Alimentos enriquecidos

A todos nos han contado (y alguno nos hemos creído) aquello de la dieta Mediterránea. Lo de las cinco comidas al día, lo de las cinco piezas de fruta. Después, cada uno se mete en su casa y se las compone como puede. Aunque es cierto que nos falta tiempo para poner el puchero diario, y dinero para traer los “frescos” del mercado, lo que realmente nos falta es formación y ganas. Sea cual sea el motivo, el resumen es que no lo estamos haciendo bien. Nos sentimos culpables y la industria, que es muy lista, lo sabe. Sólo hace falta un buen departamento de marketing para encontrar nuestras preocupaciones y “solucionarlas” con los alimentos enriquecidos. ¿Cómo lo consiguen?

alimentos enriquecidos

1- Por lo general, eligen alimentos de elevado consumo y bajo coste (leche, yogures, cereales, galletas). El cuento de la lechera parece, hasta la fecha, el más sencillo de vender puesto que en la mayoría de los hogares se consumen lácteos.

2– Les añaden algún nutriente en mayor cantidad (ejemplo, leche enriquecida con calcio).

3– Nos intentan convencer de que consumir ése alimento es lo mejor que nos va a pasar en la vida: Leche X Enriquecida en Calcio aporta el 50% de la ingesta diaria de referencia de calcio en cada vaso y tomar la cantidad necesaria de calcio cada día es esencial para conseguir un buen funcionamiento del cuerpo y ayudar a mantener una buena salud ósea.

Finalmente, el consumidor, ése ser atormentado por su mala alimentación (y la de su familia) y agobiadísimo siempre por tiempo y dinero, razona algo así: “Vaya, esta leche es algo más cara, pero ¡lleva el 50% de calcio! Merece la pena. Compro”.

La pregunta: ¿Se ha parado el consumidor atormentado a mirar cuánto calcio lleva una leche “normal”?
100ml de Leche X Enriquecida en Calcio aportan 160 mg de calcio lo que supone el 20% de la Cantidad Diaria Recomendada. Un vaso de 250ml, aporta, por tanto, el 50% de los requerimientos. Da la impresión de que es mucho, pero lo cierto es que  el mismo vaso de Leche X normal supera el 35% de los requerimientos (120 mg calcio/100ml).

El dinero: La de calcio cuesta 1,39 €/litro, la normal, 0,99€/litro. Con la diferencia de 0,40€ podemos comprar, por ejemplo, dos yogures.
La propuesta: En lugar de tomar dos vasos de leche enriquecida con calcio, por el mismo precio podemos tomar dos vasos de leche normal y un yogur. Un yogur tiene aproximadamente la misma cantidad de calcio por ml que la leche normal. De este modo, estaremos tomando el 85% de calcio recomendado (el 15% restante puede venir perfectamente de la dieta) pero, además, nos llevamos “de regalo” unos cuantos millones de bacterias lácticas y todos los macronutrientes y micronutrientes del yogur, que no son despreciables. En resumen: económicamente nos hemos ahorrado el precio de un postre y nutricionalmente hemos salido ganando.

¿Demonizamos entonces la leche enriquecida con calcio?

Nunca. Su consumo puede ser interesante en personas a las que no les gusten los lácteos. Sin embargo, en aquellas personas con problemas óseos, el médico debe valorar la conveniencia o no de utilizar un suplemento puesto que es la forma de garantizar un aporte de calcio correcto. Y que nadie me venga con la historia de que los suplementos no son “naturales”, porque si alguien piensa que está bebiendo la leche tal cual se ordeña la vaca, que eche un vistazo a ésto, y llore fuerte. A todas las leches se les retira previamente la grasa para después volvérsela a añadir en la proporción que convenga. Y no hay “enriquecimiento” sin “manipulación”. En definitiva, la leche de tetrabrick es tan natural como la sonrisa de la infanta.

El consejo de la boticaria: Ahora que está de moda indignarse con “los cuentos que nos cuentan”, estaría bien empezar por lo que nos llevamos a la boca. Comparar siempre los alimentos enriquecidos con los normales, y, ante la duda, poner en cuarentena todo lo que parezca demasiado sencillo.

¿Realmente merecen la pena los alimentos enriquecidos? Luces y sombras -       

Powered by Vcgs-Toolbox

Fuentes:

 

Fundación Española de Nutrición http://www.fen.org.es/imgPublicaciones/31082011130802.pdfAECOSAN.

Disposiciones comunitarias sobre alimentos enriquecidos. http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2009:314:0036:0042:ES:PDF

http://www.nutricion.org/publicaciones/pdf/nuevos_alimentos.pdfhttp://www.fesnad.org/pdf/Libro_Blanco_FEN_2013.pdf

22 Respuestas a los Comentarios

  • la madre novata26 febrero, 2014 a las 03:29

    Ahora mismo me voy a comer un yogur para sentirme bien ocmigo misma

    Responder
  • La costurera compulsiva26 febrero, 2014 a las 09:23

    Muy buen artículo Boticaria. Lo de los alimentos enriquecidos a mi me daba mucha rabia y no sabía por qué. Ahora, con la comparativa que has hecho, me has dado motivos tangibles. Es un poco lo mismo que con los alimentos “light”. A estas alturas alguien se cree que puede hicharse a mayonesa “lignt” y estar tan delgadísima como las que la anuncian? Personalmente, prefiero consumir los productos tal cual pero siendo consciente de su aporte calórico y obrando en consecuencia.

    Responder
    • boticariagarcia26 febrero, 2014 a las 10:30

      Con el tema de los enriquecidos sucede justo lo mismo, pero al revés. Es decir, la gente piensa que al ser enriquecidos pueden tomar menos cantidad y finalmente acaban teniendo menores ingestas no sólo de ése nutriente, sino de otros muchos más que van “en el lote”.

      Responder
  • trimadre26 febrero, 2014 a las 09:26

    Me encanta este blog!! en serio!!! te propongo otro post sobre qué hay de cierto en esa leyenda urbana que está tan de moda de que la leche es un producto venido directamente del infierno. Hay gente que ya no se la da ni a los niños. Me encantaría saber tu opinión 😉 y como la Madre Novata, me voy a comer un queso fresco right now. Besos

    Responder
    • boticariagarcia26 febrero, 2014 a las 10:32

      Lo tengo pendiente. Ése, y otro sobre el también demonizado trigo. Ni leche ni trigo. Lo próximo es el agua. Al tiempo.

      Responder
  • pekefriendly26 febrero, 2014 a las 09:30

    No puedo estar más de acuerdo!!! Nosotros consumimos ecológico y nunca me he creído lo de los alimentos enriquecidos… El calcio está en muchos más alimentos que no son la leche, como el brócoli y el sésamo… y con esto como con tantos otros alimentos…
    Enhorabuena por el post!

    Responder
    • boticariagarcia26 febrero, 2014 a las 10:40

      Es cierto que el calcio está en otros alimentos, pero es muy complicado llegar a la ingesta recomendada sin consumir lácteos. El brócoli tiene aproximadamente el mismo calcio que los lácteos por cada 100g, pero a ver quién es el guapo que consume tanta cantidad de brócoli como de leche diaria… Lo bueno de los lácteos es que son más fácilmente “acoplables”. Y con el sésamo sucede algo parecido. Es un buen complemento para comidas, ensaladas o purés… pero es complicado consumir una cantidad considerable, al fin y al cabo es una semilla. En la carrera una de las “pruebas” que más me llamó la atención fue elaborar una dieta que cumpliera los requerimientos de calcio sin utilizar lácteos. El resultado fue que prácticamente es imposible.
      Es decir, en mi opinión los lácteos son muy difícilmente sustituibles, y precisamente por su gran valor nutricional, consumiéndolos correctamente no es necesario enriquecerlos. Gracias por tu comentario.

      Responder
  • Noemi MegustamibarrioNoem26 febrero, 2014 a las 09:46

    Desde que Europa quitó la denominación Bio a los Activia no me fío yo ni de mi madre… Una dieta equilibrada, evidentemente, es lo mejor. Que me lo digan a mi y a mis kilos de más.

    Responder
    • boticariagarcia26 febrero, 2014 a las 10:41

      La denominación Bio se prohibió para reservarla únicamente a los productos “ecológicos” y no crear confusión. Por cierto, te debo algo 😉

      Responder
  • peinetapintxosymimonillo26 febrero, 2014 a las 10:05

    Después de tanto tuit ahora no se que ponerte leñe….Tomo yogurt así que voy a dejar de comprar la leche de tontos y comprar la de los listos, que parezco rubia leñe!!!

    Responder
    • boticariagarcia26 febrero, 2014 a las 10:42

      ¡Con lo bien que me comes tú, Peineta, abanderada de la comida de calidad! Con un poquito de cabeza a la hora de elaborar el menú diario no necesitas de ninguna leche floripondeada. Palabra de boticaria.

      Responder
  • Marta26 febrero, 2014 a las 10:26

    Un gran consejo… Voy a seguir comiendo yogures 😛

    Responder
    • boticariagarcia26 febrero, 2014 a las 10:43

      Comer al menos uno al día es muy aconsejable. Ojalá todos lo hiciéramos.

      Responder
  • Sílvia26 febrero, 2014 a las 11:52

    Gran post¡ Me da mucha rabia como nos chantajean a las madres con las defensas y el crecimiento de nuestros hijos. Me vienen a la cabeza unos anuncios de suplementos alimenticios de farmacia en los que casi te dicen que el niño se te va a quedar canijo y tonto si no se los das … con una dietra equilibrada, un pediatra de confianza y sentido común no hay bastante?
    5 raciones al día de fruta /verdura de temporada (y de km. 0, si puede ser)¡¡¡

    Responder
    • boticariagarcia26 febrero, 2014 a las 11:58

      ¿Dieta equilibrada? ¿Pediatra de confianza? ¿Sentido común? Poquito pides tú… 😉

      Responder
  • Mi Álter Ego26 febrero, 2014 a las 12:10

    En casa esto lo tenemos aprendido. El churri estudió Ingeniería Química así que todos estos truquillos se los conoce y me ha enseñado a no pasar por el aro. Bendito sea el churri. Jajaja. Besotes!!!

    Responder
    • boticariagarcia26 febrero, 2014 a las 22:45

      Alabado sea. Te ahorras dinero y mucha, pero mucha, tontería. Comparte algún truquillo, mujer… que los amigos estamos para eso 😉

      Responder
    • boticariagarcia12 septiembre, 2014 a las 22:54

      Muchas gracias Natalia! El tema de la suplementación es interesante como controvertido. Un saludo!

      Responder
  • Isa25 octubre, 2014 a las 20:19

    !Hola, guapa! Resulta que yo me creía una mujer de 55 años (represento, aunque esté mal decirlo unos 10 menos) muy sanota, como más o menos bien, tomo yogur, queso, leche un poco menos, mis semillas se sésamo, chía y lino todos los días, hago deporte de siempre y haciéndome una desintometría gratuita, me han dicho que tengo osteoperosis. A ver que me aconsejas que haga. Debo decirte que mi madre tuvo rotura de cadera y hombro por la osteoperosis y dos de mis hermanas también la tienen. !Ayuda! quiero poder superarla… Gracias por tu dedicación. Saludos y sigue así de bien…

    Responder
    • boticariagarcia27 octubre, 2014 a las 01:43

      Hola Isa, ¡parece que lo haces todo! Te dejo el enlace a esta web donde viene de forma gráfica muy bien explicado a qué equivale cada ración de alimentos (especialmente en tu caso los lácteos) http://www.acvglobal.com/plenufar5/alimentos/consumos_diarios_recomendados

      También te dejo el enlace a mi post sobre los alimentos ricos en calcio aunque veo que controlas muy bien hasta el sésamo 🙂
      http://boticariagarcia.com/2014/07/25/alimentos-ricos-en-calcio/

      Una vez que la parte de la alimentación (fundamentalmente calcio y vitamina D) está cubierta, debes poner atención en el ejercicio, siempre moderado. Uno de los más recomendables es la natación ya que, además del ejercicio en sí que se realiza, se evita el riesgo de fracturas.
      Otra cuestión más importante es, no sólo tomar alimentos que sumen, sino eliminar todo lo que reste. De este modo, el alcoho, tabaco y café pueden acelerar la pérdida de masa ósea por lo que habría que suprimirlos de en la medida de lo posible.
      El control por parte del médico será fundamental en esta nueva etapa.

      Un saludo y muchas gracias por tus palabras!

      Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.