Copa menstrual y esponjas menstruales

Estando en cuarto de carrera la directora del colegio mayor donde estudiaba me abordó en el pasillo y, tras insistir en que caminara erguida, me sugirió que organizara una charla sobre “higiene femenina”. Tras el pasmo inicial, entendí que la directora no buscaba un coloquio sobre compresas o tampones, y mucho menos sobre la copa menstrual o las esponjas menstruales sino que estaba empleando un sutil eufemismo para referirse a una charla sobre sexualidad.

Recuerdo comentar entre risas con mis amigas en la cafetería aquello de la “higiene femenina”. Parecía un tema que no daba para mucho, ¿acaso había vida más allá del famoso Vaginesil o de los Támpax?

 

copa menstrual esponja menstrual

 

 

COPA MENSTRUAL Y ESPONJAS MENSTRUALES

 

O las amas o las odias. Parece que no hay término medio entre sus usuarias. La defensa o la crítica de su uso se realiza de forma encarnizada en ciertos foros de cuyo nombre no quiero acordarme. Vamos por partes:

 

COPA MENSTRUAL

Preparando este post pensé en pedir opinión a alguna usuaria de copas menstruales convencida. Nadie mejor que  Susitravel, amiga tuitera y compañera farmacéutica, para intentar convencerme de sus ventajas. Lo cierto es que Susi no lo consiguió (luego os contaré por qué), pero nos echamos unas risas que valen más que el gasto anual en tampones de una familia con trillizas.

¿Cómo funciona la copa menstrual?

Se trata de un recipiente de látex o silicona con forma de copa que se introduce en la vagina con el objetivo de recoger y contener el flujo menstrual en su interior. Cada cierto tiempo se saca la copa, se vacía, se limpia con agua y se vuelve a introducir. Cuando acaba el ciclo menstrual, se esteriliza y se guarda para el mes siguente. Hay varias tallas en función de si la mujer ha tenido partos vaginales previos o no y también en función del flujo. Está todo pensado.

 Ventajas:

Evita el Síndrome del Shock Tóxico ya que la silicona no absorbe los fluidos.

– Es barato, el precio de la copa menstrual len torno a 25-30€ se amortiza en pocos meses, al dejar de comprar compresas y tampones.

– Es respetuoso con el medio ambiente al evitar los desechos.

– Puedes llevarla puesta hasta 12 horas. Esto no significa que sea lo óptimo, sino más bien puntual. Lo aconsejable es cambiarla cada 6-8 horas aunque depende lógicamente del flujo y del momento del periodo.

 

Inconvenientes:

 

Manipulación compleja. Introducir una copa y colocarla de forma correcta resulta complejo para algunas mujeres (especialmente aquellas con reparos sobre la “palpación”  y conocimiento de su anatomía, que aunque suene duro, en 2014 aún las hay). Este inconveniente se soluciona con la práctica pero para algunas, igual que la colocación de los tampones, resulta un escollo insalvable.

Higiene personal. Los támpax pueden ponerse con aplicador y retirarse tirando de la cuerdecita sin necesidad de que nuestros dedos, nuestras uñas, y todo el microcosmos que albergan, entren en contacto con la vagina. ¿Hay jabón para lavarnos las manos siempre en los baños que frecuentamos fuera de casa? ¿Llevamos jabón o solución hidroalcohólica en el bolso? Son preguntas que lanzo y cuya respuesta, en muchos casos lamentablemente es no.

Limpieza de la copa durante el ciclo. Un tampón y una compresa se tiran tras su uso y a continuación se abre uno nuevo con garantía sobre su limpieza. En cambio, la copa menstrual hay que limpiarla y eso corre por cuenta del usuario. Puede enjuagarse con agua, pero ¿qué ocurre si nos encontramos en un baño público o comunitario como en el trabajo? Se sugiere llevar una botella de agua en el bolso y aclararla sobre la marcha. Bien, es una opción, pero requiere una logística incómoda en determinados cubículos infecto-contagiosos. Por otro lado, advertir de que no es conveniente limpiar la copa con papel higiénico como he leído en bastantes lugares. Junto con la botellita, de rigor es llevar al menos nuestros propios clínex. Primero porque el papel higiénico no arrastra todo lo que hay que arrastrar. ¿Limpiamos los platos con papel higiénico antes de volver a comer encima de ellos? Y segundo porque el papel higiénico lo han tocado previamente otras personas en circunstancias poco favorables y lo estamos usando para limpiar algo que después va a pasar horas dentro de nuestra vagina. Al calorcito.

En mi opinión, la única forma realmente buena de superar este inconveniente, que la hay, es teniendo dos copas menstruales para hacer un quita y pon con garantías en el momento. La sucia se mete en una bolsita de plástico con zip, y para casa.

Limpieza de la copa tras el ciclo. Hay que esterilizar la copa menstrual después de cada ciclo. No es ningún gran drama, pero es un esfuerzo extra que mucha gente puede dejar de hacer por comodidad, pereza, y en consabido total, si nunca pasa nada. Claro que no pasa nada. Y, como hablaba ayer con Susi, por ponerle el chupete al bebé del suelo tampoco pasa nada. Hasta que pasa. Las mujeres con infecciones recurrentes de cándida saben bien lo que sí pasa.

 

copa menstrual esponja menstrual

¿Por qué no me convenció Susi a pesar de que ella protegería su copa con su vida (y de que es experta en dar buenos argumentos)?

Porque yo tengo un vicio muy feo pero inevitable. Aquello de piensa mal y acertarás. No me cabe duda de que habrá gente que cumpla escrupulosamente con “el protocolo”, pero después de escuchar todo lo que escucho a diario al otro lado del mostrador (y de haberme paseado por esos foros de Dios), tampoco me cabe duda de que hay mucha gente que ni limpia bien la copa menstrual, ni mucho menos la esteriliza.

La silicona es un material donde no es sencillo que proliferen bacterias, pero no es imposible (a pesar de que algunos fabricantes lo afirmen gratuitamente en alguna web). No limpiar la copa debidamente es un riesgo.

¡Ojo! Tanto riesgo como no cambiarse el tampón con la frecuencia adecuada. Al césar lo que es del césar. Aquí nadie es perfecto.

 

 

COPA MENSTRUAL COMPATIBLE CON RELACIONES SEXUALES

 

copa menstrual

 

Se trata de una copa que no es de silicona sino de polietileno. Es algo parecido en apariencia a un preservativo femenino (aunque no tiene función de preservativo). Se usa durante el ciclo y se desecha después (al cambiarla los fabricantes aconsejan limpieza con agua como en el caso anterior).

Además de las desventajas por motivos de practicidad e higiene como en el caso anterior, el hecho de que sea compatible con las relaciones sexuales, no sé si es realmente una ventaja o no. ¿Realmente estamos hablando de un producto que entra en contacto simultáneamente con fluidos tales como el flujo menstrual, el semen, y, tras un aclarado, está listo para ser usado de nuevo? ¿Realmente hablamos de eso? Me cuesta creerlo.

Al explicarme la comercial que este producto tenía gran éxito entre la población juvenil y pensar yo en la fluctuación de parejas especialmente a ciertas edades, un escalofrío me recorrió la espalda.

Insisto: no todo el mundo tiene por qué hacerlo mal, pero las posibilidades de que así sea con un producto que presume de “reutilizable” y de “limpieza fácil” son tan altas, que a mí personalmente me preocupa.

 

ESPONJAS MENSTRUALES

esponjas menstruales

 

¿Cómo funcionan?

Se trata de esponjas (sintéticas o naturales) que se introducen en la vagina (sin cuerdecita) y absorben el flujo. Se deben retirar con la frecuencia de un tampón. Según la comercial que me las presentó (Soft Tampons) y muchas webs consultadas, hay que desecharlas tras cada uso. Sin embargo, las instrucciones de algunos fabricantes animan a  lavarlas y volverlas a introducir tirándolas una vez por ciclo.

 

Ventajas:

– Ahorro si se reutilizan, cosa que no es deseable. Si no se reutilizan, sale más caro que un tampón.

– En algunas usuarias producen menos molestias que la copa y el tampón. De hecho, existen esponjas lubricadas para evitar el “raspado” característico de los tampones.

– Son compatibles con las relaciones sexuales. Con todos los inconvenientes de utilizar una esponja durante las relaciones si pensamos reutilizarla después.

– En cuanto a que sean más “ecológicas”, teniendo en cuenta que las esponjas hay que desecharlas en mayor o menor medida no veo una ventaja significativa. Únicamente sería así con las esponjas naturales, que no son convenientes ya que con ellas se pueden introducir en la vagina otros “restos marinos” poco recomendables.

 

Inconvenientes:

Además de la retirada, que para muchos mujeres resulta incómoda al tener que introducir los dedos en la vagina, me centraré en los inconvenientes desde el punto de vista de la higiene:

 

Limpieza: En este caso, a diferencia de las copas, no basta con un mero enjuagado con agua ya que la esponja no es de carácter inerte como la silicona y los microorganismos pueden quedar retenidos en sus fibras. Algunos fabricantes aconsejan sumergir las esponjas en aceite de árbol de té, bicarbonato, vinagre de manzana o plata coloidal. Parece que este metal me persigue, bien en forma de pezoneras de plata o bien como bactericida para sumergir tampones.

Tras la limpieza con distintas sustancias, reintroducirlas en la vagina tampoco sería muy recomendable (y menos aún si para ello se utilizan jabones) ya que podemos estar jugando con el pH de la vagina. Algo poco deseable teniendo en cuenta que de la estabilidad del pH vaginal dependen algunos bichos como los hongos. Por otro lado, tampoco se garantiza la ausencia total de microorganismo con estos procedimientos.

Lo que realmente garantiza la ausencia de microorganismos es la esterilización y en este caso no está recomendada ya que, a diferencia de las copas de silicona, con las altas temperaturas el material de la esponja se deteriora y puede romperse posteriormente quedando partículas en el interior de la vagina.

 

Seguridad: Al tratarse de productos poco introducidos en el mercado es importante saber distinguir qué marcas ofrecen garantías y cuáles no. Hay esponjas naturales que no tiene la autorización de la FDA para su distribución con ese fin. Es cierto que también puede haber tampones y compresas de mala calidad, pero el usuario puede identificarlos de manera más sencilla.

En cuanto a las marcas que he encontrado en la primera página de Google, tanto en las preguntas frecuentes de las páginas de fabricantes y en las webs de compra se indica claramente que son productos de un solo uso. Al entrar en materia (he visto los vídeos de dos marcas) sólo hablan de la colocación y no dan instrucciones de limpieza. Por cierto, en uno de los vídeos dicen “si no hay hilo, no hay riesgo de infección”  ¿Desde cuando la culpa de la infección es del hilo?  Se da a entender que estas esponjas, por el hecho de no tener hilo como los tampones, están exentas de la posibilidad de infección y del síndrome de shock tóxico. Son pequeños detalles que ponen en guardia sobre la falta de rigor en algunos casos.

 

¿Y POR QUÉ SOY TAN PESADA CON LA HIGIENE VAGINAL?

 

Sin minimizar la gravedad del Síndrome de Shock Tóxico, que puede ser mortal, con el cambio frecuente de tampón este problema realmente es poco frecuente.

Sin embargo, las infecciones vaginales (cándida, gardnerella, trichomonas) son recurrentes y una de las consultas más frecuentes en la farmacia por parte de la mujer en edad fértil. Una mayor manipulación “dactilar” en el interior de la vagina, la falta de limpieza en estos productos o la presencia de “ovnis” (objetos vaginales no identificados, como los de las esponjas naturales) no es mejor camino para las personas propensas a padecer estas infecciones.

 

El consejo de la Boticaria

Si hoy la directora del colegio mayor volviera a proponerme una charla, quizá le tomaría la palabra al pie de la letra y no llamaría a una sexóloga como hice en su momento, sino a un microbiólogo (que en la facultad los tenía más a mano) para que explicara con detalle todas estas cuestiones que a veces pasamos por alto. Eso sí, también tengo clarísimo que con el microbiólogo no se hubiera llenado el salón de actos. También incluiría en la charla alguna mención a los geles de rejuvenecimiento genital, por aquello de que más vale prevenir…

Cada mujer debe encontrar la “solución menstrual” que más se adapte a sus necesidades y cualquiera de las opciones mencionadas puede ser válida. Sin embargo, es importante conocerse a sí misma y saber si somos capaces de utilizarlas debidamente. Al igual que los tampones tienen riesgos que no entrañan las compresas, la “reintroducción” en la vagina de estos elementos también comporta riesgos que no se plantean en un producto desechable. Ni lo eco, ni lo bio, ni cómodo, ni lo barato de la copa menstrual y esponjas menstruales pueden puntuar en la balanza si no nos sentimos capaces de conseguir unas normas básicas de higiene.

En mi opinión, estos productos pueden cumplir bien su función para muchas mujeres, pero no son aptos para todos los públicos ya que exigen un mantenimiento y unas condiciones de manipulación con cierta disciplina que muchas ususarias no están dispuestas a asumir en la práctica.

copa menstrual

 

 

148 Respuestas a los Comentarios

  • Marta15 Octubre, 2014 a las 09:55

    Impresionante artículo, has dejado fuera casi todas las dudas, y has abordado todos los productos que se “oyen” ahora. Bravo.

    Responder
    • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 16:28

      Me ha quedado más largo de lo habitual, pero ya puestos, había que mucho que contar…

      Responder
  • PAULA SD15 Octubre, 2014 a las 10:02

    Pues mira, llámame antigua, pero a mí, tanto la copa como la esponja me parecen un poco marranada. Vaya,que si entro en el baño del trabajo y me encuentro a alguien lavando su copa, muero. Además, digo yo….mientras la lava, ¿qué hace? ¿se pone 5 minutos una compresa?

    Qué complicado lo veo….

    Además, como tú, piensa mal y acertarás….

    Responder
    • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 16:29

      El tema del “intercambio” me suscita dudas y no lo he mencionado ya porque no me llamaran retorcida… Pero sí, ese intervalo con los pantalones tobilleros habrá que gestionarlo 😉

      Responder
    • Ada16 Octubre, 2014 a las 11:43

      Yo me suscribo también a lo de que me parece un poco marranada….demasiada manipulación de algo natural, pero no por ello menos cochino.
      Lo del cambio y el lavado me parece tremendo 😀
      Como un día en cualquier chiringuito de cañas/tapas/bravas/vermut/oloquesea y me encuentre una muchacha copa en mano dentro del baño me da un patatuso ains ains ains vaya estampa!

      Responder
    • olga26 Febrero, 2015 a las 12:00

      Yo soy de las que usa esa “marranada” y te diré que como siempre, hay que tener sentido común y educación. Obviamente no me pongo a limpiarla en un sitio público, delante de gente, por que entiendo que puede dar aprensión.
      Por eso creo que la solución es fácil, se aclara como se puede una y se utiliza otra “nueva” que se lleva guardada. Por nueva me refiero a recién esterilizada.
      Por supuesto cada uno decide, según preferencias, qué sistema es mejor pero es un poco cansino hablar de copa menstrual y que alguien hable siempre de marranadas, guarrerías etc.
      Marranada es encontrarte tampones e incluso compresas dentro de la taza del wc o tiradas en una papelera así, alegremente, sin siquiera taparlas con papel o algo.

      Responder
      • maya11 Junio, 2015 a las 12:38

        Estoy de acuerdo con Olga. Yo también uso la copa vaginal hace más de dos años y NO PUEDO ESTAR MÁS CONTENTA. No suelo lavarlo en sitios públicos (trabajo, bares…), porque sinceramente, prefiero hacerlo en mi casa. Si se diera el caso…llevando una botellita de agua en el bolso, en el mismo wáter se enjuaga y se coloca de nuevo. No hace falta hacerlo en el lavabo de ningún sitio (No creo que sea plato de buen gusto para ninguna mujer hacer eso en sitios públicos, por propia intimidad…eso sí, las manos previamente lavadas, obviamente). Y punto, no tiene más historia. Cuando se me acaba el ciclo, lo que hago es enjuagarlo con abundante agua oxigenada, y cada cierto tiempo con alcohol, que esteriliza y mata cualquier microorganismo que pudiera quedar. Lo dejo secar, y lo guardo en una bolsita de algodón en su caja. Sin más.
        Lo único “engorroso” es que se te manche un poquito los dedos…te lavas las manos y sanseacabó. Al principio, al ser novedoso cuesta un poquito coger tu dinámica, pero es súper fácil, bueno para el medio ambiente, cómodo, económico y no se nota nada. En fin, espero que la experiencia en 1º persona le sirva a alguien.

        Responder
        • Puaj10 Agosto, 2016 a las 22:10

          Ni el alcohol ni el agua oxigenada “esteriliza y mata cualquier microorganismo que pudiera quedar”.

          Responder
    • yo25 Junio, 2016 a las 16:22

      Yo uso la copa, y te aseguro que la puedes llevar bastante más horas que un tampón, por lo que pocas veces te va a tocar manipularla fuera de casa, y en caso de ello, elegir un baño donde el lavabo y la taza estén juntos, no es tan complicado…. y no, no te tienes que poner una compresa 5 minutos, no creo que te escurra por un momento que te pares a lavarla, al menos a mí no me pasa.
      Yo la recomiendo totalmente, me la pongo y me olvido de ella hasta que vuelvo a casa, no reseca, no mancha, no molesta.

      Responder
      • Puaj10 Agosto, 2016 a las 22:12

        En el artículo dicen claramente que “se puede llevar más horas que un tampón” (un par o así) pero que no es ni mucho menos lo recomendable, y el motivo es, nuevamente, higiene y salubridad. Así que no haces bien en pintar como supuesta ventaja algo que se dice explícitamente que se evite.

        Responder
  • farmacia farmafonseca15 Octubre, 2014 a las 10:07

    Te queremos felicitar,no solo por el post de hoy sino por todo tu blog.Te leemos siempre y nos resultas muy que muy útil en el día a día en el mostrador.
    felicidades y gracias

    Responder
    • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 16:30

      Muchas gracias, leer algo así por parte de un comañero es el mejor estímulo. Un abrazo!

      Responder
  • Susitravel15 Octubre, 2014 a las 10:09

    Al final te ha quedado un post muy apañao y eso que no daba un duro por como apuntaba la conversación por whatsapp, una mezcla de Freddy Krueger, Halloween y la Matanza de Texas. Todo regado con alcohol, vino tinto para mas señas.
    Excelente exposición de las ventajas e inconvenientes (demasiado cebe para mi gusto) y eso que no mencionaste lo tranquila que te quedas al no estar todo el rato pensando que manchas.
    Un besazo

    firmado:

    a que huelen las nubes

    Responder
    • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 17:03

      Al final ha quedado en plan Pequeño Vampiro versión Disney Channel. Ya sé que para tu paz mental lo que comentas es una ventaja, pero he leído y escuchado muchos comentarios y lo que para ti es una ventaja, para otras es un inconveniente. Hay quien piensa que se va a mover (incluso hay a quien se le mueve y la rechaza porque no acierta con la correcta colocación o la talla). Como ventaja universal no acepto barco!! Pero seguro que hay más ventajas… me queman los dedos para poder seguir ampliando el post que me ha quedado escasito de contenido… 😛

      Responder
  • Mamá en Bulgaria15 Octubre, 2014 a las 10:10

    Justo el mes pasado me compré dos copas menstruales en una oferta de 2×1, me salieron las dos por 18€. Aparte de que la marca es conocida y el precio estupendo, pensé que debe ir bien para esas situaciones que mencionas en que hay que vaciarla fuera de casa. Si tienes dos, la limpias por encima y la guardas en el bolso. Te po es la segunda, y en casa ya puedes limpiar adecuadamente.
    Aún no las he estrenado pero por 18€ librarme de las compresas 10 años me parece tan tentador!

    Responder
    • Susitravel15 Octubre, 2014 a las 13:53

      Soy la fan de las copas del post, pero por mucho que te digan que dura hasta 10 años nunca las utilizaría más de 2 años. Tú misma verás el cambio de color de la copa, si tienes niños es como los chupetes de latex, al cabo de los meses conviene cambiarlo.
      Llevo con copa desde hace 15 meses y creo que la cambiaré al año y medio.

      Responder
      • Mamá en Bulgaria15 Octubre, 2014 a las 14:30

        Vaya pues justo pensé en las tetinas infantiles al comprarlas, pero como en la caja pone 10-15 años.. Bueno, según el estado en que esté ya la tiraré antes, gracias!

        Responder
  • nuestro cachorro15 Octubre, 2014 a las 10:40

    Me ha encantado! Yo después de leer en blogs lo contentas que están muchas usuarias de la copa la probé y sí es cómoda pero a mi que me gusta cambiarme cada dos horas el tampax la copa me supone más jaleo así que me rendí… Y vuelvo a las andadas. Gracias por tanta información. Un saludo

    Responder
    • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 17:08

      Gracias a ti por comentar. Cada mujer es un mundo y tiene una forma particular de sentirse cómoda con el proceso, así que, estupendo por ti porque además has podido elegir comparándolo “en tus propias carnes” 🙂

      Responder
  • maria jose15 Octubre, 2014 a las 11:39

    No lo veo practico,ni util,ni creo que me ayude a salvar el planeta.Me queda una duda ,aunque sea muy simple ¿el olor ?si se usan estos productos.Y lo mas el guardar la copa sucia en el bolso,me han dados los 7 males seguidos.

    Responder
    • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 17:10

      No tiene por qué oler. Al esterilizar la silicona no se retienen los olores ni las sustancias que los producen. Lo de guardar la copa sucia en el bolso suena mal pero higiénicamente es mejor poner una limpia a conciencia que no limpiarla de cualquier manera en un wc público. Grandes males, grandes remedios…

      Responder
  • Mi Álter Ego15 Octubre, 2014 a las 12:02

    He leído maravillas de la copa pero paso fuera de casa muchas horas y, sinceramente, me parece muy poco práctica en esos casos. De las esponjas es la primera vez que oigo hablar en mi vida (cuán ignorante soy) pero, a simple vista, no les veo muchas ventajas con respecto a los tampones. Creo que voy a seguir con mis tamponcitos de toda la vida, que ya los tengo controlados. Un besote y muchas gracias por la info!!!

    Responder
    • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 17:12

      Yo tampoco conocía las esponjas hasta el lunes. Realmente están muy poco extendidas en nuestro país porque sus características son peculiares. Si realmente las desechas, cada esponjita sale como a un euro y acabarías gastando 3-4 diarias… Besos Álter!!

      Responder
  • Walewska15 Octubre, 2014 a las 12:19

    Yo soy como Susitravel, por mi copa menstrual MA-TO. Precisamente yo que con tampones me pasaba el santo día con cándidas ha sido pasarme a esto hace dos o tres años y ni una vez. ¿Coincidencia? Tal vez, pero jamía, yo no vuelvo a los tampones ni jarta de vino.

    Mi tesoooooorooooooo

    Responder
    • susitravel15 Octubre, 2014 a las 14:19

      Lo ves Boti como es inerte!!! Muy fan tuyo Walewska tanto como de la copa.

      Responder
  • Walewska15 Octubre, 2014 a las 12:21

    Ah! Y no huele NADA, ni tienes escapes y con que te la cambies una o dos veces al día (según el flujo) ya está. Esa es la ventaja. Que lo puedes hacer en tu casa tranquilamente porque te aguanta una cantidad de horas salvaje, no como los tampones, que me pasaba el día en el baño. Los primeros meses eran más psicóticos y si que me pasaba de romería al baño un montón de veces pero cuando controlé lo que tardaba a llenarse sólo la cambio en casa. Y no hace falta más.

    Responder
    • Susitravel15 Octubre, 2014 a las 13:57

      Espeeeeero que todo eso güeno lo ponga la Boti en el post. Yo mira que le conté maravillas, pero ella erre que erre.
      ;-D

      Responder
      • Miss y Mister Golosina15 Octubre, 2014 a las 14:16

        Joer, acabo de dejar tochaco de comentario diciendo que descarto la copa por la candidiasis y ahora otra vez a repensarlo. Osea, que con los tampones aun peor? Joer…

        Responder
      • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 17:17

        Sigo erre que erre, primero porque soy cabezona (el gentilicio del pueblo de mi padre es “cabezones”) y segundo porque sigo pensando que el hecho de que la capacidad de contención sea elevada, no significa que sea sanitariamente adecuado mantener flujo menstrual durante doce horas dentro del cuerpo sin eliminarlo. Es un caldo de cultivo y los caldos de cultivo, mejor fuera que dentro.
        Me alegro de que hayáis encontrado vuestra opción ideal, y además os conozco y sé que tenéis dos dedos de frente, pero no la veo como opción universal dado el guarrímetro patrio que observo a diario.
        Besos muchachas!! Podemos seguir tomando copas de cristal a pesar de nuestras íntimas diferencias! 😛

        Responder
  • martaharias15 Octubre, 2014 a las 12:50

    jajajaja
    este tema me tiene “loca”.
    Ya que estás con higiene vagina te sugiero un post con los jabones y geles específicos para este tema y otros con los medicamentos en caso de infección (ahora se pueden comprar directamente no???)

    Responder
    • susitravel15 Octubre, 2014 a las 14:23

      Los ginecanesten han salido del seguro pero siguen necesitando receta. En el seguro han quedado los genéricos (en los comprimidos por ejemplo vienen sin aplicado)

      Responder
      • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 17:18

        Menos mal que tengo a Susi al quite. Los “antihongos” que sí se pueden comprar sin receta son algunos de los de los pies, pero el clotrimazol, uno de los más usados en infecciones vaginales, efectivamente sigue estando sujeto a prescripción.

        Responder
        • Miss y Mister Golosina24 Octubre, 2014 a las 10:54

          Vaya, ahora leo esto. Pues NUNCA he tenido problemas para comprarlo, y lo he comprado varias veces y en farmacias distintas, sin receta. La verdad es que daba por hecho que no hacía falta prescripción, aunque entiendo que tampoco es cuestión de metértelo cada mes sin control, que no es mi caso.

          Responder
  • mertxefdez15 Octubre, 2014 a las 13:02

    Hola!

    pues yo aporto mi granito de arena con mi experiencia: ni buena, ni mala, diferente.

    Yo soy de reglas abundantes y duraderas (7 días), con ciclos de 24/26 días… Así que lo que buscaba era una alternativa a dejar descansar a mis pobres genitales de tanto contacto, tanta humedad…

    Y una maravilla. Cuesta pillarle el truco, y como comentan, te pasas las primeras veces con una psicosis de si mancharas, si la llevarás bien puesta, etc. Pero como con los tampones, es cuestión de práctica, y a partir de pillarla, la liberación…!!

    En mi caso, y tal y como apuntas, por cuestiones higiénicas, sólo la uso en MI casa, y siempre por las noches (yo usaba tenalady maxi night, y así y todo “desboradaba”).

    ¿Qué me ha aportado? Pues la posibilidad de dejar descansar el contacto con las compresas y los tampones unas horas, e incluso unos días, si me pilla un domingo que no salgo para nada, que las noches sean seguras, y mucho más comodas.

    ¿Inconvenientes? Pues que para usarla fuera de casa, no me convence justamente por el hecho de no poder higienizarla correctamente, aunque todo sea dicho, estoy segura que se puede llevar más de 8 horas sin problemas.

    No huele nada, al contrario. Al colocarla, hace una especie de “vacio” contra las paredes de la vagina, con lo cual no entra nada de aire, y no se oxida. Y una cosa que me parece importante es que sólo absorve el flujo menstrual, al contrario que los tampones que absorven todo el flujo, provocando la resequedad…

    Bueno, pues esa es mi experiencia, y menudo tochazo para ser el primero…LOL..

    Ah, y yo la hiervo (obvio que en un cacharro exclusivo..), pero se ve que se pueden usar pastillas tipo MILTON.

    Abrazos!!

    P.D. de las esponjas, ni idea.

    Responder
    • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 17:21

      Hola Mertxe! Bienvenida y gracias por compartir tu experiencia. Muy interesante ya que en tu caso por lo que veo haces un uso mixto. En realidad es una opción muy sensata ya que los tampones no deberían usarse nocturnamente y sin embargo también se hace de forma alegre y sin cuestionarnos nada. Creo que eres una de las personas más aplicadas que conozco en este tema… ¡enhorabuena! Un saludo.

      Responder
      • Olatz15 Octubre, 2014 a las 22:49

        Hola!! Aquí otra socia del club de mertxe.
        Yo también hago un uso mixto. Por las noches o los días que sé que no voy a estar fuera muchas horas utilizo la copa, y si no los tampones.
        Es verdad que hay que practicar un poco al principio, y hay que cuidar la higiene, pero en mi caso merece la pena el esfuerzo.
        Con la copa “descanso” de los tampones, y no tengo la sensación de sequedad que solía tener cuando solo usaba tampones (y las compresas no me gustan nada). Además me ahorro unos eurillos. Así que para mí es un invento genial.
        Saludos!

        Responder
        • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 22:55

          Gracias Olatz! Veo que el método mixto triunfa entre sus usuarias… Realmente la sensación de sequedad es algo que supone un problema para muchas mujeres, me alegro de que lo hayas solucionado!

          Responder
          • susitravel15 Octubre, 2014 a las 23:03

            Si es uso mixto cuenta punto para pro-copa, pooooorque significa que les convence.
            Chicas, que no os de miedo salir con ella por ahí!! Yo lo probé el primer día y me fui al gym a correr y a hacer abdominales y ni se inmutó.

  • María15 Octubre, 2014 a las 13:54

    Yo es que tengo una mente muy visual y estoy leyéndome esto y partiéndome de risa imaginándome la primera vez “de copas”. Y no sé vosotras, pero yo c

    Responder
  • María15 Octubre, 2014 a las 13:59

    Yo es que tengo una mente muy visual y estoy leyéndome esto y partiéndome de risa imaginándome la primera vez “de copas”. Y no sé vosotras, pero yo con tres críos que insisten en conpartir el baño en el peor momento, no me veo con ganas de cambiar… Con los métodos tradicionales voy rapidito, con esto me pillan a mitad seguro. Imagínate las preguntitas. Quezezo? Te haz hecho pupa? Puedo jugar con ezo en la bañera? Que hacez? Dónde ze ha ido? Jajajaja

    Responder
    • La señora de arriba a la izquierda15 Octubre, 2014 a las 14:11

      Su post aúna la profesionalidad y revisión de lo que hay en el mercado sin valoraciones personales.

      Gracias, gracias, gracias.

      Responder
    • susitravel15 Octubre, 2014 a las 14:24

      El mejor patito de goma de la historia!!

      Responder
    • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 17:22

      Está claro que cada persona tiene sus circunstancias… y en algunos casos no son solo las internas sino las externas. Has conseguido que yo también me imagine la situación perfectamente 🙂

      Responder
    • bea25 Noviembre, 2014 a las 14:31

      pues a mí me pilló un día mi chiquitín (ahora tiene 3 años) y luego le sorprendí yo a él haciendo el gesto con una cápsula vacía de Nespresso ¡y yo que pensaba que no se habría dado ni cuenta!

      Responder
  • Miss y Mister Golosina15 Octubre, 2014 a las 14:12

    Joer qué casualidad! Apenas conocía nada sobre la copa menstrual y precisamente este finde una de mis mejores amigas me dijo que la utiliza, me la enseñó (limpia, claro) y me estuvo explicando. Y oye, que me lo estaba planteando… hasta que te he leído. Tengo candidiasis “crónica”, vaya, que en mayor o menor medida pero cada mes tengo mis días puteados. Con decirte que tardé un año en quedarme embarazada de Bruno porque los put… picores hacían imposible que me pusiera a la faena. Tengo meses de poquito picor pero otros de subirme por las paredes. Ya hace tiempo que no lo paso muy mal, pero prefiero no tentar a la suerte; sólo quien lo padece sabe lo que se sufre. para el resto puede hasta resultar cosa de risa.
    En fin, que no me enrollo con el tema, que si estaba casi convencida para usar la copa ahora lo estoy de lo contrario.
    Un besote y gracias por enseñarnos tanto 😉

    Responder
    • susitravel15 Octubre, 2014 a las 14:26

      Viene genial para que Boti haga un post sobre algo que pueda ayudarte a esos episodios tan frecuentes.
      Pregunta a tu gine o farmacéutico

      Responder
      • Miss y Mister Golosina24 Octubre, 2014 a las 11:01

        Ya hace años que voy a la gine por este tema; he tenido diferentes tratamientos, uno fue anual, pero nada. Yo, que soy bastante escéptica con la homeopatía y naturopatía, estoy pensando recurrir a ello, por probar, ante la desesperación.

        Marian, un post sobre la candidiasis estaría muy bien, tanto para las que la padecemos como para quienes no la conocen y la toman a risa.

        Un beso a las dos y gracias!

        Responder
        • Lucía2 Noviembre, 2014 a las 18:55

          Como sufridora habitual de candidas, comparto mi experiencia y salvación, que ha sido el Ginedermofix como tratamiento (pregunta a tu médico o en tu farmacia), y la Medicina Tradicional China (acupuntura, hierbas para lavados externos) con lo que he conseguido diminuir la frecuencia de su aparición. Prueba! No pierdes nada. Llevo mucho tiempo pensando en comprar una copa menstrual pero no me decidía por el tema higiene y cándidas (soy matrona y también veo muchos guarrerismos en mi día a día), pero me voy a lanzar a la piscina! Gracias por este post.

          Responder
    • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 17:31

      Un poco más arriba tienes la experiencia de la amiga Wal, que habla de que dejó de tener estos problemas precisamente al usar la copa. Sin embargo, dejando aparte los casos particulares, es evidente que el uso de la copa implica una mayor manipulación (tanto “dactilar” como de la copa en sí ya que se reutiliza) y por lo tanto deberías extremar las precauciones en la limpieza.

      Mi intención no es convencer a nadie de usar una cosa u otra. Los tampones no son perfectos ni mucho menos. Simplemente creo que es conveniente que no se pase por alto la importancia de la limpieza. En caso de candidiasis recurrentes, volver a introducir la copa “con un agüita” o “pasándole un papel” me parece un riesgo. Si lo haces ok con varias copas, esterilizando con mayor frecuencia, no veo problema. Un besazo Golosi!

      Responder
      • Miss y Mister Golosina24 Octubre, 2014 a las 10:57

        No había vuelto hasta hoy, gracias por la respuesta. Aun estoy pensando lo de la copa, pero si la uso será comprándome dos, desde luego.
        Gracias a ti.

        Responder
  • Gemma/El Sur (@Gemma_311)15 Octubre, 2014 a las 14:18

    Muchas gracias corazón.
    No sólo el post, los comentarios a favor me han animado mucho, por que además tienes que contar que con la edad el flujo se vuelve errático y el uso de tampones es a veces, hasta molesto.
    Y lo de los hongos vaginales ni te cuento el problemón.
    Pero lo que más me sorprende es que aún hoy en día, no se hable de una aparato del cuerpo con normalidad y sin ascos.

    Responder
    • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 17:32

      Ciertamente, los tampones pueden llegar a ser molestísimos y el flujo es complicado de regular. De los hongos vaginales ya no me queda más remedio que escribir otro post 🙂
      Y de los temas tabú… es lo que hay. Ni menos ni más. Quizá en otra galaxia muy lejana algún día…

      Responder
  • Planeando ser padres15 Octubre, 2014 a las 14:33

    Todos los puntos acerca de la higiene que has abordado me parecen fundamentales y creo que la mayoría los desconocíamos. Yo aún no he vuelto a menstruar tras el parto, pero durante estos meses había empezado a informarme a conciencia acerca de las copas menstruales, porque antes del embarazo tuve rachas malísima con frecuentes infecciones de orina. Veo que mantener la copa higiénica necesita dedicación, pero aún así creo que tienen más ventajas que inconvenientes.

    Responder
    • susitravel15 Octubre, 2014 a las 14:39

      Minipunto para el equipo pro-copa!!!
      Manteniendo una correcta higiene es la mejopción mas cómoda

      Responder
      • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 17:33

        Me imagino la sonrisa Joker de Susi al leer este comentario… poco más que decir. Toda la razón 🙂

        Responder
  • Alele15 Octubre, 2014 a las 15:54

    Al hilo de la introducción de ovnis, que me dices de las bolitas rosas de farmacia para los ejercicios Kegel?
    Yo la uso y limpio con agua, seco con toalla y guardo, y me acabas de generar una duda enorme con la higiene de este proceso…

    Responder
    • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 17:41

      Con la menstruación hablamos de un periodo especialmente complejo ya que entra el juego el flujo menstrual (sangre,sustancias de desecho) y no solo los fluidos propios de la vagina.
      En cualquier caso también es importante una correcta limpieza de estas bolitas y en caso de infecciones recurrentes es conveniente esterilizarlas en frío con el método Milton.
      Mejor que con la toalla del toallero, que por lo general se puede haber “sobeteado” en el baño, es conveniente secarlas con un papel de celulosa limpio que no haya estado en contacto con nada anteriormente y despuñes, guardarlas en su caja hasta el próximo uso.

      Un saludo!

      Responder
  • Sílvia15 Octubre, 2014 a las 20:16

    Hace cosa de un año que uso la copa menstrual y la verdad es que estoy encantada.
    Como ya han dicho, no hace falta cambiarla tan a menudo como los tampones y la higiene… a ver, es básica uses el método que uses.
    Para esterilizarla se hierve unos minutos en un cazo y listos.
    No hay olores, descubres que el sangrado no es contínuo sinó que va por “descargas” (puedes estar de pie sin sangrar) y la puedes llevar antes de la menstruación sin tener que estar pendiente cada 10′ de si ya manchas y toca tampón

    Eso sí, no te debe dar asco tu cuerpo pq vas a meter las manos donde no suelen llegar normalmente 😉

    Responder
    • susitravel15 Octubre, 2014 a las 20:51

      Este comentario de Silvia vale por dos votos pro-copa. Maravilloso resumen!! Es cierto que no es “chorro” continuo y puedes lavarla en el grifo tranquilamente sin miedo a manchar.
      Yo creo que si seguimos así dos días mas, termina por hacerse un árbol de navidad con copas en lugar de bolas.

      Responder
      • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 21:43

        Yo a ti como te veo es con el símbolo de la copa en las pupilas cada vez que uno de estos comentarios te enamora…

        Responder
        • susitravel15 Octubre, 2014 a las 23:08

          no lo sabes tu bien, saboreo cada una de ellas…

          Responder
  • Sagra15 Octubre, 2014 a las 21:38

    Uff, nunca me inspiraron mucha confianza las copas ni las esponjas, pero me provocaban algo de curiosidad. después de leer el post cero curiosidad. Creo que no las voy a probar nunca, qué repelús!

    Responder
    • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 21:43

      Mujer, no te pongas así, si Susitravel está a un par de comentarios de convencerme 😛

      Responder
    • susitravel15 Octubre, 2014 a las 23:12

      con lo de la esponja estoy contigo, pero a la copa no le digas de este agua no beberé, dale una oportunidad!!!

      Responder
  • Trimadre15 Octubre, 2014 a las 22:27

    Yo lo siento pero me uno al bando anti-copa, que no me veo vaya… Me imagino en la oficina, en el baño con alguno de los tres asomando la cabeza… Un panorama. Además mi pequeña psicosis personal gira en torno a la dichosa cuerdecita, que desaparezca o algo similar, así que lo de los ovnis sin ataduras no es para mí. Pero a Susi la sigo desde ya, faltaría plus!!

    Responder
    • susitravel15 Octubre, 2014 a las 23:16

      Respeto tu postura anti-copa, pero te tranquilizaré con lo del cordoncito. En la copa tiene un “palito” con el que se extrae y a diferencia del tampón, la posición de la copa es más baja, no lo pierdes de vista (de tacto) en ningun momento.
      Respecto a lo de cambiarse fuera de casa lo entiendo, pero al final como aguanta mas horas lo haces al salir y al entrar.

      Responder
    • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 23:32

      Las que tenéis tres habláis mucho de ese tema ¿por qué será? 😛 Realmente el tema de la menstruación y sus “apaños” tiene mucho de psicológico. Miedos, fobias… ¡todo cabe! Y sí, a Susi dale follow pero ya. Tiene sus cosillas, no te vayas a pensar, pero se le coge cariño 🙂 🙂

      Responder
  • Irune Andraca15 Octubre, 2014 a las 22:41

    Pues mira, Boti, por una vez (y sin que sirva de precedente) voy a dar la razón a Susi. Y me explico:
    Yo era de las que cuando aparecieron las primeras copas menstruales gritaba “¿pero qué tipo de guarrerida es estooo?” y fiel al tampón de toda la vida. Bien es cierto, que muchas veces pasaban más de ocho horas sin cambiármelo (MAL) y acababa manchando. De hecho, con el barullo que llevamos muchos días en la farmacia, me acordaba de cambiármelo sólo cuando manchaba (MUY MAL). Soy de las que no soportan las compresas, y por las noches también usaba tampones (REQUETEMAL)…
    Un día se me ocurrió probar la copa menstrual, y si bien es cierto que hay que pillarle el truco para colocarla, ahora no la cambiaría por nada. Me cambio cuando debo (suele oscilar entre 7-8h), por la noche la uso tranquilamente sin cargos de conciencia, y aunque es verdad que los días de regla busco los servicios públicos que tengan lavabo junto al inodoro (después de 8 meses ya los tengo localizados) y llevo mi jaboncito antiséptico, voy mucho más tranquila que con los tampones.
    Además, he de decir que, aunque yo también era propensa a candidiasis e infecciones varias, en 8 meses no he vuelto a sufrirlas. Y lo que es más, no sé si tendrá algo que ver, pero los dolores de cabeza que sufría durante la menstrución han desaparecido.
    Así que, por todo ello, yo también MA-TO por mi copa.
    ¡¡Pero es si queréis debatirlo, con una de cristal delante me apunto!! 😉

    Responder
    • susitravel15 Octubre, 2014 a las 23:24

      copa de cristal y barra libre para mi querida Irune!!!
      Ole ole y ole!!! tu si que sabes contar las cosas!!!
      Ya en serio Boti, viendo que gano, podias admitir que es mas inerte que el tampón. Creo que a ti te preocupa mas que esté tantas horas el liquido pululando. Con los tampones está la misma cantidad pero absorbida, es lo mismo!!, bueno no, peor el tampón pq absorbe de mas.
      Si mantienes la higiene correcta (no olvidemos nunca eso) creo que tienen razón y puede ser mejor opción para gente con tendencia a infecciones.
      Gracias Irune y gracias Boti por la batalla

      Responder
    • boticariagarcia15 Octubre, 2014 a las 23:42

      Venga, va. Ya lo que me faltaba. Aquí las dos pesos pesados (que no pesadas) argumentando en primera persona y felicitándose ¿¿queréis que entregue las armas o qué??

      Por partes de nuevo: Susi, yo no he dicho en ningún sitio (y mira que el post es largo) que la silicona sea menos inerte que el tampon. De hecho, digo claramente que la esponja lo es menos, y la esponja y el tampón van de la mano en temas de absorción… Vamos, que es de cajón.

      Si soy capaz de resumir (el cielo tampoco me dio ese don concretamente) os diría que mis reticencias para una recomendación global a la copa son tres:

      1. Mucha gente no sabe lavarse las manos (o directamente no se las lava).
      2. Mucha gente no lava correctamente la copa o no la esteriliza porque hacerlo bien fuera de casa es difícil/incómodo.
      3. Tener flujo dentro más de ocho horas (aprox, no digo que haya que ponerse el despertador) no me parece aceptable.

      Si los tres puntos anteriores están OK, como es vuestro caso, o el de muchas chicas majas que nos han contado su experiencia, ¡adelante con las copas!

      Por otro lado, que nadie me tome por defensora de los tampones desamparados, porque no lo soy. TAMBIÉN hay que lavarse las manos (aunque no haya que meterlas hasta la garganta), TAMBIÉN hay que cambiarlos con frecuencia con mayor motivo que las copas, pero NO hay que preocuparse por limpiarlos porque se tiran y bye-bye.

      Al final me empeño, y me clavo otro post en los comentarios…

      Bueno chicas, vamos a dejarnos de cosas superfluas y vayamos a lo importante: Irune, ¿cuándo te vienes a que tomemos esas copas? (digo plural no porque seamos tres sino porque nos tenemos que tomar más de una…)

      ¡¡¡BESOS MAJÍSIMAS!!!

      Responder
      • Irune Andraca15 Octubre, 2014 a las 23:58

        En cuanto se calmen los compromisos, Boti, prometido! Que estos meses se acumula todo! Tocará negociar para escapar a la capi… Pero ya tengo yo ganas de debatir sobre las copas… Y con las copas!! Besitos guapas!!!

        Responder
        • susitravel16 Octubre, 2014 a las 00:00

          como he dicho, soy de pocas palabras.
          Me llevaré mi copa para brindar con ella!!!

          Responder
          • boticariagarcia16 Octubre, 2014 a las 00:01

            Pero me la esterilizas antes. Y sin milton. A lo tradicional 😉

        • boticariagarcia16 Octubre, 2014 a las 00:00

          Bueno, estos meses son nosequé y luego llega la navidad y nosecuantos… ¡qué complicado es todo! Yo te entiendo, que conste, que con la vida que llevamos tampoco doy para mucho más y salir los fines de semana me cuesta (de copas no, me refiero a ir de viaje… se entiende…). Muchos besos!!

          Responder
  • MBE16 Octubre, 2014 a las 09:16

    Mi punto es para Susi, upss,..quiero decir, para las copas jjjjj
    Hace años que me hablaron de ellas y me parecieron una guarrada de aupa, pero es que todo tiene su momento…
    Después de dos partos, tengo reglas regulares pero … mi flujo es como el Guadiana, que tanto puedo desbordar en cuestión de una hora como sacar el tampón seco tras cuatro… no hay patrón por días ni nada que se le parezca
    Uso tampones desde casi mi primera menstruación, aborrezco las compresas con toda mi alma (las copas tiene su lado guarrillo, pero bastante menos que esas cosas empapadas adheridas a las bragas) y con la imposibilidad de escoger un tampón adecuado en cada cambio, no me quedo mas remedio que recurrir a ellas
    Como la edad es un grado, y la experiencia dos, recordé lo de las copas y me lance a la aventura.
    Aventura que vivo feliz desde hace algo mas de medio año.
    Este verano ha sido el no va mas: poder irme a la playa ,esos días que viene pero no viene, tranquila y feliz con mi copa puesta.
    Mi punto de vista es que la invasión de la vagina en la puesta y retirada es mínima, pues la copa debe situarse muy abajo dentro de esta, y muchas veces, buscando el cordoncillo, se hace un palpado similar
    Y en cuanto a la facilidad de uso.. seguramente las que llevamos muchos años con tampones no nos acordamos, pero pensándolo bien, por muy sencillo que fuera, los primeros meses igualmente había incertidumbre, y no todos quedaban suficientemente introducidos, y las visitas al baño se multiplicaban por el no saber…
    Con la copa, para mi, ese proceso de adaptación no ha durado mas de dos menstruaciones. Evidentemente mi cuerpo y yo llevamos mucho mas tiempo juntos ahora 🙂
    El único punto en contra es claramente el vaciado, pero afortunadamente, y con flujo superabundante muchas veces, siempre he podido hacerlo en casa.
    En fin, ahí dejo mi granito de arena
    Besos para todas

    Responder
    • susitravel16 Octubre, 2014 a las 09:59

      Mbe eso es copa, café y puro!!
      Muchas gracias por algo que Boti no ha comentado, lo de los inicios con el tampón, recuerdo mi primera vez, utilicé una caja entera de los pequeños para verificar que eso estaba bien puesto, quede podía sacar, que no se perdía…
      También me ha gustado que recalcases lo de los días que si pero que no. Las que son muy regulares y que les viene de una ni lo sabrán, pero el sufrimiento que llevas todo el día con el si si o si no… Los tampones no sirven para eso y lo de la compresa… Estoy contigo, el lo peor. Además Boti, tu que estas con eso todo el rato de la sangre estancada. Las compresas 8h (la noche) ahí, macerando y oxidándose y en contacto con la parte externa no es mejor que una bonita copa inerte que no permite que salga nada, ni huela, ni se degrade el líquido.
      Chicas, yo creo que a su siguiente regla la Boti lo prueba. ;-)))))
      Gracias por vuestros comentarios y a laBoti por dejar meter baza.

      Responder
    • Alejandra deF16 Octubre, 2014 a las 12:04

      Ay, qué identificada me siento. Después de mi tercer parto, no había tampón ni compresa que contuviera ese río de fertilidad que brotaba de mí 😀
      Y entonces me encontré con un post de Walewska y di el paso. Ahora soy muy fan de la copa, suscribo todo lo que has contado.

      Responder
      • susitravel16 Octubre, 2014 a las 13:04

        Toma toma y toma!!!
        Gracias Alejandría!!!

        Responder
  • Sr.Limon16 Octubre, 2014 a las 10:47

    Aparezco por aquí de manera espontánea, viendo el revuelo que a Susitravel le causa el debate y por lo convencida y pasional de su defensa de la copa…
    Debo reconocer que en mi caso, el tema es controvertido, confuso y a veces roza lo escatológico (percepción personal ante lo desconocido), pero como me toca de cerca al convivir con ella, debo reconocer que su uso (copa) ha supuesto un alivio y mucha comodidad.
    Ya no existe el agobio de que hay que comprar “palitos”, (¿verdes, amarillos, lilas, de que marca…?), ni el momento de ….”Tengo que ir a cambiarme y tiene que ser ya…”
    La primera vez me choco ver que parecía que se preparaba un té con una goma flotante, y a continuación no dejaba de preguntarme….¿como narices funcionara eso?…¿Y si hay desbordamiento?…pero… mano de santo, no más preocupaciones cuando la “pleamar encarnada” se manifiesta de improviso. Si consigo evitar (de momento lo he logrado) el proceso de vaciado…para mi no tiene mas que ventajas (en la convivencia) a pesar que desconozca y me choque su funcionamiento.
    Desde luego parece mucho mas practico que otros metodos mas tradicionales y que dejan mas “residuos”.
    Felicidades por el Blog, a mi Nginx tambien me gusta mucho como servidor ..y se fomenta el software libre.
    Os dejo continuar con el debate…

    Responder
  • boticariagarcia16 Octubre, 2014 a las 11:36

    Buenos días señor espontáneo, encantada de conocerte (aunque sólo sea por eso, algo tengo que agradecerle a la copa menstrual, el nuevo lema: Copa Menstrual-coneecting people).

    “Pleamar encarnada”, “Té con goma flotante”… recojo todas las perlas que me dejas y veré qué puedo elaborar con ellas en mi esquema mental!!

    Un abrazo y muchas gracias por aportar el toque masculino, este entrañable debate 😛

    Responder
  • Irene MoRe16 Octubre, 2014 a las 12:18

    Para mí, desde luego, no son opciones válidas. Mis sangrados son muy abundantes, así que me imagino poniéndome perdida al quitarme la copa o la esponja y utilizando, mientras lavo el “artilugio” que me he quitado, utilizando una compresa. Eso sin mencionar que me parece muchísimo más cómodo el adaptador que viene con los tampones para ponérselos y la cuerdecita para quitárselo.
    ¿Y mantener relaciones con eso puesto dentro? Buf, como que no.

    Responder
    • susitravel16 Octubre, 2014 a las 13:11

      Irene, precisamente para los sangrados abundantes es mejor. (Hablo de la copa, los otros artilugios del demonio no)
      Creo que tenemos una idea mental de que perdemos litros y litros, pero si lo medimos, un periodo normal debe de ir entorno a los 60ml y empieza a ser abundante con 90ml. Eso repartido en todo tu periodo. Así que no pienses en lo de poner compresa mientras lo lavas, bajo el grifo que puedes tardar, medio minuto? Además uno de los cambios lo hago en la ducha, y solo lo cambio una o dos veces mas a lo sumo.
      Pruebalo y te quitarás de viajes al baño!

      Responder
  • OhLilian16 Octubre, 2014 a las 14:14

    Uso copa menstrual desde hace 5 años. Cualquier comentario adicional que pueda hacer creo que es redundar en la idea de que no lo cambio por nada 😉

    Responder
    • susitravel16 Octubre, 2014 a las 14:29

      Oleeeee!!! Que sepas que eres ese comentario positivo que necesitaba para ganar a Boti!!!
      Gracias y enhorabuena por unirte al club pro-copa!!!

      Responder
  • Samanta16 Octubre, 2014 a las 14:47

    Hola Boticaria,

    Me encanta tu blog y la verdad es que nunca he comentado nada, pero veo esta guerra tan reñida que me animo a participar.
    Lo siento mucho, pero a mi me encanta la copa desde que la probé en verano hace un año. Es cómoda, no mancha y no huele.
    Suerte en la batalla

    Responder
    • susitravel16 Octubre, 2014 a las 14:52

      Muak muak muak!!!
      No sabes lo que has conseguido con este voto…
      Encantada de tu voto pro-copa
      Quien entra al club no vuelve atrás
      Gracias!!!

      Responder
  • miranda16 Octubre, 2014 a las 14:58

    Copas? jamás. Sólo de pensar en quitarla y lavarla en un baño público me entran sudores.

    Responder
    • susitravel16 Octubre, 2014 a las 15:18

      Miranda!!! Ya te vaaaale!!! Pero si no hay que lavarla en baño público!! En tu casita siempre!!!
      Ya hablaremos tu y yo por twitter… 😉

      Responder
  • Marialu16 Octubre, 2014 a las 15:36

    El momento copa menstrual, que tanto defiende Susi, me genera serias dudas. Y, aunque no me veo cambiándola en un wc de carretera, no me cierro en banda porque sería cosa de tener “de quita y pon” (como bien comentas en el post), y guardarla en su bolsita hermética ensangrentada. No obstante me sigue dando cosilla el momento salpicón del final, porque para las novatas tiene que ser engorroso.

    Los otros dos artilugios no me convencen nada de nada, así que ni profundizo en el tema.

    Bloody Mary lu

    Responder
      • susitravel16 Octubre, 2014 a las 15:58

        Yo lo veo ambiguo, perdona que me meta. Se le ve con ganas de inicarsd en ello. Aquello no salpica en plan sacrificio infernal, es algo menos grimoso de lo que pensáis.
        Serás bienvenida al club pro-copa cuando quieras. Y tenemos bloodymarys a mitad de precio!

        Responder
  • María16 Octubre, 2014 a las 15:37

    Boticaria, no quedes con esas amigas tuyas muy cerca de las Navidades. Tal como va el debate, me parece que en lugar de unos guantecitos de piel o unos pendientitos monos, te regalan un par de copas y se quedan tan anchas.
    A esa Susi debería ficharla el fabricante PERO YA. No tiene precio! (Y con un par de copas nuevas al año se la tiene ganada, jajaja)

    Responder
    • susitravel16 Octubre, 2014 a las 16:00

      Gracias por la parte que me toca!!! Defiendo las cosas que me apasionan, aunque los de las copas bien podían pagarse una ronda de copas (nunca mejor dicho)
      Y a la Boti… Le va a tocar copa si o si, estoy segura de que la está probando ya porque no puede resistirse.

      Responder
      • María17 Octubre, 2014 a las 13:27

        Ayer tuvimos cena de chicas y me nominaron para probar. Si me decido ya te cuento. De momento no tengo ni idea de cómo pedir esto en holandés así que tendrá que esperar. Jajaja

        Responder
          • María17 Octubre, 2014 a las 18:22

            A ver si me van a detener…

  • CrisKirchen16 Octubre, 2014 a las 17:08

    Uuuuuuhhhhh! Qué completo el post y qué asquito me da la copa esa (las esponjas ni las nombro, que a lo mejor el enano agarra alguna y me hace un Picasso en el salón). Ya me habló de la Diva Cup una amiga americana hace muchos años y ni con el paso de los años me he conseguido ablandar… Si no esterilicé chupetes y tetinas el tiempo estipulado, me voy a poner a esterilizar “eso”. Dónde lo dejas secando? En la cocina, en el escurre biberones? Y si te equivocas de olla y echas los espaguetis mientras la hierves? Ganas de tentar al diablo, señoras…

    Responder
    • Samanta16 Octubre, 2014 a las 17:36

      Estáis con lo hervir la copa como si os fuerais a pasar toda la vida haciéndolo!! Vosotras que habeis sido madres!!! Es una sola vez al mes, se puede hacer al micro, con la pastillita en plan milton o en el cazo con los macarrones. No hace falta escurrir, solo enfriar y debajo del chorro del agua son segundos.
      Es un método cómodo, que lleva menos mantenimiento, y el stopline solo se necesita dos veces al día. Ademas ahorra espacio en maletas, no os ha pasado lo de ir de viaje y que media bolsa de aseo sean tampones???
      Cuando quieras entrar en el club por-copa, bienvenida serás

      Responder
      • Walewska16 Octubre, 2014 a las 18:08

        En el cazo con los macarrones????? JAJAJAJAJAJAJAJAJA Calla, que me entra la risa, perrancana.
        Es lo MEJOR que he leído. Me la imagino ahí flotando y … tengo la imaginación demasiado vívida

        Responder
  • susitravel16 Octubre, 2014 a las 17:42

    Gracias compi!!!
    Es que no te he dicho que Sami es compañera jijijiji
    Y mira que es fan tuyo (tiene dos nenes),pero es pro-copa total

    Responder
    • susitravel16 Octubre, 2014 a las 17:42

      La jefa nos mata como nos vea 😉

      Responder
  • Cattz16 Octubre, 2014 a las 17:54

    Venga, que me animo a dar mi opinión:

    Yo me volví alérgica a las compresas de un mes a otro en 2007. Aquello se convirtió en zona catastrófica con grietas y heridas sangrantes que se quedaban pegadas a las compresas… un horror. Cambié de marca y me pasó lo mismo. Y lo mío con los tampones era jugar a la ruleta rusa, bien me ponía el súper y me duraba hora y media o no lo podía sacar de lo seco que estaba.

    En ese horrible trance estaba pensando que iba a tener que ponerme bayetas de microfibra cuando encontré un artículo sobre las copas en “No puedo creer que lo hayan inventado” y me dije “pues de perdida al río”. Hace 7 años eran mucho más caras, eso sí.

    No se la puedo recomendar a chicas jóvenes que no controlen mucho o sean vírgenes, si ponerte un tampón es un horror esto es un poquito más horroroso hasta que le pillas el punto. Pero yo LA ADORO. No solo me salvó la zona sino que me da tal tranquilidad que mi mayor problema con ella es que me olvido de llevarla puesta. Tengo que ponerme alarmas para sacarla porque, ejem, una vez la llevé 24 horas seguidas… otra vez tuve sexo con ella puesta… demasiada comodidad, supongo.

    Eso sí, a mí el palito me hacía daño y lo corté, no tengo el menor problema en sacarla porque con un poco de fuerza la empujas al borde. Y la sangre no está en contacto contigo, se queda dentro de la copa.

    Otra ventaja es que descubres que la sangre menstrual no huele a rayos como con compresas y tampones por mucho odor-fresh que le pongan. Y que en realidad no expulsas tantísimo, sino que aquello tiene una capacidad para manchar que no es normal.

    Responder
  • susitravel16 Octubre, 2014 a las 18:03

    Gracias Cattz!!! Esa es una de sus mayores virtudes, que no lo notas, a diferencia de las compresas y los tampones. Me alegro que encontrases la solución, para mi también lo fue por mis ciclos irregulares.
    Enhorabuena por pertenecer al club pro-copa!!
    Un saludo y gracias mil de nuevo

    Responder
    • Walewska16 Octubre, 2014 a las 18:11

      Yo ahora soy capaz de ponérmela haciendo el pino y en menos de lo que tardas en decir supercalifragilisticoespialidoso. Un segundo. Y la verdad es que la zona donde la colocas depende mucho de cada una, pero en mi caso está en la parte de más afuera, así que tampoco tengo que hurgar tanto por la zona. Con un tampax hurgaba más. Los aplicadores sí que me hacían daño (me resecaba aquello tanto…) y los que son sin aplicador tienes el mismo problema de guarrindonguez que esto.

      Responder
  • Cattz16 Octubre, 2014 a las 18:11

    Otra virtud es el tema espacio. Antes yo tenía un cajon dedicado a compresas y tampones: con alas, sin alas, súper, de noche, normal, mini, salvaslip… según el día te tenías que ir poniendo una cosa u otra. Ahora tengo una copa en una bolsita, y deja el resto del cajón libre 😀

    Responder
  • Farmafreak16 Octubre, 2014 a las 19:24

    Hola señoras menstruantes, yo me considero muy mainstream en todo este tema, tanto que sigo pensando que donde se ponga el algodón de una buena maternity que se quite todo el flexigel en compresas supercool. Imagináos mi cara al saber de una silicona que se introduce y cohabita con nuestra flora vaginal…WTF. Por ahora voto no.

    Responder
    • susitravel16 Octubre, 2014 a las 20:59

      Una silicona no cohabita pq es inerte!! Está sin estar!! Yo confiaba en ti Ana, había apostado todo a que lo habías probado…. Dolor de corazón 🙁

      Responder
  • Macarena16 Octubre, 2014 a las 19:46

    Juro por la señora de rojo que lo intenté, me llevé mi copa de silicona toda feliz y contenta y dispuesta a no volver a usar un tampax en mi vida…pero puajjj…qué asco, a ver lo de ¿a qué huelen las flores? como eslógan vale pero no!! esto no es fragancia floral que digamos como para andar manipulando en baños públicos…vamos que no, por no hablar de que en tres ciclos usándola creo que no les terminé de pillar el rollo a la colocación.
    Conclusión:
    Copas de vino, para lo otro seguiré siendo más del usar y tirar, que el medio ambiente me perdone. (Y Susitravel también)

    Responder
    • susitravel16 Octubre, 2014 a las 21:25

      Con lo que yo te quiero Maca… Tu comentario es como un puñal para mi…
      Fuera melodramas!!!
      Nos iremos por ahí a tomar una ronda de copas, pero de las buenas, pero eso si, prometeme que volverás a intentar lo de la copa. Una en la ducha, que ni te enteras, y otra vez antes de dormir,que ni ves. Así fuera grimillas!
      Un besazo, aunque seas del otro bando

      Responder
  • J (a lo misterioso)16 Octubre, 2014 a las 21:25

    -Leída de post: confirmación: las copas son un ascazo. Debiéramos hacer una ley contra ellas.
    -Post de Walenska (o como se diga. Hija, ponte Romero, que es más fácil): compro copa.
    -Replises de la Star del papel cuché: horrible. Asco infinito.
    -Susi al ataquerrllll: sombrerazo para las copas. Avanti tutti.
    -Farmafreak: duda, duda, duda.
    -Sr Limón: ¿y esto cómo no lo han sacado antes?

    Conclusión: a sus Majestades los Reyes Magos les voy a pedir un juego para mi señora. Y luego vamos a hacer un viaje leeeeeejos en avión coincidiendo con el día namber güan of the period (con muchos ansiolíticos a mano).

    Responder
    • susitravel16 Octubre, 2014 a las 21:50

      J (a lo misterioso) un pedestal para ti.
      No puedo decir mas que tu voto vale doble, ya que eras un detractor y gracias al post, perdón, a los comentarios te has cambiado de bando y vas a predicar a los cuatro vientos sus bondades.
      Ahora vendrá la Boti a la potestad sobre el conteo de votos,J (a lo misterioso) un pedestal para ti.
      No puedo decir mas que tu voto vale doble, ya que eras un detractor y gracias al post, perdón, a los comentarios te has cambiado de bando y vas a predicar a los cuatro vientos sus bondades.
      Ahora vendrá la Boti a quitarme la potestad sobre el conteo de votos, no diré mas…
      Un besazo y gracias por tu aporte masculino!
      Y cuéntaselo a tu mujer, seguro que se une al club pro-copa

      Responder
    • boticariagarcia16 Octubre, 2014 a las 22:01

      Ya que en tu comentario has considerado todas las variables, quizá deberías considerar otra: la posibilidad de que los Reyes Magos te traigan carbón (por vacilón) y tu señora se quede sin copita.
      Eso sí, el viaje no dejéis de hacerlo, y a ser posible, anda un poco listo y que no coincida con los días del periodo 😉
      (Es un consejo de Boticaria García)

      Responder
      • J (A LO MISTERIOSO)16 Octubre, 2014 a las 23:11

        “Cariño, qué te parecen las copas menstruales”

        -Extrañeza-
        -Mirada fija-

        “Una guarrada”

        -Hundo mi nariz en el plato de repollo rehogado-

        Debate acabado. Nada de hablar de prejuicios. De que quizá pudiera probarlo.
        Adiós a mi sueño de embarcar en el avión con los niños peinados y en fila, mientras encontramos a la primera las tarjetas de embarque mirándonos cariñosamente a los ojos.
        Hola a los jerseys anudados graciosamente a la cintura para tapar las no tan graciosas manchas que deja la naturaleza, y a dejar paso libre entre asientos para sus furiosas visitas al baño del avión maldiciendo -bien en alto- a los hombres.
        Así que desaparezco anónima y misteriosamente de este post en una nube de humo blanco provocada por una pequeña explosión pirotécnica.
        (a borrar el historial, no encuentre mi santa estos pequeños comentarios)

        Responder
        • boticariagarcia16 Octubre, 2014 a las 23:14

          Querido mío, necesitas un blog para darnos grandes ratos de gloria. De forma anónima, por supuesto.
          Sigue en pie mi consejo de que os embarquéis en ese viaje y añado el de que dejéis el repollo rehogado para el almuerzo. Cenando esas guarradas cualquiera se va a la cama contento.
          (es otro consejo de Boticaria García, Doctora en nutrición)

          Responder
  • la madre novata16 Octubre, 2014 a las 22:20

    No he leído los comentarios, así que solo sé lo que has puesto en el post y lo mismo me repito.

    Para empezar no conocía estos chismes. (de la esponja mejor no hablo, porque me parece un poco chorra) La copa me parece bien si eres aplicada y limpita, sobretodo para las noches. Yo solo soy limpita, lo de ser aplicada se lo quedaron las monjas de mi cole. Soy tirando a comodona con estas cosas y sé que al principio iba a estar muy entregada a la causa y ser mega higiénica, pero luego empezaría a aligerar y aligerar y con estas cosas no se juega.

    Me conozco, digo no a las copas.

    Responder
    • boticariagarcia16 Octubre, 2014 a las 22:58

      Gracias Esther, ya decía yo esta tarde que tenías buena cabeza y no me equivocaba. Tu punto es justo el que yo intento transmitir pero realmente tu “aligerar y aligerar” es mucho más gráfico que las 2000 palabras que tiene mi post. Te lo tomaré prestado. BEsazo

      Responder
  • Lur.16 Octubre, 2014 a las 22:51

    Prometi opinar. Como dije, aun cuando es cierto que parece ahorrativo y tal, creo que depende mucho del estilo de vida. Yo por ejemplo me tiro de pie minimo 8 horas en el trabajo, y me siento poco… no lo veo útil sino mas bien molesto.

    Y luego es la higiene. Encima que esos dias estas en plan TSK, pues no lo temrino de ver tan higienico como poder usar y tirar la compresa.

    Eso si, que el amor de susi por la copà no acabe! Que seguro que capta a mas de una pq tiene argumentos muy válidos pero a mi no me termina de convencer.

    Palabra de Famaseutica cumplida. Y tremendo post, felicidades!!!

    Responder
    • boticariagarcia16 Octubre, 2014 a las 22:55

      Muchas gracias Lur. Lo de TSK no me ha quedado claro… te lo voy a preguntar por twitter para poder dormir tranquila!! BEsazo!

      Responder
  • susitravel16 Octubre, 2014 a las 22:56

    Señoras y caballeros de la sala.
    Se hace saber que se ha realizado el conteo de votos y ha ganado Boti por 15 a 13. Varios votos ambiguos no incluidos y dos mixtos.
    Así que, como persona de palabra que soy pienso invitar a la ganadora a su correspondiente barra libre de copas (pero no de silicona, tranquila)
    Gracias a todos por participar, por vivirlo, por defenderlo, por trasmitir. Como vereis, nada es blanco ni negro, afortunadamente existen mil y un tonos de gris, y ojo, todos válidos. La energía mueve el mundo, seguid poniendo esa pasión en todo lo que hagáis.
    Un besazo a todos y un RIP al hígado de Boti
    (Gracias por dejarme entrar en la locura)

    Responder
    • Lur.16 Octubre, 2014 a las 23:00

      Amen. Será un hígado muerto pero feliz!

      Responder
    • boticariagarcia16 Octubre, 2014 a las 23:18

      Mi querida Susi, (mi libro favorito de Barco de Vapor era “Querida Susi, Querido Paul”, si es que lo mires por donde lo mires estamos predestinadas)

      El recuento de los votos ha sido ajustado y ciertamente las subjetividades podrían darle la vuelta al marcador, pero atendiendo a las pasiones que comentas, los más polarizados a un lado y a otro, el resultado que considero más claro es éste.

      Ahora bien, en Twitter había otra batalla librándose y en esa eras clara vencedora.

      Por mi parte firmo las tablas y hacemos una cosa: tu pagas la primera roda y yo la segunda. La tercera ya, en función de resistencias de hígado (la que más contenta esté insistirá en pagar, así es la vida).

      Besos amiga, todo un placer.

      Responder
  • Y entonces llegó el caos17 Octubre, 2014 a las 10:57

    A ver si lo he entendido, cuando utilizas la copa menstrual se supone que te la tienes que quitar en el baño que toque y lavarla a conciencia… ¿y mientras tanto? Estoy pensando en los baños de mi trabajo en los que, como en muchos, el lavabo está fuera de lo que es propiamente el wc. ¿Sales a lavarla “en culo”? Y perdón por la expresión…
    No me convence mucho, la verdad…

    Responder
    • boticariagarcia17 Octubre, 2014 a las 12:29

      Las pro-copa argumentan que el flujo no es un grifo, y ciertamente no lo es. Pero también es cierto de que mientras estás lavando la copa es posible manchar. Lo de limpiarlo con una botellita de agua o con papel, dadas las condiciones de los baños públicos en las que tocas sitios (pomos, tapa del wc) sobre los que mejor no pensar qué ha pasado por allí antes, sigo sin verlo una opción óptima desde el punto de vista de la higiene.
      Besos Bárbara!

      Responder
      • susitravel17 Octubre, 2014 a las 13:56

        Bonito nombre “y entonces llegó el caos”
        Aquí una pro-copa.
        No es que argumentemos que el flujo no es constante (moriríamos desangradas a la primera regla) es que es así. Pero daré la razón a la Boti en que puedes mancharte (si no te has limpiado convenientemente)
        Pero no voy a eso, ya que ese problema en el baño del curro es posible que no se te de, porque la copa no necesita tanta frecuencia de cambio. Puede alargarse hasta 12h (ya oigo a la Boti replicando a lo lejos) así que con un cambio en la ducha por la mañana y otro al llegar a casa, te permite no tocar baño ajeno.

        Responder
        • boticariagarcia17 Octubre, 2014 a las 14:24

          Sí, soy muy cansina, mi madre me parió así y me lo repite con frecuencia para su propia desesperación.
          “Hasta” doce horas para mí significa “de forma puntual”, no como rutina, y el trabajo es rutina (lástima, pero lo es). Muchas mujeres están de 8 a 20 fuera de casa, nos guste o no.
          Incluso los propios fabricantes de copas (parezco un anuncio de lavavajillas) recomiendan una frecuencia de cambio mayor. En las plegables que he retuiteado hoy tipo vaso de camping ¿las has visto? ya hablan de diez horas.
          Cuando no hay problemas, todo va bien, pero ante cualquier posible infección, es un caldo de cultivo calentito y húmedo…
          De todas maneras me da a mí que a Bárbara no la convences… 😉

          Responder
          • susitravel17 Octubre, 2014 a las 14:31

            (Lo ves como venía replicando de lejos?)

          • boticariagarcia17 Octubre, 2014 a las 14:32

            Tolón-tolón…. Tolón-toloooooooón.

        • María20 Octubre, 2014 a las 13:05

          Se habla mucho de la higiene de uno mismo y de no contaminarse en baños públicos ect. Pero no pensamos en el resto..esto quiere decir que cuando vayamos a un aseo publico y nos lavemos las manos en el lavabo alguien puede haber lavado antes ahí su copa con su sangre? me parece un horror, dais por hecho que la gente está sana. Uno de los fluidos corporales mas altamente contagioso es la sangre. Cualquier virus humano (VIH, etc) está en sangre y permanece un tiempo activo en el exterior. Lo veo una fuente de contagio a no ser que se use sólo en casa.

          Responder
          • boticariagarcia20 Octubre, 2014 a las 17:05

            Desde hace años en muchos baños públicos se utilizan contenedores especiales para las compresas y tampones, precisamente para separarlos del resto de la basura por motivos de higiene y salubridad.

            Doy por hecho que ninguna usuaria de copas menstruales lava su copa en lavabos públicos, pero sin duda, dar por hecho las buenas prácticas de higiene es también un error.

            Es un buen apunte el tuyo, porque, de hecho, una persona con una enfermedad contagiosa no tiene por qué saber en los estadíos iniciales de su enfermedad que lo está.

            Alguien podrá decir que también nos sangra la nariz o nos hacemos cortes y nos limpiamos en baños públicos. Y es cierto, esto también sería una fuente de contagio, pero es algo esporádico y no algo que sucede varios días al mes, todos los meses, como en el caso de la menstruación.

            En mi opinión, todo lo que sea separar “sucio” de “limpio” al máximo posible, es un acierto.

            Un saludo

  • Pri17 Octubre, 2014 a las 11:55

    Mira que me jode, pero tengo que votar a favor de la Boticaria.

    Lo de la esterilización supongo que es al baño maría. En la olla de la sopa? En el microondas de calentar la leche?

    Y lo del lavado en baño público…

    Aunque, claro, yo soy la Presidenta del Club de la Mujeres Que Se Palpan Lo Menos Que Pueden.

    Responder
    • boticariagarcia17 Octubre, 2014 a las 12:21

      Por ahí arriba hablaban de macarrones. Yo creo que la copa al dente es como mejor queda.

      Lo único en lo que pienso es que ya tiene que provocarte rechazo semejante artefacto para alinearte con mis teorías… Espero que no se repita. Es impropio de ti.

      Responder
    • susitravel17 Octubre, 2014 a las 14:03

      Aquí una “de ahí arriba”
      La esterilización se realiza una vez al mes, y me llama la atención la que está dando, mas tiempo se pierde comprando las compresas un día que tienes q salir pitando al chino de la esquina o la farmacia de guardia.
      Se puede realizar en cazo (con leche o macarrones, al gusto) en el microondas en una taza (la de los crisis) en el lavavajillas ( oído por ahí) con un líquido que venden especial (sacado para forrarse pq no lleva nada especial) o con la pastillita milton de toda la vida.
      Yo me decanto al punto de sal y un chorrito de aceite (lubricante mejor que oliva) por encima.
      Un saludo!!!

      Responder
      • boticariagarcia17 Octubre, 2014 a las 14:10

        Tú eres una foodie, no vale!
        Y llegados a este punto te imagino entonando para el señor limón… “siempre que vienes a casaaaaa, me pillas en la cocinaaaaaa, entre la sal y la harinaaaaaa, con las manos en la copaaaaa”.
        Estamos a viernes. Todo se perdona.

        Responder
  • Noelia17 Octubre, 2014 a las 15:54

    Además de que , lo siento y con respeto, la copa me parece una guarrada y la esponja ni me lo planteo….no me imagino yo con los pantalones y bragas bajados en el lavabo de un barucho limpiando la copa para volver a introducirla con una cola de tipas esperando…. En fin bastante sufrí para encontrar en Alemania unos tampones Con Aplicador. No los cambio por nada!!! al menos de momento….

    Responder
  • Ines19 Octubre, 2014 a las 19:52

    Un post estupendo, como todos los tuyos. Te sigo prácticamente desde el principio, me encanta como enfocas los temas y en este caso, me lo he pasado genial (en este domingo de guardia) leyendo tanto el post como las opiniones.
    Enhorabuena Boticaria García, es un placer seguirte.
    P.D. Llamadme antigua pero yo tampoco soy mucho de copas menstruales, también es verdad que mis reglas son muy poco abundantes.
    Saludos

    Responder
  • remorada21 Octubre, 2014 a las 07:17

    Qué éxito de post! tengo muchas amigas encantadas con la copa, y entiendo sus ventajas, pero yo NUNCA NUNCA NUNCA he podido ponerme un tampax porque soy una aprensiva… así que creo que me junto con Pri! >.<

    Responder
  • Blanca19 Junio, 2015 a las 20:37

    Es curioso que comentes lo delicado de la limpieza en la copa menstrual. Sigo buscando el sitio donde expliquen por qué un máximo de 10 o 12 horas con la copa, si esta es realmente antibacteriana y no transmite ningún producto a tu cuerpo (por ejemplo los anticoagulantes de los tampones) además de no transmitir el SST. ¿A qué se debe esta limitación?
    Tardé dos años en decidirme a usarla por “el asquito”, pero tras problemas de sequedad con las compresas que me dejaban escozor, y daños en la vagina por la “rebaba” de algunos tampones, así como una o dos infecciones de cándida… Empecé a usarla hace un año y estoy encantada, aunque he de decir que soy privilegiada por que siempre he podido cambiarme en mi casa o en un baño para minusválidos con lavamanos (tiende a ser el mismo lavabo que el de señoras).
    De todas maneras, sigo investigando cuáles son las mejores prácticas y si es para mí el método definitivo, que por ahora sí lo es.

    Responder
  • JESSICA28 Julio, 2015 a las 05:05

    hola, yo creo que las que buscamos otra alternativa al menos hablo por mi parte
    nunca me senti comoda, segura pasaba super mal mi siclo y me rosaba horrible
    investige y asi fue como termine comprando mi copa menstrual no voy a decir que fue facil
    pero a pesar de algunos inconvenientes puedo decir que ahora voy mejorando y me encanta
    me siento segura y comoda a veces olvido que estoy en mis dias y puedo hacer todo lo que me gusta eh oido que muchas dicen que es una marranada, pero es tu sangre eh aprendido a conocer mas mi regla y se me hace mas sucio tener una toalla humeda y de mal olor a introducir mis dedos limpios y retirar la copa no voy a decir que no me ensucio claro que me ensucio pero llevo una rutina de limpieza q me hace sentir bien siempre llevo gel antivacterial base agua y con eso limpio mis manos antes y despues, casi no cambio mi copa en baños publicos, pero me a pasado y eh logrado limpia la copa con gel y papel sanitario. yo puedo decir que para mi fue la mejor decisión
    que pude tomar que es cuestion de adaptarse, la verdad no me importa pensar si todas tienen la limpieza que yo o les parece sucio eh impuro esto la verdad conque yo me sienta comoda y limpia
    que las demas sigan con una toalla humeda y olorosa eso a mi si me da asco.

    Responder
  • Sheyla22 Abril, 2016 a las 21:42

    Yo uso tanto la copa como las esponjas (desechandolas por supuesto)y para mi son una maravilla estoy muy contenta mis periodos son muy largos.y cada vez que me venia me deprimia ahora puedo disfrutar de mi vida no tengo que llevar las incomodas compresas y ni el ilito del tampax colagando ahora si estoy deacuerdo que antes de introducir los dedos hay que lavarse y desinfectarse y las esponjas no reutilizarlas y la copa esterilizarla que no cuesta nada

    Responder
  • Cati18 Mayo, 2016 a las 15:10

    Hola!
    Yo soy usuaria de esponja.
    El uso es tan sencillo como el del tampón, solo que no asoma la cuerdecita, lo que lo hace mejor para ir a la piscina, playa o gimnasio. (Una vez en la playa, al salir del agua se asomó el cordoncito y pasé un gran apuro)
    Si he de ir a un baño público, intercambio la esponja por otra y tiro la anterior. Si estoy en casa, la que extraigo la labo bien y la guardo en un lugar seco. Solo les doy uso de dias. Nunca las guardo de una regla a otra.
    Odio el olor de las compresas y sentir la zona húmeda, lo siento antihigiénico.

    Responder
    • cati18 Mayo, 2016 a las 15:16

      Posdata!
      Lo de las relaciones sexuales con la esponja, un fracaso. Leí en algún sitio que ellos no lo notan… Y sí que lo notan, siente una sensación de algo seco e incómodo.

      Responder
  • Ana21 Julio, 2016 a las 17:46

    Hola!

    Me ha gustado el artículo. Venía a buscar información sobre las esponjas y la que tú das me parece muy útil 🙂

    Uso principalmente copa menstrual desde hace 3 años y estoy muy contenta. Tiene sus inconvenientes también pero en general me vale mucho la pena y la cuido y esterilizo lo mejor posible. Representa un ahorro, es ecológica, es suave y no raspa, no como los tampones, que si no hay mucho flujo raspan y se van llevando toda la microbiota vaginal.

    Por otro lado, y en lo referente a infecciones recurrentes por CANDIDASIS (que he sufrido durante muuuchos años) he descubierto que desde que no me depilo no he vuelto a tener ninguna. Leí un artículo sobre los beneficios/funciones del vello púbico y parece que está funcionando bien 🙂

    Saludos!

    Responder
  • Helenamaga24 Julio, 2016 a las 01:03

    Hola! a todas y todos (que veo que también hay interesados en el tema, genial!)
    Aquí una defensora de la copa menstrual desde hace yo creo que casi dos años.
    Lo primero es lo primero y quiero dejar bien claro, mujeres del mundo, que si os da asco vuestra propia menstruación tenéis un problema y de los graves. Yo, que pensaba que esto ya estaba superado en pleno siglo XXI, y veo que es más normal salir a la calle a cazar pokemons que hablar de la menstruación y mucho menos de verla (OMG!!!!!). Pero vamos a ver, si muchas de las que me leen son madres y son capaces de poner adjetivos lindísimos a las deposiciones de sus retoños ¿por qué os da ASCO ver el contenido de vuestra menstruación? Qué es vuestra y sólo se trata de un poco de sangre!!! De verdad, no lo comprendo. Además quiero añadir que no huele. Como bien dicen en algunas webs que defienden el uso de la copa, el olor se debe al contacto de la sangre menstrual con las sustancias y blanqueadores que se utilizan tanto en tampones como en compresas. Sí, se utilizan químicos que entran en contacto (directo como en el caso de los tampones, o indirecto con las compresas) con nuestra vagina. Químicos cuya única finalidad es mostrarnos una celulosa limpia, pero señores míos esa celulosa entra en contacto con el aire (lo mismo que la copa) antes de introducirse en la vagina. Además, en el caso de las compresas, la mayoría son antitranspirantes y eso genera más caldo de cultivo.
    Hago aquí una observación y espero no resultar muy escatológica pero ¿qué pasa cuando nos bañamos en el mar o la piscina con el tampón? El cordoncito de marras absorve el agua (bien sea salada o clorada, pero ambas con impurezas) y hasta donde yo sé, tanto la capilaridad como la cohesión (propiedades del agua mira tu por donde), harán que llegue hasta el interior de nuestra vagina y permanezcan hasta que nos cambiemos el tampón. WTF!!!! Esto con la copa no pasa, ya que se genera un vacío, no entra ni sale nada.
    El tema de introducir los dedos para colocar la copa no creo que sea un foco de infección siempre que se hayan lavado las manos. A mí una vez utilizando tampones se me intodujo totalmente el cordón en la vagina y tardé más tiempo, y manipulé más rato para encontrarlo y sacarlo que lo que tardé la primera vez en colocarme la copa. Y añado a esto que la primera vez que usé un tampón me ayudó una amiga a ponérmelo. La copa no me costó tanto, quizá porque ya conocía mi cuerpo. Es cierto, que al principio cuesta, pero es cuestión de probar unas cuantas veces.
    Con la copa he ido al trabajo, a comprar, a clases de pilates y yoga (con posiciones difíciles), a montar en bici e incluso de marcha con otro tipo de copas (de las que hablan la boticaria y susitravel) y en ninguna de estas situaciones he tenido molestias.
    Yo he conseguido olvidarme de pensar en el tamaño de tampón que requiere mi flujo y en la horrible sensación de sequedad cuando el tamaño era excesivo (como papel de lija). Ah y para quienes estén preocupadas por mancharse las manos, creo que no seré la única que se ha manchado quitándose un tampón que rebosaba sangre (igual es que soy algo torpe).
    Respecto a lo de la esterilización comentar que existen unos contenedores especiales de silicona que se rellenan de agua, se introduce la copa dentro, se cierran y en 3 minutos en el microondas, copa esterilizada. Yo la esterilizo dos veces, una antes del primer uso del periodo y otra después. Porque evidentemente ni la bolsa de tela que protege la copa ni la caja son estériles. Así que mientras caliento el agua para el té de mi desayuno, esterilizo mi copa.
    No quiero con todo este discurso convencer a nadie del uso de las copas menstruales, como todo en la vida es una opción personal. Yo por comodidad, higiene, respeto por mi cuerpo y por el medio ambiente, he escogido esta opción. Lo que sí quiero es que la gente deje de decir que este método es una guarrada y se hagan comentarios un tanto despectivos, quizá soy algo sensible pero me he sentido ofendida y encima por personas que no la han probado y hablan desde el desconocimiento.
    El artículo me ha gustado mucho, expones las opciones y las ventajas e inconvenientes para que se elija libremente. Gracias.

    Responder
  • julieth jerez25 Noviembre, 2016 a las 04:32

    buenas noches, acabo de adquirir una esponja natural y pues para información de todas me parece pertinente hacer la retro-alimentación respectiva, se llama Insorber es una esponja de origen natural que no testa en animales 100% orgánica , al principio me dio cosa porque al mojarla no redujo su tamaño es como un bulto de 5 cm de alto por 5 de largo por 2 de grueso para que se hagan una idea de las dimensiones, después de escurrirle el agua lo introduje lo cual es un poquito complicado ya que la esponja absorbe todo, es decir que el canal por donde entra esta seco y puede que a algunas les pueda resultar difícil introducirlo, una vez adentro no se nota para nada ni se sale, mi temor y principal razón es que ya que soy de ciclo irregular me mata no saber con precisión cuando me llega el periodo o no y me hace postergar alguna cita o algo que me hace querer no tener el periodo por unas horas…. el tema con ella es que absorbe todo y me refiero a que el canal vaginal queda limpio, y deberás, si deseas tener algún encuentro intimo, usar un condón con tu pareja que sea lubricante, para evitar molestias. La esponja es como un ninja, son geniales, no se siente por parte de la pareja y te ahorra muchas situaciones en las que muchas sabemos a no todos les gusta ver sangre entre las sabanas. producto súper recomendado.

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.