Hongos en los pies

¡Hágale un rincón al champiñón! ¡Champión de Castilla La-Man-cha! ¡Hágale un rincón al champiñón! No tengo claro si el anuncio que acompañaba a esta cancioncilla se emitía a nivel nacional o era algo local (aunque me temo que lo segundo), pero lo cierto es que cada vez que alguien en la farmacia me habla de sus hongos en los pies, éste soniquete pegadizo retumba en mi cabeza.

¿Por qué crecen los hongos en los pies?

Como buenos parientes, las setas del campo y los hongos en los pies tienen gustos similares y una afición común por crecer en lugares oscuros y húmedos. Del mismo modo que muchas veces hemos visto a una seta agarrarse a la vida desde el tronco de un árbol, nuestros dedos de los pies son ese árbol al que se agarran los hongos. Allí, al calorcito, tan a gustito, al cobijo de sus dedos-tronco, los hongos em los pies encuentran un bonito lugar donde crecer y hacerse fuertes. Si se tercia, pueden expandirse por la planta y los laterales de los pies. Ya lo dice la canción: cuando llega el calor, los hongos se enamoran.

hongos en los pies

¿Por qué los hongos en los pies crecen en verano?

Si bien la temporada de setas tiene lugar durante el otoño, sus primos hermanos, los hongos en los pies, hacen literalmente el agosto. Además de la oscuridad y de la humedad, el calor de los meses de verano ayuda a su crecimiento. Por otro lado, es en verano cuando sacamos nuestros pies desnudos a pasear por piscinas y vestuarios varios provocando al personal fúngico. Aunque la mayoría de los pies sean feos, muy feos, para los hongos el pie es sexy.

En el pasado mundial (de éste mejor no hablamos) publicaron un curioso reportaje en El Mundo fotografiando los pies de cada uno de los futbolistas de la selección. Mi conclusión fue que existe una clara relación inversamente proporcional entre el atractivo de un futbolista y la belleza de sus pies. Aún tengo pesadillas con los de Xavi Alonso, y, muy especialmente,con los pies de Jesús Navas. Qué dolor, qué dolor, que pena.

¿Cómo podemos saber si tenemos infección por hongos en los pies, o pie de atleta?

El hongo cuando besa, besa de verdad. Si inexplicablemente se enamora de nuestros pies y se nos agarra entre los deditos como un chotis, es muy probable que nos mande señales para comunicar su presencia. Algunas de estas señales son el picor, enrojecimiento, grietas en los dedos, descamación, inflamación o ampollas.

¿Cuál es el tratamiento de los hongos en los pies?

La seta que crece en un tronco se arranca, y aquí paz y después gloria con huevos revueltos. Lamentablemente, al hongo enamorado de nuestros pies no podemos arrancarlo. Tampoco basta con decirle “querido hongo, tenemos que hablar” o “no eres tú, soy yo”. No, con el hongo de los pies sólo vale jugar a ser una astuta envenenadora victoriana y, por supuesto, matarlo.

Afortunadamente, nuestro mejor aliado para deshacernos de un hongo enamorado no es el arsénico, o el cloroformo, sino que hay sustancias más discretas que pueden comprarse sin receta y sin sortear la ley como el bifonazol (Canespie).

¿Cómo actúan los antifúngicos?

A estas alturas del tórrido romance de nuetro tronco-dedo con el hongo, es imperdonable que aún no os he presentado al galán, cuyo nombre es Trichophyton.

Pues bien, el perverso plan para matar al pobre Trichophyton es maquiavélico y pasa por debilitarlo alterando la pared de su membrana celular. Los derivados azólicos (ketoconazo, fluconazol, itroconazol) impiden la síntesis de ergosterol, que es un esterol parecido al colesterol, y que foma parte fundamental de la membrana celular del hongo.

Al no sintetizarse ergosterol, el hongo forma su membrana a partir de lanosterol. Sin embargo, el lanosterol es un componente de segunda para la membrana. Al pobre hongo enamorado, el lanosterol le ofrece menos protección que un paraguas del chino. El hongo se convierte en un pobre ser frágil, desprotegido, desamparado, y, finamente, muere. Ya os avisé de que su final sería trágico.

¿El antifúngico puede ser perjudicial para los humanos?

No, las envenenadoras victorianas son muy listas y jamás usarían un veneno que pudiera comprometerlas. Nuestras membranas celulares no están compuestas de ergosterol, sino de colesterol, así que la inhibición de la síntesis de ergosterol no nos afecta.

Qué listas, estas victorianas.

¿Cómo podemos prevenir los hongos en los pies?

Como siempre, lo más sencillo y efectivo es la prevención. Algunos consejos para ello son:

Mantener los pies limpios. No descubro la pólvora: ducharnos a diario y conservar los pies desprovistos de mugre, ayuda.

Secarnos bien los pies. Aunque dé pereza, debemos asegurarnos de que los pies y los espacios entre los dedos-tronco estén secos antes de ponernos los calcetines o los zapatos.

Usar calcetines de algodón que favorezcan la transpiración. Las membranas del chino, para los hongos. Lo que se ahorra comprando calcetines baratos es realmente el chocolate del loro. Algodón y calidad en los calcetines, siempre. ¡Ah! Y cambiarlos a diario.

Cambiar los zapatos con frecuencia. No sólo hay que cambiar los calcetines, sino también los zapatos. Entiendo que todos tenemos nuestros zapatos favoritos, pero hay que darles una tregua. Usándolos a diario es muy posible que estemos favoreciendo una humedad permanente en ellos y el caldo de cultivo para el hongo enamorado.

Usar polvos pédicos o desodorantes en spray o crema para controlar la transpiración. En personas que practican deporte o que padecen sudoración excesiva, es conveniente utilizar productos como los clásicos Fungusol o Devor Olor.

Usar chanclas en piscinas y vestuarios. Si sois padres, mi consejo es que seáis pesados, muy pesados, y taladréis a vuestras criaturas con la cantinela de la importancia de usar chanclas en las duchas y vestuarios públicos. Esos consejos de martillo-pilón, como el del corte de digestión, al final calan para siempre. Precaución en hoteles, hotelitos, hostales, campings y campamentos varios. Y ojo también a los spas, en estos lugares de moda para celebración de cumpleaños, aniversarios, y despedidas de soltera de bien, los hongos, celosos, también intentan unirse a la fiesta.

Si bien hay estudios recientes que afirman que lo de la esfumación fugaz de las vitaminas del zumo puede ser un cuento chino, os aseguro que el cuento de las chanclas sí es cierto. Evitar el contacto directo con los hongos en los pies es la mejor forma de evitar que se enamoren de nosotros. Ya se sabe, ojos que no ven, corazón que no siente.

Hongos en los pies: usar chanclas en vestuarios públicos sigue siendo tendencia -       

Powered by Vcgs-Toolbox

Fuentes:

 http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000875.htm

http://zl.elsevier.es/es/revista/offarm-4/higiene-cuidado-los-pies-13028947-ambito_farmaceuticodermofarmacia-2002

http://salud.bayer.es/es/medicamentos-sin-receta/dermatologicos/canespie-bifonazol/que-es/

11 Respuestas a los Comentarios

  • Marta17 Julio, 2014 a las 09:18

    Mira, soy tan curiosa que he entrado a ver los “pieses” de lso futbolistas, estás en mi lista negra por enseñarme esas barbaridades.
    También es verdad que en verano abundan los anuncios de los duendes y las setas, esto… de la gente con hongos, pero la pregunta que me hago es… La gente no se ducha en su casa para ir a las piscinas?? En éstas hongos, en los campamentos piojos… Menuda sociedad de guarros.

    Responder
    • boticariagarcia21 Julio, 2014 a las 01:01

      ¡Te veo indignada! Siento que quizá no pudieras desayunar el otro día con los pies de los futbolistas pero chica, una imagen vale más que mil palabras y yo creo que impactan lo suficiente como para concienciar al personal un poquito… 😉

      Responder
  • Planeando ser padres17 Julio, 2014 a las 09:56

    Yo ando taumatizaa este verano porque me ha salido mi primer hongo entre el dedo pulgar y el índice del pie izquierdo. me parece una asquerosidad y no entiendo cómo ha podios pasarme a mí. Fui al médico, porque me picaba una cosa mala y hasta me sangraba. Parecía una herida mal curada que al hacerse costra, esta se caía sola y volvía a quedar de nuevo la herida al descubierto. Me ha mandado una cremita barata (Zalaín) y parece que la cosa prospera, pero muy lentamente.

    Responder
    • boticariagarcia21 Julio, 2014 a las 01:05

      Lo siento mucho, pero no te traumatices. Has tenido mala suerte al contagiarte pero acabarás con él, ya lo verás. ¡Mucho ánimo querida!

      Responder
  • Irene MoRe18 Julio, 2014 a las 11:26

    Al no estar registrada, no he podido ver las fotos de los pies de los futbolistas, y creo que me alegro.
    Alguna vez que se me han olvidado las chanclas cuando he ido al gimnasio me he ido a casa sin ducharme, por el miedo a los hongos, pero ahora que me he apuntado a clases de matronatación me ha surgido una duda ¿no se propagan también los hongos en la piscina? ¿cómo se lucha contra eso?

    Responder
    • boticariagarcia21 Julio, 2014 a las 01:10

      Las piscinas tienen el agua clorada y esto evita la proliferación de hongos y bacterias en cierta medida (aunque no los elimina por completo). En los vestuarios es más sencillo contagiarse ya que el agua no está tratada. En cualquier caso los hongos precisan calor y humedad para su desarrollo por lo que podemos hacer una gran labor de protección llevando calzado fresco en verano y secándonos muy bien los pies después de las dichas.

      Responder
  • javier lozoya31 Agosto, 2015 a las 07:36

    Los hongos se pueden expandir el el cuerpo?
    Y que tan probable es que ek hongo llegue al estonago

    Responder
  • ana8 Junio, 2017 a las 21:27

    Buenas tardes! Me preguntaba cuanto tarda en desaparecer un hongo del.pie con Canespie y si tengo que ponerme calcetines con todos los zapatos aunque ya no me pique y la rojez casi haya desaparecido.
    Muchas gracias!!

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.