Plantas para bajar de peso

Que por mayo era por mayo, cuando hace la calor –que decía el Romance del Prisionero– y cuando empieza la Operación Bikini –añado yo-. Llega la primavera y florecen las plantas para bajar de peso.

Antes de volver a enseñar las carnes buscamos la píldora mágica que nos ayude en nuestra misión. Laxantes, diuréticos, aceleradores metabólicos o mejor,  un cóctel de todos ellos. Todo vale. Y si el envase va acompañado de palabras como “turbo”, “flash” o “express”, que nos pongan dos cajas, por favor.

La mayor parte de estos “bálsamos de fierabrás” están compuestos a base de plantas medicinales a las que se les suelen atribuir propiedades adelgazantes pero, salvo excepciones, no existen estudios clínicos que justifiquen su uso en la pérdida de peso.  Además, aunque la mayoría de ellas no son tóxicas en las dosis habituales, bajo el paraguas de lo “natural” con frecuencia se olvida que las algunas plantitas también tienen efectos secundarios y contraindicaciones.

plantas para bajar de peso

 

Por ejemplo, en el caso de diuréticos muy empleados como el Ortosifón o la Cola de Caballo:

1- No se ha demostrado que los diuréticos adelgacen. Con su consumo en ningún caso se pierde grasa, sino agua y sales, lo cual puede incluso provocar un efecto rebote que aumente la retención de líquidos.

2. Existen numerosos efectos secundarios como la alteración del equilibrio electrolítico y la deshidratación.

3. Están contraindicados en caso de existir hipertensión o cardiopatías.

 

¿Hay que desterrar estos productos de la faz de la tierra?

No, tampoco hay que demonizarlos. Este tipo de productos pueden usarse siempre y cuando tengamos claro que no son la Virgen de Fátima, sino un complemento que puede ayudarnos en una situación puntual, dentro de un marco global de dieta y ejercicio. Suena a rollo, pero es lo que hay. Es decir, si tenemos retención de líquidos tal vez nos ayude usar el Ortosifón, pero si no hacemos dieta y movemos el culo, difícilmente perderemos peso. Y quien diga otra cosa, miente como un bellaco.

¿No existe entonces ninguna planta para bajar de peso de forma eficaz y segura? ¿Qué hay de mi píldora mágica?

Haberla, hayla, pero tiene tan poquito de mágica que casi nos resulta antipática. Las fibras saciantes (glucomanano, plantago) sí han demostrado en numerosos estudios su eficacia como coadyuvantes en las dietas de adelgazamiento. Son mucílagos que consumidos antes de las comidas, con cantidades importantes de agua, “se hinchan” en el estómago provocando sensación de saciedad de forma mecánica. Es decir, adelgazamos porque engañamos al estómago y comemos menos. No hay trampa ni cartón, que es lo que todos buscamos. Una pena.

Eso sí, funcionar funcionan, y de regalo actúan como reguladores del intestino. Todo son ventajas, excepto que no puedes comer lo que te da la gana, sino que te quita las ganas de comer. No son plantas para bajar de peso, pero pueden ser de utilidad.

¿Cuándo debemos desconfiar?

Es importante no confundir los productos de fitoterapia “serios”, con registro sanitario y comercializados por laboratorios que ofrecen garantías, con los “productos milagro” que cada año florecen a la par que los almendros. Los reconoceréis fácilmente porque se anuncian en revistas y radio prometiendo la luna, sin padre reconocido, y tan pronto colocan todas las unidades en stock, o saltan las alarmas sanitarias, desaparecen para nunca más volver. ¡Cuidado! En el mejor de los casos estos productos, estas plantas para bajar de peso, son un timo y estaremos perdiendo el dinero. En el peor de los casos, además del dinero, podemos perder la salud.

 

Plantas medicinales para adelgazar. ¿Heroínas o villanas? -       

Powered by Vcgs-Toolbox

Fuentes:

GONZALEZ CANGA,  A. et al. Glucomanano: propiedades y aplicaciones terapéuticas. Nutr. Hosp. [online]. 2004, vol.19, n.1 [citado 2013-04-28], pp. 45-50. Disponible en: <http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112004000100008&lng=es&nrm=iso>. ISSN 0212-1611.

MOSQUERA VARELA, G. et al. Dietas y Productos Milagro. Instituto de Nutrición y Transtornos alimentarios de la Comunidad de Madrid, INUTCAM. 2009.  http://www.fen.org.es/imgPublicaciones/181120093354.pdf. M-31361-2009

12 Respuestas a los Comentarios

  • vaninasblog27 Mayo, 2013 a las 07:15

    Jajaja, dada mi obsesión con la operación, ya bañador…era de esperar que empezara, leyendo esta entrada.
    Enhorabuena, la página está muy trabajada!!!
    Seguro que será un éxito.
    Gracias señora boticaria, por estas aclaraciones.

    Responder
    • boticariagarcia27 Mayo, 2013 a las 18:07

      ¡Gracias a ti por venir la primera a mi nuevo blog! Aún estamos a tiempo de entrar en el bikini, ¡pero sin hacer tonterías! Un beso muy fuerte amiga.

      Responder
  • peinetapintxosymimonillo27 Mayo, 2013 a las 07:24

    Guay siempre lo he tenido claro y ahora me lo confirmas, yo tomo lipograsil pero por cuestiones de señor ROCA , milagros en Lourdesssssss

    Responder
    • boticariagarcia27 Mayo, 2013 a las 18:16

      El Lipograsil es un clásico de ayer hoy y siempre (aunque han aumentado la línea). Ojo con la Cáscara Sagrada, que es laxante, y sólo se recomienda como solución puntual. ¡Un beso querida!

      Responder
      • peinetapintxosymimonillo27 Mayo, 2013 a las 21:31

        Te prometo que es solución puntual necesaria, estoy controlada por una colega tuya, es más me lo has indicado por eso jejeje

        Responder
  • Paz29 Mayo, 2013 a las 13:56

    Pues mira tú por donde voy a apuntarme a la versión low cost del asunto, me trago una esponja (que no sea Bob, que mi hijo no me hablaría más) de las que te regalan en los hoteles, efecto saciante logrado. Y el tema laxante me lo soluciono con un sorbito de agua de México DF. Me voy a quedar como la momia de Nefertiti, ¡y gratis!. Si funciona lo comercializamos, ya hablaremos de negocios más adelante.

    Responder
    • boticariagarcia29 Mayo, 2013 a las 16:10

      Lo de la esponja no se me había ocurrido… había oído lo de comer papel, pero lo de la esponja es mil veces mejor. Eso sí, lo de el laxante natural mexicano lo he probado en mis carnes y como dicen en mi pueblo, perdono el bollo por el coscorrón. Yo en ese negocio no sé si quiero entrar… jajaja

      Responder
  • pili ramos16 Marzo, 2017 a las 22:44

    encantada de haberte encontrado, muchas gracias un saludo

    Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.