Vitamina D y protección solar

 

Llega julio y con él las rebajas y los posts sobre vitamina D y protección solar. ¿Algo nuevo bajo el sol? La exposición solar sin protección, a pelo,  favorece la síntesis de vitamina D en la piel (concretamente la radiación UVB). Por otro lado, existe una clara relación entre la exposición solar a pelo y la aparición de distintos tipos de cáncer de piel. La aplicación de cremas solares, que bloquean los rayos UVB y nos protegen del melanoma también impiden que se forme vitamina D y por tanto, en los últimos años se ha planteado un interesante debate ¿hay que tomar el sol un ratito antes de ponernos la crema para favorecer la síntesis de vitamina D o por el contrario es más importante la protección total frente al sol?

Lo cierto es que en la comunidad científica no existe aún un consenso al respecto. Hay diversos estudios que, evidentemente, revelan menores niveles en sangre de vitamina D en aquellos sujetos que usan protectores solares. Sin embargo, también se han hecho estudios en países donde la exposición solar es elevada (Brasil o Israel) en los que sorprendentemente se han encontrado bajos niveles de vitamina D en sangre. Sin ir más lejos, en España, donde vendemos el sol a los turistas como otros venden petróleo, los niveles de vitamina D en escolares están por debajo de la media.

vitamina D protección solar

¿Cómo conseguimos la vitamina D?

Hasta la fecha (nunca se sabe, hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad) hay tres formas de obtener vitamina D:

1. La comida. Es bastante difícil alcanzar los requerimientos de vitamina D únicamente a través de la comida ya que hay pocos alimentos que la contengan de forma natural (el pescado azul, el hígado y en menor medida otros como la yema de huevo, tenéis más información en este post). Por ello, desde hace muchos años (desde el anuncio del helicóptero de Tulipán, sin ir más lejos) hay alimentos que vienen enriquecidos “de serie” con vitamina D como la mantequilla o los cereales de desayuno. Algo similar a lo que se hace con la sal yodada.

VITAMINA D OK

2. El sol. El sol podría proveer hasta el 90% de los requerimientos de vitamina D. Es importante saber que la vitamina D es liposoluble y se acumula, es decir, podemos aprovechar la primavera y el verano para almacenar vitamina D como las hormiguitas.

Teóricamente con unos veinte minutos o media hora de exposición solar, tres veces a la semana sería suficiente. Ahora bien, hay muchísimas variables que influyen en la síntesis de vitamina D a través del sol:

– La latitud, la estación del año en el que nos encontremos, la niebla o la polución.

– La hora del día: el sol “que vale” para la vitamina D es el de las horas centrales del día, sí, el conocido como más peligroso. Con el solecito de las seis de la tarde no hacemos nada.

– La pigmentación de la piel: los individuos de piel más oscura sintetizan peor la vitamina D del mismo modo que cualquier persona, a medida que “se va poniendo morena”, tarda más en sintetizarla.

– El uso de protectores solares, que como ya hemos comentado, bloquea la síntesis de vitamina D.

3. Los suplementos vitamínicos. A los niños recién nacidos (especialmente a los que toman pecho, ya que las fórmulas infantiles están enriquecidas) se les suplementa con vitamina D para ayudar al cierre de la fontanela. En la actualidad estos suplementos se prescriben también en muchos adultos en los que se observan bajos niveles de vitamina D y su uso está muy extendido en los países “del norte” donde es más difícil sintetizar la vitamina a partir del sol.

¿Y por qué es tan importante la vitamina D?

La vitamina D tiene importantes y conocidas funciones entre ellas favorecer la absorción de calcio y colaborar en el mantenimiento adecuado de los huesos (previene el raquitismo en los niños y la osteomalacia en adultos). Podéis consultar en el siguiente enlace cuáles son los alimentos más ricos en calcio. La vitamina D también actúa como reguladora del sistema inmunitario y en el balance adecuado de los niveles de calcio, fósforo  e insulina.

Además de estos clásicos beneficios, actualmente se investiga que la vitamina D podría tener un papel relevante en la prevención de trastornos autoinmunes como la esclerosis múltiple, enfermedades cardiovasculares como la hipertensión, diabetes e incluso diversos tipos de cáncer (colon, próstata y pecho). Y, aunque estos estudios aún no son concluyentes, este punto de partida ha sido suficiente como para poner la vitamina D en el punto de mira.

¿Puede llegar a ser tóxica la vitamina D?

Muy difícilmente. A diferencia de otras vitaminas hidrosolubles (como la vitamina C, cuyos excesos se eliminan por la orina y por tanto no importa que tomemos una naranja o tres) la vitamina D sí podría acumularse y llegar a ser perjudicial. Sin embargo, esto muy raramente sucede ya que el organismo “regula” la cantidad de sol que se absorbe a través de la piel (por exposición solar no puede haber toxicidad ni aunque nos quedemos con todo el sol de la playa) y a través de los alimentos es prácticamente imposible alcanzar niveles tóxicos.

Los casos de intoxicación por vitamina D se deben normalmente a un mal uso de los suplementos por encima de las recomendaciones (ingestión accidental o sobredosificación).

Volviendo al quid de la cuestión… ¿sol sin protección un ratito o no?

Sobre el papel, la teoría de la “terapia solar vitaminizadora” es dejar que el sol actúe en la piel unos minutos (valorando el fototipo de cada uno, los blanquitos menos tiempo que los morenos) e ir aumentando diariamente esos minutos a medida que se va ganando el bronceado. Pasado el ratito de terapia, aplicar el protector solar.

Y digo sobre el papel, porque esta teoría, aunque algunas se afanen en aplicarla con la impecable precisión que sólo puede otorgar la mezcla de ser ingeniera, hipocondriaca y residir en alemania para el común de los mortales en España presenta infinidad de agujeros.

No me rasgo las vestiduras por los quince minutos que niños y adultos pasan al sol sin protección. Durante todo el mes de junio he recogido a mi hijo a las 14:30h en el patio de su colegio donde cientos de niños en camiseta y pantalon corto pasaban el rato, día tras día, sin ningún tipo de protección.

Por otro lado, en España los protectores solares nos los aplicamos tarde mal y nunca. Según las recomendaciones, para que el protector solar sea realmente efectivo, un bote de 200g a un adulto le debería durar unas seis aplicaciones. El español medio, con un bote de 200g aguanta el verano. Él y toda su familia. Y además le sobra para el verano siguiente (hay que recordar que los protectores de un año para otro no sirven).

La opinión de la boticaria

Si los protectores solares se aplicasen como realmente se debe, en cantidad y extensión corporal, teniendo en cuenta que hay que reaplicarlos tras los baños y en cualquier caso cada dos horas, el negocio de la fotoprotección sí sería realmente el nuevo petróleo. No dudo de que haya gente que los aplique correctamente, pero en general no se hace así.

Precisamente por todo esto, teniendo en cuenta que esos veinte minutos a pelo la mayoría ya los lleva de serie, que incluso en el mejor de los casos la síntesis de vitamina D en la piel tampoco garantiza los niveles adecuados y que la alimentación  también tienen un papel relevante, no encuentro conveniente promover el “no uso” de protección solar en ningún caso. Ni durante veinte minutos, ni ninguno. Los beneficios que se puedan obtener son escasos en comparación con el riesgo de trasladar a la población el mensaje de que tomar el sol sin protección es bueno. Es muchos casos los veinte minutos de reloj pueden convertirse en hasta el infinito y más allá con todas sus consecuencias negativas.

 

Lo de tomar el sol sin protección es el nuevo “tomar un poquito de vino en las comidas es bueno”. Y ya sabemos dónde ha terminado esa recomendación.

El día en que los padres empiecen a comprar una media de cinco protectores solares por verano seré la primera en enterarme, os avisaré y no tendré reparo alguno en rectificar el post sobre vitamina D y protección solar (y lo justito, que existiendo suplementos la exposición solar sigue siendo un riesgo precindible), pero hasta entonces, os dejo con las recomendaciones habituales en fotoprotección.

¡Más información interesante y actualizada! 

Os recomiendo la lectura de este post sobre la vitamina D de mi compañera dietista-nutricionista Lucía Martínez en su blog Dimequecomes.

“Tomar un poquito el sol sin protección es bueno” es el nuevo “tomar un poquito de vino en las comidas es bueno” -       

Powered by Vcgs-Toolbox

 

Fuentes:

Institute of Medicine, Food and Nutrition Board. Dietary Reference Intakes for Calcium and Vitamin D. Washington, DC: National Academy Press, 2010

Vitamin D. National Institutes of Health.

Clemens TL, Adams JS, Henderson SL, Holick MF. Increased skin pigment reduces the capacity of skin to synthesise vitamin D3. Lancet. 1982;1:74–76.

Matsuoka LY, Ide L, Wortsman J, McLaughlin JA, Holick MF. Sunscreens suppress cutaneous vitamin D3 synthesis. J Clin Endocrinol Metab. 1987;64:1165–

Mansbach JM, Ginde AA, Camargo CA., Jr Serum 25-Hydroxyvitamin D levels among US children aged 1 to 11 years: Do children need more vitamin D? Pediatrics. 2009;124:1404–10

Peters BS, dos Santos LC, Fisberg M, Wood RJ, Martini LA. Prevalence of vitamin D insufficiency in Brazilian adolescents. Ann Nutr Metab. 2009;54:15–21

Oren Y, Shapira Y, Agmon-Levin N, Kivity S, Zafrir Y, Altman A, et al. Vitamin D insufficiency in a sunny environment: A demographic and seasonal analysis. Isr Med Assoc J. 2010;12:751–6. 

Kumar J, Muntner P, Kaskel FJ, Hailpern SM, Melamed ML. Prevalence and associations of 25-hydroxyvitamin D deficiency in US children: NHANES 2001-2004. Pediatrics. 2009;124:e362–70.

Farrerons, Barnadas, RodrÍguez, Renau, Yoldi, LÓpez-Navidad and Moragas (1998), Clinically prescribed sunscreen (sun protection factor 15) does not decrease serum vitamin D concentration sufficiently either to induce changes in parathyroid function or in metabolic markers. British Journal of Dermatology, 139: 422–427. doi: 10.1046/j.1365-2133.1998.02405.x

 https://www.webdepot.umontreal.ca/Usagers/plourer/MonDepotPublic/TRA1323/Exercices/371.pdf

http://www.researchgate.net/publication/47678593_Vitamin_D_levels_dietary_intake_and_photoprotective_behaviors_among_patients_with_skin_cancer

http://press.endocrine.org/doi/abs/10.1210/jc.2006-2250

The five paradoxes of vitamin D and the importance of sunscreen protection

Reply to: The five paradoxes of vitamin D and the importance of sunscreen protection

Vitamina D y protección solar.

22 Respuestas a los Comentarios

  • La Madre Tigre27 junio, 2014 a las 10:57

    Entonces yo que compro una media de 10 botes por verano estoy excusada ¿no?

    Responder
    • boticariagarcia27 junio, 2014 a las 19:10

      Tú lo que tienes que hacer es volver a España y sacarnos de la crisis. Sin tardar.

      Responder
  • Mi Álter Ego27 junio, 2014 a las 12:26

    A menos que vivas en una cueva, generalmente en algún momento del día te da el sol a pelo (no conozco a nadie que se ponga protección solar para salir a hacer los recados) así que supongo que con eso el cupo de vitamina D está cubierto. Un besote!!!!

    Responder
    • boticariagarcia27 junio, 2014 a las 19:11

      Son teóricamente unos 20-30 minutos, tres veces por semana mínimo, a poder ser en algo más que brazos y cara, pero realmente a nosotros, mal que bien, nos suele dar el sol a diario. No ocurre lo mismo de Madrid para arriba, ojo!

      Responder
  • María Paradela (@mariapagar)27 junio, 2014 a las 14:23

    ¿Y no estaría en el punto medio la virtud, como en todo?

    Quiero decir, yo me pongo el protector solar (media hora antes de la exposición al sol) cuando voy “a tomar el sol”. Cuando voy a la playa o a la piscina, vaya. Donde la exposición es “incontrolada”, por así decirlo (sé que no es la palabra adecuada, pero no encuentro otra mejor).

    Sin embargo, para salir a la calle normalmente no me pongo. Ni a mí ni a mis hijos.

    Si vamos a estar mucho rato en un parque en el que no hay sombra podría decir que sí, pero mentiría. Lo adecuado es decir que a veces.

    Igual que me parece una exageración ponerse crema hasta para ir de casa al coche, me parece una locura estar en la playa sin protección.

    Seré rara.

    Besotes. Sé que últimamente te comento poco pero no es nada personal. Me siguen gustando tus posts tanto como antes. 😉

    Responder
    • boticariagarcia27 junio, 2014 a las 19:22

      Y si a eso le añades que, por muy bien que te apliques el protector, en realidad es difícil llegar a los 2 mg/cm2 que es la “protección total” y que tampoco nos reaplicamos correctamente tras cada inmersión o cada dos horas, nos quedan bastantes “calvas” en las que la vitamina D se sigue sintetizando a pesar de habernos aplicado la crema en casa inicialmente.
      Gracias por la PD, sabes que aquí te queremos igual en modo comentarista, lectora o malabarista.

      Responder
  • María27 junio, 2014 a las 14:24

    Oye, lo que no me queda nada claro es por qué, con todos esos niños corriendo por el recreo durante al menos una hora al día, todavía hay déficit de vitamina D en escolares… Será que nuestras células se han vuelto un poco inútiles? O antes ya había déficit y no se había mirado?
    Aquí (Bélgica) ahora recomiendan suplemento hasta los 5 años. Hay unas pastillitas que se “derriten” en la boca y saben a chuche. Mi hijo de 16 meses dice papá, mamá, agua, pan y “illa” (pastilla). Nos partimos de la risa.

    Responder
    • boticariagarcia1 julio, 2014 a las 02:07

      Hay distintas teorías sobre la cantidad de superficie que debe estar expuesta para sintetizar vitamina D. Mientras algunos afirman que es suficiente con brazos, manos y cara, durante media hora, tres veces por semana, otros sostienen que se necesita una mayor superficie corporal. En cualquier caso, lo cierto es que, incluso en España, la cantidad de tiempo que los niños pasan al aire libre ha disminuido considerablemente con el paso de los años.

      Parece irónico que, gracias a las políticas de suplementación en países nórdicos, sea probable que en estos lugares el déficit total de vitamina D pueda ser menor que en países más soleados.

      Responder
  • Trimadre27 junio, 2014 a las 14:25

    Los míos entre que cazo a uno y a otro para echarles la crema y esperan su turno, ya tienen su cupo de vitamina D garantizado, así que a darle a la rica crema!!

    Responder
    • boticariagarcia1 julio, 2014 a las 02:09

      Lo cierto es que la situación que describes es una de las más frecuentes. Por no mencionar que no se quedan quietos pacientemente y en muchas ocasiones terminan “a brochazos” 🙂

      Responder
  • Planeando ser padres28 junio, 2014 a las 11:48

    ¡Oy, oy, oy, oy! Que yo llevo 3 veranos con el mismo bote de crema y aún me sobra para este. Y yo me encremo bien y no me quemo nunca (y eso que me expongo en las horas más dañinas). Este verano seguiré estas recomendaciones con mi bichilla para no romperla en las primeras vacaciones.

    Responder
    • boticariagarcia1 julio, 2014 a las 02:10

      No me cabe duda de que así lo harás ¡con ella y contigo misma! ¡que no me entere yo!

      Responder
  • Atis28 junio, 2014 a las 16:58

    Muy interesante el post. Que poca fé en que los españoles no podamos seguir las pautas de la madre Tigre (veo que yo no soy la unica que opina que no es como el resto de losmortales). Sin embargo tengo una critica, la recomendacion de reaplicar las cremas solares cada dos horas teniendo en cuenta las formulaciones actuales con filtros fisicos que esencialmente son indestructibles me parece exagerada

    Responder
    • boticariagarcia1 julio, 2014 a las 02:28

      No todos los protectores solares están formulados a base de filtros físicos. Además, no es lo mismo permanecer dos horas tranquilamente bajo la tumbona que rebozándose en la arena o jugando a remojo, actividades en las que el protector solar pierde inevitablemente parte de su eficacia.

      Y no… no tengo ninguna fe en nuestro comportamiento metódico con respecto a la aplicación protectores solares porque trabajo a pie de calle y sé lo que hay. La Tigre es una exótico ejemplar que habita nuestras costas con su progenie durante los veranos. Esos ejemplares se cuentan con los dedos de una mano 🙂

      Responder
  • Noelia29 junio, 2014 a las 12:05

    No sé si tengo suerte o no pero me considero hipocondríaca y además vivimos en Alemania 😉 la pena es que no soy ingeniera( qué más quisiera yo!!!). Cuando recojo al buenhijo (2años) de la guardería aprovecho el camino a casa para remangarle el pantalón y ponerle las piernas al sol, eso son 20-30min y el resto bajo la sombrilla(normalmente viene dormido). Cuando salimos a la calle sea de paseo sea al parque crema protectora por todas partes y gorra que no falte pero tengo que reconocer que no reaplico básicamente porque no estamos fuera muchas horas ni tampoco se moja(por desgracia la playa está muuuuy lejos). Prometo que si en Gijón tenemos la gran suerte de pillar tiempo de playa en septiembre no dejaré ni una horitas para el año que viene 😉
    Muchas gracias por el post!!

    Responder
    • boticariagarcia1 julio, 2014 a las 10:24

      Alemania… Gijón… se lo ponéis difícil a la Vitamina D, ¿eh? Quizá sería conveniente que en la próxima analítica se valorasen los niveles de Vitamina D. En ocasiones, la suplementación puede llegar a ser la “única vía”. Gracias a ti por leer el post, ¡un saludo!

      Responder
  • Yademasmama30 junio, 2014 a las 13:50

    Vaya, no tenía ni idea de que la vitamina D no se sintetiza por la crema solar, me dejas alucinada. Y yo que me tenía por una reserva de vitamina D… Yo suelo darme crema diariamente en la cara, y eso que vivo en el norte, pero en los brazos no, y espero que por ahí me entre algo de vitamina… Lo mismo a mi hijo, aunque para tomar el sol le pongo crema. ¡Qué dilema!
    Gracias por el post tan completo 😉

    Responder
  • federico31 julio, 2016 a las 22:25

    Saludos desde Puebla,México.A mi me gusta asolearme de media a una hora soy moreno y utilizo bronceador que,tan recomendable es usarlo para,la vitamina D,gracias

    Responder
  • lola23 abril, 2017 a las 18:07

    Llevo diez años saliendo a la calle con crema solar en brazos y cara, si el zapato es abierto también lo incluyo, porque tengo eritema solar aunque solo es molesto si estoy solo un día sin ponerme la crea y me sale la urticaria o eritema pues pica, aunque también desaparece a los tres o cuatro días que no me da el sol o uso crema solar, me aconsejaron exponerme poco a poco, me tapo con ropa incluso en verano para evitar exposición.
    El caso es que 45 años me caí me rompí la muñeca y me detectaron déficit de vitamina D, vivo en el país del sol-España- y no lo absorbía porque no lo ponen en las cremas, no te advierten que bloquea la absorción de vitamina D, el caso que con mi alergia tengo que ponerme la crema para salir a trabajar y si me olvido de alguna zona de mi cuerpo expuesta al sol (como el empeine del pie ) hay me saldrá la urticaria, ahora sabiendo lo que se tomo suplemento de vitamina D y Calcio pues con la caída me detectaron osteopenia (claro sino no absorbo vitamina D no asimilo el Calcio),así que al sol con precaución y revisar con un simple análisis de sangre vuestros niveles de vitamina D. saludos y cuidaros

    Responder
  • cristina8 noviembre, 2017 a las 13:50

    Hola,
    pocas veces he visto explicado algo de medicina tan para la gente de a pié y tan clarito.
    me gustaría saber cuál es la relación entre vitamina D, calcio…. y la PTH
    Me llevan mareando seis meses con unas subidas de la PTH teniendo el resto de la analítica perfecto, incluido riñon e hígado
    Muchísimas gracias

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.