“Esto sabe a nenuco”

“Esto sabe a Nenuco” es la historia de una frase que se ha quedado para los restos entre la familia y amigos a los que, por aquel entonces, les contamos la terrible anécdota.

Un lunes por la mañana, entraron por la puerta de la farmacia una madre muy enfadada y su hija (toda una moza de unos veinte años).

Madre (con mal gesto): Mire usted, fuimos el sábado a urgencias porque la niña estaba mala, y el médico de guardia le dio unos sobres de antibiótico para que tuviese tratamiento durante el fin de semana. ¡Dígale a la niña que se los tiene que tomar! ¡Aunque estén malos!

Hija (llorosa): Mamá… que esto está muy malo… que esto sabe a Nenuco…

Farmacéutica: ¿Nenuco?

Madre (gritando): ¡Así todo el fin de semana! ¡Que sabe a Nenuco! La verdad es que son unos sobres muy difíciles de tomar, ni haciéndole un bocadillo de pan para disimular el sabor se los ha querido comer.

Farmacéutica: ¿Con pan? ¿los sobres? ¿bocadillo?

Hija (llorosa): Mamá… que esto está muy malo… que esto sabe a Nenuco…

Madre: Así que mire, le he traído los sobres, a ver si le explica a la niña como tomárselos, porque yo no puedo más. He intentado hacerle una infusión con el pan de ángel ese… pero tampoco.

Farmacéutica: ¿Pan de ángel?

Hija (llososa): Mamá… que eso está muy malo… que esto sabe a Nenuco…

La madre sacó del bolso unos sobres de un antibiótico, aparentemente normales. Al abrir uno, resultó que en su interior había una toallita impregnada en colonia (para entendernos, como las que ponen en los bares con las gambas). Se trataba del típico regalo publicitario de los laboratorios. Unas toallitas húmedas que, a modo simpático, venían dentro de unos sobres con el mismo formato que el del antibiótico. Tan conseguidos estaban que el médico se confundió y le dio al paciente las toallitas de merchandising en lugar de los sobres de antibiótico.

La hija tenía razón con aquello de “esto sabe a Nenuco”. Pero lo peor no fue eso… lo peor fue explicarle a esa madre y a esa hija, “con delicadeza”, que llevaban todo el fin de semana intentando hincarle el diente a una toallita de manos.

41 Respuestas a los Comentarios

  • papaLobo27 mayo, 2013 a las 07:56

    Jajaja. Fli-pan-te.

    En que sección entra esto, porque le augurio un gran futuro!
    Supongo que te has ganado una clienta 😉

    Responder
    • boticariagarcia28 mayo, 2013 a las 00:04

      La sección se llama “El Im-Paciente” y sí, ha tenido más visitas en un día que el blog del Gremlin en los tres primeros meses. Estivill incluído. No somos nadie.

      Responder
  • Eva27 mayo, 2013 a las 08:22

    Juas, Juas, Juas… Quiero más anécdotas!!! Me parto, jajajaaaaa…

    Responder
    • boticariagarcia28 mayo, 2013 a las 00:05

      En dosis controladas, que luego dicen por ahí que me las invento…

      Responder
  • Jesús27 mayo, 2013 a las 08:23

    Llorando estoy de imaginarme la escena ¿Cómo se lo explicas? Yo creo que hubiera dicho una mentira piadosa del tipo “Es que este formato es un poco desagradable y lo van a retirar del mercado, yo te voy a dar una caja que viene en polvos y verás como saben mejor”

    Responder
    • boticariagarcia28 mayo, 2013 a las 00:07

      La verdad es que la situación fue de apuro. A ver cómo le explicas una cosa así y encima quitarle hierro al asunto. La que más lo disfrutó fue la hija, que se fue con sonrisa triunfal de “te lo dije, ¿ves como sabía a nenuco?”

      Responder
  • Iria en Hamburgo27 mayo, 2013 a las 10:42

    Esa hija podría haber sido perfectamente yo! Años peleándome con mis padres cuando me ponía mala por que era incapaz de tomarme un frenadol o de tragar una pastilla. Hasta los 22 años me curé catarros a base de aspirinas de adultos disueltas en una cucharada de agua con azúcar o frenadoles infantiles!
    Aunque vaya, en este caso la pobre llevaba más razón que un santo!

    Responder
    • boticariagarcia28 mayo, 2013 a las 00:09

      Eso es lo que se llama ser rarita, o tiquismiquis. De tu comentario se traduce que a partir de los 22 asesaste un poco ¿no?

      Responder
      • Iria en Hamburgo29 mayo, 2013 a las 12:51

        Fue cuando llegué a las teutonias. De todas formas yo creo que fue a que pocas veces estuve enferma de pequeña y no tuve la necesidad de aprender a “drogarme” XD Eso sí, ahora soy la fans numero uno del ibuprofeno y el paracetamol.

        Responder
  • alexurbanpop27 mayo, 2013 a las 11:22

    Pero, pero, pero…

    ¿La gente donde se dejo los dos dedos de frente?

    Creo que esta va a ser mi sección favorita del blog

    Responder
    • boticariagarcia28 mayo, 2013 a las 00:11

      Y la mía… no me cabe duda. ¿Dos dedos de frente? ¿Eso que es lo que es? La vida rural, la vida mejor.

      Responder
  • Aitana27 mayo, 2013 a las 11:46

    Meee muerooooo jajajajajajajajajaja
    La gente es genial, de verdad…pobre chiquilla xDDD

    Responder
    • boticariagarcia28 mayo, 2013 a las 00:12

      Genial genial… digamos que tiene sus cosillas… jeje

      Responder
  • vaninasblog27 mayo, 2013 a las 12:31

    Vaya tela, no sé quien es peor, el médico, o la madre que no se entera de “na”, si es que estamos en la parra!
    un besin

    Responder
    • boticariagarcia28 mayo, 2013 a las 00:15

      ¡Entre todos lo mataron y el solito se murió!

      Responder
    • Paul27 mayo, 2013 a las 13:36

      Pienso que desde la temprana edad, en los institutos, se debería eliminar asignaturas tontas e implantar clases de medicina y economía, así se resolverían muchos problemas

      Responder
      • boticariagarcia28 mayo, 2013 a las 00:50

        No puedo estar más de acuerdo. Y añadiría una asignatura obligatoria llamada “mundología”.

        Responder
  • SobreCogedor27 mayo, 2013 a las 13:21

    Habéis perdido un sobre !!!

    Responder
    • boticariagarcia28 mayo, 2013 a las 00:51

      Algo frecuentísimo hoy en día, qué le vamos a hacer.

      Responder
  • atarrospide27 mayo, 2013 a las 13:56

    Nooo, no es posible. Menos mal que era una toallita. Antes daban bolis, que se pueden confundir son supositorios.

    Responder
    • boticariagarcia28 mayo, 2013 a las 00:52

      De supositorios tengo una buenísima, tan buena que parece inventada, pero yo no soy tan retorcida. O eso creo.

      Responder
  • desmadreando27 mayo, 2013 a las 14:07

    Aplausos. Sabor Nenuco es lo que los laboratorios deberían inventar. Un besote desmadroso

    Responder
    • boticariagarcia28 mayo, 2013 a las 00:53

      Gracias amiga, qué ilusión un comentario tuyo aquí. Al final todo llega. Lo del nenuco igual hasta tendría tirón… como la fresa ácida, ¿quién sabe?

      Responder
      • desmadreando28 mayo, 2013 a las 14:21

        ¡Para no comentarte! 😛 y me encanta ver que ese proyecto ha florecido, que estás en el ajo, que nos informarás y nos harás reír y que estarás en activo cual boticaria 24 hrs 😛 un besote desmadroso

        Responder
    • boticariagarcia28 mayo, 2013 a las 00:53

      oeo sardiiinaaaaas

      Responder
  • Paz28 mayo, 2013 a las 09:19

    Teníamos una conocida con la que coincidíamos una vez al año en las fiestas del pueblo de unos amigos y nos contaba la mejor anécdota del año anterior, sólo una, para no saturar. Eran para alucinar, así que yo ya me lo creo todo. Cuando doy cursos a mis alumnos les suelo explicar la de la señora que fue al médico diciendo que no podía hacerse la prueba que tenían prevista porque no había sido capaz de comerse más de 18 galletas. Explicación: en la nota el médico le puso que previamente comiera algo, un café y 3 0 4 galletas. Vienen a ser 10 paquetes de marías de toda la vida. Ni pensar quiero en el tamaño del café que se debió preparar para empujarlas, ¿llenaría la bañera?

    Responder
    • boticariagarcia28 mayo, 2013 a las 13:20

      Jajajaja, ésa es muy buena. La mente humana no tiene límites, o mejor dicho, puede llegar a ser muy limitada…

      Responder
      • Paz29 mayo, 2013 a las 13:58

        Tengo alguna más, pero al menos dos de ellas no son aptas para menores.

        Responder
        • boticariagarcia29 mayo, 2013 a las 16:09

          Esas son las mejores… tendremos que publicarlas en horario nocturno, jaja.

          Responder
  • Miss y Mister Golosina28 mayo, 2013 a las 15:04

    Que me meoooooo… Lo que me parece paranormal es que no lo hicieras tú, vaya escena.
    Oye, llámame empanada, pero acabo de “descubrirte” gracias a una de tus socias. Y me encanta 🙂
    Un besazo, guapa.

    Responder
    • boticariagarcia28 mayo, 2013 a las 15:17

      Gracias, ¡la socia sin nombre me ha hechado un cable en su post de hoy! La verdad es que la escenita fue de traca, sí… ¡Un besazo!

      Responder
  • Ser Educadora (BR)11 junio, 2013 a las 23:38

    Mier** se me va a desprender el embrión de tanto reír y llorar a partes iguales. Me están echando la bronca ‘por tanto esfuerzo’ abdominal al reírme. Es buenísimo, he tenido que coger un kleenex porque no me daba abasto con las manos para secarme los lagrimones de la risa…..

    Responder
  • Paola21 junio, 2013 a las 00:02

    jajajaja me parto de risa .. No me quiero imaginar tu cara a ver el pañuelo desechable tomando se la chiquilla … La realidad supera a la ficcion ni inventando un chiste te hubiera salido asi de pintado

    Responder
  • Una Mamá en la Cocina29 noviembre, 2013 a las 11:25

    Peroooo,peroooo, vamos a ver…no se daba cuenta de lo que le estaba dando?? O_o me quedo muerta

    Responder
  • paula sd16 mayo, 2014 a las 14:50

    NO PUEDOOOOOOOOO!!!!!! JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

    Esto es una perla, querida.
    besos

    Responder
    • boticariagarcia16 mayo, 2014 a las 19:03

      Y tanto, una perla que he guardado durante años como un tesorito. Éste post lo subió alguien a menéame y tiene el récord absoluto de visitas que jamás de los jamases superaré aunque hubiera posts de premio Nobel, jajaja

      Responder

Deja un comentario

Por favor, escribe tu nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor introduce el mensaje.