las dietas depurativas?

Algunos de los riesgos de la restricción energética son el déficit de nutrientes como proteínas o vitaminas. También pueden conllevar desequilibrios electrolíticos. Por otro lado, el abuso en el consumo de laxantes y diuréticos y otras plantas para bajar de peso puede causar calambres, distensión abdominal, náuseas, vómitos e incluso deshidratación.

El consejo de la Boticaria

Es de humanos pecar en agosto y septiempre puede ser psicológicamente un buen mes para replantearnos nuestros hábitos alimentarios. Precisamente por ello debemos olvidarnos de cuál es la mejor dieta depurativa, la más rápida, la más cómoda o la que siguen más famosos. Los milagros a Fátima, o a mi Cristo de las Tres Caídas.

Mi consejo es menos atractivo, pero más efectivo: si le preocupa su sobrepeso busque usted un buen nutricionista, le aseguro que no hace falta irse hasta Italia como Messi.  Póngase en sus manos y no tenga prisa.  Eso sí, olvídese de los cereales mágicos y de la sofisticada dieta Perricone de la Reina Letizia. Probablemente le propongan la dieta de Machado: la de que se hace camino (y se bajan kilos) al andar.

Fuentes:

http://www.health.harvard.edu/family_health_guide/the-dubious-practice-of-detox

http://www.mayoclinic.org/detox-diets/expert-answers/FAQ-2005804

http://www.cochrane.org/CD003620/LIVER_no-evidence-supporting-or-refuting-milk-thistle-for-alcoholic-andor-hepatitis-b-or-c-virus-liver-diseases

http://mq.edu.au/newsroom/2015/02/06/literature-review-finds-no-evidence-to-support-detox-diets-for-weight-loss-or-detoxification/#ixzz3k77zTxLV

 

 

15 Respuestas a los Comentarios

  • José Antonio31 Agosto, 2015 a las 12:35

    ¡Genial! De pura casualidad me topé hace una semana con su blog y, tras un repaso a sus contenidos, me tiré de cabeza a las suscripción. Este es el primer post que recibo y, vamos, confirma mis expectativas. Me parece estupendo: sincero, de sentido común, con esos puntazos de humor que te sacan una sonrisa a cada linea. Y todo ello avalado por una mente (tras la cual hay un ser humano, of course) científica y no la de uno que pasaba por allí, vendiendo la “bacalá” a cualquier precio sin tener idea de lo que está hablando. Seguiré con sumo gusto e interés todas sus recomendaciones (y andanzas, inenarrable lo del pregón). Un saludo desde Andalucía

    Responder
    • boticariagarcia1 Septiembre, 2015 a las 13:39

      Siendo andaluz como mi marido está claro que tienes que ser una bellísima persona 🙂 Gracias por todas las palabras que me dedicas, me alegro muchísimo de tenerte por aquí y espero poder aportarte algo! Abrazos.

      Responder
  • Mamá en Bulgaria31 Agosto, 2015 a las 13:34

    Para mí, donde esté un buen gazpacho que se quiten los zumitos detox y demás cosas raras. Todos podemos encontrar algo que nos guste y que sea sano y ligerito. No hace falta ir a los extremos de ponernos ciegos y luego vivir de caldos y zumitos.

    Responder
    • boticariagarcia1 Septiembre, 2015 a las 13:41

      Estoy muy de acuerdo, pero el ser humano prefiere que le digan que si toma un zumo verde radiactivo los martes y uno naranja chillón los miércoles, perderá cinco kilos (o veinticinco). Lo que nos gusta la magia no tiene nombre…

      Responder
  • Mi Álter Ego31 Agosto, 2015 a las 20:51

    Menos mal que nunca me ha dado por hacer nada de eso, porque menudo chasco me llevaría. Jajajaja. Besotes!!!

    Responder
    • boticariagarcia1 Septiembre, 2015 a las 13:42

      Eso que ganas tú y tu bolsillo… ¿se te ha pasado ya el síndrome de la hoja en blanco? Anda que empezar así el nuevo curso…

      Responder
      • Mi Álter Ego2 Septiembre, 2015 a las 21:13

        Sí, ya pasó… Lo más triste es que el nuevo curso ya estaba empezado. Se ve que según empecé ya estaba yo pensando en las próximas vacaciones. Jajajaja.

        Responder
  • Victor1 Septiembre, 2015 a las 09:10

    Muy buen resumen y muy realista, yo que vivo en dieta toda la vida, y he visto, leído y comido de casi todo, solo tengo dos conclusiones bien claras
    1. En una dieta nunca se come de todo (que me indique algún nutricionista que día toca el helado) y
    2. Si no quemamos mas de lo que ingerimos no se avanza, con lo que el factor “movimiento” es imprescindible

    Responder
    • boticariagarcia1 Septiembre, 2015 a las 13:47

      Hola Victor,

      Todas las pirámides nutricionales incluyen a los alimentos grasos o azucarados como de uso ocasional. En una dieta elaborada por un nutricionista, si lo que buscas es reducir el peso, es cierto que no vas a encontrar por escrito que el helado toque los martes. Se trata de dar pautas con alimentos que tengan un contenido de azúcares simples bajo. Sin embargo, en función del tipo de dieta (por ejemplo, mantenimiento) tampoco estará terminantemente prohibido.

      Un saludo

      Responder
  • Nuria Sanchez2 Septiembre, 2015 a las 00:19

    Hola Marian, me ha gustado mucho esta entrada. Yo creo como tu q detras de estas dietas se quiere sobre todo adelgazar drasticamente y limpiar la conciencia. Tengo amigas q hacen una semana y mas de ayuno, solo agua o te, para segun ellas” limpiar el higado”. Me gustaria saber q opinas tu y que le dirias como amiga. Gracias

    Responder
  • Patricia2 Septiembre, 2015 a las 11:32

    Gracias Marian!!
    Alto y claro… Comer sanito mover el culete…
    Bss

    Responder
    • boticariagarcia2 Septiembre, 2015 a las 11:35

      Gracias a ti por comentar… ¡y ya sabes, lo has dicho muy bien!

      Responder
  • remorada2 Septiembre, 2015 a las 12:53

    cada vez que veo a alguien pasando el día a punta de zumitos de colores me da un hambre empático que acabo comiendo de más, por si acaso… y no es algo que necesite precisamente, así que ¡no a los zumitos!

    Responder
    • boticariagarcia2 Septiembre, 2015 a las 15:45

      Lo del hambre empático me gusta… Es que es el equilibrio universal! Si alguien no come hay que compensarlo!!!!

      Responder
  • Paloma martin5 Septiembre, 2015 a las 13:45

    Boticaria,eres fenomenal!me encanta lo directa,clara y sincera que eres,un abrazo

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.