¿Cómo hacer la maniobra de Heimlinch?

Que si Nochebuena, que si Nochevieja… Hay muchas noches especiales en Navidad pero ninguna como la de hoy: la Noche de Reyes.

Por tanto, no quedaba más remedio que hacer que el post de hoy también fuera muy especial: ¿Y qué mejor para ello que contar con los mismísimos Reyes Magos? Bueno, una versión casera, que ahora ya sabemos que versionar a los Reyes Magos tiene su punto.

Yo me pedí Melchor, porque tenía que dar salida a un disfraz de cuando mi hijo tenía 4 años. Sí, lo llevo puesto, mejor ver.
Para el papel de Gaspar, nadie mejor que Melisa Tuya. Melisa no sólo lleva sufriéndome seis meses desde que comencé a colaborar en 20minutos, aguantando ¡y potenciando! todos mis desvaríos con los vídeos,  sino que además se dejó engañar sobre la marcha para interpretar al Rey Gaspar. La verdad es que no le costó mucho dar el paso. Yo creo que no veía la hora de dar rienda a su arte escénico. También mejor ver…

Por último, Baltasar. El más carismático de los Reyes Magos no podía ser otro que la más carismática de las farmatuiteras, Susitravel. Y para esto hemos sido muy tradicionales: ¡Viva el betún! Como lo oyen. Si Melisa se dejó engañar para hacer de Gaspar, Susi se dejó engañar para pintarse de negro. Mejor dicho. No se dejó engañar… ¡se propuso ella misma!

Total, que entre unas, otras, y unas coronas de Burger King (que, por si alguien lo duda, no patrocinan el vídeo) la liamos un poco parda… A todo esto, el post trata sobre la maniobra de Heimlich. Además de pasárnoslo bien, intentamos que sirviera para algo.

4 Respuestas a los Comentarios

  • me pasó algo parecido hace tiempo5 enero, 2017 a las 13:23

    En una ocasión me sucedió que me metí dos caramelos a la vez en la boca y tuve la mala suerte de que al ir a tirar los envoltorios en la papelera, no sé qué movimiento hice que al levantarme noté que no podía respirar. No recuerdo el tiempo que estuve así, quieto, pensando que era ridículo lo que me estaba pasando. Me estaba asfixiando por dos caramelos atravesados en la garganta. Y con esa idea, la única que se repetía, esto es ridículo, voy a morir… acompañado de un dolor en el pecho y garganta, aunque no recuerdo del todo bien dónde estaba el dolor… me fui desvaneciendo y al caer hacia adelante tuve la tremenda suerte de que hice presión involuntaria, estaba acabante de comer, estómago lleno, tal vez empujaron pulmones hacia arriba, y los dos caramelos salieron disparados como balas contra la pared. Se estallaron. Un simple movimiento, y por pura inercia, me salvó.
    Lo he recordado viendo este video. Lo de las palmadas en la espalda es importantísimo no hacerlo, como bien dices, porque el poco aire que quede en los pulmones puede salir y ya no habrá con què hacer presión, aunque si no es ese el motivo para no hacerlo podrías informarme mejor. También he oído hablar de practicar una traqueotomía en caso de que no funcione esta maniobra, auqnue desconozco cómo hacerlo correctamente. Un simple gesto puede salvar una vida. Feliz Año 2017 y comer siempre con cuidado y masticando bien todito.

    Responder
  • Willy Valdemoro5 enero, 2017 a las 13:54

    Joder, ya que hacéis un “tutorial” sobre la maniobra de Heimlinch podríais documentaros un poquito antes de hacerlo.

    Estamos hablando de una obstrucción completa, por lo tanto el protocolo es el siguiente:

    1º- Inclinar a la víctima hacía delante y darle 5 golpes en la espalda, entre los 2 homoplatos con la mano abierta. (Sí, hay que golpear. Cuando no se golpea es en obstrucciones parciales).
    2º- Incorporar a la víctima y realizarle 5 compresiones de Heimlinch
    3º- Si el cuerpo extraño no sale, seguiremos repitiendo los pasos 1º y 2º hasta que la víctima expulse el cuerpo extraño o pierda la consciencia.
    4º- Si la víctima pierde la consciencia llamaremos a los servicios de emergencia (112) y mientras llegan practicaremos la RCP (reanimación cardiopulmonar)

    Responder
  • Mi Álter Ego5 enero, 2017 a las 16:57

    De pequeña casi muero con un bocadillo de jamón serrano. El jamón se quedó a medias y no iba ni para adelante ni para atrás . Supongo que no había obstrucción total porque recuerdo que lloraba como una marrana pero dice mi madre que cuando por fin me lo pudo sacar estaba morada. Qué horror… Años estuve sin probar el jamón por culpa de aquello.
    Besos, feliz año y que no te atragantes!!

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.