¿Engorda el pan?

En sexto de EGB el profesor de Naturales nos dijo que “pan” significaba “Primer Alimento Natural”, y yo, que desde pequeña he sido muy escéptica, decidí poner aquel dato en cuarentena. Casi veinte años después me he encontrado con la misma afirmación en uno de esos “Libros Blancos” escritos por gente muy sesuda. Desde entonces miro a Don Francisco con otros ojos. Al César lo que es del César. Y al pan, pan.

El pan es el alimento por excelencia desde que el mundo es mundo. O al menos desde el Neolítico, de cuya época se han encontrado los primeros restos. Incluso la FAO, la Food and Agriculture Organization (estas siglas las veo más claras) tiene como protagonista de su logo a una espiga de trigo.

¿Engorda el pan?

¿Qué ha pasado pues con el pan nuestro de cada día? ¿Cuándo empezó a planear la duda sobre la alargada sombra de la baguette? Desde los años setenta el consumo de pan en el mundo, y concretamente en España, ha disminuido considerablemente y se cree que por estas dos causas:

El pan no es cool. Es un alimento barato y se empezó a considerar propio de la población con menos recursos. Esto unido a la diversificación de los alimentos en la industria, es decir, a la aparición del Bollycao como alternativa incontestable al pan con chocolate, ha hecho mucho daño. Actualmente se intenta dar la vuelta a este punto convirtiendo en tendencia las “boutiques de pan” y las “cartas de pan”. También es cierto que la crisis está ayudando a dar una pátina atractiva a los alimentos o costumbres low cost.

El pan engorda. Cada vez que alguien dice “estoy a dieta, me he quitado el pan”, un gatito mediterráneo muere de pena. Se trata de una afirmación que carece de fundamento científico y que sólo obecede al deseo irracional de encontrar “la llave mágica” en la pérdida de peso. Lejos de eso, existen estudios comparando poblaciones similares en función de su consumo de pan que demuestran que entre  los individuos que consumen menos pan hay mayor porcentaje de sujetos con sobrepeso y obesidad. Sí, habéis leído bien, los que comen menos pan, están más gordos.

El pan es rico en hidratos de carbono, sí ¿y? ¿cuál es el problema? La auténtica dieta mediterránea, la saludable (no ésa que mencionan los fabricantes de patatas fritas en los envases para lavar las conciencias de los consumidores) propone entre un 55-60% de hidratos de carbono del consumo total de energía (porcentaje que estamos muy lejos de alcanzar en España, donde el consumo de proteínas y grasas es excesivo). El pan es un alimento rico en hidratos de carbono complejos, en vitaminas y minerales, bajo en azúcares (2%) y bajo en grasa (1%). Y además, a igualdad energética tiene un mayor poder saciante que las grasas ¿qué más queremos?

¿Engorda el pan?

 

Al pan, pan. Un regreso al pan en el desayuno y merienda desplazaría de nuestra dieta otros alimentos procesados (sí, los bollos) con más calorías y menos nutrientes. Y acompañar las comidas con pan no sólo las enriquece, sino que puede ayudar a reducir el consumo de otros alimentos ricos en grasas y proteínas. Ahora, sólo nos queda aprender a preparar el bocadillo saludable perfecto.

¿Realmente “engorda” el pan o es otro mito más de la nutrición? -       

Powered by Vcgs-Toolbox

 

Bibliografía:

GIL A, SERRA L (2010). Libro Blanco del Pan. Madrid: Editorial Panamericana.

OMS (2003). Diet, Nutrition and the Prevention of Chronic Diseases. Report of a Joint WHO/FAO Expert consultation. World Heart Organization. Technical Report Series 916. Food and Agriculture Organization of the United Nations.

ORTEGA RM, REQUEJO AM (2000). Guías en Alimentación: consumo aconsejado de alimentos. En: Requejo AM, Ortega RM. Nutriguía. Manual de nutrición clínica en atención primaria. Madrid: Editorial Complutense, p: 15-24.

25 Respuestas a los Comentarios

  • peinetapintxosymimonillo27 Mayo, 2013 a las 07:21

    Venga aquí me has dau morena, a mi un médico y cientocincuenta endocrinas y nutricionista me han reconfirmado que a mi oronda figura el pan le diente como una patada. Y como mucho me deja bien poquito y en el desayuno. Esta última que estoy haciendo ahora me dejaban en todas las comidas un poco pero en cuant han querido ponerme más firme ya me lo han quitado…. Yo digo que no es malo pero yo si creo que engorda…. ( meteme caña boticaria García)

    Responder
    • boticariagarcia28 Mayo, 2013 a las 01:18

      Mira que te gusta enredar, hermosa. Vamos por partes:

      1. Lo de “esto te engorda, esto no te engorda”, ni el mayor ojo clínico te lo puede decir con conocimiento de causa. Ni siquiera con el famoso test de Alcat. Para saber de un modo personalizado lo que “engorda” más o menos a cada individuo, harían falta unos tipos de test (en los que interviene la genética) que por desgracia no se encuentran disponibles “a nivel de usuario” y mucho menos “a precios populares”.
      2. Si por “engordar” se refieren a que el pan tiene un considerable aporte energético, la media es de 250 kcal/100g, lo cual, para la densidad de nutrientes que aporta (fibra, vitaminas y minerales) y su capacidad saciante, no es excesivo teniendo en cuenta cuáles pueden ser las alternativas.

      No es que el pan no engorde, el pan tiene las calorías que tiene, pero los estudios demuestran que por lo general, la gente que incluye el pan en su dieta en cantidad adecuada, come más sano y es menos obesa.

      Y ya paro, que me embalo.

      Responder
  • Jesús27 Mayo, 2013 a las 08:12

    ¡¡ERROR!!
    Totalmente encantado de que rompas una lanza a favor del pan: En el desayuno, la merienda y a cualquier hora del día ¿Pero qué es eso de que no te puedes comer media barra untando en la salsa de los guisos? ¿Es que hemos perdido el norte? No sólo tenemos dos dedos de frente sino cinco en cada mano para chupárnoslos todos cuando el pan se haya acabado… Ya no se respetan las tradiciones ni ná

    Responder
    • boticariagarcia28 Mayo, 2013 a las 01:20

      Eso, me encanta que te quedes con la parte que te conviene del post. Así nos va. Tú eres de los que luego van a la farmacia y dicen “pues he leído en internet que hay estudios que demuestran que mojar pan en la salsa del estofado adelgaza”. Como si lo viera.

      Responder
      • Jesús28 Mayo, 2013 a las 12:31

        Por supuesto, y no sólo eso. También escuché a una reputada nutricionista hablar de la sandía en la tele y me aprendí un dato muy importante que utilizo siempre que puedo en las conversaciones.

        Responder
        • boticariagarcia28 Mayo, 2013 a las 12:34

          No te rías, que cuando nos tomemos ése GT te contaré hasta dónde ha llegado esa “intervención estelar”. Ver para creer.

          Responder
  • alexurbanpop27 Mayo, 2013 a las 11:12

    ¿Pero como se pueden ser tan musa hablando de un niño y luego siendo boticaria? #MadreGremlin_BoticariaGarcíaForPresident

    Responder
    • boticariagarcia28 Mayo, 2013 a las 01:20

      ¡Qué alegría tenerte por aquí Álex! Lo de ser boticaria es casi un estado del alma para mí…

      Responder
  • Pri27 Mayo, 2013 a las 11:21

    Enhorabuena por el nuevo blog. Podías organizar alguna actividad para adelgazar en familia que necesito perder dos kilos de aquí al viernes…

    En cuanto al pan, yo no puedo vivir sin él y mira que lo he intentado.

    Responder
    • boticariagarcia28 Mayo, 2013 a las 01:21

      Pues deja de intentarlo y ríndete ante sus bondades. ¿Qué cosa es esa que tienes esta semana? ¿Te vas de fiesta y no nos invitas? Acabáramos.

      Responder
  • vaninasblog27 Mayo, 2013 a las 12:35

    Me alegro de que me lo confirmes, señora Boticaria, yo soy panera, y no me da vergüenza confesarlo. Me lo como solo, y acompañado, y me gusta de todos los tipos.
    Vivan los bocatas, y el pan con aceite, o mantequilla para los desayunos, el olor a tostadas, por la mañana no tiene precio.
    Ya engordo yo, con otros pecados.
    Un besin

    Responder
    • boticariagarcia28 Mayo, 2013 a las 01:22

      Y con tomate, no nos olvidemos del tomate querida, que los mejores los he probado yo en tu tierra… con el pan ese renegrío que tenéis. Besitos

      Responder
    • Della24 Octubre, 2015 a las 18:46

      Amo el pan ( casi igual a mi marido…es un cielo)lo como solo y a todas horas y me he prometido a mi misma no dejarlo nunca(imagino como el chocolate para algunas personas)Realmente me sacia y disfruto de él.
      Siempre he estado a dieta porque tengo tendencia a engordar y ellas han restringido un poco mi alimentación.Pero cuando peco es con el pan.A mis 60 años he descubierto el gim (spinning) y con ello el no aumento de peso y mi estado mejora cada día y estimados seguidores de este blog como pan, con moderación y con placer sin engordar.Estimada boticariagarcía ha sido un placer leerla.Prometo repetir.

      Responder
  • trimadre27 Mayo, 2013 a las 13:35

    Estoy totalmente de acuerdo! Y sobre todo es importántisimo para los niños! no les privemos del pan por nuestras dietas o por miedo a la obesidad infantil. Está en la base de la pirámide alimentaria. ¡Volvamos a pelearnos por el currusco! 😉 Aunque yo como peineta, creo que me abstengo salvo ocasiones importantes…

    Responder
    • boticariagarcia28 Mayo, 2013 a las 01:22

      ¡Pues hay que predicar con el ejemplo, mujer!

      Responder
  • pilka27 Mayo, 2013 a las 21:23

    Enhorabuena por romper una lanza a favor del pan,que no quiere decir que se deba tomar mucho pan, simplemente que el pan debe acompañarnos a lo largo de las comidas del día,de forma sutil y sugerente, como debe hacerlo un perfume en la piel de una mujer .

    Responder
    • boticariagarcia28 Mayo, 2013 a las 01:23

      No sé si hubiera encontrado yo ése símil en mi rebuscada mente… pero me gusta Pilka, me gusta.

      Responder
  • Paz29 Mayo, 2013 a las 14:19

    ¡Qué bien!, acabo de ventilarme más de media barra de pan recién hecho y poco horneado, como a mí me gusta y ¡fuera remordimientos!. Esta noche fruta y yogurt y listo. Además es bien de interés turístico, en Huelva, cuando te ponen las coquinas, les parece fatal si dejas la salsa, tienes que hacer “barquitos”, o sea, pinchar un trozo de pan en el tenedor y remojar como Dios manda. Por eso salieron de allí las 3 carabelas, nadie como ellos para el tema barcos.

    Responder
    • boticariagarcia29 Mayo, 2013 a las 16:02

      Jajaja, ¡qué grande! Lo tendré en cuenta cuando vaya la próxima vez. Estuve hace años guiada por buenos anfitriones y recuerdo las mejores gambas del mundo. ¡Enhorabuena por ese pan que se está digiriendo ahora mismo!

      Responder
  • lamadretigre29 Mayo, 2013 a las 14:36

    Pues mira hermosa, yo desde hace un tiempo miro el pan con recelo. No por el engorde, en eso estoy contigo, sino por el gluten. No lo he eliminado de mi dieta ni mucho menos, para mi marido teutón sería un dramón peor que el de los piojos, pero he leído demasiados horrores sobre el gluten y su efecto sobre el sistema inmunológico de todos, no sólo los celíacos, para no tener ciertas dudas al respecto.

    En cualquier caso estoy contigo en que cualquier sustitutivo cereal tiene muchísimos más aditivos, azúcares y grasas que el pan de barra de toda la vida. Nosotros lo del pan recién hecho lo llevamos al extremo y lo hacemos en casa. Rico rico delicious 🙂

    En otro orden de cosas, el blog te ha quedado rebonito con sus simbolitos sociales personalizados y todo. ¡Estamos que lo tiramos!

    Responder
    • boticariagarcia29 Mayo, 2013 a las 16:00

      Los hipocondríacos con el insano vicio de leer estáis condenados al sufrimiento, hermosa. Y además sabéis más que nadie (no lo digo irónicamente, o como diría Gwilt, vitriólicamente), así que corrígeme en todo lo que me equivoque.
      El gluten puede ser el origen de diversas patologías, sí, pero para ello el individuo tiene que presentar predisposición, el gluten no es un tóxico general en sí mismo.
      Llevas razón en que los celíacos no están solos, pero entre celíacos, “sensibilidad al gluten no celíaca”, alérgicos al trigo, etc, se estima que pueden resultar afectadas una de cada diez personas.
      Pero vale, te lo compro chica hipocondríaca. Supongamos que para una de cada diez personas comer gluten es un riesgo. Un riesgo de padecer ciertas enfermedades (intestinales, dermatológicas y psiquiátricas fundamentalmente) cuyos síntomas están más o menos descritos y desaparecen al dejar de consumir gluten. No creo que se justifique una dieta libre de gluten, sobre todo en occidente, donde culturalmente el trigo es la base, y donde, pese a los esfuerzos del Sr. Mercadona, lo de encontrar el simbolito con el trigo tachado sigue siendo una complicación (logística y económica).
      Las investigaciones sobre esto aún están en mantillas, bien, puede que mañana aparezcan muchas cosas más malignísimas sobre el gluten, vale, y que aumenten las estadísticas, ¡oh cielos!, pero de momento, para mí toda esta fiebre del “gluten free” en individuos sin síntomatología alguna no deja de ser una moda. Una moda que por un lado le viene muy bien a un sector de la industria alimentaria, y por otro, una moda que proporciona “algo a lo que aferrarse”.
      Demonizar un alimento o un componente suele hacer sentir segura a la gente. Es como quitarse responsabilidad. Pero bueno, esto ya son percepciones mías.
      Venga, ya me callo, que me estoy poniendo cansina. Gracias por tus bonitas palabras, por cierto. Mis simbolitos sociales son por obra y gracia también de mi tío, y no es porque sean míos, pero también me parecen adorables. ¡Un beso hermosa!
      PD: Si vuelves a mencionar implícitamente a Dora en un comentario, te lo censuro. He dicho.

      Responder
  • ampa de O'mimi7 Junio, 2013 a las 17:22

    me parece a mí que voy a ser adicta a este blog! me encanta! yo adoro el pan y como peineta, me veo condenada con la frase de todas las dietistas: suprime el pan de tu dieta! lógicamente si como una barra al día con mantequilla, panceta y longaniza ó con el bocata especial del bar de abajo de mi casa (patatas a lo pobre, morcilla,huevo frito y bacon) puede ser que explote del colesterol, pero pese a que todas las dietistas por las que he pasado me dicen que lo deje, en mis más extrictos regímenes he intentado comer dos tostaditas por la mañana para quemar esos hidratos a lo largo de la jornada de actividad! en mi casa siempre hemos sido de los que después de comer se echaban un trocico de pan con companaje y eso me pierde, me pierde! una lanza a favor de este manjar baraton nocool pero más bueno que el pan (valga la redundancia)
    un beso que voy a escudriñar más este blog! me chifla!

    Responder
  • Mamamedusi3 Agosto, 2013 a las 00:04

    Jajaja lo del gatito mediterráneo me ha hecho soltar una carcajada!
    Gracias por el dato del pan, ya había oido que no es tan “malo” como queremos pensar

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.