5 mentiras para perder peso que cuentan en la tele

Esta mañana he visto un tuit escrito desde la cuenta de un conocido* programa de una conocida cadena de televisión que decía así:

Fulana de tal nos cuenta cómo recuperar la figura tras el verano”.

Confieso que yo no conocía a Fulana de tal pero al pinchar en su perfil he sabido que se trataba de una señora que regenta centros de belleza y estética. La cosa prometía y, lamentablemente, no ha defraudado.

mentiras perder peso tele

Para empezar, llámenme tiquismiquis, pero a mí que los consejos sobre salud vengan dados por personas sin formación sanitaria reglamentada me parece de locos. Insisto en lo de “reglamentada” porque, por si alguien lo duda, haber realizado un cursito de “coaching nutricional”  de los que proliferan como setas no te capacita para nada. Pero oigan, tampoco me voy a sentir especialmente ofendida: si tenemos en cuenta que nos gobiernan muchos personajes que tampoco tienen formación alguna, ni siquiera dos dedos de frente, ¿qué podemos pedir?

Lo sé. Es 1 de septiembre y he vuelto con ganas.

A lo que voy. La señora empezó a dar esos consejos para recuperar la figura tras el verano y según iba hablando, se me iban abriendo las carnes. No sólo se trata de consejos desfasados y desactualizados sino también de algunos supuestamente “de moda” (según ella misma comentaba), que tienen más peligro que un mono con un hacha. Aquí van 5 de ellos:

  1. Beber 2 litros de agua al día. Para empezar, las recomendaciones de agua al día no son ni dos litros, ni 8 vasos, ni 10. Como ya expliqué en este post, la EFSA indica que la recomendación de agua depende de numerosos factores (tamaño del individuo, lugar del planeta donde viva, ,entre otros) y por tanto debe ser individualizada. Pero incluso aceptando pulpo como animal de compañía y los dos litros de agua como cantidad “aproximada”, lo cierto es que ni beber dos litros de agua, ni la cantidad aconsejada por la EFSA, ayudará especialmente a recuperar nuestra figura, que era el objetivo de la exposición.
  2. Comer 5 veces al día. Aquí la señora se cargó de razón: esto es “fundamental” para perder peso porque “todos los médicos están de acuerdo en que hay que comer 5 veces al día. Esto, además de la falacia de autoridad, sencillamente, no es cierto. Ni todos los médicos ni todos los nutricionista indican que haya que comer 5 veces al día para perder peso. Entre otras cosas, porque las últimas revisiones publicadas como esta no lo tienen tan claro De hecho, hay estudios como éste del British Medical Journal, que indican lo contrario. La frecuencia de las comidas no es tan determinante como tradicionalmente se ha pensado. Es decir, no hace falta “merendar” para perder peso, aunque a algunos les pueda resultar sorprendente.
  1. Hacer dietas détox. No podía fallar. De hecho, hubiera perdido una gran apuesta conmigo misma si la señora no hubiera mencionado a las dietas depurativas o détox. El lunes pasado ya dije aquí lo que pensaba sobre las dietas detox: los alimentos detox no existen. Ningún alimento detoxifica. Y que en realidad no es necesario porque nuestros órganos (riñón, hígado, pulmones…) se bastan para eliminar lo que puede ser dañino. Más información sobre posibles problemas de salud al realizar dietas detox, aquí.
  2. Desayunar batidos verdes. Dice que “no están muy buenos” pero que hay que tomarlos porque “vienen muy bien”. Además de lo indicado en el punto 3, añadir que estos batidos no solo no detoxifican sino que pueden ser perjudiciales. Uno de los motivo es el consumo excesivo de algunas sustancias como el ácido oxálico que se encuentra en las “hojas verdes” (espinacas, acelgas), que son populares ingredientes de estos brebajes. Por no hablar, por enésima vez, de que al licuar la fruta y convertirla en zumo, el azúcar de la fruta se convierte en azúcar libre.
  1. Ir al supermercado “pensando en una misma”. La frase daría para un debate “en sí mismo”. Entre otras cosas porque, según el enfoque, directamente la señora da por hecho que las que tienen que recuperar la línea son solo las mujeres. Esta señora tertuliana comenta que las señoras van al supermercado pensando en los hijos o los maridos y que en realidad lo que tienen que hacer es pensar en comprar alimentos con los que se vayan a sentir mejor ellas. El único ejemplo concreto de alimento para sentirse mejor una misma es la piña. Topicazo tropical más grande, no había.

 

Mi reflexión es: ¿Acaso los alimentos con los que “se siente mejor” (quiero entender que se refiere a  “alimentos saludables”) para una mujer son distintos a los alimentos saludables para sus hijos o su marido? Por seguir con el tópico: ¿acaso “lo normal” es pensar que los niños tienen que comer “comida de niños” (¿galletas? ¿yogures de sabores?) y los hombres “comida de hombres” (¿chorizos? ¿cerveza?)? Así, del mismo modo las mujeres, tendrían que comer “comida de mujeres” como, ya sabemos, la piña.

 

Error. Error. Error. No hay comida de niños, comida de maridos o comida de señoras. Hay comida saludable y comida que no lo es y a partir de los seis meses (excepto la leche, pescado azul de gran tamaño y algún alimento más) todas las personas sanas podemos comer lo mismo.

Yo tengo dos hijos de 5 y 6 años (quiero decir que son pequeños) y un marido “formato marido” (quiero decir que no tiene antenas ni requerimientos específicos) y puedo asegurar que, salvo cosas puntuales como el café, en casa todos tomamos el mismo desayuno, la misma comida y la misma cena. Y por suerte, como ninguno tenemos intolerancias o alergias alimentarias, cuando mi marido o yo vamos al supermercado, solo tenemos que preocuparnos de elegir alimentos saludables que nos puedan gustar a los 4. Y les aseguro que hay muchos. No hacemos la lista de la compra pensando en alimentos  “que nos sienten bien a unos por ser pequeños o a mí por ser mujer”.

Hubiera sido más interesante hablar de fomentar el ejercicio físico y de estrategias (o simplemente “trucos”) combatir el sedentarismo (más allá de la media hora de caminar que proponía), hubiera sido interesante hablar de reducir el consumo de azúcar y aumentar el de alimentos integrales, hubiera sido interesante hablar de evitar el consumo de alimentos ultraprocesados… Hubiera sido interesante, precisamente, hablar de lo contrario: contar que las dietas detox son una basura. 

Señores y señoras: perpetuar estos mensajes antediluvianos y erróneos no nos hace ningún bien. Desde aquí pido a los responsables de los medios de comunicación que por favor seleccionen verdaderos especialistas para tratar los temas en las tertulias (ya sea sobre nutrición, sobre el ladrillo o sobre terrorismo). No cuesta tanto, de verdad que hay mucha gente preparada y cualificada por el mundo.

Feliz comienzo de curso. Como ven, ya les he dicho, vuelvo con ganas.

 

*Ni cito la conocida cadena, ni el conocido programa ni a la conocida señora porque no soy partidaria de lapidamientos individuales. Podría haber sido cualquier cadena, cualquier programa o cualquier señora. Pero si alguien duda de que esto es cierto, puede enviarme un mail (está en la sección de contacto) y le doy las “señas”.

Imagen: Flickr

30 Respuestas a los Comentarios

  • Art1 septiembre, 2017 a las 13:01

    Buen post, pero por favor, dejad de poner “hubiera” en lugar de “habría”:
    “Hubiera sido interesante…” – Mal.
    “Habría sido interesante…” – Bien.

    Responder
    • Julia1 septiembre, 2017 a las 13:33

      Las dos formas son correctas. El pluscuamperfecto de subjuntivo y el condicional perfecto en estos casos son intercambiables.

      Responder
      • boticariagarcia1 septiembre, 2017 a las 16:39

        Gracias Julia. Quizá se está confundiendo con la construcción de tipo “si habrías venido lo hubieras pasado bien”. En este caso se debería utilizar la forma “hubiera”. Pero la construcción “habría sido interesante” sí es correcta. Saludos.

        Responder
      • Art5 septiembre, 2017 a las 08:53

        Te equivocas. Tú no dices “Si hubiera llovido tuviera que haber llevado paraguas”, sino “Si hubiera llovido tendría que haber llevado paraguas”.

        Un saludo.

        Responder
        • Diego4 octubre, 2017 a las 18:43

          Y bueno.. yo habría pensado que tiene cosas que hacer pero me hubiera equivocado porque me doy cuenta de que vive en un mundo de pajaritos marcianizados y buscando a quien molestar la vida… Un consejo, hubiera comentado algo referente al post y no a su Magnífica cultura y dominio léxico, le habría quedado mejor….

          Responder
          • Art6 octubre, 2017 a las 12:39

            Así que ¿corregir un error es querer molestar? Ese razonamiento le define perfectamente. Suerte en la vida. La necesitará.

  • Chitin1 septiembre, 2017 a las 13:18

    Yo estoy en la situación contraria con mi niña, con el estirón q ha pegado este verano y lo poco q come, está muy, muy delgada. Me preocupaba mucho y la he llevado al pediatra, es un encanto y la ha mandado hacer analíticas para descartar otros temas (celiaquía, infección….) porque últimamente su excusa favorita para no comer es que la duele la barriguita…
    Además vamos a intentar aumentar su apetito con un jarabe que me recetaron hace unos años para el mayor, en una época q también perdió el apetito por una racha de antibióticos, se llama Viternum, ¿qué opinión te merece? el pediatra no estaba muy convencido, pero dice que no perdemos nada y si le funcionó a su hermano, puede ser q con ella también.
    Sugerencia para el blog: niños que comen poco.
    ¡Saluditos!

    Responder
    • Javi Santos1 septiembre, 2017 a las 13:31

      Sobre el tema de jarabes para el apetito y niños en general que comen poco (según nuestros parámetros), te aconsejo que busques información en la web de Julio Basulto, un dietista muy didáctico y claro (y contundente). Aunque me temo que la respuesta que te va a dar (que dejes en paz el hambre de tu chiquilla), no va a ser la que quieres oir…
      Saludos,
      Javi

      Responder
      • Chitin1 septiembre, 2017 a las 13:35

        No es una cuestión de que me digan lo que quiero oir, me temo que no soy la madre histérica q piensa q su hija no come, de hecho el q el pediatra me mandara cuando era bebé a digestivo y ahora análisis, creo que deja bien claro q no me toma por ello.
        Baste un ejemplo, con 5 años se come de cena 1 mini-croqueta, me toca batallar para que se tome la 2ª y un petit-suisse, eso sin haber hecho una gran merienda, tan sólo un trozo pequeño de bizcocho casero.
        De todas maneras echaré un vistazo.

        Responder
        • Javi Santos1 septiembre, 2017 a las 13:40

          Perdona si ha “sonado” un poco borde eso de “lo que quieres oir”, nada más lejos de mi intención. Comprendo tu preocupación, y no puedo más que desearte paciencia y por supuesto, que no sea ningún problema real de la niña.
          Pero sinceramente, creo que echarle un vistazo a las ideas de Julio (o del pediatra Carlos González, o de Carlos Casabona, y seguro que otros que yo no conozco), pueden ayudarte a estar más tranquila.
          Saludos,
          Javi

          Responder
          • Cristina Guillén Navarro1 septiembre, 2017 a las 14:18

            Hola, estoy totalmente de acuerdo. Los niños “saben” regular mucho mejor el hambre que nosotros. Como apunte, quiero decir que de merienda bizcocho y de cena croquetas no son los productos mas adecuados ya que son muy calóricos (quizás por eso no tiene tanta hambre como esperas) y sin valor nutricional apreciable (mucha grasa y azúcar). Sólo es un apunte.
            Los blogs de Julio y Carlos son muy didácticos .
            A veces, algunos médicos son los que menos deberían opinar de nutrición.

        • Estrella2 septiembre, 2017 a las 01:49

          Sin ser nutricionista ni ninguna autoridad, y por supuesto respetando el criterio médico que basándose en los análisis le dirán si le pasa algo a la cría, me atrevo a decirle que da ejemplos de cómo comer a base de porquerías (léase caprichitos para comer solo de vez en cuando y no a diario). El bizcocho, aunque sea casero, está hecho de azúcar y harina refinada. Bizcocho que le ha quitado el hambre para la cena y va usted y le casca a la niña croquetas, que llevan más grasa y más harina. Por supuesto que no le apetece comerse eso, yo después de merendar bizcocho tiendo a buscar cenas más ligeras o incluso a no cenar. Por no hablar del hiperazucarado petit-suisse, que entra porque no hay que masticarlo y sabe dulce.

          ¿Dónde están las frutas, las verduras, las legumbres, la leche o el yogur (sin azúcar), el pescado, los huevos y la carne? Menciona dos comidas y ninguna de ellas llevan lo que debería ser la base de la alimentación de un niño o de un adulto.

          En fin, yo no tengo que cuidar lectores en un blog y me puedo permitir el lujo de decir las cosas más contundentemente. Déle una manzana de merienda a la niña y luego hablamos de si come o no en la cena.

          Responder
          • Marga11 septiembre, 2017 a las 17:47

            La señora hace un comentario y ya automáticamente todos sabéis que sólo le da ese tipo de cosas a su hija. Qué ligereza para juzgar sin tener ni puta idea, gensanta..m

        • Sra. Gafapasta2 septiembre, 2017 a las 21:27

          Me disculparán ustedes, pero si cada noche tienes que batallar para que coma y pierdes las energías en este tema en lugar de gastarlas en otros, flaco favor te haces. Lee las ideas generales de Basulto, como te aconsejan y haz un reset. Te sentará bien.

          Responder
  • Carmen1 septiembre, 2017 a las 13:29

    Lapidación…😒 No existe lapidamiento.
    Sobre los medios de comunicación deberías dirigirte en primer lugar al medio donde aparece vinculado tu blog: 20minutos. Su obsesión por el físico (solo el femenino), lo aparentemente saludable y perfecto, su fijación con meterse con las mujeres que no siguen un patrón, etc etc etc no tienen parangón. Parecen enferm@s mentales con bulimia o anorexia neuronal. Una cosa es la salud y otra el machaque continuo. Parecen todos de una nueva religión o secta. Dan miedo. No me extraña que la mayoría de mujeres digan como borregas todo lo que se dice. Los medios no informan , desinforman.

    Responder
  • eres muy linda aunque eso tampoco importe demasiado1 septiembre, 2017 a las 14:24

    Lo verdaderamente cierto es que el sobrepeso no es lo mejor.
    No hay mejor dieta que la de llevar una vida serena, sinpasarse o atiborrarse a comida, sin buscar en la comida el sustituto de fracasos, miedos, ansiedades, etc… y aplicando un poco de amor al cuerpo. La mente es parte del cuerpo, no es sano separarla diciendo que la belelza va por dentro y por fuera que le dé igual. No. La belleza está en todas partes, por dentro, por fuera, y la salud ha de estar también en equilibrio en todas las partes.
    Y una sociedad o cultura que censura el cuerpo ya tiene la mitad de su batalla por la salud y el buen estado físico perdida.

    Responder
  • Iván1 septiembre, 2017 a las 16:36

    La única manera de perder peso de manera correcta se basa en 3 pilares, ejercicio, correcta alimentación y descanso, si falla uno de ellos no se hace de manera correcta.

    Responder
  • Mi Álter Ego1 septiembre, 2017 a las 17:21

    El periodismo está de capa caída, no hay duda. Besotes!!!

    Responder
  • Lur1 septiembre, 2017 a las 17:28

    Holi ta, soy la RAE que vengo a darte por saco jejeje
    Gran post como siempre Boti, más verdad que un santo. Estoy de zumos de acelgas como remedio para todo mu cansadita. El día q vean q no hay más panacea que estar equilibrado y hacer deporte, comer sano e intentar ser feliz a muchos se les acaba el chollo.

    Responder
  • Marcus Brutus1 septiembre, 2017 a las 18:08

    Nada nuevo bajo el sol. Sin dar nombres, tal como tú haces, diré que últimamente hay un personaje que se está haciendo muy famoso por recomendar a la gente qué comer y en qué lugares hacerlo. Pues bien, en su currículum no hay ni la menor referencia a estudios sobre nutrición. Ni siquiera esos de “coaching nutricional” tan poco fiables que tú mencionas.

    Responder
  • Josefa Cobos Brenes1 septiembre, 2017 a las 20:08

    Buenas tardes! Ante todo decirle que la sigo y me encanta la forma que tiene de abordar los temas y sobre todos estoy de acuerdo con Ud,, hasta este artículo diría que en todo, sin embargo me gustaría que me aclarase por qué no es necesario comer 5 veces al día, entiendo que si una persona, como tantas que llegan a mi consulta, me dice que come solo a medio día y ya está, porque así adelgazará, según Ud, ¿debo decirle que muy bien?? y tampoco debo hacerle una recomendación de agua aproximada a las personas que atiendo, cuando se que la mayoría calman su sed con coca cola, cerveza o con un poco de suerte con zumos de fruta. Si eso es así, se me caen los palos del chambao, ya que la mayoría de las veces este tipo de recomendaciones no son cátedras, tal como Ud. bien dice, pero si son unas reglas bastante acertadas para personas cuya alimentación y estilo e vida es un caos, es difícil, mostrarles artículos científicos para conseguir que cuiden un poco su salud, le estaría muy agradecida si me dice como he de hacerlo para no faltar a la verdad ni a los últimos descrubimientos científicos. Mil gracias, perdone mi atrevimiento y enhorabuena por esa magnífica web.

    Responder
  • Eulalia Sacristán1 septiembre, 2017 a las 20:30

    Ya no soy ninguna niña aunque, claro está que lo fui y, además, comía fatal. Me llevaron a médicos generales, endocrino (en aquellos años no existían los nutricionistas) y no había manera. Me pasaba algo? No. Era flaca y mala comedora. Deje a la niña, dijo el médico de cabecera, que está sana y no la pasa nada. He sido flaca toda mi vida y aún hoy, que soy adulta, sigo siendo una mujer delgada, eso sí, que come mucho más.

    Responder
  • Isabelle Pollet1 septiembre, 2017 a las 23:39

    Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Hay que escuchar su cuerpo, beber 2 litros de agua?.. bueno si hace mucho calor quizás, pero hay que beber si tienes sed… y comer si tienes hambre. .. no hay reglas tipo 5 comidas al día. .. todo esto son tonterías. Hay que comer sano y equilibrado ,evitar comida basura, y cocinar productos frecos. La clave es disfrutar de la cocina y dé los sabores infinitos que por suerte tenemos a nuestro alcance. El stress y los mandatos son los enemigos. Tiempo y amor es lo que hace una buena comida sana y rica. Y esto no engorda !

    .

    Responder
  • Requerido1 septiembre, 2017 a las 23:55

    Gracias por el post y por abrirnos los ojos,y al mismo tiempo…dictar sentencia.
    Gracias por permitirnos ser testigos de ver cómo te recreas ante las teorías de una desafortunada aficionada.
    Gracias por reconducirnos en esos cinco puntos hacia el conocimiento inapelable,hacia una verdad férrea,sólida e implacable.

    Ahora en serio….revisa tus convicciones,o al menos,sé un poco más “elegante” a la hora de desaprobar argumentos que no encajen com tus enfoques.

    Pero …¡oh,señor! no seré yo quien te anime a revisar tus planteamientos..que por cierto,adolecen de lo que tanto criticas: rigor.

    Responder
  • Berta2 septiembre, 2017 a las 00:10

    Yo comía fatal de pequeñay me daban “ceregumil” lo odiaba porque me daba mucha hambre, ahora como de todo pero pocas cantidades, cuando como de más me sienta fatal

    Responder
  • AntxonMari2 septiembre, 2017 a las 10:23

    Magnífico repaso a todas estas chorradas. Yo he perdido 25 kilos en el último año. Como de TODO, en MENOR cantidad y CAMINO todos los días 90 o 100 minutos a ritmo moderado. ¿Mi receta? … “menos cama, poco plato y mucha suela de zapato”. Ejercicio y salud para todos.

    Responder
  • Pablo del Camino2 septiembre, 2017 a las 10:50

    Jajajajaja seguro que sentaba con un zumo detoxen la mano y una taza de té verde en la otra.
    Francamente, no acabo de entender esa obsesión con los zumos, creo que es mejor comerse la fruta, así te sacia.
    Respecto a las dietas, he visto tantos cambios de opinión, entre lis médicos sobre lo que es bueno y lo que no……….

    Responder
  • Julio2 septiembre, 2017 a las 13:12

    Que certero comentario. Te enviaré un mail para que me pases “algunas señas”. Tus argumentos profesionales, sumados a tu estilo, con concluyentes y “van a Misa”.

    Responder
  • Raquel8 septiembre, 2017 a las 12:18

    Me he reído mucho con el comentario: elegante, sencillo, irónico y crítico. Pero son muchas veces los propios profesionales de la dietética (en muchas farmacias existen dietistas supuestamente cualificados vendiéndonos sopas de sobre y decirnos que bebamos mucha agua) o científicos que realizan experimentos financiados por empresas de la alimentación, o médicos que (conozco casos) prescriben dietas sin hidratos de carbono y super-ricas en proteínas… los que machacan nuestra confianza en el ”
    sistema experto” de la ciencia.

    Responder
  • Sancho10 septiembre, 2017 a las 12:43

    Gracias por el artículo, muy interesante. Quería preguntarte sobre la toxicidad de las patatas. ¿Cuánto hay de cierto en la toxicidad de la solanina? Leí en el Larousse Gastronomique que la patata cruda es tóxica, incluso tuve noticia de un cocinero americano que llevó un poco lejos la moda de las verduras “al dente”. Sin embargo, he visto recientemente un par de recetas con patata cruda de una conocida página (bastante fiable, pero no voy a dar nombres) que dice haberlas tomado en un restaurante chino y resultar deliciosas. Tengo cero prejuicios a la hora de probar nuevos platos, pero me parece que este en concreto es un tanto imprudente. Un saludo.

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.